La DO­MÓ­TI­CA, una SA­LI­DA LA­BO­RAL SIN PA­RO

ClimaNoticias - - Tecnología -

La do­mó­ti­ca es la au­to­ma­ti­za­ción y el con­trol local y re­mo­to del ho­gar. Jun­to con las ins­ta­la­cio­nes de se­gu­ri­dad y vi­gi­lan­cia, se tra­ta de pro­fe­sio­nes muy de­man­da­das por las cons­truc­to­ras, que ya cuen­tan con es­tas he­rra­mien­tas en las vi­vien­das ac­tua­les. A pe­sar de ha­ber te­ni­do un pa­rón la cons­truc­ción las pers­pec­ti­vas son op­ti­mis­tas, ya que las pre­vi­sio­nes de cre­ci­mien­to mar­can ta­sas su­pe­rio­res al 5% pa­ra 2017.

Ac­tual­men­te la do­mó­ti­ca cons­ti­tu­ye una sa­li­da la­bo­ral sin pa­ro y una ne­ce­si­dad en la cons­truc­ción mo­der­na. Así lo de­fien­de la com­pa­ñía Exes, es­pe­cia­li­za­da en la ca­pa­ci­ta­ción pro­fe­sio­nal de los re­cur­sos hu­ma­nos de to­do ti­po de or­ga­ni­za­cio­nes, tan­to pú­bli­cas co­mo pri­va­das. La en­ti­dad rea­li­za anual­men­te una in­ves­ti­ga­ción pa­ra ade­cuar su for­ma­ción in­dus­trial a la de­man­da del mer­ca­do la­bo­ral. Y es pre­ci­sa­men­te por di­cho mo­ti­vo por el que des­de ha­ce años vie­ne in­te­gran­do en su pro­gra­ma cur­sos re­la­cio­na­dos con la do­mó­ti­ca y la se­gu­ri­dad en las ins­ta­la­cio­nes. Ins­ta­la­do­res au­to­ri­za­dos

Exis­ten di­fe­ren­tes ca­te­go­rías de ins­ta­la­do­res au­to­ri­za­dos, los cua­les es­tán de­fi­ni­dos por ley en di­fe­ren­tes rea­les de­cre­tos (842/2002-401/2003). “Tan­to la ins­ta­la­ción co­mo el man­te­ni­mien­to o re­pa­ra­ción de cual­quier ins­ta­la­ción do­mó­ti­ca siem­pre de­be ser lle­va­da a ca­bo por un instalador au­to­ri­za­do que cuen­te con la ca­te­go­ría de es­pe­cia­lis­ta en los sis­te­mas de au­to­ma­ti­za­ción, ges­tión téc­ni­ca ener­gé­ti­ca

y tam­bién en lo re­fe­ren­te a se­gu­ri­dad pa­ra vi­vien­das y edi­fi­cios”, nos re­cuer­da Jo­sé An­to­nio Ál­va­rez, di­rec­tor ge­ne­ral de EXES For­ma­ción.

El con­cep­to de ho­gar di­gi­tal va avan­zan­do po­co a po­co y la ten­den­cia ca­mi­na ha­cia “ins­ta­la­cio­nes in­te­li­gen­tes que per­mi­tan un ma­yor con­fort, una ma­yor se­gu­ri­dad e in­clu­so aho­rro. To­do ello es lo que per­mi­te la do­mó­ti­ca”, di­ce Ál­va­rez. Con unos co­no­ci­mien­tos bien asen­ta­dos y la se­gu­ri­dad de sa­ber ana­li­zar qué quie­re el clien­te, el instalador de­be ser ca­paz de apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des do­mó­ti­cas que se le pre­sen­tan, o bien de­ri­var las ne­ce­si­da­des a otros pro­fe­sio­na­les. Siem­pre con el ob­je­ti­vo de que su clien­te que­de sa­tis­fe­cho. En es­te sen­ti­do, CEDOM (Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Do­mó­ti­ca) pre­sen­tó un es­tu­dio so­bre la do­mó­ti­ca y la in­mó­ti­ca en Es­pa­ña, en el que se ha­bla de una fac­tu­ra­ción su­pe­rior a 40 mi­llo­nes de ne­go­cio en 2015. Asi­mis­mo, se­gún el in­for­me ela­bo­ra­do por Eu­ro­cons­truct, gru­po in­de­pen­dien­te de in­ves­ti­ga­ción es­pe­cia­li­za­do en la pers­pec­ti­va en el sec­tor de la cons­truc­ción, las pre­vi­sio­nes de cre­ci­mien­to mar­can ta­sas su­pe­rio­res al 5% pa­ra 2017.

El sec­tor do­mó­ti­co re­gis­tró el año pa­sa­do una fac­tu­ra­ción su­pe­rior a los 40 mi­llo­nes de eu­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.