INS­TA­LA­CIO­NES DE­POR­TI­VAS

ClimaNoticias - - Sumario - Por Ma­nuel He­rre­ro Ad­jun­to a Di­rec­ción Ge­ne­ral AFEC (Aso­cia­ción de Fa­bri­can­tes de Equi­pos de Cli­ma­ti­za­ción)

Bom­bas de ca­lor, efi­cien­cia pa­ra cli­ma­ti­zar es­pa­cios de­por­ti­vos

En la cli­ma­ti­za­ción de las ins­ta­la­cio­nes de­por­ti­vas pue­den dar­se, pa­ra­le­la­men­te, di­ver­sos es­ce­na­rios en re­cin­tos con di­fe­ren­tes ti­pos de ac­ti­vi­dad y ni­ve­les de ocupación de las per­so­nas que es­tán en ellos. Co­mo con­se­cuen­cia de lo an­te­rior, sus ne­ce­si­da­des de acon­di­cio­na­mien­to am­bien­tal tam­bién son di­fe­ren­tes.

Afec men­cio­na a con­ti­nua­ción al­gu­nos de es­tos es­ce­na­rios, se­ña­lán­do­se sus re­qui­si­tos de cli­ma­ti­za­ción más des­ta­ca­dos.

Can­chas de­por­ti­vas y zo­nas de es­pec­ta­do­res ce­rra­das: ele­va­dos ni­ve­les de ven­ti­la­ción de­bi­dos a la ele­va­da ocupación; con­trol de la tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te; en al­gu­nos ca­sos, con­trol de la hu­me­dad a cau­sa de la ele­va­da car­ga la­ten­te; sis­te­mas de di­fu­sión de ai­re ade­cua­dos pa­ra es­pa­cios de gran ta­ma­ño (ele­va­das al­tu­ras y am­plias su­per­fi­cies).

Pis­ci­nas cu­bier­tas: con­trol de las tem­pe­ra­tu­ras del am­bien­te y del agua del va­so; con­trol de la hu­me­dad (des­hu­mec­ta­ción).

Zo­nas de ves­tua­rios: con­trol de la tem­pe­ra­tu­ra (mí­ni­ma) y de la hu­me­dad má­xi­ma (zo­nas de du­chas); ele­va­dos ni­ve­les de ven­ti­la­ción, con au­sen­cia de co­rrien­tes de ai­re.

Gim­na­sios, sa­las de mus­cu­la­ción, etc.: ele­va­das car­gas in­ter­nas, con al­tos ni­ve­les de ven­ti­la­ción; con­trol de la tem­pe­ra­tu­ra y de la hu­me­dad am­bien­te. De las pre­mi­sas an­te­rio­res, pue­den es­ta­ble­cer­se co­mo de­no­mi­na­do­res co­mu­nes en es­tos es­ce­na­rios las ne­ce­si­da­des de al­tos ni­ve­les de ven­ti­la­ción y la de con­trol de la hu­me­dad del ai­re. Ello su­po­ne que la cli­ma­ti­za­ción de es­tos re­cin­tos con­lle­va una ele­va­da de­man­da ener­gé­ti­ca, so­bre to­do en épo­ca in­ver­nal, y que con­se­cuen­te­men­te se ha­ce im­pres­cin­di­ble re­cu­rrir a sis­te­mas de cli­ma­ti­za­ción al­ta­men­te efi­cien­tes, co­mo son las bom­bas de ca­lor.

