MA­DA­ME DE POMPADOUR

Clío - - AMANTES PODEROSAS DE LA HISTORIA -

En 1745, ape­nas un año des­pués de ser pre­sen­ta­da al rey Luis XV de Fran­cia, a Jean An­toi­ne Pois­son le con­ce­die­ron el tí­tu­lo de mar­que­sa de Pompadour. Des­de mu­cho an­tes, ella go­ber­na­ba Fran­cia. Su im­pe­rio du­ró ca­si dos dé­ca­das. Reali­zó coa­li­cio­nes y fir­mó acuer­dos, ins­ti­gó con­flic­tos, pro­mul­gó le­yes que se ges­ta­ron si­guien­do al pie de la le­tra sus de­seos. Uti­li­zó la fir­ma del rey de la mis­ma ma­ne­ra y con igual na­tu­ra­li­dad con que usa­ba sus apo­sen­tos reales pa­ra re­vol­car­se con aquel real asno, de quien se ha­bía con­ver­ti­do en aman­te prin­ci­pal. Le fas­ci­nó no so­lo con sus en­can­tos fí­si­cos, sino tam­bién in­te­lec­tua­les, lo que no de­ja de ser un mé­ri­to te­nien­do en cuen­ta que el rey era de conversación es­ca­sa y, men­tal­men­te, de lu­ces más bien mo­de­ra­das. Ella pro­te­gió a Vol­tai­re y pro­pi­ció la pu­bli­ca­ción de La En­ci­clo­pe­dia, que lle­va­ba im­plí­ci­tas las ideas di­sol­ven­tes que po­co tiem­po des­pués aca­ba­rían con el pre­do­mi­nio de la no­ble­za y el po­der ab­so­lu­to de la mo­nar­quía, pues era una obra que con­te­nía el ger­men re­vo­lu­cio­na­rio que con­clu­yó, en 1789, to­man­do for­ma con­tun­den­te de gui­llo­ti­na. Ma­da­me de Pompadour apo­ya­ba las ar­tes y las cien­cias y ju­ga­ba en­tre las sá­ba­nas del rey, se de­ja­ba aca­ri­ciar el oí­do por los fi­ló­so­fos en­ci­clo­pe­dis­tas en los sa­lo­nes pa­la­cie­gos, re­bo­san­tes de már­mo­les, es­pe­jos y ma­de­ras preciosas re­pu­ja­das en oro… La be­lle­za de es­ta mu­jer ex­cep­cio­nal se re­fle­ja­ba, en los án­gu­los abi­ga­rra­dos y mag­ní­fi­cos de la cor­te, en añi­cos de luz vio­len­ta. La En­ci­clo­pe­dia, no so­lo con­te­nía las ideas de Des­car­tes, Es­pi­no­za o New­ton, sino que lle­va­ba una si­mien­te que, en­vuel­ta en la cás­ca­ra de La Ra­zón, no tar­da­ría mu­cho en con­ver­tir­se en una cu­chi­lla afi­la­da. Ma­da­me de Pompadour mu­rió en 1764, lo­gran­do que su aman­te, el li­bi­di­no­so Luis XV, sol­ta­rá al­gu­na la­gri­mi­ta al pa­so de su cor­te­jo. Cuan­do le co­mu­ni­ca­ron la no­ti­cia de su muer­te, Vol­tai­re mur­mu­ró: “era una de los nues­tros…” Nadie du­da que, de ha­ber vi­vi­do lo su­fi­cien­te, la po­de­ro­sa aman­te de Luis XV, que ade­más tu­vo unos ami­gos muy in­tere­san­tes, se­gu­ra­men­te ha­bría ter­mi­na­do con el cue­llo de­ba­jo de Ma­da­me Gui­llo­ti­ne, el afi­la­do in­ven­to que aca­bó con Luis XVI (el nie­to del aman­te de Pompadour), con su es­po­sa Ma­ría An­to­nie­ta, y con ca­si to­da la no­ble­za fran­ce­sa, de la que ape­nas que­dó —qui­zás co­mo sim­ple mues­tra bio­ló­gi­ca—, al­gún que otro du­que vi­vo…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.