El DO­RA­DO

Clio Especial (Spain) - - SUMARIO - POR JOR­GE JI­MÉ­NEZ

AUN­QUE NO SE HAN HA­LLA­DO PRUE­BAS DE SU EXIS­TEN­CIA REAL, EL DO­RA­DO SE HA CON­VER­TI­DO EN UNA DE LAS CIU­DA­DES LE­GEN­DA­RIAS MÁS BUS­CA­DAS DE TO­DOS LOS TIEM­POS. EL ORI­GEN DE SU FAS­CI­NA­CIÓN NA­CE DE LA FI­GU­RA DEL CA­CI­QUE IN­CA ATAHUAL­PA. ES­TE ES SU LE­GA­DO.

CON LA LLE­GA­DA A AMÉ­RI­CA DE LOS ES­PA­ÑO­LES, Y SU POS­TE­RIOR CON­QUIS­TA, NO SO­LO SE ABRIÓ AN­TE ELLOS LA PO­SI­BI­LI­DAD DE AM­PLIAR FRON­TE­RAS, SINO QUE LAS LE­YEN­DAS IN­DÍ­GE­NAS LES BRIN­DA­RON UN NUE­VO OB­JE­TI­VO: UN MUNDO LLENO DE RI­QUE­ZAS. Es­te es el ca­so de una de las le­yen­das más co­no­ci­das en to­do el mundo, El Do­ra­do. Si te­ne­mos en cuen­ta que mu­chos de los que es­pa­ño­les que pu­sie­ron rum­bo a los nue­vos te­rri­to­rios de Amé­ri­ca iban bus­can­do ri­que­zas y opor­tu­ni­da­des, en­ten­de­re­mos me­jor que la po­si­bi­li­dad de que exis­tie­ra una ciu­dad, o me­jor di­cho un la­go lleno a re­bo­sar de oro y de­más pie­dras pre­cio­sas, atrae­ría a cien­tos de aven­tu­re­ros con afán de pros­pe­rar. Y fue pre­ci­sa­men­te esa bús­que­da in­can­sa­ble del hom­bre por en­con­trar ri­que­za, la que con­vir­tió la le­yen­da en al­go fac­ti­ble, o al me­nos, en al­go me­re­ce­dor de tiem­po y re­cur­sos.

LA VER­DA­DE­RA LE­YEN­DA

De cual­quier for­ma, la le­yen­da del Do­ra­do nos cuen­ta de la exis­ten­cia de un lu­gar en Su­da­mé­ri­ca que po­seía enor­mes ri­que­zas. In­clu­so la exis­ten­cia de una ciu­dad cons­trui­da en oro, en­ga­la­na­das con ca­lles do­ra­das y es­plén­di­das. Pe­ro, te­ne­mos que te­ner en cuen­ta que es­ta le­yen­da no ha­bla de una ciu­dad cons­trui­da en oro, sino, más bien de un ri­tual por el que el nue­vo ca­ci­que del lu­gar era un­gi­do con re­si­na y em­ba­dur­na­do con pol­vo de oro, mien­tras se ha­rían ofren­das a los dio­ses con ge­mas, oro y di­ver­sas jo­yas. Es­ta úl­ti­ma ver­sión, la de “El in­dio do­ra­do”, es la que po­si­ble­men­te ten­ga más cre­di­bi­li­dad en nues­tros días. Na­ce de la cró­ni­ca de Juan Ro­drí­guez Frey­le, la cual re­co­ge en su obra “El Car­ne­ro” (1636-1638). Con­cre­ta­men­te, en el ca­pí­tu­lo II de su cró­ni­ca, cuen­ta una cos­tum­bre de los in­dios chib­chas, que le ha­bría si­do re­ve­la­da a él gra­cias al tes­ti­mo­nio de un he­re­de­ro al trono que lle­gó a co­no­cer. Del au­tor, Juan Ro­drí­guez, no se conoce gran co­sa. A gran­des ras­gos po­dría­mos de­cir que na­ció ha­cia el 1566 en Bo­go­tá. Al­gu­nos his­to­ria­do­res apun­tan a que no lle­gó nun­ca a re­ci­bir una edu­ca­ción com­ple­ta, ya que aban­do­nó el se­mi­na­rio don­de ha­bía si­do enviado y no lo­gra­ría ja­más ser or­de­na­do sa­cer­do­te. Lo de­más que se sa­be de él es un pro­ce­so ju­di­cial por deu­das con un ca­pi­tán al que tu­vo que

pa­gar con la ven­ta de to­dos sus bie­nes y que, tras su muer­te, a su es­po­sa y a sus des­cen­dien­tes se les se­gui­ría aco­san­do con di­cha deu­da, apa­ren­te­men­te in­jus­ta. Se­gún al­gu­nos ex­per­tos, fue la in­fluen­cia del ca­pi­tán Gu­tié­rrez de Mon­te­ma­yor la que ha­bría pues­to en un aprie­to a Juan Ro­drí­guez.

