Con un po­co de in­ge­nio, unos po­cos co­no­ci­mien­tos y al­gu­nas he­rra­mien­tas, mu­chas de es­tas in­có­mo­das ave­rías las po­de­mos sol­ven­tar al me­nos pa­ra sa­lir del ato­lla­de­ro

Si­tu, in

Clasicos Exclusivos - - OPINIÓN -

Tem­pe­ra­tu­ra ex­ce­si­va Hay va­rios mo­ti­vo por los que un co­che se pue­de ca­len­tar, aquí va­mos a to­car los que po­dría­mos re­pa­rar fá­cil­men­te en ca­rre­te­ra.

Apreciamos un char­co en el sue­lo y es de nues­tro co­che: echa­mos agua has­ta su ni­vel má­xi­mo, po­ne­mos el ta­pón, arran­ca­mos el mo­tor y es­pe­ra­mos a que em­pie­ce a per­der lí­qui­do re­fri­ge­ran­te. Si es por un man­gui­to hay va­rias so­lu­cio­nes: si el cor­te es­tá muy cer­ca de uno de los ex­tre­mos, po­de­mos cor­tar y vol­ver a em­pal­mar; si el cor­te es por la par­te cen­tral, ha­brá que cor­tar y em­pal­mar con un tu­bo in­ter­me­dio a mo­do de me­cha me­dian­te dos bri­das.

El mo­tor se ca­lien­ta y ti­ra el agua por el so­bran­te o por el ta­pón de la bo­te­lla de ex­pan­sión: aquí se nos pue­de com­pli­car un po­co el te­ma,

98

Clá­si­cos Ex­clu­si­vos pri­me­ro com­pro­ba­re­mos la tem­pe­ra­tu­ra de los man­gui­tos in­fe­rior y su­pe­rior del ra­dia­dor (ojo, pue­den es­tar ca­lien­tes). Si apreciamos una cla­ra di­fe­ren­cia de tem­pe­ra­tu­ra en­tre ellos es que el re­fri­ge­ran­te no cir­cu­la bien y po­si­ble­men­te el ter­mos­ta­to es­té fa­llan­do. Si és­te es de una en­tra­da y una sa­li­da po­dre­mos ex­traer­lo y de­ja­re­mos el cir­cui­to sin im­pe­di­men­tos pa­ra la cir­cu­la­ción del agua; si era el fa­llo, in­me­dia­ta­men­te se igua­la­rán las tem­pe­ra­tu­ras arri­ba y abajo y ba­ja­rá la tem­pe­ra­tu­ra. Si el ter­mos­ta­to es de más de dos vías, no lo de­be­mos ex­traer, lo que ha­re­mos se­rá des­mon­tar­lo e in­ter­po­ner una tuer­ca en la vál­vu­la pa­ra de­jar­lo en­tre­abier­to y vol­ver­lo a mon­tar.

Apreciamos agua en el in­te­rior del ha­bi­tácu­lo: es muy po­si­ble que se nos ha­ya ro­to el ra­dia­dor de la ca­le­fac­ción o al­gu­na de sus co­ne­xio­nes. Como el ac­ce­so a es­te ele­men­to sue­le ser di­fí­cil, pro­ce­de­re­mos a con­de­nar­lo. Del mo­tor sal­drán dos man­gui­tos que se in­tro­du­ci­rán en el ha­bi­tácu­lo, sol­ta­re­mos uno de los dos y el otro lo cor­ta­re­mos unién­do­lo al ra­cord que he­mos de­ja­do suel­to, así ce­rra­mos el cir­cui­to im­pi­dien­do que el lí­qui­do re­fri­ge­ran­te pa­se por la ca­le­fac­ción y se pier­da. Se ha ro­to la co­rrea De­pen­dien­do del co­che y del acom­pa­ñan­te se pue­de sol­ven­tar de una for­ma re­la­ti­va­men­te sen­ci­lla... me­jor que del acom­pa­ñan­te ten­dría que de­cir de la acom­pa­ñan­te, por­que nos ha­rán fal­ta sus me­dias (y si son de se­da me­jor). Ex­tra­yen­do pri­me­ro los restos de la co­rrea ro­ta y lue­go ha­cien­do pa­sar la me­dia por las ca­na­les de las po­leas, anu­dan­do con fuer­za de mo­do que que­de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.