Trans­for­ma­cio­nes psi­cro­mé­tri­cas con bom­bas de ca­lor

Co­mo ya es co­no­ci­do, en el ci­clo ter­mo­di­ná­mi­co de los equi­pos fri­go­rí­fi­cos por com­pre­sión y, en

particular, en las bom­bas de ca­lor, se ge­ne­ran de ma­ne­ra con­ti­nua­da cua­tro pro­ce­sos con dos fun­cio­nes: ca­len­ta­mien­to de un me­dio o un flui­do ex­terno, nor­mal­men­te a tra­vés de la con­den­sa­ción del flui­do re­fri­ge­ran­te que con­tie­ne el cir­cui­to fri­go­rí­fi­co, y en­fria­mien­to de otro me­dio o flui­do ex­terno, a tra­vés de la eva­po­ra­ción del ci­ta­do flui­do. En las fi­gu­ras 1 y 2 se mues­tran, de ma­ne­ra es­que­má­ti­ca, cuá­les son los cua­tro com­po­nen­tes fun­da­men­ta­les del ci­clo fri­go­rí­fi­co (fi­gu­ra 1) por com­pre­sión que rea­li­zan los men­cio­na­dos pro­ce­sos, así co­mo la re­pre­sen­ta­ción de las trans­for­ma­cio­nes que ex­pe­ri­men­ta el ci­ta­do flui­do re­fri­ge­ran­te por me­dio de es­tos cua­tro com­po­nen­tes, en una grá­fi­ca de Pre­sión-en­tal­pía (fi­gu­ra 2). Gra­cias a es­te ci­clo ter­mo­di­ná­mi­co, y en fun­ción de la dis­po­si­ción de los in­ter­cam­bia­do­res de ca­lor pa­ra la con­den­sa­ción y pa­ra la eva­po­ra­ción, las bom­bas de ca­lor re­ver­si­bles dis­po­nen de ca­pa­ci­dad pa­ra en­friar un es­pa­cio o me­dio in­te­rior -trans­por­tan­do el ca­lor ex­traí­do del es­pa­cio cli­ma­ti­za­do al me­dio ex­te­rior- y pa­ra ca­len­tar un es­pa­cio o me­dio in­te­rior, apor­tán­do­le al ci­ta­do es­pa­cio el ca­lor cap­ta­do del me­dio ex­te­rior. Asi­mis­mo, si se ha­ce pa­sar el mis­mo flu­jo de ai­re a tra­tar, pri­me­ro por el eva­po­ra­dor y se­gui­da­men­te por el con­den­sa­dor de una mis­ma bom­ba de ca­lor, se ob­ten­drá una fun­ción adi­cio­nal, que es la des­hu­mec­ta­ción, da­do que en el pro­ce­so de en­fria­mien­to se al­can­za­rá, nor­mal­men­te, el pun­to de ro­cío del ai­re que atra­vie­sa el in­ter­cam­bia­dor (eva­po­ra­dor) o ba­te­ría, con lo que dis­mi­nui­rá su hu­me­dad es­pe­cí­fi­ca y, se­gui­da­men­te, se ca­len­ta­rá el ai­re al pa­sar por el con­den­sa­dor pa­ra in­cor­po­rar­lo al es­pa­cio a una tem­pe­ra­tu­ra ade­cua­da pa­ra man­te­ner el ai­re am­bien­te den­tro de la zo­na de con­fort. Es­te pro­ce­so po­dría re­pre­sen­tar­se en el dia­gra­ma psi­cro­mé­tri­co de la fi­gu­ra 3.

Des­hu­mec­ta­ción de una pis­ci­na cu­bier­ta Se­gui­da­men­te, se mues­tra el ca­so com­pa­ra­ti­vo del tra­ta­mien­to de des­hu­mec­ta­ción en in­vierno de una pis­ci­na cu­bier­ta me­dian­te: una bom­ba de ca­lor por bom­ba de ca­lor ai­re/ai­re o agua/ai­re y un cli­ma­ti­za­dor ali­men­ta­do por un ge­ne­ra­dor de ca­lor.

