EL DE­TEC­TOR DE ME­TA­LES Y LA IS­LA MIS­TE­RIO­SA

Clío - - EXPOSICIÓN -

El ha­llaz­go con­tie­ne ca­si to­dos los ele­men­tos que ha­cen que al­guien se apa­sio­ne por la his­to­ria y la ar­queo­lo­gía. Un hom­bre con un de­tec­tor de me­ta­les: Graham Vic­kers; un ob­je­to que lla­ma su aten­ción: un ar­ti­lu­gio, —una es­pe­cie de punzón—, de pla­ta pa­ra la es­cri­tu­ra; y el des­cu­bri­mien­to de que ese ob­je­to es so­lo la pun­ta del ice­berg. En es­te ca­so, lo que es­con­día la su­per­fi­cie eran los restos de un asen­ta­mien­to an­glo­sa­jón en Little Carl­ton, cer­ca de Louth, en Lin­conls­hi­re, In­gla­te­rra. In­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Shef­field se­ña­la­ron des­pués que la mor­fo­lo­gía del lu­gar se ha ido mo­di­fi­can­do, pe­ro que en el si­glo VIII po­día ser una is­la que sir­vió co­mo cen­tro mo­nás­ti­co o co­mo en­cla­ve co­mer­cial has­ta aho­ra des­co­no­ci­do. El ha­llaz­go ar­queo­ló­gi­co, que ha si­do des­cri­to por los res­pon­sa­bles de la in­ves­ti­ga­ción pos­te­rior co­mo uno de los más im­por­tan­tes de las úl­ti­mas dé­ca­das en el país, co­men­zó en 2011, cuan­do Vic­kers pa­só su de­tec­tor de me­ta­les por la su­per­fi­cie. A par­tir de ese mo­men­to, los in­ves­ti­ga­do­res en­con­tra­ron mu­chos más ob­je­tos: bro­ches, al­fi­le­res pa­ra ves­ti­dos, una tableta de plo­mo con le­tras gra­ba­das y va­rias mo­ne­das de pla­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.