La es­tre­lla de Co­ventry re­gre­sa a la ciu­dad en la que ma­ra­vi­lló al mun­do

La pre­sen­ta­ción del E-ty­pe ya es una le­yen­da, nos cuen­ta Ja­mes Mit­chell mien­tras con­du­ce ha­cia Ginebra en el mis­mí­si­mo co­che que des­lum­bró en el Sa­lón sui­zo en 1961

Clasicos Exclusivos - - SUMARIO - FO­TO­GRA­FÍA TONY BA­KER

La lle­ga­da de Ja­guar a Ginebra en 1961 de­bió de ser como ver una gran tor­men­ta for­mar­se en una lla­nu­ra. El E-ty­pe es­ta­ba en fa­se de desa­rro­llo, de una for­ma u otra, des­de los días del D- ty­pe. Los su­su­rros de aque­llos que ha­bían avis­ta­do un ca­ba­llo de ba­ta­lla de ca­mino al MI­RA pa­ra las prue­bas o ha­bían oí­do al­go de un ami­go que tra­ba­ja­ba en la fá­bri­ca ayu­da­ron a ha­cer cre­cer esa tor­men­ta. El EA2, el pro­to­ti­po cru­ce que pi­lo­tó Briggs Cun­ning­ham en Le Mans en 1960 ha­bía go­za­do de una pre­sen­ta­ción pre­li­mi­nar más pú­bli­ca. Cuan­do el co­che fue fi­nal­men­te pre­sen­ta­do, la tor­men­ta ha­bía al­can­za­do tal fuer­za que arra­só cual­quier opo­si­ción al E-ty­pe.

Esa pre­sen­ta­ción se con­si­de­ra le­gen­da­ria, con Sir Wi­lliam Lyons or­ques­tan­do un de­but muy dis­tin­to al ha­bi­tual. Apar­car un co­che en un stand del Sa­lón de Ginebra ya no se­ría su­fi­cien­te pa­ra Lyons; que­ría des­tro­zar a sus ri­va­les pre­sen­tan­do el nue­vo mo­de­lo an­tes de que la pren­sa o el pú­bli­co pu­die­ran ver lo que ofre­cía la com­pe­ten­cia. Lyons per­sua­dió a la So­ciety of Mo­tor Ma­nu­fac­tu­rers and Tra­ders pa­ra que fi­nan­cia­ran una pre­sen­ta­ción pri­va­da el día an­tes de la inau­gu­ra­ción del Sa­lón, que ten­dría lu­gar en el Gas­tro­no­mie du Parc des Eaux- Vi­ves, un res­tau­ran­te en el co­ra­zón de un par­que a ori­llas del la­go de Ginebra.

Es­ta ope­ra­ción se hi­zo en dos eta­pas – la pri­me­ra iba a ser la pre­sen­ta­ción y, tras ella, los pe­rio­dis­tas con­vo­ca­dos po­drían pro­bar el “E”. Pa­ra ello se usa­ron dos co­ches di­fe­ren­tes. Las fo­to­gra­fías en el ex­te­rior que mu­chos he­mos vis­to, con Lyons po­san­do or­gu­llo­so jun­to al nue­vo mar­ca­dor de ten­den­cias de su em­pre­sa, se to­ma­ron jus­to en el ex­te­rior del res­tau­ran­te. Era el 9600 HP, con cha­sis 885002, que aho­ra es pro­pie­dad del ex­per­to en la mar­ca Phi­lip Por­ter. És­te es el co­che que se usó pa­ra las prue­bas de con­duc­ción.

