‘EL JA­GUAR PO­SEE UNA ELE­GAN­CIA ÁGIL Y DE­POR­TI­VA, EN­FA­TI­ZA­DA POR LA LÍ­NEA AM­PLIA DE LAS ALE­TAS’

Clasicos Exclusivos - - PRÓXIMO NÚMERO -

Thor­nes; los 8.8cm me­nos de al­tu­ra di­si­mu­lan los ca­si 13cm me­nos de lon­gi­tud con res­pec­to al Bentley. La su­per­es­truc­tu­ra cro­ma­da de las puer­tas con­tri­bu­ye a ese ai­re de li­ge­re­za del co­che de Co­ventry, aun­que los ro­bus­tos pa­ra­cho­ques de do­ble fle­je pro­vo­can el efec­to con­tra­rio. En com­pa­ra­ción, el MkVI pa­re­ce más er­gui­do pe­ro tam­bién más con­ser­va­dor. Eso se de­be en par­te a sus lí­neas más afi­la­das y a la fal­ta de es­tri­bos.

El in­te­rior del MkV de­no­ta bas­tan­te buen gus­to, con una ta­pi­ce­ría de piel sin pli­sa­dos y un re­ves­ti­mien­to de ma­de­ra. Los asien­tos in­di­vi­dua­les a me­di­da de al­tu­ra ajus­ta­ble pro­por­cio­nan un buen res­pal­do a los pa­sa­je­ros de de­lan­te mien­tras que la es­pa­cio­sa par­te de atrás la ocu­pa un asien­to ti­po so­fá con dos apo­ya­bra­zos la­te­ra­les y otro cen­tral que que­da en un án­gu­lo ex­tra­ño al ba­jar­lo. El aca­ba­do es bueno pe­ro sen­ci­llo: Wi­lliam Lyons, fa­mo­so por mi­rar mu­cho el di­ne­ro, no te­nía in­ten­ción de dis­pa­rar los cos­tes de pro­duc­ción aña­dien­do pie­zas de equi­pa­mien­to in­ne­ce­sa­rias.

Por con­tra, el Bentley mi­ma a sus ocu­pan­tes, con un es­pe­jo con re­ves­ti­mien­to de ma­de­ra pa­ra da­mas a un la­do del asien­to tra­se­ro y un ce­ni­ce­ro al otro, ade­más de re­po­sa­piés y una gran ban­de­ja de pic­nic ar­ti­cu­la­da. Los re­po­sa­bra­zos delanteros se pue­den ajus­tar, el con­duc­tor dis­po­ne de un me­ca­nis­mo rá­pi­do de aper­tu­ra de la ven­ta­ni­lla, una cor­ti­ni­lla del pa­ra­bri­sas tra­se­ro con­tro­la­da con un des­li­za­dor y el tí­pi­co cua­dro de in­te­rrup­to­res cir­cu­lar de Cre­we con sus man­dos cro­ma­dos. La ta­pi­ce­ría de los asien­tos es de piel pli­sa­da, con un as­pec­to me­nos ele­gan­te que la del Ja­guar, las in­crus­ta­cio­nes en los pa­ne­les de ma­de­ra evo­can el tra­ba­jo de los ca­rro­ce­ros.

En cuan­to a la con­duc­ción, en el Ja­guar te sien­tas cer­ca del gran vo­lan­te ne­gro de cua­tro bra­zos con una pa­lan­ca de cam­bios re­gor­de­ta en el tú­nel de trans­mi­sión – es al­go rí­gi­da y con un re­co­rri­do

62

Clá­si­cos Ex­clu­si­vos lar­go pa­ra pri­me­ra y se­gun­da, y una guía más cor­ta pa­ra ter­ce­ra y cuar­ta. Va uni­da a un em­bra­gue sua­ve de re­co­rri­do lar­go que tar­da en reac­cio­nar; es un cam­bio que exi­ge una mano fir­me, pe­ro es un pla­cer ma­ni­pu­lar­lo. Se su­po­ne que es­tas ca­jas de cam­bio Moss son di­fí­ci­les, pe­ro no me en­gan­ché en nin­gu­na mar­cha, lo cual con­fir­ma mi im­pre­sión de que no se me­re­cen esa repu­tación.

El mo­tor ex-Stan­dard con cu­la­ta Wes­la­ke es in­creí­ble­men­te sua­ve y ofre­ce una po­ten­cia uni­for­me su­bien­do a 3500rpm al acer­car­se a los 112km/h. A 128km/h ti­ra con fuer­za, y es más rui­do­so, ya que es­tá a 16km/h de su má­xi­mo ge­nuino, con el rui­do del viento como ma­yor obs­tácu­lo a su im­per­tur­ba­ble avan­ce. Como era en­ton­ces cos­tum­bre, las mar­chas del MkV son al­go cor­tas, así que pue­des sa­lir en se­gun­da y avan­zar muy des­pa­cio en la mar­cha más lar­ga, si quie­res.

La di­rec­ción de bo­las re­cir­cu­lan­tes Bur­man es re­la­ti­va­men­te len­ta y va uni­da a un án­gu­lo de vi­ra­je ge­ne­ro­so, así que no de­bes de­mo­rar de­ma­sia­do el gi­ro. El co­che es ra­zo­na­ble­men­te co­mu­ni­ca­ti­vo una vez en mar­cha y aun­que al prin­ci­pio cues­ta ma­nio­brar­lo, se va adap­tan­do a ti. En las ca­rre­te­ras si­nuo­sas, el Ja­guar to­ma las cur­vas con aplo­mo. Las ma­las su­per­fi­cies nos des­cu­bren que el ex­tre­mo de­lan­te­ro es al­go blan­do, ade­más de un pe­que­ño mo­vi­mien­to es­truc­tu­ral, mien­tras que la re­ten­ción de los neu­má­ti­cos de es­truc­tu­ra diagonal in­di­ca que tien­de a se­guir las irre­gu­la­ri­da­des. Los fre­nos fun­cio­nan bien aun­que el re­co­rri­do del pe­dal es lar­go. Con to­do, el MkV re­sul­ta un co­che muy com­pe­ten­te, más pa­ra ca­rre­te­ra abier­ta que pa­ra ca­rre­te­ras ru­ra­les.

En el Bentley en se­gui­da te sien­tes có­mo­do, con una po­si­ción de con­duc­ción más al­ta e im­po­nen­te que ha­ce que el co­che pa­rez­ca más es­tre­cho de lo que es: de he­cho, es 1.2cm más an­cho que el

El Ja­guar pa­re­ce po­co ma­ne­ja­ble al prin­ci­pio, pe­ro pron­to se adap­ta a tu es­ti­lo; es­tá me­jor pre­pa­ra­do pa­ra ca­rre­te­ras abier­tas y prin­ci­pa­les; am­bos co­ches in­cor­po­ra­ban un te­cho so­lar de ace­ro

En la di­rec­ción de las ma­ne­ci­llas del re­loj: el mo­tor es­tá ba­sa­do en uno Stan­dard pe­ro cons­trui­do pa­ra el Ja­guar; el re­loj en el cuen­ta­rre­vo­lu­cio­nes; el no­ve­do­so bol­si­llo de la puer­ta de­lan­te­ra con cre­ma­lle­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.