Cli­ma­ti­za­ción y pro­duc­ción de ACS.

¿Cuál es la me­jor de­ci­sión pa­ra mi ho­tel.

ClimaNoticias - - Sumario -

El sec­tor ho­te­le­ro, que es­tá re­vi­ta­li­zán­do­se en los úl­ti­mos dos años de­bi­do al in­cre­men­to de vi­si­tan­tes, es por sus ca­rac­te­rís­ti­cas un sec­tor con un gran po­ten­cial de aho­rro en el te­rreno de la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca. En es­te con­tex­to, en el año 2015 se ha no­ta­do un fuer­te in­cre­men­to de las reha­bi­li­ta­cio­nes in­te­gra­les que con­tem­plan la sus­ti­tu­ción de es­tos equi­pos. El si­guien­te ar­tícu­lo de­fien­de que no exis­te una úni­ca so­lu­ción pa­ra los ho­te­les en ma­te­ria de cli­ma­ti­za­ción y pro­duc­ción de ACS, ya que ca­da es­ta­ble­ci­mien­to en fun­ción de su per­fil, de su de­man­da de ACS y cli­ma­ti­za­ción, y del ti­po de com­bus­ti­ble dis­po­ni­ble re­que­ri­rá una so­lu­ción téc­ni­ca es­pe­cí­fi­ca que se ade­cue a las mis­mas de en­tre to­das las que se en­cuen­tran en el mer­ca­do.

El mer­ca­do de la cli­ma­ti­za­ción du­ran­te el año 2015 ex­pe­ri­men­tó un avan­ce su­pe­rior al 20% en sus ci­fras de fac­tu­ra­ción con res­pec­to a los da­tos de 2014, se­gún el in­for­me anual ela­bo­ra­do por la Aso­cia­ción de Fa­bri­can­tes de Equi­pos de Cli­ma­ti­za­ción (AFEC), que in­clu­ye los da­tos co­rres­pon­dien­tes a los tres sub­sec­to­res prin­ci­pa­les: má­qui­nas, tra­ta­mien­to y dis­tri­bu­ción de ai­re y re­gu­la­ción y con­trol.

Los úl­ti­mos es­tu­dios de­mues­tran que aún que­da mu­cho por ha­cer por re­du­cir las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro a la at­mós­fe­ra; la es­tra­te­gia eu­ro­pea en cli­ma­ti­za­ción se cen­tra en es­te ob­je­ti­vo. En es­te sen­ti­do, en los úl­ti­mos cin­co años, la in­ver­sión en ma­te­ria de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca en el sec­tor ho­te­le­ro ha au­men­ta­do, aun­que las ba­rre­ras pa­ra fi­nan­ciar ope­ra­cio­nes orien­ta­das a re­no­var o sus­ti­tuir equi­pa­mien­to, o in­clu­so a reha­bi­li­ta­ción, si­guen sien­do un pro­ble­ma pa­ra mu­chos.

Ne­ce­si­dad de adop­ción de me­di­das in­te­gra­les

Lo cier­to es que la ac­ti­vi­dad ho­te­le­ra es­pa­ño­la tie­ne ca­da vez más cla­ra la ne­ce­si­dad de adop­tar me­di­das in­te­gra­les que con­tri­bu­yan a aho­rrar cos-

tes ener­gé­ti­cos en sus ins­ta­la­cio­nes y que ade­más le per­mi­tan, de for­ma pro­gre­si­va, tras­mi­tir una ima­gen de ges­tión sos­te­ni­ble a sus clien­tes, que ca­da vez exi­gen más a es­te res­pec­to. No obs­tan­te, su prin­ci­pal mo­ti­va­ción si­gue sien­do el aho­rro de cos­tes an­te la cons­tan­te subida de pre­cios de la ener­gía, ra­zón por la que las in­ver­sio­nes rea­li­za­das en es­ta área son ca­da vez más fre­cuen­tes en ca­si to­dos los es­ta­ble­ci­mien­tos: por una ne­ce­si­dad cla­ra de op­ti­mi­zar su ges­tión.

