Ja­vier del Ar­co Vin­ta­ge

Ja­vier te­nía un muy al­to con­cep­to de Juan Ma­nuel Fan­gio (“A mí, Fan­gio que no me lo to­quen”), y Alain Prost era, pa­ra él, “el Fan­gio de los años 80/90”. Ha­cia fi­na­les de 2007, Ja­vier con­tó a los lec­to­res de ‘F1 Ra­cing’ el ori­gi­nal tru­co que em­pleó pa­ra co

Clasicos Exclusivos - - SUMARIO -

Ha­ce unos días, tras ju­rar so­bre la Bi­blia que era ver­dad que ven­dría, apa­re­ció por mi ca­sa Juan Por­car, con quien man­tu­ve una ame­na con­ver­sa­ción so­bre bar­cos de ve­la, pro­pi­cia­da por el he­cho de que ca­da uno ig­no­ra­ba la afi­ción del otro por la ma­te­ria. Pe­ro to­do se aca­ba y, cuan­do el te­ma se ago­tó, Juan me di­jo: “¡Qué lás­ti­ma, Ja­vier, que cuan­do tú an­da­bas por la Fór­mu­la 1 no hu­bie­se es­pa­ño­les co­mo Alon­so que po­pu­la­ri­za­sen el asun­to”. Y no de­ja­ba de te­ner ra­zón, pensé yo. Pe­ro, al ins­tan­te, reac­cio­né y pensé: “¡Qué dian­tre!, yo vi­ví mi épo­ca en­tre 1969 y 1994, con Ste­wart, Lau­da, Gi­lles Vi­lle­neu­ve, Sen­na, Prost y los ini­cios de Schu­ma­cher”.

Era lo que ha­bía y no lo cam­bia­ría por nin­gún otro pe­rio­do. En­ton­ces, co­mo es­pa­ño­li­to de a pie, te­nías que apa­ñár­te­las co­mo bien po­días pa­ra con­se­guir las co­sas sin sen­tir­te acom­ple­ja­do por ello. ¿Y la gue­rra in­ter­na en­tre Prost y Sen­na en McLa­ren? Aque­llo era pu­ro au­to­mo­vi­lis­mo: el ge­nio in­na­to (Sen­na) con­tra el ce­re­bro frío y cal­cu­la­dor (Prost).

No, no me arre­pien­to en ab­so­lu­to de ha­ber vi­vi­do aque­lla épo­ca y no otra. Y a pun­to es­tu­ve de de­cir­le a Juan si me ha­bía oí­do con­tar al­gu­na vez có­mo co­no­cí a Prost. Pe­ro me re­tu­ve y me guar­dé la his­to­ria pa­ra con­tár­se­la a la vez a to­dos los lec­to­res de F1 Ra­cing.

Tras los en­tre­na­mien­tos del GP de EE UU de 1990, en Phoenix, lue­go de dos in­ten­tos de con­tac­tar con él por la vía re­gla­men­ta­ria, abor­dé a Prost por la vía rá­pi­da y le sol­té: “Alain, me gus­ta­ría en­tre­vis­tar­te des­pués de tu 40.ª vic­to­ria. ¿Qué te pa­re­ce ma­ña­na?”.

Son­rió: en aque­llos momentos con­ta­ba con 39 vic­to­rias. Y el tru­co lin­güís­ti­co fun­cio­nó:

“De acuer­do, es­toy en el Phoe­ni­cian Ho­tel de Scot­ts­da­le. Llá­ma­me o pá­sa­te por allí de 10 a 10 y me­dia”.

Pe­ro, al día si­guien­te, Prost se­guía con­tan­do con 39 vic­to­rias, sus pla­nes se ha­bían mo­di­fi­ca­do y co­mo “es­tas co­sas hay que ha­cer­las bien o no ha­cer­las”, su­gi­rió apla­zar la en­tre­vis­ta has­ta des­pués de Bra­sil.

Acep­té –¿qué, si no?– y co­mo yo no fui a Bra­sil –co­sa que le

‘Alain, me gus­ta­ría en­tre­vis­tar­te des­pués de tu 40.ª vic­to­ria. ¿Qué te pa­re­ce ma­ña­na?’

no­ti­fi­qué– él me res­pon­dió que en Imo­la, du­ran­te los en­tre­na­mien­tos pri­va­dos, unos quin­ce días an­tes del Gran Pre­mio. Y allí que me fui con un Opel Omega 3000, más con­ten­to que unas pas­cuas, acom­pa­ña­do por esa so­le­dad que sue­le ser fiel com­pa­ñe­ra de las gran­des oca­sio­nes.

Vein­ti­cua­tro ho­ras más tar­de, tras una ducha re­con­for­tan­te y una ce­na re­pa­ra­do­ra, es­tá­ba­mos, fi­nal­men­te, ha­blán­do­le a la gra­ba­do­ra.

De­bo re­co­no­cer pú­bli­ca­men­te que, des­de el mis­mo ini­cio de la ri­va­li­dad Sen­na-Prost en 1988, al en­trar el bra­si­le­ño en McLa­ren, siem­pre sen­tí un pun­to más de sim­pa­tía por Prost que por Sen­na. Y aun­que pro­cu­ré que ello no tras­cen­die­ra a los ‘pa­pe­les’, creo que no lo con­se­guí. Y aho­ra es­ta­ba en­tre­vis­tan­do a mi pi­lo­to fa­vo- ri­to, que se ex­pla­yó lar­go y ten­di­do so­bre su ri­va­li­dad in­ter­na con Sen­na en McLa­ren-Hon­da, su de­ci­sión de ir­se a Fe­rra­ri en 1990 y sus ex­pec­ta­ti­vas de ca­ra al fu­tu­ro. Y sal­tó la chis­pa sin la cual una en­tre­vis­ta se con­vier­te en una abu­rri­da e in­tras­cen­den­te con­ver­sa­ción.

Sa­lí del res­tau­ran­te re­con­for­ta­do: en aque­lla cin­ta es­ta­ba el es­pí­ri­tu de Alain Prost, el pi­lo­to que dos años des­pués se to­ma­ría un año sa­bá­ti­co y du­ran­te el mis­mo fir­ma­ría un con­tra­to ex­clu­si­vo con Wi­lliams pa­ra 1993, una de cu­yas cláu­su­las pres­cri­bía que Ayr­ton Sen­na no po­día en­trar en el equi­po aquel año. Y Alain ga­nó su cuar­to tí­tu­lo mun­dial con una mano.

Alain Prost, ¿ma­quia­vé­li­co? Tal vez. Pe­ro, so­bre to­do, muy in­te­li­gen­te. Y muy di­rec­to...

Alain Prost no ga­nó en Phoenix en 1990 y Ja­vier tu­vo que es­pe­rar a Imo­la

Es­te ar­tícu­lo se pu­bli­có por pri­me­ra vez en la re­vis­ta F1 Ra­cing n.º 104 (oc­tu­bre 2007)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.