IOT EN HVAC/R

ClimaNoticias - - Sumario - Por Know­led­ge Cen­ter de Ca­rel In­dus­tries

¿De qué ma­ne­ra la co­nec­ti­vi­dad in­cre­men­ta­rá la efi­cien­cia?

Los sis­te­mas de con­trol y su­per­vi­sión en el sec­tor HVAC/R han evo­lu­cio­na­do muy rá­pi­do en los úl­ti­mos años. Es­ta tran­si­ción ha­cia la tec­no­lo­gía avan­za­da, jun­to al desa­rro­llo de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial (AI) y al In­ter­net de las Co­sas (IOT), nos lle­va a un es­ce­na­rio en el que la conexión de dis­tin­tos dis­po­si­ti­vos pa­ra aña­dir va­lor a los ser­vi­cios se es­tá con­vir­tien­do en una reali­dad. In­cre­men­tar la efi­cien­cia y la sen­ci­llez pa­ra los usua­rios fi­na­les es el prin­ci­pal be­ne­fi­cio de la co­nec­ti­vi­dad y el uso in­te­li­gen­te de los da­tos.

Sin em­bar­go, exis­ten di­fe­ren­tes re­tos que Ca­rel, en las si­guien­tes pá­gi­nas, nos ayu­da a des­gra­nar. En es­te ar­tícu­lo, analiza el es­ta­do ac­tual del IOT en el sec­tor HVAC/R y los desafíos a su­pe­rar pa­ra que se im­plan­te por com­ple­to.

El IOT se ha he­cho una reali­dad. Se es­ti­ma que en 2020 los ob­je­tos co­nec­ta­dos ge­ne­ra­rán más de 900 exaby­tes de da­tos con más de 20 bi­llo­nes de dis­po­si­ti­vos co­nec­ta­dos, un in­cre­men­to del 69% res­pec­to a 2016. Con una po­bla­ción es­ti­ma­da de 7’8 bi­llo­nes de per­so­nas en 2020, po­de­mos de­cir que ha­brá ca­si el tri­ple de má­qui­nas co­nec­ta­das que per­so­nas. Es­te desa­rro­llo es una opor­tu­ni­dad ex­ce­len­te en el B2B pa­ra me­jo­rar los pro­ce­sos y re­du­cir los cos­tes y los tiem­pos de los ser­vi­cios ofre­ci­dos, así co­mo pa­ra pro­po­ner va­lio­sos ser­vi­cios a los usua­rios fi­na­les. Por una par­te, las má­qui­nas co­nec­ta­das ofre­cen un be­ne­fi­cio in­me­dia­to al pro­pie­ta­rio: los ajus­tes y el con­trol del fun­cio­na­mien­to son aho­ra sen­ci­llos, in­tui­ti­vos y siem­pre dis­po­ni­bles, gra­cias al uso de apps mó­vi­les que per­mi­ten la in­ter­ac­ción con la máquina lo­cal o de ma­ne­ra re­mo­ta.

Por otra par­te, el flu­jo con­ti­nuo de in­for­ma­ción que es­tas má­qui­nas po­nen a dis­po­si­ción per­mi­te la ges­tión del ci­clo com­ple­to de vi­da de la máquina, des­de la ins­ta­la­ción has­ta el man­te­ni­mien­to y la sus­ti­tu­ción. Pa­ra el pro­pie­ta­rio, es­to se tra­du­ce en un fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma ga­ran­ti­za­do, con un desa­rro­llo en el mo­de­lo de

ne­go­cio de la máquina, pa­san­do de la com­pra de un ele­men­to fí­si­co a la com­pra de un be­ne­fi­cio es­pe­ra­do.

