FUEN­TES DE GE­NE­RA­CIÓN. INS­TA­LA­CIO­NES IN­DI­VI­DUA­LES Y GE­NE­RA­LI­ZA­DAS

ClimaNoticias - - CALEFACCIÓ­N -

CAL­DE­RAS DE GAS

En es­te ti­po de cal­de­ras se uti­li­za com­bus­tión pa­ra ge­ne­rar el ca­lor.

Y si es­te tra­ba­jo se rea­li­za con tem­pe­ra­tu­ras ba­jas, el va­por del agua pue­de con­den­sar­se en agua lí­qui­da y de es­ta ma­ne­ra la cal­de­ra no es­ta­ría pre­pa­ra­da y po­dría su­frir gra­ves ave­rías. Exis­ten tres ti­pos de cal­de­ras de gas:

• Es­tán­dar (me­nor o igual a 50º).

• Ba­ja tem­pe­ra­tu­ra (me­nor o igual a 40º).

• Con­den­sa­ción (30º, aun­que en reali­dad no hay lí­mi­te).

CAL­DE­RAS DE GA­SÓ­LEO

Tras la en­tra­da en vi­gor de la di­rec­ti­va ERP (Energy Re­la­ted Pro­ducts), es­te ti­po de cal­de­ras ha re­que­ri­do la exis­ten­cia de cal­de­ras de ba­ja tem­pe­ra­tu­ra, por lo que siem­pre es ne­ce­sa­ria la ins­ta­la­ción de vál­vu­las mez­cla­do­ras. Y en el ca­so de las cal­de­ras de con­den­sa­ción de ga­só­leo, el tra­ta­mien­to es exac­ta­men­te el mis­mo que las cal­de­ras de gas.

CAL­DE­RAS DE BIO­MA­SA

Es­te ti­po de cal­de­ras cuen­ta con va­rias pe­cu­lia­ri­da­des que te­ne­mos que te­ner en cuen­ta:

• La tem­pe­ra­tu­ra que se uti­li­za pa­ra la com­bus­tión de bio­ma­sa es más ele­va­da que en los ca­sos an­te­rio­res del gas y del ga­só­leo, lle­gan­do has­ta los 60º gra­dos. Pa­ra po­der ha­cer es­te ti­po de cal­de­ras com­pa­ti­bles con el sue­lo ra­dian­te te­ne­mos que aña­dir dis­tin­tos ti­pos de sis­te­mas an­ti-con­den­sa­do­res pa­ra re­ca­len­tar el re­torno de la ins­ta­la­ción del sue­lo an­tes de que vuel­va a la cal­de­ra.

• Es com­pli­ca­do mo­du­lar la po­ten­cia de la com­bus­tión, has­ta con las cal­de­ras de pe­llet el ra­tio de mo­du­la­ción es in­fe­rior.

Lo más ade­cua­do, si va­mos a usar cal­de­ras de bio­ma­sa pa­ra sue­lo ra­dian­te, es que a la ho­ra de ins­ta­lar los de­pó­si­tos de iner­cia se reali­ce la ins­ta­la­ción entre la cal­de­ra y la ins­ta­la­ción de la ca­le­fac­ción.

ENER­GÍA SO­LAR TÉR­MI­CA

En el ca­so de las cal­de­ras que van con ener­gía so­lar no exis­te com­bus­tión, por lo que no te­ne­mos que con­tar con nin­guno de los pro­ble­mas de los an­te­rio­res ca­sos. Sí te­ne­mos que te­ner en cuen­ta las si­guien­tes pre­ci­sio­nes:

• Es una ener­gía re­no­va­ble que se pro­du­ce úni­ca­men­te cuan­do hay sol, por lo que otra fuen­te de ca­lor tie­ne que com­ple­men­tar­la.

• La tem­pe­ra­tu­ra a la que se ge­ne­ra el ca­lor de­pen­de de la ra­dia­ción so­lar.

