EL AI­RE ACON­DI­CIO­NA­DO, ¿UN OB­JE­TO DE LU­JO?

ClimaNoticias - - Opinión - Por Mi­guel Án­gel Sa­gre­do Ase­sor ju­rí­di­co de Agre­mia Aso­cia­ción de Em­pre­sas del Sec­tor de las Ins­ta­la­cio­nes y la Ener­gía

Si ha­ce 15 o 20 años la ma­yor par­te de la po­bla­ción po­si­ble­men­te con­si­de­ra­ba que dis­po­ner de ai­re acon­di­cio­na­do en su vi­vien­da era un lu­jo, el pro­gre­so de la so­cie­dad, la evo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca y los nue­vos há­bi­tos de vi­da han he­cho que, hoy, la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos lo con­si­de­re un ele­men­to im­pres­cin­di­ble pa­ra el ade­cua­do con­fort de sus vi­vien­das.

Sin em­bar­go, en los úl­ti­mos años se ha ve­ni­do po­nien­do es­pe­cial én­fa­sis en que los con­ti­nuos in­cre­men­tos en el pre­cio de la ener­gía eléc­tri­ca han pro­vo­ca­do que los usua­rios no pu­die­sen uti­li­zar los equi­pos a cau­sa de la po­bre­za ener­gé­ti­ca.

En es­te con­tex­to, cuan­do la tan ca­carea­da “re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca” pa­re­ce ha­ber ale­ja­do el fan­tas­ma de la po­bre­za ener­gé­ti­ca de mu­chos ho­ga­res, un nuevo ele­men­to vie­ne a pro­vo­car que el ai­re acon­di­cio­na­do pue­da lle­gar a con­ver­tir­se nue­va­men­te en un ar­tícu­lo de lu­jo.

In­cre­men­to des­me­su­ra­do de pre­cio

Nos re­fe­ri­mos a los des­me­su­ra­dos in­cre­men­tos de pre­cio que se han pro­du­ci­do en los ga­ses re­fri­ge­ran­tes en los úl­ti­mos años y, de ma­ne­ra desor­bi­ta­da, en es­te 2018.

En el año 2014, el go­bierno pu­so en mar­cha un nuevo tri­bu­to “im­pues­to so­bre los ga­ses fluo­ra­dos de efec­to in­ver­na­de­ro” que ha ve­ni­do a gra­var la ma­yor par­te de los ga­ses re­fri­ge­ran­tes uti­li­za­dos ha­bi­tual­men­te en los equi­pos de cli­ma­ti­za­ción o re­fri­ge­ra­ción.

Si bien se pre­vió una apli­ca­ción pro­gre­si­va a lo largo de tres años, y pe­se a una bre­ve mo­ra­to­ria pro­vo­ca­da por la cri­sis eco­nó­mi­ca, des­de 2017 el im­pues­to se apli­ca de ma­ne­ra ple­na, lo que ha mo­ti­va­do un in­cre­men­to del pre­cio el gas que, en oca­sio­nes, ha su­pe­ra­do el 50% de su pre­cio ba­se.

A es­ta si­tua­ción, se ha ve­ni­do a su­mar una nue­va cir­cuns­tan­cia de­ri­va­da en es­te ca­so de la apli­ca­ción de una nor­ma­ti­va me­dioam­bien­tal eu­ro­pea, por la que de ma­ne­ra pro­gre­si­va se es­tá res­trin­gien­do el uso de los ga­ses más ha­bi­tua­les uti­li­za­dos en los equi­pos de cli­ma­ti­za­ción y re­fri­ge­ra­ción.

Du­ran­te es­te año se ha pro­du­ci­do una re­duc­ción del 30% de las cuo­tas de pues­ta en mer­ca­do de los ga­ses más ha­bi­tua­les, y di­cha cir­cuns­tan­cia se irá agra­van­do pro­gre­si­va­men­te en los pró­xi­mos años. Por otra par­te, la vi­gen­te nor­ma­ti­va es­pa­ño­la man­tie­ne im­por­tan­tes tra­bas a la uti­li­za­ción de los nue­vos ga­ses -más res­pe­tuo­sos con el me­dio am­bien­te­que vie­nen a re­em­pla­zar aque­llos.

Es­te con­jun­to de cir­cuns­tan­cias ha ve­ni­do a pro­vo­car la “tor­men­ta per­fec­ta”, de ma­ne­ra que el gas más ha­bi­tual en los equi­pos de cli­ma­ti­za­ción do­més­ti­cos (R-410A) ha in­cre­men­ta­do su pre­cio, en al­gu­nos ca­sos has­ta mul­ti­pli­car por cua­tro o por ocho su va­lor de ha­ce ape­nas dos años. ¿Las cau­sas? Su cre­cien­te es­ca­sez y no ser fá­cil­men­te sus­ti­tui­ble por ga­ses al­ter­na­ti­vos co­mo el R-32 – al me­nos has­ta que se aprue­be la mo­di­fi­ca­ción del Re­gla­men­to de Se­gu­ri­dad pa­ra Ins­ta­la­cio­nes Fri­go­rí­fi­cas (RSIF), que no se pre­vé an­tes de fi­nal de año o prin­ci­pios del pró­xi­mo y cu­yo bo­rra­dor con­tem­pla co­mo fe­cha de en­tra­da en vi­gor ju­lio de 2019 –.

Por to­do ello, ha­ce me­ses que des­de Agre­mia ve­ni­mos re­cla­man­do a la Ad­mi­nis­tra­ción que agi­li­ce los trá­mi­tes pa­ra que sea po­si­ble la uti­li­za­ción de equi­pos ba­sa­dos en nue­vos ga­ses co­mo el R-32, ya que son mu­cho más res­pe­tuo­sos con el me­dio am­bien­te y tie­nen un pre­cio muy in­fe­rior.

En­tre tan­to, pa­ra aquel que ten­ga que ins­ta­lar un nuevo equi­po o re­pa­rar su ac­tual ins­ta­la­ción, el ai­re acon­di­cio­na­do se­gui­rá sien­do un ar­tícu­lo de lu­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.