Un ejem­plo tí­pi­co en el mer­ca­do HVAC/R es la tran­si­ción des­de la com­pra de una máquina fri­go­rí­fi­ca (co­mo una en­fria­do­ra) a la com­pra de un ser­vi­cio de con­trol de tem­pe­ra­tu­ra, se­gún unas es­pe­ci­fi­ca­cio­nes acor­da­das. En es­te es­ce­na­rio, el su­mi­nis­tro de una máquina ade­cua­da, su ins­ta­la­ción y su man­te­ni­mien­to co­rres­pon­dien­te son res­pon­sa­bi­li­dad com­ple­ta del pro­vee­dor, mien­tras que el usua­rio se be­ne­fi­cia de las pres­ta­cio­nes de la máquina sin te­ner­la real­men­te.

Un as­pec­to cla­ve pa­ra al­can­zar es­ta me­ta es el pro­ce­sa­mien­to de da­tos: los vo­lú­me­nes de da­tos ad­qui­ri­dos son ta­les que la pro­vi­sión de ser­vi­cios va­lio­sos es im­po­si­ble sin la ges­tión ade­cua­da de la in­for­ma­ción. Nu­me­ro­sos ex­per­tos es­tán aho­ra tra­ba­jan­do con éxi­to en el pro­ce­sa­mien­to y la im­ple­men­ta­ción de da­tos del IOT en una va­rie­dad de sec­to­res, co­mo el HVAC/R.

¿Qué sig­ni­fi­ca “In­ter­net de las Co­sas”?

El In­ter­net de las Co­sas (IOT) es la in­ter­co­ne­xión en red de dis­po­si­ti­vos fí­si­cos (tam­bién co­no­ci­dos co­mo ‘dis­po­si­ti­vos co­nec­ta­dos’ o ‘dis­po­si­ti­vos in­te­li­gen­tes’), co­mo vehícu­los, edi­fi­cios y otros ele­men­tos equi­pa­dos con elec­tró­ni­ca, soft­wa­re, sen­so­res, ac­tua­do­res y co­nec­ti­vi­dad en re­des, que per­mi­te a es­tos ob­je­tos re­co­ger e in­ter­cam­biar da­tos.

Los da­tos pue­den ser re­co­gi­dos e in­ter­cam­bia­dos por me­dio de una es­pe­cie de len­gua­je ne­ce­sa­rio pa­ra que los equi­pos se co­mu­ni­quen en­tre sí. Al igual que los se­res hu­ma­nos o cual­quier otra for­ma de in­te­li­gen­cia, el len­gua­je es el pri­mer pa­so en la in­ter­co­ne­xión de in­di­vi­duos y les per­mi­te in­ter­cam­biar in­for­ma­ción. Res­pec­to a los equi­pos elec­tró­ni­cos, la de­fi­ni­ción y el uso de un pro­to­co­lo de co­mu­ni­ca­cio­nes es­tán­dar, por ejem­plo, Mod­bus®, Bac­net™, MQTT (Mes­sa­ge Queue Te­le­metry Trans­port), son ne­ce­sa­rios pa­ra crear las in­ter­co­ne­xio­nes.

En ge­ne­ral, y en par­ti­cu­lar tam­bién pa­ra las uni­da­des HVAC/R, el he­cho de es­tar co­nec­ta­do re­co­gien­do e in­ter­cam­bian­do da­tos no im­pli­ca ne­ce­sa­ria­men­te nin­gún va­lor aña­di­do pa­ra las pres­ta­cio­nes de los equi­pos co­nec­ta­dos. Es por es­to que la recogida y el in­ter­cam­bio de da­tos de­be ser com­ple­ta­do con el aná­li­sis de da­tos con pro­pó­si­tos es­pe­cí­fi­cos y la im­ple­men­ta­ción de ca­rac­te­rís­ti­cas y ser­vi­cios que no es­tán dis­po­ni­bles en las uni­da­des que no es­tán co­nec­ta­das. El IOT en los sis­te­mas HVAC/R