A pe­sar de que los ho­te­le­ros com­pren­den es­ta ne­ce­si­dad, la re­cu­pe­ra­ción de los pre­cios en el sec­tor au­men­ta de nue­vo la ren­ta­bi­li­dad de los ne­go­cios y, por tan­to, pro­yec­tos in­tere­san­tes y via­bles que en su mo­men­to no se lle­ga­ron a ini­ciar por fal­ta de li­qui­dez y de fi­nan­cia­ción se plan­tean de nue­vo co­mo una reali­dad in­me­dia­ta.

El sec­tor ho­te­le­ro ya ha in­cor­po­ra­do me­di­das es­pe­cí­fi­cas y mu­chas ca­de­nas y ho­te­les in­de­pen­dien­tes han avan­za­do a gran ve­lo­ci­dad, desa­rro­llan­do am­bi­cio­sos pla­nes de sos­te­ni­bi­li­dad, pe­ro no po­de­mos ha­blar de una úni­ca reali­dad. En to­do ca­so, es­ta­mos an­te un pro­ce­so gra­dual. La adap­ta­ción de los ho­te­les se­gui­rá avan­zan­do has­ta que to­dos los es­ta­ble­ci­mien­tos con­su­man de ma­ne­ra efi­cien­te. El pro­ce­so de re­no­va­ción de la plan­ta ho­te­le­ra, en ge­ne­ral y sal­vo ca­sos muy con­cre­tos de reha­bi­li­ta­ción in­te­gral del edi­fi­cio, es­tá plan­tea­do des­de el pun­to de vis­ta de que los ho­te­le­ros op­tan por prio­ri­zar la re­no­va­ción de aque­llas áreas de con­su­mo amor­ti­za­bles en un pe­rio­do no ma­yor a cua­tro años. Sin lu­gar a du­das, la im­plan­ta­ción de sis­te­mas de ilu­mi­na­ción efi­cien­te es la so­lu­ción más im­plan­ta­da (89%), y se jus­ti­fi­ca por­que es la so­lu­ción que re­quie­re me­nor in­ver­sión y tie­ne un re­torno mu­cho más rá­pi­do por los aho­rros generados. En se­gun­do lu­gar, to­das las me­di­das di­ri­gi­das al uso efi­cien­te del agua, co­mo los re­duc­to­res de cau­dal, cis­ter­nas do­ble des­car­ga, etc., re­quie­ren po­ca in­ver­sión y su re­torno se pro­du­ce en un año. A con­ti­nua­ción, si­tua­ría la sus­ti­tu­ción de cal­de­ras por otras más efi­cien­tes, me­di­da que, aun­que re­quie­re ma­yor in­ver­sión, tie­ne un re­torno de en­tre 3 y 5 años, es­pe­cial­men­te re­le­van­te cuan­do el con­su­mo ener­gé­ti­co es ele­va­do.

Le si­gue la re­no­va­ción de los equi­pos de cli­ma­ti­za­ción, ya que es una me­di­da que mu­chos ho­te­les es­tán obli­ga­dos a to­mar, en par­te, por la nor­ma­ti­va que prohí­be la pro­duc­ción y re­car­ga del re­fri­ge­ran­te R-22 an­tes del 2015. Los aho­rros generados en es­tas tec­no­lo­gías pue­den lle­gar a ser has­ta del 50%, y aun­que la in­ver­sión es al­ta, los re­tor­nos es­ti­ma­dos os­ci­lan en­tre los 3 y 8 años.

Por úl­ti­mo, los sis­te­mas de con­trol y mo­ni­to­ri­za­ción, que re­quie­ren un cos­te muy va­ria­ble en fun­ción de las ins­ta­la­cio­nes exis­ten­tes y per­mi­ten aho­rros de en­tre el 20-30%, con un re­torno de la in­ver­sión de en­tre 5 y 10 años.

Cli­ma­ti­za­ción efi­cien­te pa­ra ca­da ti­po de ho­tel

Pa­ra los ho­te­les en Es­pa­ña, los ma­yo­res gas­tos ener­gé­ti­cos son los re­la­ti­vos a la cli­ma­ti­za­ción, por de­lan­te del con­su­mo de agua ca­lien­te (ACS), ya que di­cho por­cen­ta­je os­ci­la al­re­de­dor del 40% fren­te a un 20% de ACS en fun­ción de la ti­po­lo­gía del ho­tel.