EL RI­TUAL DEL ORO

En cual­quier ca­so, lo que nos cuen­ta el cro­nis­ta es que co­no­ció al fu­tu­ro ca­ci­que, se­ñor de Gua­ta­vi­ta, quien era el

DU­RAN­TE EL RI­TUAL, EL NUE­VO CA­CI­QUE se­ría un­gi­do con una re­si­na muy pe­ga­jo­sa y se le en­ga­la­na­ría la piel con pin­tu­ras do­ra­das. La bal­sa iría car­ga­da con to­do ti­po de oro y jo­yas que lanzaría al la­go co­mo ofren­da.

so­brino del anterior ca­ci­que. Al pa­re­cer, la cos­tum­bre de aque­lla sociedad in­dí­ge­na era que he­re­da­ban el car­go no ya los hi­jos di­rec­tos de los ca­ci­ques, sino los hi­jos de las her­ma­nas de es­tos, es de­cir, los so­bri­nos (hi­jos de her­ma­na). Además, la tra­di­ción lo­cal obli­ga­ba a los so­bri­nos que iban a ser fu­tu­ros ca­ci­ques aguar­dar ayuno por el tiem­po de 6 años en una cue­va dis­pues­ta pa­ra que, du­ran­te di­cho tiem­po, los ele­gi­dos no tu­vie­ran con­tac­to ape­nas con el ex­te­rior, y aña­de Ro­drí­guez Frey­le: “En to­do es­te tiem­po no ha­bía de te­ner par­te con mu­je­res, ni co­mer car­ne, sal ni ají, y otras co­sas que les ve­da­ban; y en­tre ellas que du­ran­te el ayuno no de­bían ver el sol; so­lo de no­che te­nían li­cen­cia pa­ra sa­lir de la cue­va y ver la lu­na y las es­tre­llas y re­co­ger­se an­tes de que el sol los vie­se”.

Des­pués de di­cho ayuno de seis años, la ce­re­mo­nia cons­ta­ba de fa­bri­car una bal­sa de jun­cos, y ador­nar­la con los co­lo­res más vis­to­sos que se pu­die­ra. En la bal­sa, va­rias ho­gue­ras ar­de­rían, y en­tra­ban con el ele­gi­do los cua­tro ca­ci­ques más im­por­tan­tes del lu­gar (des­pués de él en­ten­de­mos), en­ga­la­na­dos con to­do ti­po de ves­ti­men­tas tí­pi­cas del lu­gar. La ce­re­mo­nia, se­gún nos cuen­ta Ro­drí­guez Frey­le, es­ta­ría acom­pa­ña­da por to­do ti­po de festejos.

Al in­dio pro­ta­go­nis­ta del ri­tual, se le un­gi­ría con re­si­na muy pe­ga­jo­sa y se le en­ga­la­na­ría la piel con pin­tu­ras do­ra­das. En­ton­ces, des­de la bal­sa, el nue­vo ca­ci­que, to­ma­ría to­do ti­po de oro y jo­ye­ría que lle­va­ría en se­ñal de ofren­da, y en mi­tad de la la­gu­na de Gua­ta­vi­ta, las arro­ja­ría al agua. Los acom­pa­ñan­tes ha­cían exac­ta­men­te lo mis­mo, lan­zan­do al fon­do del agua to­do el oro de que ha­brían dis­pues­to pa­ra la ce­re­mo­nia.

Ha­brían si­do esas ri­que­zas, que lan­za­ban los in­dios de la bal­sa, las que ha­brían lle­ga­do a oí­dos de los es­pa­ño­les. Se­gún cuen­ta Ro­drí­guez Frey­le, la le­yen­da del Do­ra­do, na­ce del ca­ci­que un­gi­do con re­si­na y ador­na­do con

pol­vo do­ra­do. De aquí, los es­pa­ño­les ha­brían sa­ca­do la idea de bus­car El Do­ra­do, el “in­dio do­ra­do”.