En las apli­ca­cio­nes HVAC/R, el en­fo­que prin­ci­pal de la apli­ca­ción de las tec­no­lo­gías del IOT ac­tual­men­te es el man­te­ni­mien­to del si­tio y la op­ti­mi­za­ción con­ti­nua. En equi­pos com­ple­jos, co­mo los uti­li­za­dos en es­te sec­tor, don­de las con­di­cio­nes del en­torno (tem­pe­ra­tu­ra y hu­me­dad ex­te­rior/in­te­rior, configuración es­ta­cio­nal, etc.) in­flu­yen mu­cho en el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma, es ne­ce­sa­rio un mo­de­lo no li­neal que co­rre­la­cio­na un am­plio con­jun­to de va­ria­bles pa­ra pro­por­cio­nar una com­pren­sión pro­fun­da del ren­di­mien­to real y del com­por­ta­mien­to ope­ra­ti­vo de un sis­te­ma me­cá­ni­co/ener­gé­ti­co. Di­chos aná­li­sis pue­den ofre­cer in­for­ma­ción al­ta­men­te sig­ni­fi­ca­ti­va, per­mi­tien­do a los dis­tin­tos res­pon­sa­bles in­vo­lu­cra­dos to­mar de­ci­sio­nes fun­da­men­ta­das con re­sul­ta­dos más se­gu­ros.

En par­ti­cu­lar, al­gu­nos usos sig­ni­fi­ca­ti­vos son:

V Man­te­ni­mien­to pre­dic­ti­vo: gra­cias a las aler­tas di­ná­mi­cas ge­ne­ra­das de­bi­das al com­por­ta­mien­to de la uni­dad (por ejem­plo, con­su­mo de ener­gía) que se des­vían del mo­de­lo pre­dic­ti­vo, se pue­de rea­li­zar un man­te­ni­mien­to pre­ven­ti­vo pa­ra evi­tar un mal fun­cio­na­mien­to en cam­po. Es­tos ser­vi­cios ase­gu­ran el fun­cio­na­mien­to con­ti­nuo de sis­te­mas de mi­sión crí­ti­ca, lo que es esen­cial en las apli­ca­cio­nes in­dus­tria­les. Ade­más, los cos­tes de man­te­ni­mien­to se pue­den pla­ni­fi­car con an­te­la­ción, trans­for­man­do así las lla­ma­das de ser­vi­cio ur­gen­te en ru­ti­nas de man­te­ni­mien­to pre­dic­ti­vo. Un ejem­plo de man­te­ni­mien­to pre­dic­ti­vo se muestra en la fi­gu­ra 1.b: se pro­du­ce una aler­ta di­ná­mi­ca cuan­do el con­su­mo de co­rrien­te de una uni­dad de AA es ma­yor que el lí­mi­te su­pe­rior de re­fe­ren­cia du­ran­te un nú­me­ro de ho­ras de­fi­ni­do por la em­pre­sa de man­te­ni­mien­to. Se pue­de ver có­mo se ha me­di­do un con­su­mo anor­mal de ener­gía du­ran­te 5 días an­tes de que ocu­rrie­ra un fa­llo de la uni­dad y con­ti­nuó in­clu­so des­pués de que el sis­te­ma se re­se­tea­ra. En efec­to, el man­te­ni­mien­to no fue po­si­ble y la uni­dad de AA fue for­za­da a tra­ba­jar in­ten­cio­na­da­men­te en con­di­cio­nes no óp­ti­mas du­ran­te un tiem­po más lar­go.

Un sis­te­ma de aler­tas di­ná­mi­cas no es ca­paz de evi­tar de for­ma proac­ti­va even­tos por sí mis­mo; sin em­bar­go, pue­de per­mi­tir, si ello es po­si­ble, rea­li­zar com­pro­ba­cio­nes in si­tu va­rios días an­tes de que ocu­rra cual­quier alar­ma o fa­llo.

V Op­ti­mi­za­ción del ren­di­mien­to y aná­li­sis ‘what-if’ (¿qué pa­sa si…?): el mo­de­lo iden­ti­fi­ca la configuración que ma­xi­mi­za la efi­cien­cia, cuan­ti­fi­can­do con pre­ci­sión los be­ne­fi­cios en tér­mi­nos de aho­rro ener­gé­ti­co. El cálcu­lo de la ener­gía to­tal aho­rra­da por me­dio de la di­fe­ren­cia en­tre el con­su­mo real me­di­do y el con­su­mo es­pe­ra­do po­si­bi­li­ta re­sal­tar los be­ne­fi­cios ob­te­ni­dos.

