EL VER­DA­DE­RO ROS­TRO DEL POETA

Clío - - BÉCQUER ENAMORADO -

To­do aquel que vi­si­ta el Mu­seo de Be­llas Ar­tes de Se­vi­lla ―se­gun­da pi­na­co­te­ca de Es­pa­ña― sue­le de­te­ner­se an­te el re­tra­to de Gus­ta­vo Adolfo, obra cum­bre de Va­le­riano Béc­quer que bas­ta­ría por sí so­lo pa­ra ha­cer to­da la glo­ria de un gran pin­tor. Su éxi­to a tra­vés del tiem­po le con­fie­re el ha­ber di­vul­ga­do la me­jor ima­gen del poeta de las Ri­mas, tan dis­tan­te de las ver­sio­nes fo­to­grá­fi­cas co­no­ci­das. Y es que Va­le­riano, cuan­do idea­li­za a su her­mano ha­cia 1862, no lo ha­ce úni­ca­men­te des­de el ca­ri­ño, sino con idea de em­pa­ren­tar­lo con los gran­des nom­bres de la his­to­ria a los que am­bos ad­mi­ran. Es­pe­cial­men­te lord By­ron, del que copia el ri­zo so­bre la fren­te que, des­de ese mis­mo mo­men­to, se con­ver­ti­rá en se­ña de iden­ti­dad del poeta. Más allá del fí­si­co, y se­gún el tes­ti­mo­nio de Ju­lia Béc­quer, "Gus­ta­vo Adolfo fue un chi­co dis­traí­do y re­ser­va­do que an­da­ba siem­pre con un li­bro de ver­sos o un pe­rió­di­co". Rodríguez Co­rrea, su ami­go ín­ti­mo, coin­ci­de en la des­crip­ción al lla­mar­lo "so­ña­dor y dis­traí­do". Su so­bri­na asi­mis­mo lo de­fi­ne como "un se­vi­llano bas­tan­te ale­gre […] no sa­bía te­ner mal hu­mor ni es­tar a mal con na­die. Te­nía dos vi­cios confesables, el tabaco (en­cen­día un ci­ga­rri­llo con la co­li­lla del an­te­rior) y el ca­fé, y le gus­ta­ba es­cri­bir du­ran­te la ma­dru­ga­da a la luz de un can­dil o una bu­jía. Su­fría gran­des in­som­nios y ja­que­cas. De vo­lun­tad dé­bil, a na­da ni a na­die sa­bía de­cir que no". En el apar­ta­do de sus afi­cio­nes des­ta­ca la li­te­ra­tu­ra en otros idio­mas ―lle­gan­do a tra­du­cir tex­tos del fran­cés―, y to­do lo re­la­cio­na­do con el ar­te. Tam­bién to­ca­ba el piano y la gui­ta­rra, y en­tre sus gus­tos mu­si­ca­les fi­gu­ra­ban la ópe­ra ―con es­pe­cial pre­di­lec­ción por Do­ni­zet­ti y Be­lli­ni― y el fla­men­co. Des­de su ju­ven­tud, los can­ta­res y las co­plas del pue­blo es­ta­rían pre­sen­tes en su obra, no re­nun­cian­do ja­más a sus raí­ces y opo­nién­do­se a las in­no­va­cio­nes lle­ga­das des­de fue­ra. Pa­ra la fi­ló­lo­ga Pi­lar Al­ca­lá, se­cre­ta­ria de la aso­cia­ción Con los Béc­quer en Se­vi­lla: "como el es­pí­ri­tu este­ta que era, que­ría con­ser­var la be­lle­za sin con­ta­mi­na­cio­nes".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.