En Es­pa­ña, te­ne­mos un am­plio aba­ni­co de alo­ja­mien­tos ho­te­le­ros que van des­de el ho­tel ur­bano al ho­tel ru­ral o de mon­ta­ña, pa­san­do por los ho­te­les de sol y pla­ya o gran­des re­sorts, y ca­da uno de ellos re­quie­re ne­ce­si­da­des dis­tin­tas en ma­te­ria de cli­ma­ti­za­ción. Da­da la enor­me variedad con la que nos en­con­tra­mos, los sis­te­mas im­plan­ta­dos va­rían con­si­de­ra­ble­men­te en fun­ción de va­rios as­pec­tos:

La lo­ca­li­za­ción geo­grá­fi­ca, ya que los con­di­cio­nan­tes cli­ma­to­ló­gi­cos im­pli­can ma­yor o me­nor in­ver­sión en frío o ca­lor.

El ta­ma­ño del es­ta­ble­ci­mien­to (nú­me­ro de ha­bi­ta­cio­nes, sa­lo­nes, res­tau­ran­tes, spa, etc.).

La orien­ta­ción del edi­fi­cio, así co­mo la es­truc­tu­ra de la fa­cha­da y cu­bier­ta del mis­mo (ma­yor o me­nor nú­me­ro de es­pa­cios acris­ta­la­dos, mar­cos de ven­ta­nas, etc.).

La ocu­pa­ción me­dia del ho­tel y los pi­cos de ocu­pa­ción con­di­cio­na­dos por la de­man­da del ho­tel se­gún tem­po­ra­das.

La po­lí­ti­ca ener­gé­ti­ca/me­dioam­bien­tal del es­ta­ble­ci­mien­to, tem­pe­ra­tu­ras con­sig­na es­ta­ble­ci­das…

Las in­fra­es­truc­tu­ras exis­ten­tes que den ser­vi­cio a las má­qui­nas de frío y ca­lor (2 o 4 tu­bos, diá­me­tro de las ba­jan­tes del edi­fi­cio, etc.) y los emi­so­res de ca­lor y frío exis­ten­tes (sue­lo ra­dian­te, ra­dia­do­res, etc).

LOS MA­YO­RES GAS­TOS ENER­GÉ­TI­COS DE LOS HO­TE­LES EN ES­PA­ÑA SON LOS RE­LA­TI­VOS A LA CLI­MA­TI­ZA­CIÓN, YA QUE DI­CHO POR­CEN­TA­JE OS­CI­LA AL­RE­DE­DOR DEL 40% FREN­TE A UN 20% DE ACS EN FUN­CIÓN DE SU TI­PO­LO­GÍA

En el ITH, cons­cien­tes de la im­por­tan­cia que co­bra es­ta área, cla­ve de la efi­cien­te ges­tión ener­gé­ti­ca de un es­ta­ble­ci­mien­to ho­te­le­ro, ha­ce­mos un re­pa­so de los sis­te­mas que nos pa­re­cen más ade­cua­dos en fun­ción de los fac­to­res arri­bas des­cri­tos. Pa­ra pro­bar la efi­ca­cia de di­cha tec­no­lo­gía, he­mos pues­to en mar­cha dis­tin­tos pro­yec­tos pi­lo­to en ho­te­les cu­yos re­sul­ta­dos de apli­ca­ción nos ayu­da­rán a to­mar las de­ci­sio­nes más ade­cua­das en fun­ción del per­fil del es­ta­ble­ci­mien­to.

Sis­te­mas de cli­ma­ti­za­ción más ins­ta­la­dos

Los sis­te­mas más ins­ta­la­dos en reha­bi­li­ta­cio­nes del sec­tor ho­te­le­ro son, con di­fe­ren­cia, las cal­de­ras de al­ta efi­cien­cia. En es­te con­tex­to, las má­qui­nas más efi­cien­tes son las de con­den­sa­ción, las cua­les lle­gan a te­ner un ren­di­mien­to su­pe­rior al 100%, fren­te al 70-90% de otros ti­pos. Es­te ren­di­mien­to tan al­to se con­si­gue por­que pue­den apro­ve­char el ca­lor la­ten­te con­te­ni­do en los ga­ses de es­ca­pe. En otros ti­pos de cal­de­ras los ga­ses de es­ca­pe se ex­pul­san a al­ta tem­pe­ra­tu­ra pa­ra pro­te­ger­las de la co­rro­sión evi­tan­do la con­den­sa­ción de cier­tos pro­duc­tos con­te­ni­dos en los mis­mos, por lo que no pue­de re­cu­pe­rar­se ese ca­lor. Pe­ro las cal­de­ras de con­den­sa­ción es­tán pre­pa­ra­das pa­ra re­cu­pe­rar ese ca­lor la­ten­te a tra­vés de in­ter­cam­bia­do­res de ca­lor, pro­te­gién­do­las con­tra la co­rro­sión de los con­den­sa­dos. Por tan­to, con­se­gui­mos ma­yor efi­cien­cia con me­no­res emi­sio­nes y un aho­rro es­ti­ma­do del 10-15% en ener­gía, fren­te a cal­de­ras con­ven­cio­na­les y un 30% fren­te a cal­de­ras an­ti­guas.