OB­SE­SIÓN ES­PA­ÑO­LA

Pe­ro aún hay otra co­sa que cuen­ta el cro­nis­ta es­pa­ñol, a fi­na­les del si­glo XVI, du­ran­te el rei­na­do de Fe­li­pe II, es­te hi­zo un tra­to con un hom­bre lla­ma­do An­to­nio Se­púl­ve­da. La em­pre­sa que con­cer­nía al mo­nar­ca y al súb­di­to, fue se­car la gran la­gu­na de Gua­ta­vi­ta (en la ac­tual Cun­di­na­mar­ca, Co­lom­bia). Se­púl­ve­da ha­bría con­se­gui­do un se­ca­do par­cial de la enor­me man­cha de agua. Co­mo re­sul­ta­do se ob­tu­vie­ron en be­ne­fi­cio pie­dras pre­cio­sas y oro por va­lor de más de 12.000 pe­sos de oro de la épo­ca, además de una es­me­ral­da de unas dos on­zas, equi­va­len­te a 500 pe­sos más.

El se­ca­do de la la­gu­na ha­bría si­do rea­li­za­do tiem­po an­tes de que el cro­nis­ta Ro­drí­guez Frey­le es­cri­bie­ra “El Car­ne­ro”, que­dan­do pa­ten­te que ya des­de el si­glo XVI la ob­se­sión por en­con­trar El Do­ra­do, azo­ta­ba las men­tes y qui­ta­ba el sue­ño a mu­chos es­pa­ño­les.

Pe­ro con los es­pa­ño­les no aca­bó, ni mu­cho me­nos, el em­pe­ño de va­ciar la la­gu­na pa­ra in­ten­tar en­con­trar el res­to del bo­tín que Fe­li­pe II ha­bría de­ja­do en el fon­do. Sin ir más le­jos, a prin­ci­pios del si­glo XVIII, un ami­go de Si­món Bo­lí­var, Jo­sé Ig­na­cio Pa­rís in­ten­tó dre­nar to­da el agua de la la­gu­na. La em­pre­sa re­sul­tó un fra­ca­so, los me­dios de que dis­po­nían en­ton­ces no re­sul­ta­ron ser los ade­cua­dos y tu­vie­ron que aban­do­nar su em­pe­ño.

En el año 1898, la Com­pa­ñía pa­ra la Ex­plo­ta­ción de la La­gu­na de Gua­ta­vi­ta (for­ma­da por la com­pa­ñía in­gle­sa Con­trac­tors Ltd.) in­ten­tó ha­cer un tú­nel por de­ba­jo de la la­gu­na, y con un sis­te­ma de com­puer­tas, in­ten­tar re­gu­lar el ni­vel del agua. Te­ne­mos que es­pe­rar has­ta el año 1912, pa­ra ver di­cha la­gu­na com­ple­ta­men­te va­cía, se con­si­guió dre­nar ab­so­lu­ta­men­te to­da el agua. Pe­ro un pro­ble­ma que no ha­bían pen-

sa­do los in­ge­nie­ros y res­pon­sa­bles de la em­pre­sa, les pi­lló por sor­pre­sa: el fan­go im­pe­día en­trar en la la­gu­na aho­ra se­ca. La so­lu­ción que se pro­pu­so da­do es­te acon­te­ci­mien­to, fue es­pe­rar a que el sol y su ca­lor du­ran­te el día hi­cie­ran del lo­do are­na, y así po­der ac­ce­der al tan co­di­cia­do te­so­ro que lle­va­ba tan­to tiem­po es­pe­ran­do su­mer­gi­do en el agua. Pe­ro la na­tu­ra­le­za es ca­pri­cho­sa e in­con­tro­la­ble en oca­sio­nes y el lo­do no so­lo se se­có, sino que se com­pac­tó de tal for­ma que hi­zo im­po­si­ble tra­ba­jar so­bre él con cual­quier ti­po de ma­qui­na­ria, de­jan­do el ob­je­to de la em­pre­sa a va­rios me­tros ba­jo una ca­pa de tie­rra du­ra im­pe­ne­tra­ble en la épo­ca. Si bien es cier­to que se en­con­tra­ron al­gu­nos ob­je­tos y ma­te­ria­les va­lio­sos, los po­cos que se ob­tu­vie­ron no fue­ron su­fi­cien­tes pa­ra cu­brir gas­tos. No pu­dien­do ob­te­ner be­ne­fi­cio al­guno, y per­dien­do su in­ver­sión, la em­pre­sa se de­cla­ró en ban­ca­rro­ta y aban­do­nó el pro­yec­to que tan­to es­fuer­zo le ha­bía su­pues­to.

