SAM­BU­RU

Clío - - SERÁN HISTORIA -

Muy vin­cu­la­dos a los ma­sái des­de ha­ce si­glos, los sam­bu­ru ha­bi­tan prin­ci­pal­men­te en el cen­tro-nor­te de Ken­ya. Sin em­bar­go, a di­fe­ren­cia de sus her­ma­nos ma­sái, su con­tac­to con el tu­ris­mo no ha si­do tan fre­cuen­te y to­da­vía vi­ven de una for­ma más tra­di­cio­nal. Lle­ga­ron has­ta la re­gión en la que aho­ra ha­bi­tan ha­ce apro­xi­ma­da­men­te cin­co si­glos, des­pués de atra­ve­sar el va­lle del Rift. Son nó­ma­das que sub­sis­ten fun­da­men­tal­men­te gra­cias a la ga­na­de­ría en una re­gión que des­ta­ca por ser una es­te­pa ca­si de­sér­ti­ca. Por es­te mo­ti­vo, de­ben mo­ver­se ca­da cier­to tiem­po pa­ra ga­ran­ti­zar la ali­men­ta­ción a su ga­na­do. Es­to ha­ce que se tras­la­den en gru­pos de cin­co o seis fa­mi­lias que se man­tie­nen unas se­ma­nas en cam­pa­men­tos for­ma­dos por ca­ba­ñas he­chas de ado­be. Es­te es­ti­lo de vi­da re­sul­ta bá­si­co pa­ra su su­per­vi­ven­cia y pa­ra man­te­ner las tra­di­cio­nes que les han ca­rac­te­ri­za­do des­de ha­ce si­glos. La di­vi­sión del tra­ba­jo por se­xos es cla­ra. Mien­tras que los hom­bres se de­di­can al pas­to­reo, las mu­je­res se ocu­pan de man­te­ner el ho­gar, cui­dar de los ni­ños, re­co­ger agua, raí­ces y plan­tas y de or­de­ñar al ga­na­do. Ele­gan­tes, de por­te ma­jes­tuo­so y al­tos co­mo los ma­sái, sus pren­das y ador­nos des­ta­can por su co­lo­ri­do y por su ela­bo­ra­ción. Su es­ti­lo de vi­da, mar­ca­do tam­bién por la ne­ce­si­dad de com­ba­tir en un en­torno hos­til, in­clu­ye la ce­le­bra­ción de ri­tua­les pa­ra fa­vo­re­cer la fer­ti­li­dad, la sa­lud y la ob­ten­ción de pro­tec­ción. Sin em­bar­go, al igual que ocu­rre con otros pue­blos nó­ma­das, que po­co a po­co se ven for­za­dos a lle­var una vi­da más se­den­ta­ria, se ve aho­ra ame­na­za­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.