Las cal­de­ras de ba­ja tem­pe­ra­tu­ra tra­ba­jan con tem­pe­ra­tu­ras de re­torno muy ba­jas y per­mi­ten adap­tar la tem­pe­ra­tu­ra de im­pul­sión del agua a las ne­ce­si­da­des de la de­man­da, ma­xi­mi­zan­do la efi­cien­cia. Siem­pre hay que te­ner en cuen­ta que es muy im­por­tan­te ha­cer un buen di­men­sio­na­do de las cal­de­ras, ade­cuan­do la po­ten­cia a la de­man­da y evi­tan­do so­bre­di­men­sio­na­mien­tos.

De la mano de Bosch-buderus, he­mos rea­li­za­do di­ver­sas im­plan­ta­cio­nes con am­bas tec­no­lo­gías en el pro­yec­to “Re­no­va­ción Efi­cien­te de las sa­las de cal­de­ras en ho­te­les”, en el que ade­más se in­clu­ye la ins­ta­la­ción de co­lec­to­res so­la­res tér­mi­cos.

Los sis­te­mas de solar tér­mi­ca son sis­te­mas ca­da vez más im­plan­ta­dos, en los que se ca­lien­ta el agua a tra­vés de la ra­dia­ción solar. En fun­ción de la lo­ca­li­za­ción, son sis­te­mas que pue­den su­po­ner aho­rros im­por­tan­tes al ho­tel al pro­du­cir un por­cen­ta­je del agua ca­lien­te de­man­da­da de ma­ne­ra gra­tui­ta. El aho­rro es di­fí­cil de es­ta­ble­cer por­que de­pen­de­rá del ta­ma­ño de la ins­ta­la­ción, la irra­dia­ción solar y el con­su­mo del ho­tel, pe­ro lo nor­mal es cu­brir un 30 o 40% de la de­man­da de ACS del ho­tel. No ge­ne­ra emi­sio­nes. Aho­ra bien, la solar tér­mi­ca siem­pre re­quie­re del apo­yo de una cal­de­ra con­ven­cio­nal que pue­da cu­brir el 60 o 70% res­tan­te ne­ce­sa­rio pa­ra al­can­zar los pi­cos de de­man­da pun­tua­les. En es­tos sis­te­mas se pue­den di­fe­ren­ciar dos tec­no­lo­gías; por un la­do, los co­lec­to­res pla­nos, que son cap­ta­do­res so­la­res di­se­ña­dos pa­ra apli­ca­cio­nes de ca­len­ta­mien­to de ACS y pis­ci­na se­lec­cio­nan­do el mo­de­lo más con­ve­nien­te se­gún apli­ca­ción e

in­te­gra­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca; y por otro, los co­lec­to­res de tubo de va­cío, que cons­ti­tu­ye una tec­no­lo­gía más mo­der­na con una ma­yor cap­ta­ción solar y un me­jor coe­fi­cien­te de pér­di­das, usa­dos pa­ra una me­jor in­te­gra­ción en las cu­bier­tas.

Una va­rian­te de la an­te­rior es la solar ter­mo­di­ná­mi­ca, que es si­mi­lar a la solar tér­mi­ca pe­ro en vez de ca­len­tar agua lo que cir­cu­la por den­tro de los pa­ne­les es un re­fri­ge­ran­te, por lo que pue­de fun­cio­nar con me­no­res tem­pe­ra­tu­ras, in­clu­so sin sol, de no­che o con llu­via, in­clu­so con nie­ve (365 días/ año) con un COP me­dio anual de 4,35.

