TEC­NO­LO­GÍAS

ClimaNoticias - - Sumario - Por Co­mi­sión Téc­ni­ca de AEFYT

En­fria­mien­to evaporativo y re­fri­ge­ra­ción hospitalaria

El fun­cio­na­mien­to de equi­pos co­mo los con­den­sa­do­res eva­po­ra­ti­vos y las to­rres de en­fria­mien­to se ba­sa en un pro­ce­so na­tu­ral que uti­li­za el agua co­mo re­fri­ge­ran­te y que se apli­ca pa­ra la trans­mi­sión a la at­mós­fe­ra del ca­lor ex­ce­den­te de di­fe­ren­tes pro­ce­sos y má­qui­nas tér­mi­cas. Sin em­bar­go, la con­si­de­ra­ción de es­tos equi­pos co­mo ins­ta­la­cio­nes con rie­gos de trans­mi­sión de le­gio­ne­la ha ve­ni­do ge­ne­ran­do du­das en­tre los res­pon­sa­bles del di­se­ño y cons­truc­ción de ins­ta­la­cio­nes so­cio-hos­pi­ta­la­rias en torno a los pro­ble­mas que la bac­te­ria pu­die­ra cau­sar en per­so­nas in­mu­no­de­pri­mi­das o en an­cia­nos con cua­dros de do­len­cias múl­ti­ples.

La bac­te­ria de la le­gio­ne­la

El des­co­no­ci­mien­to y la alar­ma so­cial, a me­nu­do in­jus­ti­fi­ca­da, que gi­ra en torno a las fuen­tes de trans­mi­sión de la bac­te­ria Pneu­mop­hi­la Le­gio­ne­lla ha pues­to en cues­tión unos equi­pos que son, sin du­da, la me­jor so­lu­ción téc­ni­ca y que, con el co­rrec­to man­te­ni­mien­to y unas me­di­das de di­se­ño im­ple­men­ta­das por to­dos los fa­bri­can­tes, eli­mi­nan el ries­go de trans­mi­sión de le­gio­ne­la. En es­te pun­to con­vie­ne re­cor­dar que, de igual for­ma que ha ve­ni­do ocu­rrien­do du­ran­te los úl­ti­mos años, en 2017 no se han re­gis­tra­do ca­sos de le­gio­ne­la vin­cu­la­dos a to­rres de re­fri­ge­ra­ción y equi­pos de con­den­sa­ción eva­po­ra­ti­va. Las in­ves­ti­ga­cio­nes de ca­rác­ter am­bien­tal y epi­de­mio­ló­gi­co, así co­mo las ins­pec­cio­nes efec­tua­das en las ins­ta­la­cio­nes de ries­go, han pues­to de ma­ni­fies­to la no vin­cu­la­ción en­tre los fo­cos y es­te ti­po de equi­pos. Es más, el he­cho de que al­gu­nos de los bro­tes re­gis­tra­dos el pa­sa­do año ha­yan es­ta­do vin­cu­la­dos a otros equi­pos de ries­go, co­mo spas o al agua de red, han ve­ni­do a con­fir­mar una de las prin­ci­pa­les

de­man­das de AEFYT: ex­haus­ti­vo con­trol de la red de su­mi­nis­tro de agua, ya que una co­lo­nia vi­ru­len­ta de Le­gio­ne­lla Pneu­mop­hi­la ac­ce­de a cual­quier lu­gar con cier­ta con­cen­tra­ción de agua a tra­vés de la red, por lo que el con­trol de su ori­gen es fun­da­men­tal pa­ra evi­tar los bro­tes. Han si­do va­rios los fac­to­res que han con­tri­bui­do a es­ta si­tua­ción:

• El ca­da vez ma­yor com­pro­mi­so de ins­ta­la­do­res y pro­pie­ta­rios de es­tas ins­ta­la­cio­nes con el con­trol, man­te­ni­mien­to e ins­pec­ción de las mis­mas, ha­bién­do­se aco­me­ti­do un con­si­de­ra­ble es­fuer­zo a lo lar­go de los úl­ti­mos años pa­ra ga­ran­ti­zar la seguridad y efi­cien­cia de es­ta tec­no­lo­gía.

• El cambio de ac­ti­tud ex­pe­ri­men­ta­do por las ad­mi­nis­tra­cio­nes au­to­nó­mi­cas de Sa­ni­dad Am­bien­tal, quie­nes han de­ja­do de re­fe­rir­se a di­chos equi­pos co­mo úni­cos cau­san­tes de la pro­li­fe­ra­ción de la bac­te­ria y han co­men­za­do a con­si­de­rar

el res­to de ins­ta­la­cio­nes de ries­go -fuen­tes pú­bli­cas, sis­te­mas de rie­go, spas, pis­ci­nas, va­po­ri­za­do­res, etc.- y, en con­se­cuen­cia, a to­mar me­di­das más apro­pia­das fren­te a es­te pro­ble­ma.