Los in­gle­ses con­ti­nua­ron en la La­gu­na de Gua­ta­vi­ta has­ta en­tra­da la II Gue­rra Mun­dial, don­de com­ba­tie­ron con las fuer­zas alia­das. En tie­rras co­lom­bia­nas de­ja­ron gran­des can­ti­da­des de ma­te­rial aban­do­na­do en el fon­do del agua, don­de pre­ten­dían se­guir con la em­pre­sa que aban­do­na­rían ha­cía ya va­rias dé­ca­das. Co­mo po­de­mos su­po­ner, el es­trés al que se so­me­tió al eco­sis­te­ma fue bas­tan­te grande a lo lar­go de los si­glos. Pa­ra evi­tar que se si­guie­ra ex­po­lian­do el suelo co­lom­biano y de­gra­dan­do la fa­mo­sa la­gu­na, el Go­bierno de Co­lom­bia, en el año 1965 pro­te­gió el lu­gar de­cla­rán­do­lo Pa­tri­mo­nio His­tó­ri­co y cul­tu­ral, prohi­bien­do que se vol­vie­ra a in­ten­tar dre­na­je al­guno de la la­gu­na.

Y es que la le­yen­da del “in­dio do­ra­do”, aca­bó sien­do una ob­se­sión ya no so­lo pa­ra los es­pa­ño­les que con­quis­ta­ron Amé­ri­ca, sino pa­ra las ci­vi­li­za­cio­nes eu­ro­peas muy pos­te­rio­res a la con­quis­ta.

EL REINO DE PAITITÍ

Otra ver­sión so­bre el fa­mo­so lu­gar, bus­ca­do has­ta la sa­cie­dad por es­pa­ño­les, bri­tá­ni­cos y to­do ti­po de bus­ca­do­res de oro y te­so­ros de to­do el mundo, cuen­ta que es­ta­ría si­tua­do en­tre los te­rri­to­rios de Bra­sil, Pe­rú y Bolivia. Es­ta ver­sión ha­bla del reino de Paitití, si­tua­do en la Ama­zo­nia, al­gu­nos his­to­ria­do­res hablan de que se si­tua­ba en el Im­pe­rio In­ca. Al pa­re­cer es­ta le­yen­da ha­bría sur­gi­do so­bre el año 1532, cuan­do los es­pa­ño­les ha­brían en­ta­bla­do con­tac­to con los in­cas, y en con­cre­to, en el año 1533, tras la muer­te de Atahual­pa, úl­ti­mo em­pe­ra­dor de los in­dios, la le­yen­da de la ri­ca ciu­dad se ha­bría acen­tua­do.

Atahual­pa ha­bría si­do el hi­jo del em­pe­ra­dor Huay­na Cá­pac y de Tú­pac Paclla, quien fue­ra prin­ce­sa de Qui­to. Su pa­dre le de­jó a es­te, po­co an­tes de fa­lle­cer, al man­do del reino de Qui­to, y a Huás­car (her­ma­nas­tro de Atahual­pa) el de Cuz­co. Al prin­ci­pio, cuen­tan los his­to­ria­do­res, que hu­bo bue­nas re­la­cio­nes en­tre los dos reinos, pe­ro la idea ex­pan­sio­nis­ta de Atahual­pa pu­so en pie de gue­rra a los dos reinos, desem­bo­can­do en una gue­rra ci­vil san­grien­ta en­tre los in­cas.

Pre­ci­sa­men­te, in­mer­sos en es­ta gue­rra es­ta­ban los in­dí­ge­nas cuan­do los es­pa­ño­les se apro­xi­ma­ron por el nor­te del Pe­rú a las po­si­cio­nes in­cas. Atahual­pa ma­ni­fes­tó a su her­mano la idea de la cer­ca­nía de las fuer­zas es­pa­ño­las y tra­tó de pac­tar una tre­gua. La paz no lle­gó por par­te de Huás­car, que le­jos de bus­car la unión y en­te­rrar el ha­cha de gue­rra, se lan­zó al ata­que con­tra el ejér­ci­to de su her­ma­nas­tro.

