LA GUE­RRA DE LAS DOS RO­SAS

Clío - - REPORTAJE FOTOGRÁFICO - Jor­ge Hi­jo­sa Nie­to

La Gue­rra de las Dos Ro­sas fue el con­flic­to que de­vas­tó In­gla­te­rra du­ran­te la úl­ti­ma mi­tad del si­glo XV pe­ro cu­yo ini­cio con­vie­ne ras­trear has­ta fi­na­les del XIV. En ella, dos ra­mas de los Plan­ta­ge­net —los York y los Lan­cas­ter— se dispu­taron a san­gre y fue­go la co­ro­na de In­gla­te­rra.

El 22 de agos­to de 1485 ya­cían inertes más de un mi­llar de muer­tos so­bre los cam­pos de Bos­worth. En­tre ellos se en­con­tra­ba Ri­car­do III, el rey que ha­bía re­gi­do los des­ti­nos de In­gla­te­rra du­ran­te un po­co más de dos años. Aquel día fi­na­li­za­ba la Edad Me­dia in­gle­sa y, con ella, más de trein­ta años de cruen­ta gue­rra ci­vil. La Gue­rra de las Ro­sas fue el con­flic­to que mar­có la vi­da política in­gle­sa du­ran­te to­do el fi­nal del si­glo XV. Sin em­bar­go, pa­ra en­con­trar y com­pren­der el desa­rro­llo del en­fren­ta­mien­to hay que re­tro­ce­der más de cien años en el tiem­po. Los dos ban­dos —Lan­cas­ter y York— que se en­fren­ta­rían por la co­ro­na, te­nían un an­te­pa­sa­do co­mún en la fi­gu­ra de Eduar­do III (1327-1377). Aquel rey ha­bía con­se­gui­do aca­bar con las ren­ci­llas no­bi­lia­rias in­gle­sas al con­se­guir unir su vo­lun­tad pa­ra de­rro­tar al enemi­go de to­dos: Fran­cia. Ba­jo su rei­na­do co­men­zó la Gue­rra de los Cien Años. Eduar­do III tu­vo una nu­me­ro­sa pro­le en­tre la que so­bre­sa­lie­ron Juan de Gan­te, pa­triar­ca de los Lan­cas­ter, y, so­bre to­do, su pri­mo­gé­ni­to y he­re­de­ro Eduar­do. Co­no­ci­do por el so­bre­nom­bre del Prín­ci­pe Ne­gro, Eduar­do re­pre­sen­ta­ba a la per­fec­ción los idea­les de la ca­ba­lle­ría. Era res­pe­tuo­so, gen­til, ga­lan­te, siem­pre dis­pues­to a de­fen­der a los más dé­bi­les y a en­fren­tar­se a los enemi­gos de la Igle­sia. Lu­chó tan­to en la Gue­rra de los Cien Años co­mo en la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca, don­de co­la­bo­ró con las tro­pas del rey Pe­dro I de Cas­ti­lla en la gue­rra fra­tri­ci­da que le en­fren­ta­ba al fu­tu­ro En­ri­que II de Tras­tá­ma­ra. Asi­mis­mo, su pa­dre le con­ce­dió el tí­tu­lo de Prín­ci­pe de Aqui­ta­nia y le nom­bró go­ber­na­dor del du­ca­do. En su­ma, fue un buen mi­li­tar que se es­ta­ba la­bran­do su repu­tación co­mo po­lí­ti­co. Sin em­bar­go, la muer­te sor­pren­dió a Eduar­do en 1376, ven­ci­do por una di­sen­te­ría que lle­va­ba arras­tran­do des­de los tiem­pos que lu­chó en Cas­ti­lla. De­ja­ba un ni­ño de nue­ve años que au­to­má­ti­ca­men­te se con­ver­tía en el Prín­ci­pe de Ga­les. Tras la muer­te de su abue­lo al año si­guien­te aquel ni­ño se con­vir­tió en Ri­car­do II (1377-1399). Acos­tum­bra­dos a obe­de­cer la fir­me vo­lun­tad de Eduar­do III, el rei­na­do de un ni­ño abría la puer­ta a la no­ble­za pa­ra in­ter­ve­nir en el go­bierno. La ines­ta­bi­li­dad política pa­re­cía aba­tir­se so­bre In­gla­te­rra. Pron­to se for­ma­ron dos ban­dos no­bi­lia­rios: uno de­fen­día que la re­gen­cia de­bía pa­sar a Juan de Gan­te, el tío del ni­ño; otro re­ce­la­ba de las am­bi­cio­nes po­lí­ti­cas del du­que de Lan­cas­ter y de­fen­día la for­ma­ción de un con­se­jo no­bi­lia­rio que go­ber­na­se In­gla­te­rra has­ta la ma­yo­ría de edad del rey. Tras un tiem­po de pug­na política, Juan de Gan­te lo­gró ocu­par la re­gen­cia. Eran tiem­pos di­fí­ci­les pa­ra la is­la. A los gas­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.