AEROTERMIA

ClimaNoticias - - Sumario -

Ma­ri­da­je per­fec­to en­tre aho­rro y sos­te­ni­bi­li­dad

Son nu­me­ro­sos los beneficios de la bom­ba de ca­lor, ca­pa­ces de pro­por­cio­nar calefacción, re­fri­ge­ra­ción y/o ACS du­ran­te to­do el año. Son equi­pos, ade­más, que con­tri­bu­yen a la con­se­cu­ción de los ob­je­ti­vos eu­ro­peos di­ri­gi­dos a la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, uso de ener­gía pro­ce­den­te de fuen­tes re­no­va­bles y re­duc­ción de emi­sio­nes de CO2, en lí­nea con las po­lí­ti­cas de des­car­bo­ni­za­ción de la UE.

La bom­ba de ca­lor es una má­qui­na tér­mi­ca que con­si­gue la tem­pe­ra­tu­ra per­fec­ta en cual­quier ti­po de lo­cal o re­cin­to, tan­to en in­vierno co­mo en ve­rano, pu­dien­do tam­bién pro­du­cir agua ca­lien­te “de una for­ma sen­ci­lla, eco­nó­mi­ca y res­pe­tuo­sa con el me­dio am­bien­te”, se­gún la des­crip­ción rea­li­za­da por la Aso­cia­ción de Fa­bri­can­tes de Equi­pos de Cli­ma­ti­za­ción, Afec.

La bom­ba de ca­lor to­ma la ener­gía del en­torno na­tu­ral (el ai­re, el agua o la tie­rra) y la trans­por­ta al in­te­rior de los re­cin­tos, ca­len­tán­do­los. Tam­bién ac­túa a la in­ver­sa, lle­van­do el ca­lor del in­te­rior de los re­cin­tos ha­cia el ex­te­rior, re­fri­ge­rán­do­los. “Y to­do ello de una for­ma muy efi­cien­te, ya que la bom­ba de ca­lor es ca­paz de trans­por­tar más ca­lor que la ener­gía eléc­tri­ca que con­su­me”.

En­tre otros de sus beneficios, Afec des­ta­ca su con­fort (ge­ne­ra un am­bien­te más sa­lu­da­ble, ya que con­si­gue y man­tie­ne una tem­pe­ra­tu­ra per­fec­ta a la vez que me­jo­ra la ca­li­dad del ai­re gra­cias a sus fil­tros), efi­cien­cia (al cap­tu­rar ener­gía de fuen­tes na­tu­ra­les y gra­tui­tas, con­si­gue

mul­ti­pli­car su po­ten­cia eléc­tri­ca y trans­por­tar ca­lor útil de for­ma al­ta­men­te efi­cien­te. Por ejem­plo, una bom­ba de ca­lor ae­ro­tér­mi­ca en­tre­ga 4 kw de ener­gía de calefacción y con­su­me so­lo 1 kw eléc­tri­co, cap­tan­do los 3 kw res­tan­tes del ai­re am­bien­te de ma­ne­ra gra­tui­ta), fia­bi­li­dad (ac­tual­men­te es el sis­te­ma más uti­li­za­do en los sec­to­res con gran­des ne­ce­si­da­des de cli­ma­ti­za­ción, co­mo el co­mer­cial y el in­dus­trial), sos­te­ni­bi­li­dad (uti­li­za ener­gía pro­ce­den­te de fuen­tes re­no­va­bles, ade­más de re­du­cir las emi­sio­nes in­di­rec­tas de CO2, co­mo con­se­cuen­cia di­rec­ta de su efi­cien­cia de fun­cio­na­mien­to), aho­rro (su efi­cien­cia ener­gé­ti­ca re­du­ce cos­tes en la fac­tu­ra eléc­tri­ca), fá­cil man­te­ni­mien­to (ne­ce­si­ta un man­te­ni­mien­to sen­ci­llo y no re­quie­re de re­car­ga pe­rió­di­ca), fun­cio­na­li­dad (es ca­paz de pro­por­cio­nar calefacción, re­fri­ge- ra­ción y agua ca­lien­te, in­clu­so me­dian­te un so­lo equi­po, por lo que es útil to­do el año. Es po­si­ble, igual­men­te, en­con­trar equi­pos so­lo pa­ra cli­ma­ti­zar y so­lo pa­ra pro­duc­ción de agua ca­lien­te). En cuan­to a las apli­ca­cio­nes, la bom­ba de ca­lor se pue­de uti­li­zar pa­ra cli­ma­ti­zar un re­cin­to (calefacción y re­fri­ge­ra­ción), pro­du­cir agua ca­lien­te, ca­len­tar una pis­ci­na cu­bier­ta y en pro­ce­sos in­dus­tria­les es­pe­cí­fi­cos. To­das es­tas apli­ca­cio­nes se lle­van a ca­bo me­dian­te sis­te­mas de cli­ma­ti­za­ción que, de­pen­dien­do de si uti­li­zan agua o ai­re, pue­den ser sis­te­mas de agua o sis­te­mas de ai­re.