En Qui­pai­pán tu­vo lu­gar la ba­ta­lla que dio la vic­to­ria a Atahual­pa so­bre su Huás­car. Las fuer­zas del pri­me­ro se aba­lan­za­ron des­de la re­ta­guar­dia del se­gun­do, el cual que creía ha­ber fre­na­do el em­pu­je. A ori­llas del río Apu­rí­mac, Huás­car fue apre­sa­do por las fuer­zas lea­les a su her­ma­nas­tro. Es­te úl­ti­mo no du­dó en re­pri­mir du­ra­men­te a un buen nú­me­ro de los se­gui­do­res de su her­mano, ase­si­nan­do a dis­cre­ción a fa­mi­lia­res y per­so­nas afi­nes a es­te. Huás­car fue tras­la­da­do has­ta Ca­ja­mar­ca, don­de vi­vía Atahual­pa.

Es­ta gue­rra ci­vil y el de­bi­li­ta­mien­to co­rres­pon­dien­te de las fuer­zas in­cas be­ne­fi­ció en gran par­te a las tro­pas ex­pe­di­cio­na­rias es­pa­ño­las que en­con­tra­ron un enemi­go, aún fuer­te, pe­ro más de­bi­li­ta­do que si no hu­bie­ra ha­ber­se visto en­vuel­to en el con­flic­to anterior. Se­gún los his­to­ria­do­res fue el día 15 de no­viem­bre del año 1532

ATAHUAL­PA ha­bría si­do el hi­jo del em­pe­ra­dor Huay­na Cá­pac y de Tú­pac Paclla, quien fue­ra prin­ce­sa de Qui­to. Por tan­to, es­te ha­bría he­re­da­do el reino de Qui­to y su her­mano, Huás­car, el de Cuz­co.

cuan­do los es­pa­ño­les lle­ga­ron, no sin es­fuer­zo, a Ca­ja­mar­ca. Fran­cis­co Pizarro, co­man­dan­te de aque­llas fuer­zas, pi­dió por medio de dos in­tér­pre­tes par­la­men­to con Atahual­pa. Al pa­re­cer, Pizarro ha­bría si­do in­vi­ta­do a la ciu­dad por el em­pe­ra­dor in­ca, se­gún cuen­tan al­gu­nos his­to­ria­do­res. Ha­llán­do­se ya en la ciu­dad de Ca­ja­mar­ca, el con­quis­ta­dor es­pa­ñol, en­vió a Her­nan­do de So­to con unos 20 ca­ba­llis­tas al en­cuen­tro del em­pe­ra­dor in­ca. Pos­te­rior­men­te, tras ave­ri­guar que Atahual­pa se en­con­tra­ba a una dis­tan­cia de apro­xi­ma­da­men­te una le­gua con sus tro­pas acam­pa­das, Pizarro, man­dó otros 20 ji­ne­tes y a su pro­pio her­mano, Her­nan­do Pizarro, pa­ra re­for­zar a las pri­me­ras fuer­zas que ha­bía man­da­do allí por mie­do a que es­tas pu­die­ran ser em­bos­ca­das por el enemi­go in­dí­ge­na.

Cuan­do las fuer­zas es­pa­ño­las se en­con­tra­ron con los in­cas, Her­nan­do Pizarro, se ha­bría sen­ti­do no­ta­ble­men­te mo­les­to por el tiem­po que se de­mo­ró el je­fe in­ca en pre­sen­tar­se an­te la ex­pe­di­ción es­pa­ño­la. Al pa­re­cer, se­gún

ar­chi­vos de la épo­ca, el ex­tre­me­ño ha­bría gri­ta­do a su in­tér­pre­te al­go así co­mo: “De­cid­le al pe­rro que sal­ga”.

Las fuer­zas es­pa­ño­las que se en­tre­vis­ta­ron con el cau­di­llo in­dí­ge­na, acor­da­ron con él en­con­trar­se al día si­guien­te en Ca­ja­mar­ca pa­ra que se es­tu­vie­ra tam­bién pre­sen­te Fran­cis­co Pizarro.