Por ejem­plo, la fi­gu­ra 1.c muestra có­mo la de­fi­ni­ción bá­si­ca de un al­go­rit­mo de apren­di­za­je de una máquina en­tre­na­da ayu­da a rea­li­zar un ajus­te fino de la uni­dad de AA. Las ac­ti­vi­da­des de ajus­te y pues­ta en mar­cha son las etapas de la ins­ta­la­ción en­fo­ca­das a de­fi­nir el con­jun­to de pa­rá­me­tros ope­ra­ti­vos que me­jor adap­ten el com­por­ta­mien­to de un mo­de­lo de sis­te­ma es­tán­dar a las ne­ce­si­da­des del si­tio.

El pun­to de con­sig­na (set point) de la tem­pe­ra­tu­ra del agua, la ges­tión de ven­ti­la­dor y bom­ba, la configuración de los pa­rá­me­tros del mo­do de fun­cio­na­mien­to (por ejem­plo, mo­do eco, mo­do no­che) y la pla­ni­fi­ca­ción son al­gu­nos de los pa­rá­me­tros que los ope­ra­do­res ne­ce­si­tan ajus­tar du­ran­te la pues­ta en mar­cha. Es­tas ac­ti­vi­da­des son ne­ce­sa­rias pa­ra evi­tar des­via­cio­nes en­tre el ren­di­mien­to de la uni­dad de AA es­pe­ra­do, re­pre­sen­ta­do por sus ra­tios me­di­dos en un en­torno con­tro­la­do, res­pec­to a los ra­tios es­tán­dar y el ren­di­mien­to real des­pués de la ins­ta­la­ción.

El con­su­mo es­pe­ra­do que se muestra en la fi­gu­ra 1.c fue de­fi­ni­do de for­ma au­tó­no­ma por el al­go­rit­mo de soft­wa­re ba­sa­do en to­dos los da­tos ad­qui­ri­dos en un gran nú­me­ro de uni­da­des de AA en la fa­se de apren­di­za­je y pos­te­rior­men­te pro­ba­dos con un lo­te de da­tos

nuevos. Los pa­rá­me­tros in­clu­yen el ti­po de uni­dad (ca­pa­ci­dad, com­pre­sor, re­fri­ge­ran­te) y el ti­po de ins­ta­la­ción. To­das las de­más va­ria­bles son ne­ce­sa­rias pa­ra nor­ma­li­zar los va­lo­res de con­su­mo de ener­gía.

Co­mo muestra la fi­gu­ra 1.c, la ac­ti­vi­dad de ajus­te no me­jo­ró real­men­te la efi­cien­cia de la bom­ba de ca­lor co­mo “va­lor ab­so­lu­to” (lí­nea azul, va­lor pro­me­dio an­tes/des­pués de la in­ter­ven­ción, so­bre 180 kwh/día); sin em­bar­go, si se com­pa­ra con la ten­den­cia nor­ma­li­za­da es­pe­ra­da (lí­nea na­ran­ja), se mi­dió una me­jo­ra sig­ni­fi­ca­ti­va. Los ope­ra­do­res tu­vie­ron en­ton­ces la opor­tu­ni­dad de ha­cer un rá­pi­do aná­li­sis ‘what-if’ de sus ajus­tes del set point sin preo­cu­par­se de las va­ria­bles ex­ter­nas, co­mo las con­di­cio­nes de am­bien­te/car­ga.