LA AEROTERMIA ES EL SIS­TE­MA MÁS UTI­LI­ZA­DO EN LOS SEC­TO­RES CON GRAN­DES NE­CE­SI­DA­DES DE CLI­MA­TI­ZA­CIÓN, CO­MO EL CO­MER­CIAL Y EL IN­DUS­TRIAL

LA IMPULSIÓN DEL AI­RE SE PUE­DE REA­LI­ZAR DI­REC­TA­MEN­TE DEN­TRO DEL LO­CAL O BIEN ME­DIAN­TE UNA RED DE DIS­TRI­BU­CIÓN DE CON­DUC­TOS

Sis­te­mas de ai­re Bom­bas de ca­lor ai­re-ai­re o agua-ai­re: es­tos sis­te­mas pro­por­cio­nan ai­re ca­lien­te o frío de­pen­dien­do de las ne­ce­si­da­des de tem­pe­ra­tu­ra del re­cin­to, tal y co­mo nos de­ta­lla Afec. La impulsión del ai­re se pue­de rea­li­zar di­rec­ta­men­te den­tro del lo­cal o bien me­dian­te una red de dis­tri­bu­ción de con­duc­tos. En es­te úl­ti­mo ca­so, pa­ra sa­tis­fa­cer la de­man­da y man­te­ner las con­di­cio­nes de con­fort se uti­li­zan di­ver­sas téc­ni­cas, co­mo por ejem­plo cau­dal va­ria­ble o cons­tan­te de ai­re, me­dian­te re­ji­llas, di­fu­so­res, et­cé­te­ra.

¿Cuál es la di­fe­ren­cia en­tre bom­bas de ca­lor ai­re-ai­re o ai­re-agua? Am­bas ti­po­lo­gías son bom­bas de ca­lor ae­ro­tér­mi­cas; es de­cir, ob­tie­nen el ca­lor de la ener­gía con­te­ni­da en el ai­re am­bien­te.

La pri­me­ra in­di­ca el ti­po de flui­do o me­dio, ai­re, con el que la má­qui­na in­ter­cam­bia ca­lor con el ex­te­rior (to­mán­do­lo en mo­do calefacción o ce­dién­do­lo en mo­do re­fri­ge­ra­ción); la se­gun­da in­di­ca el me­dio o flui­do in­te­rior, ai­re o agua, al que se trans­fie­re el ca­lor de la bom­ba de ca­lor (ce­dién­do­lo en mo­do calefacción o to­mán­do­lo en mo­do re­fri­ge­ra­ción). Fun­cio­na­mien­to

A con­ti­nua­ción Afec des­cri­be el fun­cio­na­mien­to de es­tas dos ti­po­lo­gías.

Bom­ba de ca­lor ai­re-ai­re: en mo­do calefacción, es­tos equi­pos to­man el ca­lor del ai­re ex­te­rior pa­ra ce­der­lo de for­ma di­rec­ta al in­te­rior. Si el equi­po es re­ver­si­ble, en mo­do re­fri­ge­ra­ción fun­cio­na en sen­ti­do in­ver­so, pro­por­cio­nan­do ai­re frío al re­cin­to (ver grá­fi­co ad­jun­to’bom­ba de ca­lor ai­re-ai­re’). Am­bos in­ter­cam­bios, con el ex­te­rior y el in­te­rior, se rea­li­zan por me­dio del ai­re, que im­pul­sa­do por ven­ti­la­do­res atra­vie­sa los dos in­ter­cam­bia­do­res de ca­lor de tu­bos ale­tea­dos, de­no­mi­na­dos ba­te­rías, por los que cir­cu­la el gas re­fri­ge­ran­te que trans­por­ta el ca­lor a lo largo del cir­cui­to.

Bom­ba de ca­lor ai­re-agua: en mo­do calefacción, es­tos equi­pos to­man el ca­lor del ai­re ex­te­rior y lo trans­fie­ren a un cir­cui­to de agua. El agua ca­lien­te se dis­tri­bu­ye a uni­da­des ter­mi­na­les ta­les co­mo, uni­da­des de tra­ta­mien­to de ai­re, ra­dia­do­res, sue­lo ra­dian­te o fan-coils que, a su vez, ce­den el ca­lor del agua al am­bien­te in­te­rior del re­cin­to a ca­le­fac­tar (ver grá­fi­co ad­jun­to ‘Bom­ba de ca­lor ai­re-agua’).

