Ro­ver 3500 Van­den Plas

Clasicos Exclusivos - - THE IMITATION GAME -

El SD1 3500 es un re­cor­da­to­rio trá­gi­co de la ma­lé­vo­la in­fluen­cia de Ley­land so­bre la an­ta­ño no­ble ca­sa Ro­ver. To­dos sa­be­mos que los Alle­gro y los Ma­ri­na eran una por­que­ría pe­ro es­te co­che hue­le a am­bi­ción in­sa­tis­fe­cha, su pro­me­sa como Eu­ro-Ro­ver con nue­vo ren­di­mien­to y orien­ta­do a la efi­cien­cia pa­ra la se­gun­da mi­tad de los 70 re­du­ci­da a un me­ro chis­te al ini­ciar­se la dé­ca­da si­guien­te.

Pa­ra en­ton­ces, Ro­ver es­ta­ba tra­tan­do de arre­glar su pé­si­ma repu­tación en cuan­to a ca­li­dad y fia­bi­li­dad con va­rian­tes nue­vas como es­te Van­den Plas con in­te­rior de piel Con­nolly, llan­tas de alea­ción tor­nea­das, la­va­fa­ros y te­cho so­lar y re­tro­vi­so­res eléc­tri­cos. Como com­ple­men­to del 3500SE (y de he­cho sus­ti­tu­to del 3500S), era un vehícu­lo que cau­sa­ba una gran im­pre­sión en las ca­rre­te­ras bri­tá­ni­cas, con ese mo­rro cin­ce­la­do y el prác­ti­co por­tón tra­se­ro, aun­que las com­pa­ra­cio­nes con el “Day­to­na de cua­tro puer­tas” no le fa­vo­re­cían de­ma­sia­do. Di­cho es­to, era un co­rre­dor es­tu­pen­do.

La idea tras el nue­vo Ro­ver era vol­ver a em­pe­zar de ce­ro y cons­truir un tu­ris­mo de lí­neas sencillas (pa­ra que fue­ra más fá­cil de pro­du­cir y man­te­ner) pe­ro de­ta­lles más re­fi­na­dos. De aquí el re­torno del eje tra­se­ro li­bre – pe­ro bien ubi­ca­do y au­to­ni­ve­lan­te - tras el re­la­ti­va­men­te exó­ti­co de Dion del P6. No se con­du­cía tan bien como el mo­de­lo an­te­rior pe­ro se­gu­ra­men­te el cam­bio va­lía la pe­na – so­bre to­do por­que la di­rec­ción asis­ti­da de mar­chas lar­gas era muy pre­ci­sa.

Spen King y su equi­po sa­ca­ron el me­jor par­ti­do del vi­go­ro­so mo­tor V8 gra­cias a las mar­chas lar­gas y a una si­lue­ta re­la­ti­va­men­te ae­ro­di­ná­mi­ca – al­go de lo que na­die ha­bla­ba en 1976. Te sien­tas ba­jo, ad­mi­ran­do el sal­pi­ca­de­ro fu­tu­ris­ta en for­ma de vai­na de David Ba­che, y por ello el SD1 pa­re­ce de­ma­sia­do aler­ta y com­pac­to pa­ra ser una au­tén­ti­ca bar­ca­za. Es es­ta­ble, ve­loz y fir­me­men­te re­sis­ten­te al ba­lan­ceo. Los cam­bios ma­nua­les de cin­co mar­chas son di­ver­ti­dos, pe­ro el au­to­má­ti­co que ve­nía de se­rie en el VdP te per­mi­te re­la­jar­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.