V Pun­tos de re­fe­ren­cia en­tre di­fe­ren­tes uni­da­des. Con el ob­je­ti­vo de iden­ti­fi­car la me­jor configuración o el me­jor pro­ce­so de man­te­ni­mien­to, se com­pa­ra el ren­di­mien­to de la uni­dad con el pre­di­cho por el mo­de­lo. Es­to es ha­bi­tual­men­te una ta­rea com­ple­ja, pues­to que se ba­sa ini­cial­men­te en el aná­li­sis de da­tos de uni­da­des in­di­vi­dua­les pa­ra com­pren­der la in­fluen­cia de las con­di­cio­nes am­bien­ta­les en su ren­di­mien­to y con­su­mo ener­gé­ti­co, y des­pués en la com­pa­ra­ción con el ren­di­mien­to del mo­de­lo en las mis­mas con­di­cio­nes. De he­cho, so­lo creando un mo­de­lo pre­dic­ti­vo se pue­den “nor­ma­li­zar” las va­ria­bles ex­ter­nas, lo que per­mi­te de­ter­mi­nar si la uni­dad se es­tá com­por­tan­do me­jor o peor que otras fun­cio­nan­do en las mis­mas con­di­cio­nes (el pun­to de re­fe­ren­cia).

Co­mo ejem­plo, las fi­gu­ras 1.d y 1.e mues­tran la ca­pa­ci­dad com­pa­ra­ti­va de un sis­te­ma ba­sa­do en la de­fi­ni­ción bá­si­ca e im­pli­can dos com­pa­ra­cio­nes:

V En­tre el mis­mo mo­de­lo de uni­da­des pa­ra iden­ti­fi­car el me­jor ti­po de man­te­ni­mien­to/configuración. V En­tre mo­de­los de uni­da­des di­fe­ren­tes pa­ra iden­ti­fi­car la de me­jor ren­di­mien­to pa­ra las con­di­cio­nes de­fi­ni­das.

En am­bas grá­fi­cas mos­tra­das en las fi­gu­ras 1.d y 1.e, la lí­nea gris in­di­ca la ten­den­cia del lí­mi­te su­pe­rior del con­su­mo de ener­gía bá­si­co. Es­to per­mi­te la ve­ri­fi­ca­ción de que to­das las uni­da­des es­tán rin­dien­do co­mo se es­pe­ra, in­clu­so si el ren­di­mien­to de una de ellas es mu­cho me­jor que el de las otras. Es­tos ejem­plos, cu­yos da­tos fue­ron re­co­gi­dos en uni­da­des de AA, tam­bién po­drían ser re­pre­sen­ta­ti­vos del po­ten­cial del IOT en sis­te­mas de re­fri­ge­ra­ción.

TRES TEC­NO­LO­GÍAS OCU­PAN UN LU­GAR CEN­TRAL EN LAS DIS­CU­SIO­NES DEL IOT: IN­TE­LI­GEN­CIA AR­TI­FI­CIAL, CA­DE­NA DE BLO­QUES Y TEC­NO­LO­GÍA DE RED DE QUIN­TA GE­NE­RA­CIÓN (5G)

Los be­ne­fi­cios que los dis­tin­tos usos del IOT pue­den traer al sec­tor HVAC/R in­clu­yen:

V Recogida de in­for­ma­ción di­rec­ta re­la­ti­va a la uni­dad co­nec­ta­da. Por ejem­plo, una alar­ma.

V Recogida de in­for­ma­ción in­di­rec­ta re­la­ti­va a los usua­rios que in­ter­ac­túan con la uni­dad co­nec­ta­da. Por ejem­plo, ven­tas po­ten­cia­les a clien­tes ba­sa­das en las aper­tu­ras de las puer­tas o la pla­ni­fi­ca­ción de la re­po­si­ción por par­te del due­ño de la tienda.

V Pro­ce­sa­mien­to es­ta­dís­ti­co de la in­for­ma­ción di­rec­ta/in­di­rec­ta recogida. Por ejem­plo, iden­ti­fi­ca­ción del fun­cio­na­mien­to bá­si­co ba­sa­do en el área o mo­de­lo de en­fria­do­ra o com­por­ta­mien­to tí­pi­co de clien­tes por área o por ti­po de tienda.

V Op­ti­mi­za­ción de la ex­pe­rien­cia del usua­rio. Por ejem­plo, in­ter­ac­ción sim­pli­fi­ca­da con ins­ta­la­do­res y per­so­nal de man­te­ni­mien­to o men­sa­jes pro­mo­cio­na­les a clien­tes po­ten­cia­les.

