La gran­dio­si­dad de MA­CHU PIC­CHU

La ciu­dad per­di­da de los in­cas

Clio Especial (Spain) - - SUMARIO - POR AN­TO­NIO LUIS MO­YANO

CON­SI­DE­RA­DA UNA DE LAS SIE­TE MA­RA­VI­LLAS DEL MUNDO MO­DERNO POR VO­TA­CIÓN PO­PU­LAR EN 2007, LA “VIE­JA MON­TA­ÑA” SI­GUE OCUL­TAN­DO TAN­TOS MIS­TE­RIOS CO­MO CUAN­DO FUE RE­DES­CU­BIER­TA HA­CE AHO­RA 107 AÑOS. ES­TAS SON LAS CLA­VES QUE PER­MI­TEN DES­EN­TRA­ÑAR LOS ENIG­MAS DE LA MÍ­TI­CA CIU­DAD DE LOS IN­CAS.

"DE PRON­TO NOS EN­CON­TRA­MOS EN UN BOQUE TRO­PI­CAL, A LA SOM­BRA DE CU­YOS ÁR­BO­LES DISTINGUIMOS UN LABERINTO DE MU­ROS AN­TI­GUOS, las rui­nas de unos edi­fi­cios le­van­ta­dos con blo­ques de gra­ni­to, al­gu­nos de los cua­les re­ve­la­ban el her­mo­so en­sam­bla­je pro­pio del estilo más re­fi­na­do de la ar­qui­tec­tu­ra in­ca… La ex­tra­or­di­na­ria ca­li­dad de la can­te­ría, la pre­sen­cia de tan mag­ní­fi­cos edi­fi­cios y de lo que se an­to­ja­ba un nú­me­ro des­acos­tum­bra­do de vi­vien­das de pie­dra de ex­ce­len­te fac­tu­ra, me in­du­jo a creer que Ma­chu Pic­chu qui­zá se re­ve­la­ría co­mo la rui­na de ma­yor ta­ma­ño e im­por­tan­cia de to­das las des­cu­bier­tas en Amé­ri­ca…”. Así des­cri­be Hi­ram Bing­ham, en su cua­derno de via­je, la im­pre­sión que le ge­ne­ró cuan­do, en 1911, con­tem­pla­ra por vez pri­me­ra las rui­nas de la más mí­ti­ca y le­gen­da­ria de las ciu­da­des per­di­das: Ma­chu Pic­chu.

En Pe­rú, a po­co más de cien­to trein­ta ki­ló­me­tros de la que fue­ra su an­ti­gua ca­pi­tal Cuz­co, el “om­bli­go del mundo”, abra­za­da en­tre las es­tri­ba­cio­nes de los An­des cen­tra­les y la ve­ge­ta­ción sel­vá­ti­ca, se pro­yec­ta la som­bra del Ma­chu Pic­chu. La Vie­ja Mon­ta­ña, que es co­mo se tra­du­ce en que­chua –el an­ti­guo idio­ma de los in­dí­ge­nas an­di­nos-– se eri­ge a unos 2.430 me­tros so­bre el ni­vel del mar pa­ra ce­der su nom­bre a la ciu­da­de­la cu­yas rui­nas hoy se abri­gan en la que­bra­da que se si­lue­tea jun­to con el Huay­na Pic­chu o Jo­ven Mon­ta­ña que, sien­do me­nos ro­bus­ta, al­can­za ca­si los 2.700 me­tros. Cir­cun­dan las fal­das de es­te com­ple­jo mon­ta­ño­so las aguas del río Uru­bam­ba, cu­yo mean­dro ser­pen­tea el más jo­ven de sus pi­cos pa­ra des­ple­gar­se lue­go co­mo un hi­lo de Ariad­na

que se­ña­la el ca­mino ha­cia el Va­lle Sa­gra­do. Es­ta de­bió ser la ru­ta que si­guie­ron los chas­quis, los an­ti­guos co­rre­do­res que, re­le­ván­do­se a lo lar­go de to­do al­ti­plano –y des­en­tu­me­ci­dos gra­cias al mas­ca­do de ho­jas de co­ca–, in­te­gra­ban el ser­vi­cio de “men­sa­je­ría” que re­co­rría los dis­tin­tos pun­tos que con­fi­gu­ra­ban el Tahuan­tin­su­yu o an­ti­guo Im­pe­rio In­ca. San­tua­rio mís­ti­co, atrin­che­ra­da for­ta­le­za o mo­ra­da que ele­va­ba a los so­be­ra­nos In­cas pa­ra apro­xi­mar­los has­ta los dio­ses, lo cier­to es que la abrup­ta oro­gra­fía de Ma­chu Pic­chu su­mía en un le­tar­go de mi­llo­nes de años –des­de su for­ma­ción du­ran­te el Ce­no­zoi­co-– pa­ra des­per­tar ha­ce me­nos de seis si­glos. Fue en­ton­ces cuan­do los hom­bres que ha­bi­ta­ron es­tas tie­rras de­ci­die­ron eri­gir una ciu­dad pa­ra que los tu­ris­tas del si­glo XXI tu­vie­ran un pre­tex­to pa­ra as­cen­der por es­tas em­pi­na­das la­de­ras y te­ner al­go que fo­to­gra­fiar: unas rui­nas y unas mon­ta­ñas que pa­re­cen in­te­grar un lien­zo que hu­bie­ra per­du­ra­do así des­de siem­pre.