Lle­ga­dos a es­te pun­to te­ne­mos que men­cio­nar un he­cho bas­tan­te cu­rio­so: tan­to Atahual­pa co­mo Pizarro, te­nían en men­te cap­tu­rar al otro. De es­ta ma­ne­ra, el in­ca, ha­bía pla­nea­do apro­xi­mar­se a las fue­ras es­pa­ño­las en cla­ra su­pe­rio­ri­dad nu­mé­ri­ca (en­tre 6.000 y 7.000 per­so­nas le acom­pa­ña­ban). El error que le cos­ta­ría el po­der y la vi­da al in­ca fue su­po­ner que los es­pa­ño­les se aco­bar­da­rían an­te se­me­jan­te sé­qui­to y que no ha­rían, por lo tan­to, fal­ta ar­mas que em­plear con­tra los ex­tran­je­ros. Co­mo ve­re­mos, le­jos de ame­dren­tar­se, los es­pa­ño­les se lan­za­rían a la car­ga sin te­mor con­tra los in­cas.

LA CON­QUIS­TA ES­PA­ÑO­LA

Fran­cis­co Pizarro, por su par­te, te­nía pla­nea­da una ar­ti­ma­ña más so­fis­ti­ca­da con­tra las fuer­zas in­cas. En la pla­za de la ciu­dad de Ca­ja­mar­ca, Pizarro ocul­tó en los edi­fi­cios de la mis­ma a sus ar­ca­bu­ce­ros, acom­pa­ña­dos de una pe­que­ña pie­za de ar­ti­lle­ría que se conoce co­mo fal­co­ne­te.

Cuan­do las fuer­zas lea­les a Atahual­pa lle­ga­ron a Ca­ja­mar­ca, se sor­pren­die­ron de no ver a los es­pa­ño­les por nin­gún la­do. Uno de sus hom­bres le con­tó que es­tos se ha­bían re­fu­gia­do en la pla­za de la ciu­dad por el mie­do que te­nían an­te la enor­me ma­sa in­dí­ge­na que te­nían en­fren­te. Una vez lle­ga­ron a di­cha pla­za, se pro­du­jo un he­cho bas­tan­te anec­dó­ti­co de la to­ma de la ciu­dad in­ca. El fraile Vi­cen­te de Val­ver­de, se ade­lan­tó a las tro­pas es­pa­ño­las y con la Bi­blia en la mano, in­ten­tó obli­gar al em­pe­ra­dor in­ca a que se con­vir­tie­ra al cristianismo y que se so­me­tie­ra al rey Carlos I de Es­pa­ña. Atahual­pa se sor­pren­dió de di­cha in­si­nua­ción por par­te del re­li­gio­so, y to­man­do el sa­gra­do li­bro de las ma­nos de es­te, lo arro­jó al suelo. An­te aque­lla ac­ción lle­va­da a ca­bo por el in­dio, Pizarro dio la or­den de ata­que. Los pri­me­ros en in­ter­ve­nir fue­ron los ar­ca­bu­ce­ros y la do­ta­ción del fal­co­ne­te que abrie­ron fue­go con­tra la mul­ti­tud in­ca.

Des­pués de aquel ata­que re­pen­tino, la ca­ba­lle­ría es­pa­ño­la se lan­zó a la car­ga y, sin du­dar, ata­có a los in­dí­ge­nas, que pron­to se vie­ron hu­yen­do del lu­gar en­tre el des­con­cier­to de la ba­ta­lla. Co­mo ya ade­lan­tá­ba­mos unas lí­neas más arri­ba, Atahual­pa ha­bía con­fia­do de­ma­sia­do en su im­po­nen­te su­pe­rio­ri­dad nu­mé­ri­ca, y no ha­bía pro­por­cio­na­do ar­mas a una par­te muy im­por­tan­te de su sé­qui­to, con lo que, aun­que ga­na­ban en nú­me­ro, per­dían en ar­ma­men­to. Y si a esto le su­ma­mos que el ele­men­to sor­pre­sa es­ta­ba de par­te de los es­pa­ño­les, nos ex­pli­ca­re­mos rá­pi­da­men­te por qué fue­ron es­tos úl­ti­mos los que se hi­cie­ron con la vic­to­ria, apre­san­do al in­ca.

El he­cho de cap­tu­rar al cau­di­llo de los in­cas, fue una ma­nio­bra lle­va­da a ca­bo por Pizarro, por­que co­no­cía la im­por­tan­cia que te­nía des­ca­be­zar (or­ga­ni­za­ti­va­men­te ha­blan­do) a los in­dios. Así que­dó de­mos­tra­do cuan­do, muer­to Atahual­pa, las fuer­zas in­cas que ro­dea­ban Ca­ja­mar­ca se dis­per­sa­ron, fa­ci­li­tan­do mu­cho la con­quis­ta de te­rri­to­rios a las fuer­zas es­pa­ño­las.

