‘EN CUAN­TO EM­PIE­ZAS A ACE­LE­RAR, EL RU­GI­DO DEL TRAN­SAX­LE IN­VA­DE EL HA­BI­TÁCU­LO’

Clasicos Exclusivos - - PRÓXIMO NÚMERO -

Ade­más, la to­rre pa­ra la pa­lan­ca de cam­bio tran­sax­le es una pie­za muy bá­si­ca, pe­ro és­te era un pro­to­ti­po de fá­bri­ca, así que la pre­sión era ter­mi­nar el tra­ba­jo pa­ra la si­guien­te ca­rre­ra”.

Perry re­cons­tru­yó el mo­tor cui­da­do­sa­men­te y lo pro­bó con un di­na­mó­me­tro pa­ra ro­dar­lo an­tes de vol­ver a co­lo­car­lo. “Fe­rra­ri reivin­di­ca­ba 300bhp”, di­ce Stret­ton, “pe­ro en reali­dad eso era una ton­te­ría. Los mo­to­res es­ta­ban cons­trui­dos pa­ra ca­rre­ras de re­sis­ten­cia y al­can­zan unos ho­nes­tos 270bhp”.

La idea era man­te­ner el ca­blea­do ori­gi­nal en la me­di­da de lo po­si­ble, pe­ro se cam­bia­ron los tu­bos de car­bu­ran­te por man­gui­tos Riga Sal­va au­tén­ti­cos de Ita­lia. Se lim­pia­ron y re­cons­tru­ye­ron los ins­tru­men­tos, pe­ro man­te­nien­do el aca­ba­do ori­gi­nal. El asien­to del con­duc­tor es­ta­ba en mal es­ta­do, así que se hi­zo un par a jue­go – re­ves­ti­dos con piel – pa­ra que Mo­rin pu­die­ra sa­car a pa­sear a afor­tu­na­dos pa­sa­je­ros.

Como sue­le ser el ca­so, la pre­ser­va­ción fue más cos­to­sa que la res­tau­ra­ción, pe­ro Twy­man ter­mi­nó el 0704 en ve­rano de 2005. Tras pro­bar­lo en ca­rre­te­ras lo­ca­les, con­du­jo el fa­mo­so Tes­ta Ros­sa por la M25 pa­ra que Mo­rin lo pu­die­ra pro­bar por pri­me­ra vez en Chob­ham. “Lo he­mos lle­va­do a to­das par­tes”, cuen­ta Neil. “Cuan­do Pie­rre nos pi­dió que lo lle­vá­ra­mos a Mar­se­lla pa­ra en­se­ñar­lo a su fa­mi­lia, lo con­du­ji-

54

Clá­si­cos Ex­clu­si­vos mos has­ta allí – y de vuel­ta. Con ese gran de­pó­si­to de ga­so­li­na lleno pue­de ha­cer el via­je de 1000km sin pa­rar a re­pos­tar”.

Des­de que se ter­mi­nó, el 0704 ha rea­li­za­do al­gu­nas sa­li­das pú­bli­cas se­lec­tas. En el Fes­ti­val de Good­wood de 2005 se con­vir­tió en el primer Tes­ta Ros­sa pi­lo­ta­do por Stir­ling Moss. “Oja­lá hu­bié­ra­mos te­ni­do ese mo­tor y esa ca­ja de cam­bios”, co­men­tó la vie­ja es­tre­lla de As­ton Mar­tin tras una subida a la cues­ta. En 2006, en­ca­be­zó el des­fi­le de Phil Hill en el Good­wood Re­vi­val. De­rek no tar­dó en ha­cer de cho­fer pa­ra el po­pu­lar cam­peón del Mun­do de 1961, que pi­lo­tó tres ve­ces el 0704 pa­ra la mar­ca.

El pa­sa­do agos­to, el ven­de­dor Tom Hartley Jr en­vió el co­che a Ca­li­for­nia, don­de fue la es­tre­lla de la ma­yor con­cen­tra­ción de la his­to­ria, con 20 Tes­ta Ros­sa, en Peb­ble Beach. De nue­vo, su con­di­ción re­mar­ca­ble cau­ti­vó a jue­ces y en­tu­sias­tas. No es de sor­pren­der que co­se­cha­ra va­rios tro­feos pres­ti­gio­sos y que los es­tu­dian­tes del Revs Pro­gram de Stan­ford lo eli­gie­ran como “el co­che más sig­ni­fi­ca­ti­vo a ni­vel his­tó­ri­co de Pe­ble Beach”.

“Es­te co­che des­ta­ca­ba por en­ci­ma de to­dos los de­más”, di­ce Rei­lley P. Bren­nan, di­rec­tor del cur­so de res­tau­ra­ción. “Con su mo­tor, su ca­ja de cam­bios y su carrocería ori­gi­na­les, es un mi­la­gro que se ha­ya man­te­ni­do sin res­tau­rar”. Po­co se ima­gi­na­ba lo cer­ca que es­tu­vo el 0704 de una re­cons­truc­ción to­tal 10 años atrás.

Des­de que lo vi por pri­me­ra vez en el Mu­seo Ford, he so­ña­do con con­du­cir es­te Fe­rra­ri. Cuan­do re­gre­só de Ca­li­for­nia a la ba­se de Hartley en Derbys­hi­re, les tras­la­dé mi pe­ti­ción, que fue bien re­ci­bi­da y que­da­mos en un día. Las se­ma­nas an­te­rio­res, vol­ví a leer el li­bro cru­cial de Finn y es­tu­dié las nu­me­ro­sas fo­to­gra­fías de su di­la­ta­da his­to­ria. En la por­ta­da apa­re­ce una ima­gen de co­lo­res vi­vos de 1958 del 0704 en Nür­bur­gring con Mi­ke Hawt­horn al vo­lan­te, bo­quia­bier­to mien­tras lo po­ne al lí­mi­te pa­ra al­can­zar al As­ton DBR1 de Moss.

Ha­cien­do equi­po con Pe­ter Co­llins, la ca­rre­ra de Farh­ham Flyer ha­bía si­do dra­má­ti­ca. Pri­me­ro, ha­bía re­ven­ta­do un neu­má­ti­co cuan­do iban en ca­be­za, y lue­go, en la per­se­cu­ción fi­nal, una su­per­fi­cie mo­ja­da en el Sch­wal­bensch­wanz le lan­zó a la cu­ne­ta. Hawt­horn lo­gró su­bir el Tes­ta Ros­sa de nue­vo al cir­cui­to usan­do la va­lla que ha­bía de­rri­ba­do. La mul­ti­tud aplau­dió sus es­fuer­zos y él hi­zo una re­ve­ren­cia an­tes de vol­ver a me­ter­se en el co­che.

Mas­ten Gre­gory, Phil Hill y Ri­chie Gint­her pi­lo­ta­ron es­te ca­ba­llo de gue­rra de Ma­ra­ne­llo y yo en nin­gún mo­men­to me to­mé a la li­ge­ra es­te afor­tu­na­do pri­vi­le­gio. En un mun­do per­fec­to, hu­bie­ra si­do épi­co re­gre­sar con el 0704 a sus

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.