El otro E- ty­pe era el cha­sis 885005, que ini­cial­men­te se ha­bía cons­trui­do como bi­pla­za des­ca­po­ta­ble pe­ro más ade­lan­te fue usa­do por la fá­bri­ca como cam­po de prue­bas pa­ra desa­rro­llar el coupé. Lyons nun­ca ha­bía pen­sa­do en el “E” como un co­che cu­bier­to pe­ro re­la­ti­va­men­te tar­de en el pro­ce­so de di­se­ño, vio una ma­que­ta a es­ca­la del co­che ce­rra­do. El 885005 sa­lió de Browns La­ne el 6 de mar­zo, via­jó en ca­mión has­ta Ginebra, lle­gan­do al Ga­ra­ge Cla­pa­rè­de al día si­guien­te pa­ra los de­ta­lles fi­na­les. De allí, lo lle­va­ron al par­que y lo ma­nio­bra­ron cui­da­do­sa­men­te al in­te­rior del res­tau­ran­te. Cons­tru­ye­ron una ca­ja de ma­de­ra es­pe­cial pa­ra que, en el mo­men­to ade­cua­do, se le­van­ta­ra pa­ra re­ve­lar el co­che em­ble­má­ti­co, como un ca­ma­re­ro re­ti­ran­do la ta­pa de pla­ta de un pla­to de gourmet.

A las 16:40 del miér­co­les 15 de mar­zo, la pren­sa y los in­vi­ta­dos es­ta­ban reuni­dos en el res­tau­ran­te. Los pi­lo­tos de ca­rre­ras Wolf­gang von Trips y Jo Bon­nier de pie hom­bro con hom­bro, mi­ra­ban a la ca­ja. En­ton­ces en­tró Lyons, al­zó la cu­bier­ta y las pa­re­des de ma­de­ra ca­ye­ron ha­cia los la­dos con un efec­to dra­má­ti­co re­ve­lan­do al E-ty­pe en su in­te­rior. Se ve que du­ran­te los pri­me­ros se­gun­dos se pro­du­jo un si­len­cio in­có­mo­do, su­pues­ta­men­te mien­tras la gen­te tra­ta­ba de asimilar lo que te­nían an­te sus ojos.

Lyons dio un bre­ve dis­cur­so an­tes de ha­cer sa­lir a to­do el mun­do a ver el 9600 HP. Mien­tras el gru­po se cen­tra­ba en es­te se­gun­do co­che, el 885005 era trans­por­ta­do del res­tau­ran­te a las ins­ta­la­cio­nes del Sa­lón del Au­to­mó­vil.

En­ton­ces era cos­tum­bre de Ja­guar usar una al­fom­bra per­sa pa­ra mos­trar los co­ches en los sa­lo­nes. Si echas un vis­ta­zo a las fo­tos de Ginebra, ve­rás al 885005 – un co­che real­men­te her­mo­so – so­bre un feo ele­men­to de de­co­ra­ción ca­se­ra. Como era tra­di­cio­nal, el pre­si­den­te de la Con­fe­de­ra­ción Sui­za ( en aquel mo­men­to el Dr. Trau­gott Wah­len) inau­gu­ró el sa­lón y pa­só unas ho­ras en el stand de Ja­guar dis­cu­tien­do los de­ta­lles de “E” con Emil Frey, uno de los im­por­ta­do­res y dis­tri­bui­do­res de Ja­guar en Sui­za. La inau­gu­ra­ción del sa­lón coin­ci­dió con las pri­me­ras crí­ti­cas, como la de The Mo­tor, que afir­ma­ba que era un “hi­to del pro­gre­so en los co­ches de­por­ti­vos” o la de The Au­to­car, que asom­bra­ba a los lec­to­res con no­ti­cias so­bre un au­tén­ti­co 240km/h.

La gen­te ha­bla a me­nu­do del Sa­lón de Ginebra, pe­ro es la pre­sen­ta­ción an­te­rior en el res­tau­ran­te lo que siem­pre ha des­per­ta­do mi ima­gi­na­ción. Es como ha­ber vis­to a los Beatles en The Ca­vern o el primer epi­so­dio te­le­vi­si­vo de Monty Pyt­hon; los po­cos que fue­ron tes­ti­gos de ello com­par­ten una ex­pe­rien­cia his­tó­ri­ca muy es­pe­cial. Así que me di­ri­jo a Ginebra, al Park des Eaux-Vi­ves, y lo ha­go en el cha­sis 885005.