En el ca­so de la des­hu­mec­ta­ción con bom­ba de ca­lor, el pro­ce­so de tra­ta­mien­to del ai­re del re­cin­to de la pis­ci­na es el se­ña­la­do en el pun­to an­te­rior, con­sis­tien­do en: el ai­re de re­torno, tras in­cor­po­rar el ai­re ex­te­rior ne­ce­sa­rio pa­ra ven­ti­lar (en fun­ción de la ocupación), se ha­ce pa­sar por el eva­po­ra­dor de la BDC, don­de se en­fría por de­ba­jo de su pun­to de ro­cío, con­den­san­do par­te del va­por de agua con­te­ni­da en el mis­mo; a con­ti­nua­ción, ese ai­re atra­vie­sa el con­den­sa­dor don­de se ca­lien­ta, tras lo cual se im­pul­sa al am­bien­te. La re­pre­sen­ta­ción grá­fi­ca de es­te pro­ce­so, así co­mo unos va­lo­res ejem­plo de las pro­pie­da­des fí­si­cas que va te­nien­do el ai­re tra­ta­do a lo largo de las di­fe­ren­tes eta­pas por las que trans­cu­rre, se mues­tran en la fi­gu­ra 4.

En cuan­to a la des­hu­mec­ta­ción sin bom­ba de ca­lor, se re­du­ce la hu­me­dad am­bien­tal en el re­cin­to úni­ca­men­te me­dian­te la apor­ta­ción de ai­re ex­te­rior, que tie­ne un me­nor con­te­ni­do de agua, así co­mo ca­pa­ci­dad de ab­sor­ber­la cuan­do se le au­men­ta la tem­pe­ra­tu­ra. Con­se­cuen­te­men­te, el ni­vel de ai­re ex­te­rior que hay que su­mi­nis­trar es su­pe­rior al cau­dal de ai­re ne­ce­sa­rio pa­ra ven­ti­lar. Es­te ai­re se ca­lien­ta ha­cién­do­lo pa­sar por la ba­te­ría de ca­lor de un cli­ma­ti­za­dor. Ello su­po­ne que se re­quie­ra una ener­gía adi­cio­nal pa­ra com­ba­tir las car­gas las tér­mi­cas de­bi­das a la in­cor­po­ra­ción de ai­re frío.

La re­pre­sen­ta­ción grá­fi­ca de es­te pro­ce­so, y unos va­lo­res ejem­plo de las pro­pie­da­des fí­si­cas que va te­nien­do el ai­re am­bien­te a lo largo de sus di­fe­ren­tes eta­pas, serían las de la fi­gu­ra 5.

Es de­cir; con la so­lu­ción con bom­ba de ca­lor, la ener­gía con­su­mi­da en el pro­ce­so de des­hu­mec­ta­ción y calefacción del me­dio am­bien­te es muy in­fe­rior, de­bi­do a que las car­gas tér­mi­cas de­bi­das al ai­re ex­te­rior son muy in­fe­rio­res y por el ele­va­do ren­di­mien­to de la bom­ba de ca­lor (su­pe­rior a 2,5).

Re­se­ñas le­gis­la­ti­vas

En la le­gis­la­ción na­cio­nal, en particular en el Re­gla­men­to de Ins­ta­la­cio­nes Tér­mi­cas de los Edi­fi­cios (RITE), se in­clu­yen al­gu­nas pres­crip­cio­nes re­la­ti­vas a la cli­ma­ti­za­ción de re­cin­tos de­por­ti­vos.

En particular, en la IT 1.1. ‘Exi­gen­cia de bie­nes­tar e hi­gie­ne’ se es­ta­ble­cen unas con­di­cio­nes pa­ra la tem­pe­ra­tu­ra del agua del va­so y del am­bien­te de las pis­ci­nas cli­ma­ti­za­das y la hu­me­dad re­la­ti­va má­xi­ma de es­te úl­ti­mo, que pue­den es­que­ma­ti­zar­se se­gún si­gue: Tbs ai­re = Ta­gua + 1 a 2 ºc. HR < 60 % (IT 1.1.4.1.2) Ta­gua = de 24° a 30 °C (IT 1.1.4.3.2)

Asi­mis­mo, en la IT 1.2. ‘Exi­gen­cia de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca’, en lo re­la­ti­vo a pis­ci­nas cli­ma­ti­za­das, men­cio­na: la ener­gía tér­mi­ca con­te­ni­da en el ai­re ex­pul­sa­do de­be­rá ser re­cu­pe­ra­da (IT 1.2.4.5.2); la dis­tri­bu­ción de ca­lor pa­ra el ca­len­ta­mien­to del agua y la cli­ma­ti­za­ción del am­bien­te de pis­ci­nas se­rá in­de­pen­dien­te de otras ins­ta­la­cio­nes tér­mi­cas (IT 1.2.4.5.5); una par­te de las ne­ce­si­da­des tér­mi­cas se cu­bri­rán me­dian­te la in­cor­po­ra­ción de sis­te­mas de apro­ve­cha­mien­to de ca­lor re­no­va­ble o re­si­dual (IT 1.2.4.6).