To­dos es­tos be­ne­fi­cios dan co­mo re­sul­ta­do una me­jo­ra de ren­di­mien­to de las ven­tas y una re­duc­ción de los cos­tes de ges­tión del man­te­ni­mien­to

tan­to pa­ra de­par­ta­men­tos de ser­vi­cio in­ter­nos co­mo pa­ra los sub­con­tra­ta­dos a so­cios lo­ca­les. Pa­ra lo­grar to­dos ellos, las em­pre­sas ne­ce­si­ta­rán ase­gu­rar la per­fec­ta in­te­gra­ción de su ca­de­na de su­mi­nis­tros com­ple­ta: des­de el fa­bri­can­te has­ta el ex­per­to en con­trol ter­mo­di­ná­mi­co, des­de la agen­cia de mar­ke­ting lo­cal has­ta el desa­rro­lla­dor de la app, to­dos de­be­rán con­tri­buir pa­ra crear el sis­te­ma per­fec­to.

Desafíos

In­du­da­ble­men­te, la pri­va­ci­dad y la seguridad son las prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes de las par­tes in­tere­sa­das del IOT.

El IOT se ba­sa y se ba­sa­rá en el in­ter­cam­bio con­ti­nuo de da­tos, esen­cial tan­to pa­ra el desa­rro­llo co­mo pa­ra la im­ple­men­ta­ción de ser­vi­cios exis­ten­tes y nuevos. Por des­gra­cia, mu­chos de los da­tos que se in­ter­cam­bian son sen­si­bles y pue­den iden­ti­fi­car com­por­ta­mien­tos e in­for­ma­ción que de­be­rían per­ma­ne­cer en la de­no­mi­na­da pri­va­ci­dad de sus pro­pie­ta­rios; o no son sen­si­bles “per se”, pe­ro sin em­bar­go po­drían ser re­or­ga­ni­za­dos y ana­li­za­dos pa­ra ge­ne­rar una in­for­ma­ción que sí po­dría ser sen­si­ble. To­do es­to ex­pli­ca por qué el in­ter­cam­bio de da­tos es un pun­to con­flic­ti­vo que ya re­quie­re re­cur­sos adi­cio­na­les en la in­ves­ti­ga­ción de la ci­ber­se­gu­ri­dad del IOT: la apli­ca­ción de to­dos los es­tán­da­res de seguridad de vanguardia se­rá esen­cial pa­ra pro­te­ger a los usua­rios con­tra la ex­plo­ta­ción ma­li­cio­sa de su pro­pia in­for­ma­ción sen­si­ble, mien­tras que el con­trol con­ti­nuo de nue­vas for­mas de ci­be­ra­ta­ques ayu­da­rá a su­pe­rar­los. La ca­li­dad de la co­nec­ti­vi­dad es otro pro­ble­ma pa­ra con­si­de­rar. Una co­nec­ti­vi­dad de­fi­cien­te pue­de pro­vo­car una reac­ción len­ta en el sis­te­ma o la au­sen­cia de ser­vi­cio por al­gún tiem­po. Es­te pro­ble­ma es es­pe­cial­men­te re­le­van­te en lu­ga­res re­mo­tos con una ma­la ca­li­dad de se­ñal. Se ne­ce­si­ta­rá ma­yor an­cho de ban­da pa­ra al­can­zar la ve­lo­ci­dad y los re­qui­si­tos de ca­pa­ci­dad de una so­cie­dad ca­da vez más co­nec­ta­da. Se es­tán ha­cien­do mu­chos avan­ces, si bien aún son ne­ce­sa­rios mu­chos más. La gran can­ti­dad de ener­gía con­su­mi­da por los cen­tros de da­tos tam­bién se­rá un pro­ble­ma que afron­tar en los pró­xi­mos años. Te­ner mi­llo­nes de dis­po­si­ti­vos co­nec­ta­dos sig­ni­fi­ca que una gran can­ti­dad de da­tos sean al­ma­ce­na­dos. Los ex­per­tos afir­man que los al­ma­ce­nes di­gi­ta­les con­su­men unos 30 Gwh/año de elec­tri­ci­dad en to­do el mun­do, lo que equi­va­le apro­xi­ma­da­men­te a la pro­duc­ción de 30 cen­tra­les nu­clea­res). Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, el IOT re­du­ci­rá la ener­gía con­su­mi­da por el equi­po que su­per­vi­sa mien­tras que in­cre­men­ta­rá la ener­gía re­que­ri­da por los cen­tros de da­tos, por lo tan­to, el desafío es aho­ra me­jo­rar la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca de los cen­tros de da­tos. Las co­la­bo­ra­cio­nes en­tre di­fe­ren­tes em­pre­sas pa­ra co­nec­tar di­fe­ren­tes ob­je­tos tam­bién son esen­cia­les. Mien­tras que la ma­yo­ría de los equi­pos co­nec­ta­dos hoy en día son de na­tu­ra­le­za si­mi­lar, las apli­ca­cio­nes fu­tu­ras de IOT idea­les in­vo­lu­cra­rán a equi­pos muy di­fe­ren­tes que in­ter­ac­túan mu­tua­men­te.