Ade­más es­ta tec­no­lo­gía su­po­ne una fuen­te de apo­yo: no hay que cam­biar ni in­te­rrum­pir el fun­cio­na­mien­to de la pro­duc­ción de ACS del ho­tel. En cuan­to a la tem­pe­ra­tu­ra del agua, se pue­de ele­var has­ta 65º, lo cual le per­mi­te cum­plir con la ley de pre­ven­ción de la le­gio­ne­la (ACS) y nos ofre­ce la po­si­bi­li­dad de al­ter­nar la pro­duc­ción de ca­lor con la de frío (cli­ma­ti­za­ción) con un EER de 3,15. El cos­te es ma­yor pe­ro los re­sul­ta­dos, al po­der pro­du­cir in­de­pen­dien­te­men­te del cli­ma, son me­jo­res. Al igual que la solar tér­mi­ca, es­te ti­po de pro­duc­ción no ge­ne­ra nin­gún ti­po de emi­sio­nes. En co­la­bo­ra­ción con Ener­fi­zen­tia, es­ta­mos desa­rro­llan­do dos pro­yec­tos pi­lo­to con la im­plan­ta­ción de di­cha tec­no­lo­gía con un ho­tel de pla­ya en Ali­can­te y otro ur­bano en Ma­drid. En cal­de­ras de ge­ne­ra­ción ins­tan­tá­nea, exis­te el con­cep­to To­tal Con­den­sing (con­den­sa­ción en calefacció­n y en pro­duc­ción de ACS), en el que el agua fría en­tra por la par­te in­fe­rior del ge­ne­ra­dor y en­fría los ga­ses de la com­bus­tión, pro­vo­can­do con­den­sa­ción con­ti­nua tan­to en uso de calefacció­n co­mo en pro­duc­ción de agua ca­lien­te sa­ni­ta­ria. La ven­ta­ja de es­te sis­te­ma es que per­mi­te el in­ter­cam­bio con me­nos pér­di­das (in­terno al ge­ne­ra­dor), me­nor acu­mu­la­ción (in­ter­na al ge­ne­ra­dor) y con me­no­res pér­di­das res­pec­to a sis­te­ma con gran acu­mu­la­ción. Por otro la­do, no es ne­ce­sa­rio man­te­ner gran­des vo­lú­me­nes de agua a tem­pe­ra­tu­ra de uso pa­ra ab­sor­ber pun­tas de con­su­mo. En ho­te­les con po­co es­pa­cio, es­tos sis­te­mas pue­den su­po­ner una re­duc­ción del 80% del es­pa­cio ocu­pa­do fren­te a las cal­de­ras con­ven­cio­na­les. Con ACV Es­pa­ña he­mos im­plan­ta­do un pro­yec­to pi­lo­to en el que los aho­rros con­se­gui­dos os­ci­lan al­re­de­dor del 19% fren­te a los sis­te­mas con­ven­cio­na­les en un ho­tel me­dio de 120 ha­bi­ta­cio­nes en Ma­drid.

Otro sis­te­ma que ha ve­ni­do pa­ra que­dar­se es la ge­ne­ra­ción de ACS a al­ta tem­pe­ra­tu­ra con bom­ba de ca­lor. Las bom­bas de ca­lor tie­nen un ren­di­mien­to muy su­pe­rior a las cal­de­ras (has­ta 400% o más) por lo que ge­ne­rar ACS es mu­cho más ren­ta­ble, con la ca­rac­te­rís­ti­ca de que en es­te ca­so se uti­li­za elec­tri­ci­dad en vez de un com­bus­ti­ble o el sol. Al ser un equi­po eléc­tri­co no ge­ne­ra emi­sio­nes in si­tu (aun­que sí en la cen­tral eléc­tri­ca), y ade­más ne­ce­si­ta mu­cha me­nos ener­gía pa­ra pro­du­cir la mis­ma can­ti­dad de agua ca­lien­te, por lo que es más sos­te­ni­ble. En co­la­bo­ra­ción con Lu­mel­co

(Mit­su­bis­hi Heavy In­dus­tries) es­ta­mos en pro­ce­so de im­plan­ta­ción de di­cha tec­no­lo­gía en un ho­tel de ta­ma­ño me­dio en las Is­las Ca­na­rias. Es­pe­ra­mos ob­te­ner re­sul­ta­dos con los aho­rros generados en bre­ve.

