Be­ne­fi­cios de la cli­ma­ti­za­ción ra­dian­te

ClimaNoticias - - Selección - zehn­der.es

n Hoy en día, la ma­yo­ría de usua­rios se en­cuen­tra an­te el desafío de bus­car un sis­te­ma de cli­ma­ti­za­ción que le per­mi­ta ob­te­ner el má­xi­mo bienestar con la ma­yor efi­cien­cia ener­gé­ti­ca po­si­ble. Tal y co­mo nos cuen­ta Zehn­der en las si­guien­tes lí­neas, gra­cias a la cli­ma­ti­za­ción ra­dian­te es­to es po­si­ble.

Las pla­cas ra­dian­tes dis­pues­tas de for­ma uni­for­me en el te­cho o pa­re­des con­si­guen un am­bien­te per­fec­to y na­tu­ral­men­te agra­da­ble ya que el ca­lor/frío se re­par­te de for­ma pro­por­cio­nal por to­da la su­per­fi­cie. Cuan­do ca­len­ta­mos con te­cho ra­dian­te, la tem­pe­ra­tu­ra del ai­re del es­pa­cio es in­fe­rior por lo que la pér­di­da de ca­lor se re­du­ce de­bi­do a la me­nor di­fe­ren­cia en­tre la tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te y la ex­te­rior.

En con­cre­to en ma­te­ria de te­cho ra­dian­te, el ca­lor/frío se ge­ne­ra en el mis­mo lu­gar en el que se pro­du­ce la ra­dia­ción (su­per­fi­cies).

Así, se con­si­gue una dis­tri­bu­ción más uni­for­me de la tem­pe­ra­tu­ra por to­da la al­tu­ra del es­pa­cio, re­du­cien­do así con­si­de­ra­ble­men­te el con­su­mo ener­gé­ti­co. Co­mo la fuen­te de ca­lor/frío se en­cuen­tra cer­ca­na a la ra­dia­ción, el tiem­po de res­pues­ta de la ca­le­fac­ción/ re­fri­ge­ra­ción es muy cor­to.

En es­te pun­to, es fun­da­men­tal te­ner en con­si­de­ra­ción que los sis­te­mas de cli­ma­ti­za­ción ra­dian­te per­mi­ten la li­bre elec­ción de la fuen­te de ener­gía que pue­den ser bom­bas de ca­lor, téc­ni­cas de con­den­sa­ción o ca­lor re­si­dual, tal y co­mo de­ta­lla Zehn­der.

Con­fort

El gra­do de comodidad es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­do con el mo­do de trans­mi­sión del ca­lor.

Así, el ca­lor irra­dia­do por el sol se per­ci­be co­mo un ca­lor agra­da­ble y na­tu­ral. De es­ta ma­ne­ra, los sis­te­mas de cli­ma­ti­za­ción ra­dian­te apro­ve­chan y si­mu­lan es­te prin­ci­pio de trans­mi­sión del ca­lor. Las pla­cas ra­dian­tes, dis­pues­tas de for­ma uni­for­me en el te­cho, con­si­guen un am­bien­te na­tu­ral­men­te agra­da­ble, afir­ma Zehn­der. El ca­lor es rá­pi­da­men­te per­cep­ti­ble en el am­bien­te y se re­par­te sin rui­dos y de for­ma pro­por­cio­nal por to­da la su­per­fi­cie.

Hi­gie­ne

En cuan­to a los sis­te­mas tra­di­cio­na­les de cli­ma­ti­za­ción por ai­re, la mar­ca se­ña­la que dis­per­san el pol­vo y lo re­par­ten por to­do el edi­fi­cio. Por el con­tra­rio, los te­chos ra­dian­tes son una so­lu­ción lim­pia ya que no pro­vo­can co­rrien­tes de ai­re y, por con­si­guien­te, no mue­ven el pol­vo. Es­to, ade­más de ser una ven­ta­ja pa­ra las per­so­nas alér­gi­cas, per­mi­te re­du­cir con­si­de­ra­ble­men­te los gas­tos de lim­pie­za.

En es­te con­tex­to, la mar­ca des­ta­ca Zehn­der Nes­tsys­tems, una nue­va ge­ne­ra­ción de pa­ne­les ra­dian­tes con do­ble fun­cio­na­li­dad: ca­le­fac­ción y re­fri­ge­ra­ción. El equi­po per­mi­te al­can­zar la tem­pe­ra­tu­ra desea­da mu­cho an­tes que con sis­te­mas de ca­le­fac­ción tra­di­cio­na­les co­mo sue­lo ra­dian­te y for­ja­dos ac­ti­vos. Da­da su ca­pa­ci­dad de au­to­re­gu­la­ción de los cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra, per­mi­te un aho­rro de ener­gía y cos­tes de en­tre el 30 y el 50%.

Pue­de ser ins­ta­la­do tan­to en el te­cho co­mo en la pa­red. Se tra­ta de pa­ne­les ra­dian­tes de car­tón-ye­so in­di­ca­dos tan­to pa­ra nue­vas cons­truc­cio­nes co­mo pa­ra reha­bi­li­ta­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.