En es­te con­tex­to, las re­gu­la­cio­nes pue­den fa­ci­li­tar el desa­rro­llo y la apli­ca­ción apro­pia­da de tec­no­lo­gías y ser­vi­cios del IOT. En Eu­ro­pa, el “Eco­de­sign Pre­pa­ra­tory Study on Smart Ap­plian­ces” (Lot 33) analiza los as­pec­tos téc­ni­cos, eco­nó­mi­cos, de mer­ca­do y so­cia­les que son re­le­van­tes pa­ra una am­plia in­tro­duc­ción en el mer­ca­do de apa­ra­tos in­te­li­gen­tes. Des­de ha­ce va­rios años, la Co­mi­sión Eu­ro­pea ha es­ta­do exa­mi­nan­do es­tos apa­ra­tos, que in­clu­yen mu­chas apli­ca­cio­nes de ai­re acon­di­cio­na­do y re­fri­ge­ra­ción re­si­den­cia­les, co­mer­cia­les e in­dus­tria­les: el es­tu­dio fi­nal se es­pe­ra pa­ra fi­na­les del 2018, tras lo cual la Co­mi­sión de­ci­di­rá có­mo pro­ce­der.

Ten­den­cias

Tres tec­no­lo­gías ocu­pan un lu­gar cen­tral en las dis­cu­sio­nes del IOT hoy en día y pro­ba­ble­men­te me­jo­ren su im­ple­men­ta­ción en los pró­xi­mos años: in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial (AI), ca­de­na de blo­ques y tec­no­lo­gía de red de quin­ta ge­ne­ra­ción (5G). La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial (AI) in­clu­ye va­rias téc­ni­cas, co­mo el apren­di­za­je de las má­qui­nas o el apren­di­za­je pro­fun­do, que me­jo­ran sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el po­ten­cial del IOT pro­por­cio­nan­do aná­li­sis y to­mas de decisión avan­za­das.

Co­mo in­di­ca Ma­ciej Kranz, la AI se­ría el ce­re­bro y el IOT el cuerpo: la AI (es­pe­cial­men­te el apren­di­za­je de las má­qui­nas) pro­por­cio­na la in­te­li­gen­cia, mien­tras que el IOT en­tre­ga los da­tos que la AI ne­ce­si­ta y los me­dios fí­si­cos pa­ra ac­tuar en las de­ci­sio­nes de la AI. Se ha es­ti­ma­do que el 25% de las or­ga­ni­za­cio­nes que han es­ta­ble­ci­do es­tra­te­gias de IOT tam­bién es­tán in­vir­tien­do en AI co­mo par­te de sus es­fuer­zos de trans­for­ma­ción di­gi­tal.