Por otro la­do, los sis­te­mas di­ri­gi­dos a la re­cu­pe­ra­ción de ca­lor (pro­ve­nien­tes de en­fria­do­ras o bom­bas de ca­lor, etc.) son al­ter­na­ti­vas muy efi­cien­tes pa­ra pro­du­cir ACS de for­ma gra­tui­ta. En es­tos equi­pos, en los que se pue­de pro­du­cir agua fría o ca­lien­te pa­ra cli­ma­ti­za­ción en fun­ción de la ne­ce­si­dad, se efec­túa un ci­clo fri­go­rí­fi­co por com­pre­sión sim­ple. En él, un re­fri­ge­ran­te evo­lu­cio­na al­ter­na­ti­va-

men­te, con la apor­ta­ción del tra­ba­jo de un com­pre­sor, en­tre sus es­ta­dos ga­seo­so y lí­qui­do po­nien­do en jue­go una ener­gía du­ran­te la eva­po­ra­ción, que se apro­ve­cha pa­ra en­friar el agua que pos­te­rior­men­te se en­vía a la ins­ta­la­ción del ho­tel, y una ener­gía du­ran­te la con­den­sa­ción, que se pue­de apro­ve­char si el equi­po es re­ver­si­ble pa­ra pro­por­cio­nar ca­lor a la ins­ta­la­ción o que se pier­de en otro ca­so.

Las bom­bas de ca­lor por com­pre­sión a gas per­mi­ten usos de calefacció­n, re­fri­ge­ra­ción, pro­duc­ción de ACS con uti­li­za­ción di­rec­ta de ener­gía pri­ma­ria al uti­li­zar di­rec­ta­men­te el gas evi­tan­do pér­di­das de pro­duc­ción, trans­for­ma­ción y trans­por­te in­he­ren­tes al uso de la elec­tri­ci­dad. El ci­clo de com­pre­sión es ac­cio­na­do por un mo­tor a gas con trans­fe­ren­cia ai­re-ai­re (ai­re-ai­re-agua) y no lle­va to­rre de re­fri­ge­ra­ción.

Con es­ta tec­no­lo­gía, po­de­mos ob­te­ner una im­por­tan­te re­duc­ción en los cos­tes de ex­plo­ta­ción al ob­te­ner me­jor efi­cien­cia y apro­ve­char to­do o par­te del ca­lor ge­ne­ra­do por el mo­tor pa­ra me­jo­rar el ren­di­mien­to o pa­ra la pro­duc­ción de ACS. Las ven­ta­jas in­he­ren­tes a es­ta tec­no­lo­gía nos per­mi­ten re­du­cir las pun­tas de con­su­mo eléc­tri­co, es­pe­cial­men­te en ve­rano, de­bi­das prin­ci­pal­men­te a la de­man­da de ins­ta­la­cio­nes de ai­re acon­di­cio­na­do; su­po­ne una re­duc­ción de las emi­sio­nes de CO2 al uti­li­zar com­bus­ti­ble po­co con­ta­mi­nan­te co­mo es el gas na­tu­ral o el GLP, y pue­de ge­ne­rar ACS gra­tui­ta, con la con­si­guien­te re­duc­ción del nú­me­ro de pa­ne­les so­la­res tér­mi­cos.

En es­ta lí­nea, tam­bién te­ne­mos las bom­bas de ca­lor de ab­sor­ción (GAHP). Es un sis­te­ma ba­sa­do en el ci­clo ter­mo­di­ná­mi­co de ab­sor­ción con so­lu­ción de amo­nía­co y agua en un cir­cui­to se­lla­do con so­lo dos com­po­nen­tes mó­vi­les: bom­ba de so­lu­ción y ven­ti­la­dor. El ci­clo apro­ve­cha la gran afi­ni­dad del amo­nía­co con el agua, uti­li­zan­do es­te pri­me­ro co­mo agen­te fri­go­rí­fi­co da­do que es fá­cil­men­te ab­sor­bi­do por el agua. La ener­gía apor­ta­da al ge­ne­ra­dor es la pro­du­ci­da por la com­bus­tión de un com­bus­ti­ble ga­seo­so, bien sea gas na­tu­ral o pro­pano. Es­ta tec­no­lo­gía es ideal pa­ra ins­ta­la­cio­nes de ae­ro­ter­mia y geo­ter­mia. En las ins­ta­la­cio­nes de geo­ter­mia su­po­ne una im­por­tan­te re­duc­ción de su­per­fi­cie y per­fo­ra­ción en com­pa­ra­ción con si­mi­la­res sis­te­mas con bom­bas de ca­lor eléc­tri­cas. Es­ta tec­no­lo­gía es muy ade­cua­da cuan­do exis­ten de­man­das tér­mi­cas de calefacció­n, re­fri­ge­ra­ción y ACS y en es­pe­cial con usos adi­cio­na­les de ca­lor si­mul­tá­neos: pis­ci­nas, spa, la­van­de­rías, etc. y es ne­ce­sa­rio una bue­na cli­ma­ti­za­ción in­te­gral efi­cien­te en cli­mas fríos.