Em­pe­za­mos la aven­tu­ra en Thal­wil, cer­ca de Zu­rich, el ho­gar ac­tual del co­che. Con­vi­ve en un ga­ra­je sub­te­rrá­neo con una se­lec­ción de Ja­guar his­tó­ri­cos como va­rios SS90, SS100 y una se­rie com­ple­ta de XK. En­tre sus her­ma­nos, se ve to­tal­men­te dis­tin­to. Si el XK era tu re­fe­ren­cia en 1961, no es de ex­tra­ñar que te que­da­ras bo­quia­bier­to an­te el E- ty­pe. Es pron­to y va­mos con­du­cien­do de Zu­rich a Ginebra, un tra­yec­to que nor­mal­men­te du­ra tres ho­ras. Hoy, se­rá al­go más lar­go por­que to­ma­mos las ca­rre­te­ras de mon­ta­ña.

Nues­tro gru­po es­tá for­ma­do por Ch­ris­tian Jenny, el pro­pie­ta­rio del co­che, y Georg Dön­ni de GB Dön­ni Clas­sic Cars, que lo ha res­tau­ra­do. Yo em­pie­zo el via­je en el asien­to del co­pi­lo­to, jun­to a Jenny, ad­mi­ran­do la dis­tri­bu­ción del sal­pi­ca­de­ro, los her­mo­sos dia­les Smith de­lan­te del con­duc­tor, los más pe­que­ños in­crus­ta­dos en el alu­mi­nio. Es des­ta­ca­ble que in­clu­so sien­do un co­che de “sue­lo plano” sea un po­co es­tre­cho. Mien­tras cam­bia­mos las au­to­vías de Zu­rich por las ca­rre­te­ras al­pi­nas, me fi­jo en el asi­de­ro del sal­pi­ca­de­ro. Du­ran­te el Sa­lón, los que pre­gun­ta­ban por el Ja­guar y pa­re­cían clien­tes se­rios

re­ci­bían un tic­ket. Con es­te tic­ket iban a la “ba­se de de­mos­tra­cio­nes” de fue­ra, don­de po­dían acom­pa­ñar a Nor­man De­wis en el bi­pla­za des­ca­po­ta­ble 77 RW o a Bob Berry en el 9600 HP. De­wis re­cuer­da que, en un mo­men­to de­ter­mi­na­do de la prue­ba de con­duc­ción “la ca­rre­te­ra se alla­na­ba y po­día­mos al­can­zar los 190-210km/h”. De ser así, me ima­gino a más de un pa­sa­je­ro aga­rrán­do­se al asa.

Al po­co, me uno a Dön­ni, que me cuen­ta la his­to­ria del 885005. Al clau­su­rar­se el Sa­lón de Ginebra, lo lle­va­ron de vuel­ta al Ga­ra­ge Cla­pa­rè­de pa­ra pre­pa­rar­lo pa­ra la li­cen­cia de cir­cu­la­ción sui­za an­tes de ven­der­lo a CAP As­su­ran­ces el 16 de ma­yo. En 1970, se ha­bía con­ver­ti­do en un Ja­guar de­por­ti­vo de se­gun­da mano más, y, tras un ac­ci­den­te que cau­só da­ños en la par­te tra­se­ra, aca­bó en un con­ce­sio­na­rio de la re­gión sui­za de Ju­ra. Tras pa­sar por va­rios pro­pie­ta­rios, fi­nal­men­te lo com­pra­ron dos her­ma­nos que lo man­tu­vie­ron du­ran­te ca­si 20 años. Pa­ra en­ton­ces cual­quier co­ne­xión con su pa­sa­do ilus­tre ha­bía que­da­do ol­vi­da­da.