Una ca­de­na de blo­ques (block­chain) con­sis­te en un li­bro pú­bli­co de transac­cio­nes di­gi­ta­li­za­do y des­cen­tra­li­za­do. Cre­cien­do cons­tan­te­men­te con­for­me son “com­ple­ta­dos”, los blo­ques se gra­ban y se aña­den al li­bro en or­den cro­no­ló­gi­co, per­mi­tien­do a los par­ti­ci­pan­tes del mer­ca­do man­te­ner un se­gui­mien­to de las transac­cio­nes di­gi­ta­les sin re­gis­tros cen­tra­li­za­dos. Co­mo con­se­cuen­cia, una de las prin­ci­pa­les ven­ta­jas de una ca­de­na de da­tos es que pue­de evi­tar la ma­ni­pu­la­ción: pa­ra cam­biar un so­lo blo­que, ca­da blo­que que le si­gue de­be­ría cam­biar, y la ve­ri­fi­ca­ción fa­lla­ría. Otro be­ne­fi­cio im­por­tan­te es que pue­de ser tam­bién una he­rra­mien­ta pa­ra lu­char con­tra la in­tro­duc­ción de dis­po­si­ti­vos de IOT ma­li­cio­sos en nues­tras re­des.

Los be­ne­fi­cios adi­cio­na­les del 5G in­clu­yen ma­yor ve­lo­ci­dad (pa­ra trans­fe­rir más da­tos), me­nor la­ten­cia (pa­ra que res­pon­da me­jor) y la ha­bi­li­dad pa­ra co­nec­tar una ma­yor can­ti­dad de dis­po­si­ti­vos a la vez (en par­ti­cu­lar, sen­so­res y dis­po­si­ti­vos in­te­li­gen­tes). Res­pec­to a la ve­lo­ci­dad, el 5G pre­vé ín­di­ces de da­tos de 20 Gbps por dis­po­si­ti­vo y ve­lo­ci­da­des de des­car­ga de has­ta 10 Gbps, lo que sig­ni­fi­ca 1.000 ve­ces más rá­pi­do que el 4G.

Es di­fí­cil pre­de­cir cuán­do es­ta­rán com­ple­ta­men­te im­ple­men­ta­das es­tas tec­no­lo­gías, pe­ro se­gu­ra­men­te fa­ci­li­ta­rán el desa­rro­llo del IOT en to­das las apli­ca­cio­nes, in­clui­dos los sis­te­mas HVAC/R. La fir­ma CA­REL es es­pe­cia­lis­ta en so­lu­cio­nes de con­trol pa­ra ai­re acon­di­cio­na­do, re­fri­ge­ra­ción y ca­le­fac­ción, así co­mo en sis­te­mas de hu­mi­di­fi­ca­ción y en­fria­mien­to adia­bá­ti­co. Ofre­ce pro­duc­tos di­se­ña­dos pa­ra lo­grar aho­rro ener­gé­ti­co y re­du­cir el im­pac­to me­dioam­bien­tal de má­qui­nas y sis­te­mas. Sus so­lu­cio­nes se apli­can en los sec­to­res co­mer­cia­les, in­dus­tria­les y re­si­den­cia­les. La mul­ti­na­cio­nal cuen­ta con un to­tal de 22 fi­lia­les y sie­te plan­tas de pro­duc­ción.

10

Con­su­mo de ener­gía de la bom­ba de ca­lor fue­ra del lí­mi­te su­pe­rior es­pe­ra­do (fi­gu­ra 1.b)

Ba­se de uni­da­des de IOT ins­ta­la­das por ca­te­go­ría, en bi­llo­nes de uni­da­des (fi­gu­ra 1.a)

Con­su­mo de ener­gía de la bom­ba de ca­lor an­tes/des­pués del ajus­te (fi­gu­ra 1.c)

Com­pa­ra­ti­va de bom­bas de ca­lor en­tre el mis­mo mo­de­lo de uni­da­des (fi­gu­ra 1.d)

Com­pa­ra­ti­va de bom­bas de ca­lor en­tre di­fe­ren­tes mo­de­los de uni­da­des (fi­gu­ra 1.e)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.