Mar­cel Moix

CAR­BU­RAN­DO…

Clasicos Exclusivos - - OPINIÓN -

Si en el mun­do de las res­tau­ra­cio­nes, tal co­mo vi­mos en la co­lum­na del mes pa­sa­do, ya exis­ten mul­ti­tud de con­tro­ver­sias en torno a la ori­gi­na­li­dad de cier­tas ope­ra­cio­nes, cuan­do ha­bla­mos de las com­pe­ti­cio­nes de co­ches his­tó­ri­cos el te­ma ya se nos va de las ma­nos. Va­ya por de­lan­te que soy un ab­so­lu­to con­ven­ci­do de que el en­torno na­tu­ral de es­tos vehícu­los es un cir­cui­to: pa­ra ello se crea­ron, y en ello de­ben con­ti­nuar.

Pe­ro a me­di­da que los pre­cios en subas­ta de las me­jo­res pie­zas subían co­mo la es­pu­ma, los pro­pie­ta­rios de di­chas pie­zas y los en­tu­sias­tas pu­ris­tas em­pe­za­ron a po­ner el gri­to en el cie­lo: no es­ta­ban de acuer­do en so­me­ter esas obras de ar­te a los aza­res pro­pios de la com­pe­ti­ción, co­mo ro­tu­ras de mo­tor, ac­ci­den­tes, in­cen­dios, etc.

Y así es co­mo sur­gió una in­dus­tria ines­pe­ra­da fru­to de una con­jun­ción de in­tere­ses co­mer­cia­les y de exi­gen­cias his­tó­ri­co-pa­sio­na­les: la de las co­pias de au­to­mó­vi­les his­tó­ri­cos ori­gi­na­les, de­no­mi­na­dos con­ti­nua­tion cars.

Cuan­do es­te te­ma es­ta­ba al­can­zan­do ya pro­por­cio­nes preo­cu­pan­tes, con las prin­ci­pa­les mar­cas his­tó­ri­cas to­man­do car­tas di­rec­ta­men­te pa­ra ofi­cia­li­zar su pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co (co­mo era de es­pe­rar, Fe­rra­ri fue la que lo ini­ció con su de­par­ta­men­to e ins­ta­la­cio­nes es­pe­cí­fi­cas Fe­rra­ri Clas­si­che), a la FIA se le ocu­rrió una idea ne­fas­ta.

Has­ta el 2004 to­dos los co­ches de com­pe­ti­ción his­tó­ri­cos de­bían ob­te­ner el HTP o His­to­ric Tech­ni­cal Pass­port, es de­cir, una acre­di­ta­ción a tra­vés de la do­cu­men­ta­ción apor­ta­da (nú­me­ros de cha­sis, mo­tor, cer­ti­fi­ca­dos, etc.) que les da­ba ac­ce­so a la pa­rri­lla. La com­pe­ti­ción de au­to­mó­vi­les his­tó­ri­cos ha­bía ido cre­cien­do en torno a la idea de que so­lo los co­ches ori­gi­na­les y cer­ti­fi­ca­dos que dispu­taron ca­rre­ras en su épo­ca se­rían los au­to­ri­za­dos a com­pe­tir. A me­di­da que di­chas ca­rre­ras fue­ron ha­cién­do­se más po­pu­la­res, cre­cie­ron los ru­mo­res de que al­gu­nos de los mo­de­los par­ti­ci­pan­tes no eran exac­ta­men­te lo que pa­re­cían. Em­pe­za­ron a apa­re­cer uni­da­des res­tau­ra­das, apa­ren­te­men­te con la iden­ti­dad de co­ches famosos que cons­ta­ban co­mo des­apa­re­ci­dos. Es­to, ob­via­men­te, no fue un pro­ble­ma… has­ta que al­guien se en­con­tró con un des­gua­ce ol­vi­da­do que re­sul­tó ser el au­tén­ti­co pro­pie­ta­rio de esa ‘iden­ti­dad’.

Em­pe­za­ron a su­ce­der­se dis­cu­sio­nes y dispu­tas so­bre iden­ti­da­des, y du­pli­ca­dos e in­clu­so tri­pli­ca­dos de nú­me­ros de cha­sis fue­ron moneda co­mún. En un mo­men­to da­do, to­dos lo acep­ta­ron y se de­di­ca­ron a lo que desea­ban, a co­rrer.