EL SE­CRE­TO DE ATAHUAL­PA

Fue pre­ci­sa­men­te la cap­tu­ra del lí­der in­ca lo que de­to­nó un po­si­ble ori­gen de la le­yen­da del Do­ra­do. Cuan­do es­tu­vo pre­so de los es­pa­ño­les, a cam­bio de su li­ber­tad, Atahual­pa pro­me­tió a sus cap­to­res una su­ma de oro y pie­dras pre­cio­sas co­mo pa­ra lle­nar la es­tan­cia don­de se en­con­tra­ba pre­so. An­te se­me­jan­te ofren­da, Pizarro ac­ce­dió a con­ce­der­le al reo el in­ter­cam­bio.

A los po­cos días, un te­so­ro de ta­ma­ño im­po­nen­te ha­bría lle­ga­do y cum­pli­do con lo acor­da­do an­te los es­pa­ño­les. Pa­ra po­der ha­cer­nos una idea de lo im­por­tan­te que fue la su­ma que lo­gró re­co­ger Pizarro, está es­ti­ma­do por los his­to­ria­do­res que po­dría as­cen­der a al­go más de 1.326.000 pe­sos de oro y a ca­si 52.000 pe­sos de pla­ta de la épo­ca. Aque­llos es­pa­ño­les que se en­con­tra­ban en Ca­ja­mar­ca en el mo­men­to de la re­par­ti­ción del bo­tín, se ha­lla­ron con una gran for­tu­na en­tre sus ma­nos. A pe­sar de ha­ber cum­pli­do con su pa­la­bra, el in­ca, el co­man­dan­te es­pa­ñol Fran­cis­co Pizarro no cum­plió la su­ya, qui­tán­do­se de en medio en

ATAHUAL­PA ha­bía con­fia­do de­ma­sia­do en su im­po­nen­te su­pe­rio­ri­dad nu­mé­ri­ca, y no ha­bía pro­por­cio­na­do ar­mas a una par­te muy im­por­tan­te de su sé­qui­to, con lo que, aun­que ga­na­ban en nú­me­ro, per­dían en ar­ma­men­to.

cuan­to pu­do a Atahual­pa, me­dian­te un jui­cio su­ma­rio. Esto lo hi­zo, a pe­sar de que su pro­pio her­mano, Her­nan­do Pizarro, se po­si­cio­nó a fa­vor del in­ca y tra­tó por to­dos sus me­dios de sal­var­le la vi­da. De­fi­ni­ti­va­men­te, el que fue­ra em­pe­ra­dor in­dio fue man­da­do eje­cu­tar. Se le con­de­nó de los de­li­tos de: he­re­jía, ido­la­tría, po­li­ga­mia e in­ces­to en­tre otros. La con­de­na fue la muer­te en la ho­gue­ra. Esto úl­ti­mo fue con­mu­ta­do por el ga­rro­te vil, al con­ver­tir­se el in­ca al cristianismo, adop­tan­do el nom­bre de Fran­cis­co.

La le­yen­da aquí na­ce cuan­do se es­pe­cu­la de dón­de pu­do sa­car se­me­jan­te te­so­ro Atahual­pa. Al­gu­nos se­ña­la­ron la ciu­dad de Paitití, co­mo el lu­gar de don­de el em­pe­ra­dor ha­bría he­cho ex­traer se­me­jan­te ri­que­za pa­ra pa­gar su li­ber­tad. Por lo tan­to, se abría la ve­da pa­ra to­do ti­po de es­pe­cu­la­cio­nes. Al­gu­nos sos­tie­nen la creen­cia de que aquel oro vino de una ciu­dad es­con­di­da del Pe­rú, y es, pre­ci­sa­men­te, es­ta teo­ría la que lle­vó a mu­chos bus­ca­do­res de oro y ex­plo­ra­do­res a bus­car sin des­can­so el ori­gen de se­me­jan­te te­so­ro. Más tar­de se em­pe­za­ría a fan­ta­sear con ca­lles he­chas de oro, enor­mes mon­ta­ñas del me­tal do­ra­do y to­do ti­po de opu­len­cias que nun­ca se lle­ga­ron a en­con­trar.

Y no fue pre­ci­sa­men­te por fal­ta de em­pe­ño el he­cho de que no se en­con­tra­ra la ciu­dad de Pi­ti­tí, por­que mu­chos han si­do los que se han lan­za­do en su bus­ca.

