¿NO HA SI­DO SU­FI­CIEN­TE?

Clío - - EDITORIAL -

De Gla­dia­tor, la pe­lí­cu­la del año 2000 di­ri­gi­da por Rid­ley Scott y pro­ta­go­ni­za­da por Rus­sel Cro­we se di­ce que sir­vió pa­ra re­vi­ta­li­zar el ci­ne de ro­ma­nos. Y pue­de que así sea, pues­to que en los úl­ti­mos años se han es­tre­na­do tí­tu­los co­mo La Úl­ti­ma Le­gión (2007), Cen­tu­rión (2010), La Le­gión del águi­la (2011) o in­clu­so Rey Ar­tu­ro (2004), que pre­sen­ta al le­gen­da­rio per­so­na­je de la mi­to­lo­gía bri­tá­ni­ca co­mo un sol­da­do ro­mano. En ve­rano de es­te mis­mo año se es­tre­na­rá una nue­va ver­sión de Ben-Hur, ba­sa­da en la no­ve­la de Le­wis Wa­lla­ce de 1880 y que fue adap­ta­da al ci­ne en 1925 y des­pués en 1959, en­ton­ces con Charl­ton Hes­ton co­mo pro­ta­go­nis­ta. De Gla­dia­tor re­cor­da­mos tam­bién mu­chas frases: "Lo que ha­ce­mos en la vi­da, tie­ne su eco en la eter­ni­dad" o "Mi nom­bre es gla­dia­dor" o cuan­do, des­pués de ma­sa­crar a sus ri­va­les en la are­na, se en­fren­ta a un pú­bli­co enar­de­ci­do y se­dien­to de san­gre y pre­gun­ta: "¿Os ha­béis di­ver­ti­do? ¿No ha­béis ve­ni­do a eso?". Le mue­ve la ven­gan­za, pe­ro tam­bién el has­tío y la de­cep­ción que mues­tra an­te un pú­bli­co ador­me­ci­do que se ali­men­ta de vio­len­cia y que asu­me la muer­te de los lu­cha­do­res con in­di­fe­ren­cia. Es fic­ción his­tó­ri­ca, sí, pe­ro po­dría ser la reali­dad con­tem­po­rá­nea. Des­de ha­ce tiem­po, una pan­car­ta cuel­ga de un edi­fi­cio en el cen­tro de Sa­ra­je­vo. Di­ce: "Eu­ro­pa, ¿no fue su­fi­cien­te?". Es un la­men­to que pre­ten­de re­cor­dar la inacción de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, es­pe­cial­men­te de los ve­ci­nos eu­ro­peos, du­ran­te la gue­rra de Bos­nia. Fue­ron tres años y me­dio de ase­dio y su­fri­mien­to y aho­ra el ca­len­da­rio se en­car­ga de re­cor­dar­nos que la gue­rra en Si­ria co­men­zó ha­ce ya cin­co años y que no apren­de­mos de nues­tros erro­res. So­mos ani­ma­les con­de­na­dos a tro­pe­zar con las mis­mas pie­dras. En un ar­tícu­lo que in­clui­mos en es­te nú­me­ro, Car­los For­tea se­ña­la que en la Con­fe­ren­cia de Paz de Pa­rís de 1919 "es­ta­ba la se­mi­lla del pre­sen­te". Y con­clu­ye: "Pa­rís dio a luz a mons­truos y a quie­nes es­ta­ban des­ti­na­dos ya en­ton­ces a ma­tar al mons­truo. De la mis­ma fuen­te am­bi­va­len­te de la que bro­ta el hu­mo ne­gro de la ti­ra­nía bro­ta tam­bién el blan­co de la li­ber­tad. Y así se­gui­mos". Sin em­bar­go, no to­das las ad­ver­ten­cias son tan re­cien­tes (un si­glo no es na­da en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad). La Bi­blio­te­ca Bri­tá­ni­ca ha mos­tra­do en su web el úni­co ma­nus­cri­to de una obra de Wi­lliam Sha­kes­pea­re. Se tra­ta de una co­pia de El li­bro de Tomás Mo­ro, es­cri­ta en una épo­ca en la que los pro­tes­tan­tes fran­ce­ses —hu­go­no­tes—, pe­dían asi­lo en In­gla­te­rra. El Bar­do, cu­yo año de ho­me­na­je es­tá ga­nan­do por go­lea­da al de nues­tro Cer­van­tes, ha­cía un lla­ma­mien­to a la em­pa­tía y an­te la si­tua­ción de ten­sión y los dis­tur­bios pro­vo­ca­dos por la lle­ga­da de aque­llos que bus­ca­ban re­fu­gio, pe­día a la ciu­da­da­nos que se ima­gi­na­ran te­nien­do que mar­char ha­cia un lu­gar en el que fue­ran unos des­co­no­ci­dos y que se re­be­la­ran an­te la "in­men­sa in­hu­ma­ni­dad". Re­ve­la­dor, sí, pe­ro co­mo di­ce Car­los For­tea: "así se­gui­mos".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.