Pe­ro las sos­pe­chas fue­ron en au­men­to cuan­do se des­cu­brió que es­ta prác­ti­ca es­ta­ba mu­cho más ex­ten­di­da de lo que se pen­sa­ba. Uno de­be asu­mir que la FIA de­ci­dió que el te­ma es­ta­ba fue­ra de con­trol, de mo­do que la úni­ca po­si­bi­li­dad era la de ol­vi­dar­se de los vie­jos prin­ci­pios y de­jar com­pe­tir a to­das las co­pias (bueno, en reali­dad su­po­ne­mos que dio prio­ri­dad a la can­ti­dad de bi­lle­tes que se po­día lle­var…). An­te la ne­ce­si­dad de ra­ti­fi­car una iden­ti­dad eli­mi­na­da en 2005, fue cuan­do to­dos em­pe­za­mos a hablar de es­tas ca­de­nas de pro­duc­ción de con­ti­nua­tion cars.

‘Na­da nos im­pi­de a cual­quie­ra de no­so­tros cons­truir nues­tra pro­pia co­pia en el ga­ra­je de ca­sa’

Vien­do el fi­lón que re­pre­sen­ta­ba es­ta nue­va nor­ma­ti­va, fue­ron va­rias las mar­cas que, tras años de inac­ti­vi­dad, vol­vie­ron a la ac­ti­vi­dad. Lo­la Cars Int. anun­ció en el mis­mo 2005 que vol­ve­ría a fa­bri­car su icó­ni­co T70 MkIIIB coupé de fi­na­les de los 60. Cross­lé Car Com­pany re­to­mó la pro­duc­ción de su mo­de­lo 9S, con la le­yen­da “HTP 2005” es­tam­pa­da en el cha­sis pa­ra evi­tar con­fu­sio­nes. Y lue­go están los Che­vron, Chee­tah, Co­bra, Cun­ning­ham, Day­to­na…

Vis­to en ge­ne­ral, el pa­no­ra­ma de los con­ti­nua­tion cars no pa­re­ce mal del to­do, al me­nos a cor­to pla­zo. Pe­ro ¿tie­ne la FIA los me­dios y co­no­ci­mien­tos ade­cua­dos pa­ra con­tro­lar es­te as­pec­to a lar­go pla­zo? Los pro­pios fa­bri­can­tes ya han de­cla­ra­do que es im­po­si­ble pro­nun­ciar­se so­bre ca­da de­ta­lle en con­cre­to. Por ejem­plo, pue­den sur­gir con­flic­tos en­tre las nor­mas de se­gu­ri­dad de la FIA y las ca­rac­te­rís­ti­cas de cier­tos mo­de­los his­tó­ri­cos, pe­ro pa­re­ce que no hay na­die en la FIA su­fi­cien­te­men­te pre­pa­ra­do pa­ra dar su vis­to bueno ofi­cial en es­tos te­mas.

En teo­ría, no exis­te na­da en el re­gla­men­to que nos im­pi­da a cual­quie­ra de no­so­tros cons­truir nues­tra pro­pia co­pia en el ga­ra­je de ca­sa. Una vez aca­ba­da, so­la­men­te te­ne­mos que pe­dir la vi­si­ta de un ofi­cial au­to­ri­za­do y, a cam­bio de una ta­sa es­ta­ble­ci­da, nos otor­ga­rá el co­rres­pon­dien­te HTP. Pe­ro ¿pue­de ese ofi­cial en reali­dad cer­ti­fi­car que la co­pia ha si­do co­rrec­ta­men­te cons­trui­da, o que se­rá se­gu­ra? In­clu­so es po­si­ble cons­truir co­pias usan­do ma­te­ria­les mo­der­nos, crean­do un co­che más rí­gi­do, li­ge­ro y rá­pi­do que el ori­gi­nal. ¿Pue­de un ofi­cial de la FIA di­fe­ren­ciar es­tos as­pec­tos?

Los or­ga­ni­za­do­res de prue­bas son los que tie­nen la úl­ti­ma pa­la­bra. Aho­ra so­la­men­te de­be­mos pro­cu­rar que los co­no­ci­mien­tos de los ve­te­ra­nos pa­sen a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes pa­ra po­der se­guir dis­cer­nien­do lo que es una ré­pli­ca ade­cua­da y lo que es una bur­da co­pia.

Los Bill Tho­mas Chee­tah son le­gión en las ca­rre­ras yan­quis gra­cias a su ré­pli­ca ho­mo­lo­ga­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.