Ro­ma­go­sa

Ser­gio PEN­SAN­DO EN VOZ AL­TA

Clasicos Exclusivos - - OPINIÓN -

tu­ras: el 80% de esos es­ca­sos ac­ci­den­tes en los que se ven im­pli­ca­dos vehícu­los an­ti­guos re­sul­tan ser de cul­pa de con­tra­rio.

Es­te sor­pren­den­te ses­go so­lo pue­de te­ner dos ex­pli­ca­cio­nes: o bien el vehícu­lo an­ti­guo so­lo atrae a los bue­nos con­duc­to­res (po­co pro­ba­ble) o bien los con­duc­to­res de vehícu­los an­ti­guos desa­rro­llan unas pau­tas de con­duc­ción al vo­lan­te de los mis­mos que los con­vier­ten en me­jo­res con­duc­to­res que la me­dia, en tér­mi­nos de se­gu­ri­dad vial.

Aun sien­do cho­can­te (los vehícu­los an­ti­guos ca­re­cen de mu­chas de las me­di­das de se­gu­ri­dad ac­ti­va y pa­si­va mon­ta­das en los mo­der­nos), es­ta afir­ma­ción no de­ja de te­ner su ló­gi­ca pa­ra to­do el que se ha­ya pues­to al vo­lan­te de un co­che an­ti­guo. Cuan­do uno dis­po­ne de unos hu­mil­des fre­nos de tam­bor (que pue­den no con­tar ni con ser­voa­sis­ten­cia), una sus­pen­sión ru­di­men­ta­ria y/o unos neu­má­ti­cos de tec­no­lo­gía ob­so­le­ta, ma­xi­mi­za su aten­ción en la cir­cu­la­ción pa­ra anticiparse su­fi­cien­te­men­te

Mu­chos sois los que sa­béis o in­tuís que los se­gu­ros de los vehícu­los an­ti­guos son más ba­ra­tos que los nor­ma­les por­que di­chos vehícu­los se ven im­pli­ca­dos, pro­por­cio­nal­men­te, en me­nos ac­ci­den­tes que los des­ti­na­dos al uso dia­rio. Has­ta ha­ce po­co, es­ta reali­dad en­con­tra­ba ex­pli­ca­ción su­fi­cien­te en la es­ca­sa uti­li­za­ción que se ha­ce de los mis­mos. Se­gún es­tu­dios re­cien­tes, el 70% de los vehícu­los an­ti­guos eu­ro­peos cir­cu­la me­nos de 1.500 ki­ló­me­tros al año (muy por de­ba­jo del lí­mi­te de 5.000 km que imponen las ase­gu­ra­do­ras).

No se­ré yo quien dis­cu­ta la ló­gi­ca de es­ta ecua­ción (lle­vo años de­fen­dién­do­la), pe­ro hay otro da­to que po­cos co­no­céis y que me in­du­jo a pen­sar que de­trás del buen com­por­ta­mien­to vial de los co­ches an­ti­guos ha­bía al­go más, que de­ja muy bien pa­ra­das a nues­tras añe­jas mon-

‘El vehícu­lo an­ti­guo ha de­mos­tra­do ser una ex­ce­len­te es­cue­la de con­duc­to­res se­gu­ros’

a cual­quier im­pre­vis­to y se es­fuer­za más por ‘sen­tir’ su má­qui­na y de­tec­tar sus reac­cio­nes. To­do pa­re­ce in­di­car que es­ta me­jor ac­ti­tud del con­duc­tor com­pen­sa has­ta tal pun­to las ca­ren­cias de su vehícu­lo, que lle­ga a in­ver­tir los re­sul­ta­dos que po­drían su­po­ner­se.

Da­das las po­si­ti­vas con­se­cuen­cias que pu­die­ran de­ri­var­se de es­ta hi­pó­te­sis, ha­ce dos años ini­cia­mos un es­tu­dio pa­ra com­pro­bar si quie­nes han desa­rro­lla­do es­tas ha­bi­li­da­des al vo­lan­te de un vehícu­lo an­ti­guo, las po­nían en prác­ti­ca tam­bién cuan­do con­du­cían su co­che de dia­rio. En es­ta prue­ba, apli­ca­mos un nue­vo des­cuen­to del 25% en el se­gu­ro de su co­che de dia­rio a quie­nes tu­vie­ran vehícu­los an­ti­guos. Pues bien, por se­gun­do año con­se­cu­ti­vo, la si­nies­tra­li­dad de la mues­tra se ha que­da­do en un 50% de la ya con­si­de­ra­da co­mo bue­na por el sec­tor, a pe­sar de la re­duc­ción de pri­mas y a pe­sar de que cer­ca de un 30% de los vehícu­los así ase­gu­ra­dos están en la lis­ta de ‘ex­clui­dos de con­tra­ta­ción sin pre- via au­to­ri­za­ción’, por su po­ten­cia o va­lor (re­cor­de­mos que es­ta­mos an­te un co­lec­ti­vo de aman­tes del au­to­mó­vil).

En es­te es­tu­dio, el vehícu­lo an­ti­guo ha de­mos­tra­do ser una in­me­jo­ra­ble es­cue­la de con­duc­ción, lo que abre la puer­ta pa­ra que los be­ne­fi­cios que los afi­cio­na­dos aho­ra so­lo dis­fru­tan en sus vehícu­los an­ti­guos, se ex­tien­dan tam­bién a sus res­tan­tes vehícu­los.

Los re­sul­ta­dos de es­te es­tu­dio im­pli­can tam­bién que la cir­cu­la­ción de vehícu­los an­ti­guos no so­lo no re­du­ce la se­gu­ri­dad vial, sino que po­dría con­tri­buir a me­jo­rar­la. Sos­te­ner cual­quier po­si­ción dis­tin­ta ca­re­ce –a la vis­ta de es­tos da­tos– de to­do fun­da­men­to y es­to es al­go muy im­por­tan­te, pues ale­ja el ries­go de que se adop­ten me­di­das que li­mi­ten la cir­cu­la­ción de nues­tros pre­cia­dos vehícu­los en ba­se a esos erró­neos plan­tea­mien­tos. Vi­si­ta la web de Ser­gio Ro­ma­go­sa: www.es­cu­de­ria.com

Con­du­cir un clá­si­co ha­ce que sea­mos más cons­cien­tes de lo que lle­va­mos en­tre ma­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.