Fun­cio­na­mien­to y apli­ca­cio­nes

Los equi­pos de en­fria­mien­to evaporativo, uti­li­za­dos pa­ra la con­den­sa­ción del gas re­fri­ge­ran­te en las ins­ta­la­cio­nes fri­go­rí­fi­cas, li­be­ran el ca­lor de con­den­sa­ción de las má­qui­nas fri­go­rí­fi­cas trans­fi­rién­do­lo a la at­mós­fe­ra me­dian­te la eva­po­ra­ción de una re­du­ci­da can­ti­dad de agua. Es­te pro­ce­so se ha­ce efec­ti­vo gra­cias al es­ta­ble­ci­mien­to del con­tac­to en­tre el agua en cir­cu­la­ción y una co­rrien­te de ai­re en un in­ter­cam­bia­dor de ca­lor. El va­lor aña­di­do de es­ta tec­no­lo­gía pa­sa por ser na­tu­ral, sen­ci­lla, lim­pia, se­gu­ra y eco­nó­mi­ca y abar­ca tres gran­des áreas: la so­cio-sa­ni­ta­ria, des­ti­na­da a eli­mi­nar el ries­go de trans­mi­sión de le­gio­ne­la; la me­dioam­bien­tal, vin­cu­la­da con la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca; y, por úl­ti­mo, la eco­nó­mi­ca, gra­cias a la óp­ti­ma re­la­ción que ofre­cen en­tre cos­te (in­clu­yen­do ins­ta­la­ción y man­te­ni­mien­to) y con­su­mo ener­gé­ti­co. En el pri­me­ro de es­tos pun­tos, el ob­je­ti­vo en el di­se­ño y el man­te­ni­mien­to de los equi­pos de re­fri­ge­ra­ción eva­po­ra­ti­va es­tá en­fo­ca­do a eli­mi­nar cual­quier ries­go de trans­mi­sión de la bac­te­ria Pneu­mop­hi­la Le­gio­ne­lla. Es­to se con­si­gue, sim­ple­men­te, con el cum­pli­mien­to de las exi­gen­cias de ins­ta­la­ción y man­te­ni­mien­to re­co­gi­das en R.D. 865/2003, de 4 de ju­lio, so­bre pre­ven­ción de le­gio­ne­la. Su apli­ca­ción se­ría su­fi­cien­te pa­ra ga­ran­ti­zar la seguridad so­cio-sa­ni­ta­ria, pe­ro los fa­bri­can­tes de to­rres de re­fri­ge­ra­ción y con­den­sa­do­res eva­po­ra­ti­vos han ido más allá.

En la ac­tua­li­dad, to­dos los fa­bri­can­tes de equi­pos de re­fri­ge­ra­ción con con­den­sa­ción eva­po­ra­ti­va ofre­cen efi­ca­ces sis­te­mas de man­te­ni­mien­to del agua que cir­cu­la por las to­rres, así co­mo de la lim­pie­za y con­trol de los mis­mos. Asi­mis­mo, los sis­te­mas de pro­tec­ción que se in­clu­yen en las pro­pias ins­ta­la­cio­nes son ca­da vez más so­fis­ti­ca­dos, por lo que el ries­go es prác­ti­ca­men­te inexis­ten­te.

En re­su­men, en el ca­so de las to­rres de re­fri­ge­ra­ción eva­po­ra­ti­va, la so­lu­ción no con­sis­te en li­mi­tar la uti­li­za­ción de to­dos es­tos equi­pos e ins­ta­la­cio­nes, sino en do­tar a in­ge­nie­ros y pro­pie­ta­rios de los pro­to­co­los y las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rios pa­ra evi­tar la pre­sen­cia de la bac­te­ria, su pro­li­fe­ra­ción y su di­fu­sión al am­bien­te, así co­mo en rea­li­zar a lo lar­go de to­do el año un man­te­ni­mien­to ade­cua­do, con­for­me es­ta­ble­ce la le­gis­la­ción.

En re­su­men, en la ac­tua­li­dad, el en­fria­mien­to evaporativo cons­ti­tu­ye una tec­no­lo­gía se­gu­ra que pue­de uti­li­zar­se con to­das las ga­ran­tías en ins­ta­la­cio­nes so­cio-sa­ni­ta­rias, com­ple­jos que, por otra par­te, po­drán tam­bién be­ne­fi­ciar­se de las ven­ta­jas apor­ta­das por es­tos equi­pos en ma­te­ria de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca y aho­rro económico.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.