A fi­na­les de los 90 apa­re­ció un anun­ció de un E-ty­pe coupé res­tau­ra­do en una re­vis­ta de au­to­mó­vi­les re­gio­nal. Un en­tu­sias­ta de Ja­guar lla­ma­do Pie­rre Pit­tet, que an­da­ba bus­can­do un “E”, lo vio y de­ci­dió lla­mar a un ex­per­to pa­ra que lo ins­pec­cio­na­ra –Urs Haehn­le, el en­ton­ces pre­si­den­te del Club de Con­duc­to­res de Ja­guar de Sui­za. Haehn­le lla­mó a Pit­tet pa­ra de­cir­le que no só­lo era uno de los pri­me­ros co­ches, sino que era el E-ty­pe de la pre­sen­ta­ción en Ginebra. Pit­tet lo com­pró, pe­ro, qui­zás sin en­ten­der del to­do la im­por­tan­cia his­tó­ri­ca de lo que aca­ba­ba de des­cu­brir, de­ci­dió cam­biar­le el mo­tor por una uni­dad pos­te­rior de 4.2 li­tros. Su hi­jo, que ha­bía si­do pre­si­den­te del Ja­guar Daim­ler Club de Sui­za, sí apre­ció la re­le­van­cia del 885005. Per­sua­dió a su pa­dre pa­ra ven­dér­se­lo a Dön­ni, que en­ton­ces con­tac­tó con Jenny. És­te, a su vez, acep­tó com­prar el E-ty­pe y con­tra­tó a Georg pa­ra res­tau­rar­lo.

Eso era en 2002. Dön­ni me ha es­ta­do con­tan­do la his­to­ria ges­ti­cu­lan­do y a vo­ces. No só­lo res­tau­ra la par­te me­cá­ni­ca de los co­ches, se su­mer­ge en su his­to­ria. Vie­ne de una fa­mi­lia de aca­dé­mi­cos y de ni­ño que­ría ser ar­queó­lo­go, una pa­sión que se no­ta en sus res­tau­ra­cio­nes.

Me ha­bla del re­ju­ve­ne­ci­mien­to del Ja­guar: “To­da la his­to­ria del co­che sa­lió a la luz cuan­do lo des­mon­ta­mos. Po­día ver an­te mis ojos to­do el pro­ce­so de desa­rro­llo del E-ty­pe del que tan­to ha­bía leí­do. Por ejem­plo, como ha­bía em­pe­za­do sien­do un bi­pla­za des­ca­po­ta­ble, po­días ver la mar­ca de la sol­da­du­ra del te­cho en el pi­lar A. Una vez he­cho es­to, el 885005 se usó como pa­trón pa­ra otros coupé. Era un co­che he­cho a mano, bá­si­ca­men­te, por eso tu­vi­mos que en­car­gar un pa­ra­bri­sas es­pe­cial­men­te pa­ra él”.

En Dön­ni Clas­sic Cars fue­ron muy me­ticu­losos con el pro­ce­so de res­tau­ra­ción, pre­ser­van­do in­clu­so el ca­pó ori­gi­nal, uno de los po­cos mo­de­la­dos a mano en un mol­de de ce­men­to. De he­cho, si po­nes a un co­che de pro­duc­ción es­tán­dar jun­to al 885005 en­con­tra­rás cien­tos de pe­que­ñas di­fe­ren­cias – el te­cho del co­che de Ginebra no es tan plano como el de los co­ches de pro­duc­ción, por ejem­plo. To­do es­to fue cui­da­do­sa­men­te pre­ser­va­do y afor­tu­na­da­men­te ha si­do res­tau­ra­do.

Ya nos es­ta­mos acer­can­do a Ginebra y me to­ca con­du­cir. Las ca­rre­te­ras al­pi­nas me ofre­cen una ru­ta de prue­bas per­fec­ta. Exis­ten mu­chos in­for­mes so­bre la con­duc­ción de un E-ty­pe – el lar­go ca­pó, la ve­lo­ci­dad – pe­ro no hay na­da que se le pue­da com­pa­rar. Hay quien odia la ca­ja de cam­bios Moss, pe­ro una bue­na como és­ta no es­tá mal. Tie­nes es­te re­co­rri­do lar­go ha­cia de­lan­te pa­ra la pri­me­ra, mien­tras que el de mar­cha atrás es muy cor­to, pe­ro una vez ca­len­ta­da afron­ta bien las de­man­das de un pa­so de mon­ta­ña. “Re­la­ti­vo” es una pa­la­bra que uso mu­cho cuan­do ha­blo de co­ches vie­jos. En es­te ca­so, te­nien­do en

cuen­ta los otros co­ches dis­po­ni­bles en aque­lla épo­ca, ima­gí­na­te en­tran­do en un E-ty­pe por pri­me­ra vez.