En mo­do re­fri­ge­ra­ción, se ce­de el ca­lor al am­bien­te ex­te­rior, en tan­to que en el in­ter­cam­bia­dor in­te­rior se ab­sor­be el ca­lor del am­bien­te a tra­vés del agua.

Con­fort, aho­rro, sos­te­ni­bi­li­dad

Los equi­pos bom­ba de ca­lor ae­ro­tér­mi­cos son aque­llos que uti­li­zan la ener­gía al­ma­ce­na­da en el ai­re am­bien­te pa­ra pro­por­cio­nar calefacción, re­fri­ge­ra­ción y/o ACS. Son ca­pa­ces de trans­for­mar una uni­dad de elec­tri­ci­dad o gas en tres o más uni­da­des de calefacción o re­fri­ge­ra­ción. Es­to ha­ce que es­te sis­te­ma se pue­da usar du­ran­te to­do el año con el con­si­guien­te aho­rro en la fac­tu­ra ener­gé­ti­ca.

Se tra­ta de una tec­no­lo­gía sen­ci­lla, eco­nó­mi­ca, re­no­va­ble, sos­te­ni­ble, et­cé­te­ra, que cuen­ta con un im­por­tan­te res­pal­do por par­te de la UE y que fa­vo­re­ce la con­se­cu­ción de los ob­je­ti­vos re­la­ti­vos a aho­rro de ener­gía, uso de ener­gía re­no­va­ble y re­duc­ción de emi­sio­nes de CO2 en lí­nea, to­do ello, con su política de des­car­bo­ni­za­ción.

Son nu­me­ro­sas las ven­ta­jas de la bom­ba de ca­lor ae­ro­tér­mi­ca, lo que lle­va a los fa­bri­can­tes a desa­rro­llar equi­pos que po­ten­cian las nu­me­ro­sas pres­ta­cio­nes del sis­te­ma de una for­ma sos­te­ni­ble.

En es­te sen­ti­do, Pa­na­so­nic des­ta­ca gran­des ven­ta­jas de ca­ra al usua­rio y a la sos­te­ni­bi­li­dad:

LA AEROTERMIA ES EL SIS­TE­MA MÁS UTI­LI­ZA­DO EN LOS SEC­TO­RES CON GRAN­DES NE­CE­SI­DA­DES DE CLI­MA­TI­ZA­CIÓN, CO­MO EL CO­MER­CIAL Y EL IN­DUS­TRIAL

LA IMPULSIÓN DEL AI­RE SE PUE­DE REA­LI­ZAR DI­REC­TA­MEN­TE DEN­TRO DEL LO­CAL O BIEN ME­DIAN­TE UNA RED DE DIS­TRI­BU­CIÓN DE CON­DUC­TOS

LA AEROTERMIA ES LA SO­LU­CIÓN DE ENER­GÍA RE­NO­VA­BLE IDEAL TAN­TO PA­RA NUE­VA EDI­FI­CA­CIÓN CO­MO PA­RA RE­FOR­MA EN UNA INS­TA­LA­CIÓN DE CALEFACCIÓN CON­VEN­CIO­NAL YA EXIS­TEN­TE

SU VER­SA­TI­LI­DAD Y LA AM­PLIA GAMA DE EQUI­POS AE­RO­TÉR­MI­COS HA ORI­GI­NA­DO QUE SE IN­CRE­MEN­TE SU DE­MAN­DA, TAN­TO A NI­VEL RE­SI­DEN­CIAL, CO­MO CO­MER­CIAL E IN­DUS­TRIAL

“la pri­me­ra, que el 80% de la ener­gía em­plea­da se ex­trae de ma­ne­ra na­tu­ral, sin efec­tos no­ci­vos pa­ra el am­bien­te y sien­do pu­ra­men­te re­no­va­ble, de­jan­do só­lo un 20% pa­ra el gas­to eléc­tri­co. La se­gun­da es que, al em­plear tan­ta can­ti­dad de ai­re, el usua­rio ex­pe­ri­men­ta un gran aho­rro en la fac­tu­ra, li­mi­tan­do el cos­te tan só­lo al pe­que­ño por­cen­ta­je de elec­tri­ci­dad”. La com­pa­ñía ni­po­na pre­ci­sa que “a di­fe­ren­cia de los sis­te­mas que uti­li­zan en su to­ta­li­dad gas ga­só­leo o elec­tri­ci­dad, la aerotermia per­mi­te aho­rrar­nos al­re­de­dor de un 50% en el uso de es­tas ener­gías apos­tan­do por una so­lu­ción mu­cho más eco­ló­gi­ca e igual de efec­ti­va. Y es que, a tra­vés de es­ta tec­no­lo­gía, po­de­mos ob­te­ner ai­re pa­ra la re­fri­ge­ra­ción, pa­ra la calefacción y, tam­bién, ca­lor pa­ra ob­te­ner ACS. To­do en uno pa­ra sen­tir­nos có­mo­dos en nues­tros ho­ga­res los 365 días del año, y ade­más a tra­vés de un sis­te­ma que fun­cio­na a tra­vés de ener­gía re­no­va­ble con to­das las ven­ta­jas me­dioam­bien­ta­les que es­to con­lle­va”.

