Có­mo po­ner el equi­po de ai­re acon­di­cio­na­do a pun­to pa­ra el ve­rano

ClimaNoticias - - Actualidad -

Con la lle­ga­da de la épo­ca es­ti­val, no es­tá de más adop­tar una se­rie de me­di­das pa­ra ga­ran­ti­zar el ade­cua­do fun­cio­na­mien­to de los equi­pos de cli­ma­ti­za­ción, de ma­ne­ra que, con los ri­go­res del ve­rano, las vi­vien­das no se con­vier­tan en de­rro­cha­do­ras de ener­gía.

En es­te sen­ti­do, Agre­mia (la aso­cia­ción de em­pre­sas del sec­tor de las ins­ta­la­cio­nes y la ener­gía) re­cuer­da que los equi­pos de cli­ma­ti­za­ción, en particular los que no son por­tá­ti­les, no son me­ros elec­tro­do­més­ti­cos, sino que se tra­ta de equi­pos que for­man par­te de la ins­ta­la­ción tér­mi­ca de la vi­vien­da. Por ello, “su ins­ta­la­ción, uso y man­te­ni­mien­to es­tán so­me­ti­dos a la nor­ma­ti­va en ma­te­ria de se­gu­ri­dad y ca­li­dad in­dus­trial”, se­gún su di­rec­to­ra ge­ne­ral, In­ma­cu­la­da Pei­ró.

Por lo tan­to, di­chas ope­ra­cio­nes so­lo de­ben ser rea­li­za­das por em­pre­sas ins­ta­la­do­ras o man­te­ne­do­ras ha­bi­li­ta­das. Sin em­bar­go, los usua­rios pue­den ve­ri­fi­car el es­ta­do de al­gu­nos de los ele­men­tos de es­tos equi­pos de una ma­ne­ra sen­ci­lla, se­gún Agre­mia.

En pri­mer lu­gar, es im­por­tan­te com­pro­bar que las co­ne­xio­nes eléc­tri­cas que ali­men­tan el equi­po es­tán en buen es­ta­do.

Así, se acon­se­ja re­vi­sar que el ca­blea­do no es­tá en ma­las con­di­cio­nes, o que los equi­pos no es­tán co­nec­ta­dos a re­gle­tas jun­to con otros apa­ra­tos del ho­gar. Es­tas pue­den no es­tar pre­pa­ra­das pa­ra so­por­tar las in­ten­si­da­des de los ele­men­tos co­nec­ta­dos o no con­tar con el de­bi­do ais­la­mien­to, de ma­ne­ra que pue­dan pro­du­cir­se ca­len­ta­mien­tos o in­clu­so cor­to­cir­cui­tos que pon­gan en ries­go nues­tra se­gu­ri­dad, sos­tie­ne Agre­mia.

En se­gun­do lu­gar, es pre­ci­so re­vi­sar que los ais­la­mien­tos de los cir­cui­tos fri­go­rí­fi­cos (los tu­bos por los que cir­cu­la el lí­qui­do re­fri­ge­ran­te en­tre la uni­dad in­te­rior y la uni­dad ex­te­rior) es­tán de­bi­da­men­te ais­la­dos. Un ais­la­mien­to inade­cua­do o de­te­rio­ra­do por el paso de los años pro­vo­ca­rá una pér­di­da ener­gé­ti­ca que re­dun­da­rá en un ma­yor con­su­mo eléc­tri­co y una me­nor efi­cien­cia del equi­po.

En ter­cer lu­gar, los equi­pos de ai­re acon­di­cio­na­do cuen­tan con fil­tros de ai­re que sue­len ser fá­cil­men­te accesibles, cu­yo ob­je­to es lim­piar las im­pu­re­zas y par­tí­cu­las en sus­pen­sión. El uso con­ti­nua­do de los apa­ra­tos y el paso del tiem­po ha­cen que di­chos fil­tros se obs­tru­yan per­ju­di­can­do la efi­cien­cia del equi­po, re­du­cien­do el cau­dal del ai­re y dis­mi­nu­yen­do la efi­ca­cia del fil­tra­do. Es por ello que Agre­mia re­co­mien­da una lim­pie­za anual de di­chos fil­tros o su sus­ti­tu­ción pe­rió­di­ca, lo que per­mi­ti­rán que el ai­re ten­ga una ca­li­dad óp­ti­ma. Fi­nal­men­te, es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta el Re­gla­men­to de Ins­ta­la­cio­nes Tér­mi­cas en los Edi­fi­cios (RITE), que es­ta­ble­ce que los apa­ra­tos de ai­re acon­di­cio­na­do o bom­ba de ca­lor con po­ten­cia in­fe­rior a 12 kw de­ben ser ob­je­to de un man­te­ni­mien­to pre­ven­ti­vo ca­da cua­tro años si son de uso do­més­ti­co o ca­da dos años pa­ra cual­quier otro uso (co­mer­cios, ofi­ci­nas, et­cé­te­ra), o bien con la pe­rio­di­ci­dad in­di­ca­da por el fa­bri­can­te en el ma­nual de uso y man­te­ni­mien­to del equi­po.

Jun­to a es­tos sen­ci­llos con­se­jos re­la­ti­vos al man­te­ni­mien­to de es­tos equi­pos, tam­po­co de­be­mos ol­vi­dar los re­la­ti­vos a su uso a fin de lo­grar un ade­cua­do con­fort y lo­grar la ma­yor efi­cien­cia de los mis­mos, evi­tan­do un que se nos dis­pa­re la fac­tu­ra de la elec­tri­ci­dad por un con­su­mo ex­ce­si­vo, se­gún Pei­ró. En es­te sen­ti­do, la nor­ma­ti­va vi­gen­te y el Ins­ti­tu­to pa­ra la Di­ver­si­fi­ca­ción y el Aho­rro Ener­gé­ti­co (IDAE) re­cuer­da que la tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te a la que se de­ben pro­gra­mar los equi­pos de­be­rá ser de en­tre 24 y 25 gra­dos en ve­rano -cuan­do los apa­ra­tos se uti­li­zan los en mo­do re­fri­ge­ra­ción- y en­tre 21 y 22 gra­dos en in­vierno -o cuan­do se usan en mo­do calefacción-.

Un co­rrec­to man­te­ni­mien­to ga­ran­ti­za el ade­cua­do fun­cio­na­mien­to de los equi­pos de cli­ma­ti­za­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.