La di­rec­ción es li­ge­ra una vez en mar­cha y se no­tan las irre­gu­la­ri­da­des de la ca­rre­te­ra pe­ro no es­tor­ban. El mo­tor de 3.8 li­tros pin­ta­do de na­ran­ja avan­za con un gru­ñi­do que se vuel­ve más ás­pe­ro a me­di­da que ace­le­ro. Los fre­nos es­tán bien pa­ra re­co­rri­dos re­gu­la­res pe­ro cuan­do te en­fras­cas en una con­duc­ción es­pi­ri­tuo­sa te das cuen­ta de que no es­tán a la al­tu­ra. Pe­ro en ge­ne­ral es un co­che ex­cep­cio­nal­men­te bueno pa­ra con­du­cir, rá­pi­do, ágil y sua­ve, que se desen­vuel­ve con na­tu­ra­li­dad en las ca­rre­te­ras de mon­ta­ña.

En­tra­mos en Ginebra y nos di­ri­gi­mos al Park des Eaux-Vi­ves. Ha­ce sol, los es­tu­dian­tes es­tán al­mor­zan­do y apar­ca­mos en la puer­ta del res­tau­ran­te. Con fo­tos de la épo­ca en la mano, en­tra­mos y en­con­tra­mos la sa­la don­de se pre­sen­tó el 885005. La de­co­ra­ción no ha cam­bia­do y bue­na par­te del es­tu­ca­do si­gue igual. Pe­ro no lo­gra­mos ima­gi­nar có­mo de­mo­nios en­tra­ron el Ja­guar aquí. Fue­ra, en­con­tra­mos el pun­to don­de to­ma­ron las fa­mo­sas fo­tos del 9600 HP con la puer­ta abier­ta y Lyons apo­ya­do en el te­cho con ai­re de­sen­fa­da­do.

Con­du­ci­mos al E-ty­pe has­ta el pie del par­que, cues­ta abajo del res­tau­ran­te. Me sien­to tran­qui­la­men­te y pien­so en lo que pa­só aquí ha­ce 54 años. Me ima­gino la ma­na­da de pe­rio­dis­tas, tras ha­ber vis­to el 9600 HP y el 885005, ba­jan­do por la ca­rre­te­ra en la que me en­cuen­tro aho­ra. Es­toy se­gu­ro de que eran cons­cien­tes de ha­ber for­ma­do par­te de un mo­men­to es­pe­cial en la his­to­ria del mo­tor, un ins­tan­te pa­ra la eter­ni­dad au­to­mo­vi­lís­ti­ca.

En la di­rec­ción de las ma­ne­ci­llas del

re­loj, des­de la prin­ci­pal: Mit­chell dis­fru­ta del ren­di­mien­to del co­che; los tri­ples car­bu­ra­do­res SU de un mo­tor de XK; Lyons en el Parc des Eaux-Vi­ves en 1961; la fa­bu­lo­sa par­te tra­se­ra; la pla­ca del cha­sis re­ve­la la

pro­ce­den­cia de es­te co­che

En la di­rec­ción de las ma­ne­ci­llas del re­loj, des­de la prin­ci­pal: El ‘005’ re­gre­sa

al Parc des Eaux-Vi­ves; en el stand del Sa­lón– so­bre la al­fom­bra per­sa; re­crean­do

los even­tos de 1961; só­lo los pri­me­ros co­ches te­nían cie­rres ex­te­rio­res en el ca­pó. Iz­quier­da: el in­te­rior evo­ca­ti­vo

do­mi­na­do por el gran vo­lan­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.