EL MO­TE "PLAN­TA­GE­NET"

Clío - - REPORTAJE FOTOGRÁFICO -

Tho­mas Stan­ley es­ta­ba ca­sa­do con Mar­ga­ri­ta Beau­fort, por tan­to se de­ba­tió en­tre apo­yar a su hi­jas­tro, y go­zar de los pin­gues be­ne­fi­cios que su vic­to­ria pro­me­tía en­tre­gar­le, o man­te­ner­se en el ban­do que te­nía más hom­bres. Ri­car­do sa­bía que la leal­tad de Stan­ley era ines­ta­ble y ve­lei­do­sa. Por ello, cuan­do un men­sa­je­ro le en­tre­gó una no­ta del no­ble en la que es­te se dis­cul­pa­ba por no acu­dir con su ejér­ci­to a la ci­ta­ción al en­con­trar­se en­fer­mo, Ri­car­do co­men­zó a sos­pe­char. El rey le en­vió a su vez una no­ta di­cien­do que si no acu­día al día si­guien­te jun­to a su ejér­ci­to eje­cu­ta­ría a su hi­jo y he­re­de­ro. Al día si­guien­te, Tho­mas Stan­ley no hi­zo apa­ri­ción y Ri­car­do se vio obli­ga­do a acu­dir al cam­po de ba­ta­lla sin él. Los Plan­ta­ge­net fue­ron la di­nas­tía que ocu­pó el trono de In­gla­te­rra des­de 1154 has­ta 1399, año en el que se pro­du­jo la ab­di­ca­ción de Ri­car­do II en su pri­mo En­ri­que IV. El ori­gen del li­na­je es fran­cés. El pa­dre del pri­mer rey de es­ta ca­sa, En­ri­que II, fue Go­do­fre­do, el conde de An­jou. El conde em­pe­zó a ser lla­ma­do Plan­ta­ge­net en In­gla­te­rra de­bi­do a la ra­mi­ta con la que ador­na­ba su som­bre­ro, que era de una plan­ta co­no­ci­da en la is­la co­mo "Ge­net". Al igual que con los Ca­pe­to fran­ce­ses nos en­con­tra­mos con que el nom­bre de la di­nas­tía pro­ce­de de un mo­te. Si bien an­tes he­mos di­cho que la di­nas­tía aca­ba con Ri­car­do II, di­cha con­si­de­ra­ción hay que ma­ti­zar­la. Pe­se a su an­ta­go­nis­mo, los Lan­cas­ter y York no de­jan de ser pa­rien­tes le­ja­nos, for­man par­te de la di­nas­tía Plan­ta­ge­net, que son de­no­mi­na­dos por su pa­tri­mo­nio ori­gi­nal —los du­ca­dos de Lan­cas­ter y York— pa­ra di­fe­ren­ciar­los en­tre sí y po­der fa­ci­li­tar una mejor com­pren­sión de los acon­te­ci­mien­tos que tu­vie­ron lu­gar en la Gue­rra de las Ro­sas. En­ri­que Tu­dor ya no for­ma­ría par­te de es­ta di­nas­tía al des­cen­der de los Plan­ta­ge­net por vía ma­ter­na. Por via pa­ter­na, la cual le apor­ta el ape­lli­do, En­ri­que VII des­cien­de de un no­ble ga­lés lla­ma­do Owen Tu­dor, pa­triar­ca de la di­nas­tía que ri­gió los des­ti­nos de In­gla­te­rra du­ran­te el si­glo XVI. Por ello, se con­si­de­ra que el úl­ti­mo rey Plan­ta­ge­net, que no el úl­ti­mo miem­bro de di­cha fa­mi­lia, fue Ri­car­do III. Es­tric­ta­men­te ha­blan­do, el úl­ti­mo Plan­ta­ge­net fue Eduar­do, hi­jo de Jor­ge de Cla­ren­ce y pre­su­mi­ble he­re­de­ro de Ri­car­do III. Eduar­do Plan­ta­ge­net fue en­ce­rra­do en la To­rre de Lon­dres tras el triun­fo de En­ri­que VII y allí per­ma­ne­ció has­ta que fue eje­cu­ta­do en 1499 al ser una po­ten­cial ame­na­za pa­ra la di­nas­tía Tu­dor. Si ven­cía ajus­ta­ría cuen­tas con él y se en­car­ga­ría de su he­re­de­ro. La lu­cha se mos­tró equi­li­bra­da has­ta el mo­men­to fi­nal, en el que Tho­mas Stan­ley apa­re­ció con tres mil hom­bres a los que li­de­ró has­ta si­tuar­se jun­to a las tro­pas de En­ri­que Tu­dor. Aque­llas tro­pas de re­fres­co su­pu­sie­ron una in­yec­ción de mo­ral pa­ra el ejér­ci­to del as­pi­ran­te, que se lan­zó a la ofen­si­va. La traición su­pu­so lo con­tra­rio pa­ra el ejér­ci­to de Ri­car­do III que, hun­di­do aními­ca­men­te, co­men­zó a re­tro­ce­der. En el cur­so de aque­lla re­ti­ra­da el ca­ba­llo del rey tro­pe­zó y es­te dio con sus hue­sos en el ba­rro. En aquel mo­men­to Ri­car­do se vio so­lo y ro­dea­do de enemi­gos a los que se en­fren­tó con bra­vu­ra pe­ro que, da­da la su­pe­rio­ri­dad nu­mé­ri­ca, fi­nal­men­te le die­ron muer­te. Fi­na­li­za­ba así el bre­ve in­ter­lu­dio York tras la muer­te de Ri­car­do III. Tras su triun­fo en Bos­worth, En­ri­que Tu­dor fue co­ro­na­do rey de In­gla­te­rra y con­tra­jo ma­tri­mo­nio con Isabel de York, por su par­te he­re­de­ra de Eduar­do IV. Su des­cen­den­cia, por tan­to, uni­fi­ca­ba las dos ra­mas que lle­va­ban en­fren­ta­das por In­gla­te­rra ca­si me­dio si­glo. Pa­ra exal­tar la paz es­ta­ble­ci­da en In­gla­te­rra y re­fle­jar el ca­rác­ter de he­re­de­ros de las dos di­nas­tías ri­va­les, En­ri­que VII (1485-1509) unió en su es­cu­do a la ro­sa ro­ja de Lan­cas­ter y a la blan­ca de York. Fi­na­li­za­ba la Gue­rra de las Ro­sas y co­men­za­ba la Era Tu­dor y, con ella, la Edad Mo­der­na in­gle­sa cu­yo ini­cio tra­di­cio­nal­men­te se da­ta con la lle­ga­da al trono del pri­mer rey Tu­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.