LA MAR­CHA IM­PROM­PTU. EL EX­TRA­ÑO MA­PA DE UN TE­SO­RO NA­ZI

Clío - - GRANDES TESOROS - Javier Martínez-Pin­na

En abril de 1945, la Ale­ma­nia na­zi es­ta­ba a pun­to de ser de­rro­ta­da co­mo con­se­cuen­cia del im­pa­ra­ble avan­ce de los ejér­ci­tos coali­ga­dos de la Unión So­vié­ti­ca, Gran Bre­ta­ña y los Es­ta­dos Uni­dos. Cuan­do ya lo vie­ron to­do per­di­do, los je­fes del Reichs­bank tra­ta­ron de es­con­der una par­te de las re­ser­vas mo­ne­ta­rias del Ter­cer Reich en Ein­siedl, un pe­que­ño pue­ble­ci­to bá­va­ro si­tua­do en las ori­llas del la­go Wal­chen. Se­gún pu­do sa­ber­se, el ob­je­ti­vo úl­ti­mo ha­bría si­do sal­var los mi­les de lin­go­tes de oro y pie­dras preciosas que los na­zis ha­bía lo­gra­do ate­so­rar des­pués de ex­pri­mir a to­dos los paí­ses ocu­pa­dos du­ran­te el con­flic­to, y así re­cons­truir, en un fu­tu­ro más o me­nos cer­cano, un hi­po­té­ti­co IV Reich Ale­mán. La suer­te no fue pro­pi­cia pa­ra los na­zis, ya que la ope­ra­ción no pu­do ni si­quie­ra lle­var­se a ca­bo. Pe­ro hay mo­ti­vos más que su­fi­cien­tes pa­ra creer que una par­te de es­te oro, unos 100 lin­go­tes, pu­do que­dar oculta en al­gún lu­gar cer­cano al la­go bá­va­ro, una re­gión que lle­gó a ser con­si­de­ra­da co­mo el úl­ti­mo gran bas­tión de­fen­si­vo, en don­de los úl­ti­mos su­per­vi­vien­tes del ejér­ci­to de Hitler po­drían ha­ber re­sis­ti­do ca­si in­de­fi­ni­da­men­te. Afor­tu­na­da­men­te no fue así, y una vez ter­mi­na­da la con­tien­da, los ru­mo­res em­pe­za­ron a pro­pa­gar­se, em­pu­jan­do a un ex­tra­ño gru­po de ca­za­te­so­ros a ini­ciar una bús­que­da cu­yos re­sul­ta­dos no fue­ron los desea­dos. Hu­bo mu­chos in­ten­tos por en­con­trar los des­apa­re­ci­dos lin­go­tes de oro del Reich, pe­ro uno de los más lla­ma­ti­vos tu­vo co­mo pro­ta­go­nis­ta a un mú­si­co y di­rec­tor de ci­ne ho­lan­dés, Leo Gie­sen, quien en el año 2012 ase­gu­ró ha­ber des­cu­bier­to la so­lu­ción al enig­ma del oro na­zi. Se­gún él, en lo que más bien pa­re­cía el ar­gu­men­to de una au­tén­ti­ca pe­lí­cu­la de aven­tu­ras, los ale­ma­nes ha­brían es­con­di­do los lin­go­tes en la ciu­dad bá­va­ra de Mit­ten­wald, si­tua­da a 16 ki­ló­me­tros de Ein­siedl. Tan se­gu­ro es­ta­ba de sus de­duc­cio­nes que mar­chó

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.