Con­trol del gas­to

En la mis­ma lí­nea, pa­ra Vai­llant la aerotermia es la so­lu­ción de ener­gía re­no­va­ble ideal tan­to pa­ra nue­va edi­fi­ca­ción co­mo pa­ra re­for­ma en una ins­ta­la­ción de calefacción con­ven­cio­nal ya exis­ten­te. Pa­ra la mul­ti­na­cio­nal ale­ma­na, se tra­ta del mo­do más sen­ci­llo de dis­fru­tar de un sis­te­ma de cli­ma­ti­za­ción sos­te­ni­ble y aho­rrar en la fac­tu­ra ener­gé­ti­ca: has­ta un 70% en tu fac­tu­ra de su­mi­nis­tros ener­gé­ti­cos. “El uso de una úni­ca ener­gía pa­ra to­dos los ser­vi­cios de con­fort de la vi­vien­da (calefacción, re­fri­ge­ra­ción y agua ca­lien­te) per­mi­te man­te­ner el con­trol so­bre el gas­to y evi­tar las fluc­tua­cio­nes que afec­tan al cos­te del res­to de com­bus­ti­bles al­ter­na­ti­vos”, se­gún Vai­llant.

En la mis­ma lí­nea, Tos­hi­ba con­si­de­ra que la aerotermia sus­ti­tu­ye a los sis­te­mas tra­di­cio­na­les: por su aho­rro, se­gu­ri­dad y con­fort, sus­ti­tu­ye a la cal­de­ra de combustión tra­di­cio­nal (car­bón, gas o ga­só­leo), cal­de­ras de con­den­sa­ción y ca­le­fac­cio­nes eléc­tri­cas por re­sis­ten­cia. En­tre las ven­ta­jas de la aerotermia, la mar­ca des­ta­ca las si­guien­tes: su al­ta efi­cien­cia, al con­su­mir me­nos ener­gía (kwh) que los sis­te­mas de calefacción tra­di­cio­na­les y eso se apre­cia en la fac­tu­ra men­sual; es una ener­gía re­no­va­ble y por lo tan­to sos­te­ni­ble; no re­quie­re ca­si man­te­ni­mien­to, es co­mo un elec­tro­do­més­ti­co más; no pro­du­ce combustión, no hay hu­mo ni re­si­duos y es más se­gu­ra; to­da la ca­sa pue­de fun­cio­nar ex­clu­si­va­men­te con elec­tri­ci­dad, sin ne­ce­si­dad de con­tra­tar gas o su­mi­nis­tros de com­bus­ti­ble, y pue­de ofre­cer ai­re acon­di­cio­na­do.

Reha­bi­li­ta­ción de ins­ta­la­cio­nes de cli­ma­ti­za­ción

Asi­mis­mo, Afec re­cuer­da que la UE, en su do­cu­men­to de es­tra­te­gia re­la­ti­va a la calefacción y la re­fri­ge­ra­ción, re­co­mien­da el uso de es­te ti­po de tec­no­lo­gía pa­ra la sus­ti­tu­ción de sis­te­mas an­ti­guos de calefacción.

Es­tos equi­pos, por su ver­sa­ti­li­dad, pue­den in­te­grar­se fá­cil­men­te en la ma­yo­ría de las edi­fi­ca­cio­nes, a la vez que pue­den adap­tar­se y com­bi­nar­se con otros sis­te­mas sin rea­li­zar gran­des cam­bios.

Di­cha ver­sa­ti­li­dad, así co­mo la am­plia gama exis­ten­te de equi­pos bom­ba de ca­lor ae­ro­tér­mi­cos, ha ori­gi­na­do que se in­cre­men­te su de­man­da, tan­to a ni­vel re­si­den­cial, co­mo co­mer­cial e in­dus­trial.

Bom­ba de ca­lor ai­re-ai­re.

Bom­ba de ca­lor ai­re-agua.

La aerotermia no pro­du­ce combustión, no hay hu­mo ni re­si­duos y es más se­gu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.