Uno de aque­llos per­so­na­jes fue el ca­pi­tán Die­go de Or­dás, quien ya en el se­gun­do ter­cio del si­glo XVI, re­co­rrió el río Ori­no­co, apo­de­rán­do­se de to­das las tie­rras de sus már­ge­nes a las que lle­ga­ba en su fre­né­ti­ca bús­que­da de oro. De he­cho, ha­cia el año 1532, tu­vo lu­gar la des­apa­ri­ción del po­bla­do de Uya­pa­ri, un po­bla­do in­dí­ge­na si­tua­do en lo que hoy es Ba­rran­cas (Ve­ne­zue­la). Es­te he­cho se atri­bu­ye a la despiadada y an­sio­sa ac­tua­ción de Die­go de Or­dás.

En oca­sio­nes la bús­que­da del Do­ra­do ha pro­vo­ca­do en los hom­bres la lo­cu­ra. Es­te fue el ca­so de Pedro de Ur­súa y Lo­pe de Agui­rre, am­bos, des­ti­na­dos en la ex­pe­di­ción “La Jor­na­da del Do­ra­do” que ex­plo­ra­ba el co­ra­zón de la Ama­zo­nia en 1558. Pedro de Ur­súa fue ase­si­na­do por su com­pa­ñe­ro. Y es­te úl­ti­mo tu­vo que ser aba­ti­do por las fuer­zas de la co­ro­na es­pa­ño­la por ha­ber trai­cio­na­do a Es­pa­ña.

En 1535, un gru­po de ban­que­ros ale­ma­nes, en­tre ellos Phi­lipp von Hut­ten, con­si­guió el apo­yo de Carlos I y se pro­pu­so ex­plo­rar el te­rri­to­rio de Ve­ne­zue­la bus­can­do El Do­ra­do, pe­ro su em­pre­sa fra­ca­só, aun­que en­con­tra­ron oro, no fue ni mu­cho me­nos lo que es­pe­ra­ban ha­llar.

En 1539 Gonzalo Pizarro, her­mano de Fran­cis­co Pizarro, quien cap­tu­ró a Atahual­pa, con una ex­pe­di­ción de 200 es­pa­ño­les y 4.000 in­dios se pro­pu­so en­con­trar la tan bus­ca­da ciu­dad. Tam­bién fra­ca­só. Otros per­so­na­jes co­mo An­to­nio de Be­rrío, Wal­ter Ra­leigh o Ale­xan­der von Humb­doldt, se pro­pu­sie­ron en­con­trar el le­gen­da­rio em­pla­za­mien­to sin éxi­to al­guno.

Ya en el año 2001, un ar­queó­lo­go ita­liano, Ma­rio Po­lia en­con­tró en los ar­chi­vos de los Je­sui­tas de Ro­ma, un in­for­me de An­drea López, un mi­sio­ne­ro, que en el año 1600 ha­bría in­for­ma­do al Pa­pa de la exis­ten­cia de una ciu­dad re­ple­ta de oro y ri­que­zas si­tua­da en el co­ra­zón de la sel­va y cer­ca­na a una ca­ta­ra­ta lla­ma­da Paitití. De aquí, al­gu­nos his­to­ria­do­res y ex­per­tos han lle­ga­do a su­ge­rir que el Vaticano conoce la ubi­ca­ción exac­ta de El Do­ra­do, pe­ro que la man­tie­ne en se­cre­to.

La ciu­dad mi­to­ló­gi­ca de El Do­ra­do no está exen­ta de su­pers­ti­ción, ru­mo­res y di­ver­sas teo­rías. Lo más fas­ci­nan­te es que, a pe­sar de no ha­ber si­do en­con­tra­da nun­ca, tan­tas per­so­nas se ha­yan lan­za­do en su bús­que­da, y has­ta nues­tros días per­du­re la creen­cia.

MA­PA DE LA SU­PUES­TA LO­CA­LI­ZA­CIÓN DE LA CIU­DAD DE EL DO­RA­DO.

RE­CREA­CIÓN DEL AS­PEC­TO DE LA MÍ­TI­CA CIU­DAD DE EL DO­RA­DO.

LA­GU­NA DE GAUTAVITA, DON­DE SE CREE QUE YA­CE EL TE­SO­RO DEL DO­RA­DO.

HUE­LLAS AR­QUEO­LÓ­GI­CAS DEL REINO DE PAITITÍ.

LA MUER­TE DE ATAHUAL­PA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.