To­dos es­tos tru­cos son pro­vi­sio­na­les y su éxi­to de­pen­de en gran me­di­da de nues­tra ha­bi­li­dad. Si no lo te­ne­mos cla­ro lo me­jor es lla­mar a la asis­ten­cia y que nos lle­ven a nues­tro ta­ller de con­fian­za pa­ra ha­cer las re­pa­ra­cio­nes per­ti­nen­tes.

Clasicos Exclusivos - - OPINIÓN -

ten­sa­da y cor­tan­do las pun­tas que pue­dan que­dar pa­ra que no se en­ro­llen en nin­gún sa­lien­te. Tu­bo de es­ca­pe Va­mos cir­cu­lan­do y de re­pen­te el co­che em­pie­za a ha­cer un rui­do en­sor­de­ce­dor: apreciamos que se nos ha sol­ta­do el tu­bo de es­ca­pe, aquí ten­dre­mos que re­cu­rrir al so­co­rri­do y ne­ce­sa­rio alam­bre o a las más mo­der­nas bri­das de ny­lon pa­ra su­je­tar­lo y que no se nos en­gan­che en el primer ba­che crean­do una ave­ría aún ma­yor. Con las bri­das im­pro­vi­sa­ría­mos un so­por­te pa­ra fi­jar el alam­bre (si po­ne­mos las bri­das di­rec­tas al es­ca­pe es­tas se po­drían que­mar). Cam­bio de mar­chas y em­bra­gue Si nues­tro au­to lle­va mo­tor trans­ver­sal, es muy po­si­ble que el cam­bio se ac­cio­ne por va­ri­llas y es­tas se unen me­dian­te unos ca­be­za­les a pre­sión. Con el tiem­po, es­tos ca­be­za­les co­gen hol­gu­ra y se pue­den sa­lir, ha­cien­do que que­de lo­ca la pa­lan­ca de cam­bios y no po­da­mos en­gra­nar nin­gu­na ve­lo­ci­dad. La so­lu­ción es sen­ci­lla ya que es­tas va­ri­llas por lo ge­ne­ral se sue­len ver bas­tan­te bien y no nos cos­ta­rá mu­cho lo­ca­li­zar la que se ha sol­ta­do, vol­vién­do­la a ins­ta­lar en su si­tio y ase­gu­rán­do­la con una bri­da de ny­lon o con cin­ta ame­ri­ca­na.

Nues­tro co­che se re­vo­lu­cio­na pe­ro no avan­za en con­se­cuen­cia a esas re­vo­lu­cio­nes: se­gu­ra­men­te nos pa­ti­na el em­bra­gue, en es­te ca­so de­be­ría­mos des­ten­sar el ca­ble de em­bra­gue (ca­si to­dos los vehícu­los an­ti­guos lle­van ten­sor). Si con es­to no ha­ce­mos na­da, po­de­mos pro­bar a echar­le un re­fres­co de co­la por el re­gis­tro de la cam­pa­na del em­bra­gue, mo­jan­do el dis­co con él. Es­ta ope­ra­ción en con­cre­to yo no la he pues­to en prác­ti­ca, pe­ro me han ase­gu­ra­do va­rios co­le­gas que fun­cio­na tem­po­ral­men­te, des­pués con­du­ci­re­mos de for­ma muy sua­ve y sin ace­le­ro­nes.

Evi­den­te­men­te to­dos es­tos tru­qui­tos son pro­vi­sio­na­les y su éxi­to de­pen­de en gran me­di­da de nues­tra ha­bi­li­dad. Si no lo te­ne­mos cla­ro, lo me­jor es no to­car na­da ( ya que po­dría­mos las­ti­mar­nos o crear una ave­ría mas se­ría) y lla­mar a la asis­ten­cia (hoy en día ca­si to­dos los se­gu­ros in­clu­yen asis­ten­cia en ca­rre­te­ra), que en bre­ve nos re­co­ge­rán el co­che y nos lle­va­ran a nues­tro ta­ller de con­fian­za don­de nos ha­rán las re­pa­ra­cio­nes per­ti­nen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.