Des­ta­can, en es­ta mis­ma IT, las pres­crip­cio­nes en lo re­la­ti­vo a la ac­ción si­mul­tá­nea de flui­dos con tem­pe­ra­tu­ra opues­ta, se­ña­lán­do­se que no se per­mi­te el man­te­ni­mien­to de las con­di­cio­nes ter­mo-hi­gro­mé­tri­cas de una zo­na tér­mi­ca me­dian­te pro­ce­sos su­ce­si­vos de en­fria­mien­to y ca­len­ta­mien­to sal­vo que se reali­ce por una fuen­te de ener­gía gra­tui­ta o sea re­cu­pe­ra­do del con­den­sa­dor de un equi­po fri­go­rí­fi­co; o sea, im­pe­ra­ti­vo pa­ra el man­te­ni­mien­to de la hu­me­dad re­la­ti­va den­tro de los már­ge­nes re­que­ri­dos (IT 1.2.4.7.3).

Con­clu­sión

Co­mo pue­de ob­ser­var­se, la le­gis­la­ción con­tem­pla el uso de bom­bas de ca­lor pa­ra la cli­ma­ti­za­ción de las ins­ta­la­cio­nes de­por­ti­vas, pe­ro es­tos equi­pos pue­den apor­tar mu­cho más de lo es­tric­ta­men­te re­gla­men­ta­rio.

Pue­de con­cluir­se que las bom­bas de ca­lor son los equi­pos más efi­cien­tes pa­ra la cli­ma­ti­za­ción de ins­ta­la­cio­nes de­por­ti­vas, pues­to que son ca­pa­ces no so­lo de en­friar y ca­le­fac­tar los es­pa­cios y pro­du­cir ACS, así co­mo ca­len­tar el agua de los va­sos de la pis­ci­na, sino tam­bién de do­tar­les de la ven­ti­la­ción ne­ce­sa­ria y con­tro­lar la hu­me­dad re­la­ti­va, con la ven­ta­ja adi­cio­nal de que un por­cen­ta­je muy al­to de la ener­gía que apor­tan pro­vie­ne de fuen­tes re­no­va­bles o de la re­cu­pe­ra­ción de ca­lor.

Dia­gra­ma psi­cro­mé­tri­co.Fi­gu­ra 3.

Va­lo­res ejem­plo de las pro­pie­da­des fí­si­cas que va te­nien­do el ai­re tra­ta­do a lo largo de las di­fe­ren­tes eta­pas por las que trans­cu­rre.Fi­gu­ra 4.

Re­pre­sen­ta­ción de las trans­for­ma­cio­nes que ex­pe­ri­men­ta el flui­do re­fri­ge­ran­te por me­dio de los cua­tro com­po­nen­tes del ci­clo fri­go­rí­fi­co (en una grá­fi­ca de pre­sión-en­tal­pía).Fi­gu­ra 2.

Cua­tro com­po­nen­tes fun­da­men­ta­les del ci­clo fri­go­rí­fi­co.Fi­gu­ra 1.

Las bom­bas de ca­lor, equi­pos más efi­cien­tes pa­ra cli­ma­ti­za­ción de ins­ta­la­cio­nes de­por­ti­vas.Fi­gu­ra 6.

Va­lo­res ejem­plo de las pro­pie­da­des fí­si­cas que va te­nien­do el ai­re am­bien­te a lo largo de sus di­fe­ren­tes eta­pas.Fi­gu­ra 5.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.