• Co­mo no coin­ci­den la de­man­da con la pro­duc­ción de ca­lor, la ener­gía so­lar siem­pre tra­ba­ja con la acu­mu­la­ción de lo pro­du­ci­do.

En las ins­ta­la­cio­nes de es­te ti­po de fuen­te de ener­gía se tie­ne en cuen­ta que de­ben de fun­cio­nar to­do el año y so­bre to­do du­ran­te el ve­rano, don­de la pro­duc­ción es ma­yor. Por ello, no exis­ten ins­ta­la­cio­nes úni­ca­men­te di­se­ña­das pa­ra ca­le­fac­ción, sino que tam­bién las hay mix­tas que pro­du­cen pa­ra ACS y ca­le­fac­ción.

AEROTERMIA Y GEOTERMIA

La aerotermia y la geotermia son tec­no­lo­gías que se ba­san en el uso de bom­bas ca­lor, son muy in­tere­san­tes por­que son ca­pa­ces de trans­por­tar más ca­lor que la ener­gía que pue­dan con­su­mir. Se de­di­can a trans­por­tar el ca­lor, no lo ge­ne­ran. Hay que te­ner en cuen­ta:

• Es­tas bom­bas sue­len te­ner una tem­pe­ra­tu­ra de 60º gra­dos y es­to se de­be a que ac­tual­men­te se uti­li­zan re­fri­ge­ran­tes con es­ta li­mi­ta­ción tec­no­ló­gi­ca.

• Es­te ti­po de bom­bas tra­ba­jan con sal­tos tér­mi­cos ba­jos y cau­da­les al­tos.

• Las bom­bas sue­len ser re­ver­si­bles, por lo que dan ca­lor en in­vierno y frío en ve­rano.

Las bom­bas de ca­lor re­quie­ren un vo­lu­men mí­ni­mo de agua en la ins­ta­la­ción, ya que ne­ce­si­tan acu­mu­lar la ener­gía su­fi­cien­te pa­ra rea­li­zar el cálcu­lo del vo­lu­men del ca­lor su­po­nien­do que so­lo hay una zo­na abier­ta que es más pe­que­ña. Por eso la ins­ta­la­ción dis­po­ne de vál­vu­las de zo­na. A ve­ces, se ins­ta­lan los de­pó­si­tos de iner­cia entre la bom­ba de ca­lor y el sue­lo ra­dian­te.

INS­TA­LA­CIO­NES CEN­TRA­LI­ZA­DAS

En las ins­ta­la­cio­nes cen­tra­li­za­das en las que el ge­ne­ra­dor del ca­lor es co­mún a mu­chos usua­rios, ca­da usua­rio tie­ne que te­ner una ins­ta­la­ción in­di­vi­dual de sue­lo ra­dian­te. Las tu­be­rías son co­mu­nes, pe­ro de­ben de dis­tri­buir el ca­lor a una tem­pe­ra­tu­ra ade­cua­da de­pen­dien­do la tem­pe­ra­tu­ra ex­te­rior. Por lo que ca­da usua­rio de­be de te­ner un ar­ma­rio con los si­guien­tes ele­men­tos:

• Vál­vu­la de cor­te que pue­da con­tro­lar de ma­ne­ra in­di­vi­dual ca­da ins­ta­la­ción.

• Con­ta­dor de ener­gía que apa­gue so­lo la ca­le­fac­ción que uti­li­za.

• Re­gu­la­dor de cau­dal o una bom­ba cir­cu­la­do­ra in­di­vi­dual.

Es­tos ele­men­tos sir­ven pa­ra po­der ca­le­fac­tar una vi­vien­da o ha­bi­tácu­lo que ten­ga una ins­ta­la­ción cen­tra­li­za­da con sue­lo ra­dian­te. Fuen­te: ‘Guía de Sue­lo Ra­dian­te de Fe­ge­ca’, se­gun­da edi­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.