‘LOS PE­RIO­DIS­TAS DE ‘EL MUN­DO DE­POR­TI­VO’ EN­SAL­ZA­RON LAS CUA­LI­DA­DES RU­TE­RAS DEL ABA­DAL-HUP­MO­BI­LE’

Clasicos Exclusivos - - HISTORIA -

Dos dé­ca­das más tar­de, con­cre­ta­men­te el 1 de ma­yo de 1928, Sta­dium de­di­ca­ba su plana in­te­rior al acuer­do sus­cri­to en­tre la fir­ma Aba­dal y el fa­bri­can­te es­ta­dou­ni­den­se. La mis­ma es­ta­ba pre­si­di­da por una fo­to­gra­fía en la que Léon Derny –ex pi­lo­to y hombre de con­fian­za de Pa­co Aba­dal– po­sa­ba jun­to a un au­to­mó­vil de la mar­ca nor­te­ame­ri­ca­na y, ba­jo ella, po­día leer­se que el fran­cés lo ha­bía con­du­ci­do des­de la lo­ca­li­dad bel­ga de Am­be­res has­ta Bar­ce­lo­na. Se tra­ta­ba del “pri­mer co­che de Hupp des­ti­na­do a la re­pre­sen­ta­ción ge­ne­ral pa­ra Es­pa­ña que ha si­do con­fe­ri­da a don F. Aba­dal”, de­ta­lla­ba la pu­bli­ca­ción de mo­tor, turismo y de­por­tes.

Es­pe­cia­lis­ta en lo que hoy de­no­mi­na­mos mar­ke­ting, Aba­dal ini­ció la co­mer­cia­li­za­ción de los Hup­mo­bi­le con una agre­si­va cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria que al­can­zó su cé­nit en abril de 1929. Des­pués de una de las de­mos­tra­cio­nes que tan­to gus­ta­ban al otro­ra spor­ts­man, en­sal­zó en la pren­sa la ha­za­ña de un Hupp, “es­tric­ta­men­te de se­rie, com­ple­ta­men­te equi­pa­do y con cua­tro pa­sa­je­ros”, con­sis­ten­te en su­bir y ba­jar vein­te ve­ces con­se­cu­ti­vas el tra­mo de Mo­nis­trol a Mon­tse­rrat.

En di­cha ges­ta – dis­po­ni­ble en YouTu­be ( Hup­mo­bi­le ra­dia­tor test)–, de la que die­ron fe in­ge­nie­ros téc­ni­cos y cro­no­me­tra­do­res del Real Au­to­mó­vil Club de Es­pa­ña (RA­CE), el co­che uti­li­za­do re­co­rrió cer­ca de 338 ki­ló­me­tros y, ter­mi­na­da la prue­ba, “se efec­tuó un en­sa­yo de fre­nos que dio ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos, y com­pro­ba­do el con­su­mo de agua del ra­dia­dor fue de 550 gra­mos y el de acei­te 1,350 li­tros”, con­cluía el in­for­me de los no­ta­rios.

A fi­na­les de aquel año, tras la ce­le­bra­ción del Sa­lón de Pa­rís, la fir­ma Aba­dal con­ti­nuó pu­bli­ci­tan­do las bon­da­des de los Hup­mo­bi­le, con­cre­ta­men­te del nue­vo mo­de­lo li­ge­ro de seis ci­lin­dros con, en­tre otras pres­ta­cio­nes y ca­rac­te­rís­ti­cas, una ve­lo­ci­dad má­xi­ma de 120 km/h, elas­ti­ci­dad y es­ta­bi­li­dad per­fec­tas, con­duc­ción có­mo­da y agra­da­ble –sin fa­ti­gas en los gran­des via­jes– y un pre­cio de fá­bri­ca de 1.115 dó­la­res (sic).

Ba­sán­do­se en aquel Hupp, la ca­sa Aba­dal desa­rro­lló en 1930 el úl­ti­mo au­to­mó­vil dis­tin­gui­do con tan ilus­tre ape­lli­do. Y te­nien­do en cuen­ta el pun­to de par­ti­da, no es de ex­tra­ñar que, po­pu­lar­men­te, sea co­no­ci­do co­mo Aba­da­lHup­mo­bi­le, si bien se dio a co­no­cer sim­ple­men­te co­mo Aba­dal y sub­ra­yan­do que se tra­ta­ba de un pro­yec­to “na­cio­nal”.

Pa­ra que ello fue­se así, el ob­je­ti­vo pa­sa­ba por do­tar al ori­gi­nal Hupp de com­po­nen­tes fa­bri­ca­dos en Es­pa­ña; en con­cre­to, en­tre un 50% y un 65% del va­lor to­tal del co­che. In­clu­so no se des­car­ta­ba am­pliar di­chos por­cen­ta­jes si el pro­yec­to era apo­ya­do ins­ti­tu­cio­nal­men­te con el fin de re­vi­ta­li­zar la in­dus­tria au­to­mo­vi­lís­ti­ca de nues­tro país.

Una vez pre­sen­ta­do a me­dios de co­mu­ni­ca­ción co­mo Sta­dium y ABC, un pro­to­ti­po del Aba­dal-Hup­mo­bi­le fue ce­di­do a los pe­rio­dis­tas pa­ra cu­brir la Vol­ta a Ca­ta­lun­ya de ciclismo. Era el mes de sep­tiem­bre y El Mun­do De­por­ti­vo en­sal-

Arri­ba: Léon Derny, hombre de con­fian­za de la fir­ma Aba­dal, jun­to al pri­mer Hupp que lle­gó a Bar­ce­lo­na, en 1928, des­ti­na­do a la em­pre­sa ca­ta­la­na. Aba­jo: el nue­vo Hupp li­ge­ro de 1930, con mo­tor de seis ci­lin­dros, sir­vió de pun­to de par­ti­da pa­ra...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.