Con res­pec­to a es­tas dos úl­ti­mas tec­no­lo­gías, es­ta­mos desa­rro­llan­do pro­yec­tos en co­la­bo­ra­ción con Ab­sor­sis­tem, en los que las ven­ta­jas de los sis­te­mas men­cio­na­dos per­mi­ten una com­pa­ti­bi­li­dad y adap­ta­ción a las ins­ta­la­cio­nes con una ins­ta­la­ción con­ven­cio­nal de gas y de dis­tri­bu­ción tér­mi­ca por agua y con una bue­na in­te­gra­ción con otras fuen­tes de ener­gía con­ven­cio­na­les y re­no­va­bles que nos per­mi­ten un op­ti­mi­za­ción ener­gé­ti­ca y eco­nó­mi­ca con adap­ta­ción a la de­man­da ba­se tér­mi­ca de ca­lor y ACS, con in­ver­sio­nes muy ajus­ta­das y un ba­jo so­bre di­men­sio­na­mien­to al man­te­ner po­ten­cia a ba­ja tem­pe­ra­tu­ra. Ade­más, se dis­mi­nu­yen cos­tes en in­fra­es­truc­tu­ras eléc­tri­cas y las pun­tas de de­man­da con un im­por­tan­te aho­rro de emi­sio­nes de CO2 y ener­gía pri­ma­ria.

Con­clu­sión

Co­mo ya he­mos re­fle­ja­do, no exis­te una úni­ca so­lu­ción pa­ra los ho­te­les en ma­te­ria de cli­ma­ti­za­ción y pro­duc­ción de ACS, ya que ca­da es­ta­ble­ci­mien­to en fun­ción de su per­fil, de su de­man­da de ACS y cli­ma­ti­za­ción y del ti­po de com­bus­ti­ble dis­po­ni­ble re­que­ri­rá una so­lu­ción téc­ni­ca es­pe­cí­fi­ca que se ade­cue a las mis­mas de en­tre to­das las que se en­cuen­tran en el mer­ca­do.

El sec­tor ho­te­le­ro pre­sen­ta un gran po­ten­cial de aho­rro en ma­te­ria de aho­rro ener­gé­ti­co.

El ti­po de ener­gía uti­li­za­da o dis­po­ni­ble pa­ra ca­da es­ta­ble­ci­mien­to (en lo re­fe­ren­te al com­bus­ti­ble, ge­ne­ral­men­te va­ría en fun­ción de la ubi­ca­ción). De la mano de Bosch-buderus, el ITH ha rea­li­za­do di­ver­sas im­plan­ta­cio­nes en el pro­yec­to “Re­no­va­ción...

En co­la­bo­ra­ción con Lu­mel­co, el ITH es­tá en pro­ce­so de im­plan­ta­ción de su tec­no­lo­gía en un ho­tel de ta­ma­ño me­dio en las Is­las Ca­na­rias.

CORALÍAPIN­O Res­pon­sa­ble del Área de Sos­te­ni­bi­li­dad y Efi­cien­cia Ener­gé­ti­ca del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co Ho­te­le­ro

Des­de el ho­tel ur­bano al ho­tel ru­ral o de mon­ta­ña, pa­san­do por los ho­te­les de sol y pla­ya o gran­des re­sorts, ca­da uno re­quie­re ne­ce­si­da­des dis­tin­tas en ma­te­ria de cli­ma­ti­za­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.