No im­por­ta que, en 2012, el ha­llaz­go de un do­cu­men­to del si­glo XVI fir­ma­do por el cro­nis­ta Juan de Be­tan­zos (1510-1576) lo ha­ya re­bau­ti­za­do con el nom­bre, me­nos eu­fó­ni­co, de Pa­ta­llaq­ta –del que­chua pa­ta (es­ca­lón en re­fe­ren­cia a las te­rra­zas de cul­ti­vo) y llaq­ta (ciu­dad)–; Ma­chu Pic­chu se­gui­rá sien­do la ciu­dad per­di­da más vi­si­ta­da del mundo.

Quién la des­cu­brió, cuán­do, có­mo y por qué fue cons­trui­da es­ta ciu­dad im­po­si­ble, y cuá­les fue­ron las cau­sas de su aban­dono son tan so­lo al­gu­nos de los enig­mas que anidan de­trás de ca­da ico­no­grá­fi­ca fo­to­gra­fía –y de ca­da sel­fie– con la que, dia­ria­men­te, los tu­ris­tas in­mor­ta­li­zan las rui­nas de Ma­chu Pic­chu. Es­tas son las res­pues­tas a ca­da una de es­tas in­te­rro­gan­tes.

¿QUIÉN FUE SU DES­CU­BRI­DOR?

Se atri­bu­ye al ex­plo­ra­dor y po­lí­ti­co es­ta­dou­ni­den­se –fue se­na­dor re­pu­bli­cano– Hi­ram Bing­ham (18751956) el “ha­llaz­go” de las rui­nas de Ma­chu Pic­chu un 24 de julio de 1911. Bing­ham, que en­ton­ces desem­pe­ña­ba el pues­to de pro­fe­sor de po­lí­ti­ca e his­to­ria en la Uni­ver­si­dad de Har­vard (Mas­sa­chu­setts, EE.UU.) y ha­bía co­men­za­do a es­pe­cia­li­zar­se en his­to­ria de La­ti­noa­mé­ri­ca, fue

SAN­TUA­RIO MÍS­TI­CO, for­ta­le­za o mo­ra­da que ele­va­ba a los so­be­ra­nos In­cas pa­ra apro­xi­mar­los has­ta los dio­ses, lo cier­to es que la abrup­ta oro­gra­fía de Ma­chu Pic­chu se su­mía en un le­tar­go de mi­llo­nes de años pa­ra des­per­tar ha­ce seis si­glos.

con­tra­ta­do en 1907 por la Uni­ver­si­dad de Ya­le (Con­nec­ti­cut) pa­ra cu­brir una va­can­te en es­ta asig­na­tu­ra.

Fue por aquel en­ton­ces cuan­do, de pa­so por Pe­rú tras ha­ber par­ti­ci­pa­do en el Pri­mer Con­gre­so Cien­tí­fi­co Pa­na­me­ri­cano, al­guien le con­ven­ció pa­ra que vi­si­ta­se al­gu­na de las ciu­da­des pre­co­lom­bi­nas co­mo Cho­que­qui­rao en Cuz­co. Aun­que Bing­ham no era ar­queó­lo­go, aque­lla vi­si­ta al Pe­rú pre­co­lom­bino le hi­zo en­tu­sias­mar­se con la po­si­bi­li­dad de des­cu­brir al­gu­na de las ciu­da­des per­di­das in­cas que to­da­vía per­ma­ne­cían ce­lo­sa­men­te es­con­di­das en­tre la ve­ge­ta­ción de la sel­va…

Ha­bien­do es­ta­ble­ci­do ya los pri­me­ros con­tac­tos en Pe­rú, fue en 1911 cuan­do, a ins­tan­cias de la Uni­ver­si­dad de Ya­le –y lue­go por la Na­tio­nal Geographic–, Bing­ham or­ga­ni­zó la pri­me­ra ex­pe­di­ción por Pe­rú. Su ob­je­ti­vo: lo­ca­li­zar la mí­ti­ca ciu­dad de Vil­ca­bam­ba (o Es­pí­ri­tu Pam­pa) que, du­ran­te 33 años ha­bría ser­vi­do de re­fu­gio pa­ra los úl­ti­mos in­cas has­ta que fue­ra arra­sa­da de­fi­ni­ti­va­men­te por los es­pa­ño­les en 1572. Aun­que pa­re­ce ser que avis­tó sus de­so­la­das pie­dras sin re­co­no­cer­las, en su pe­ri­plo Bing­ham y el sar­gen­to pe­ruano Fa­bián Ca­rras­co –que le es­col­ta­ba ha­cién­do­le de tra­duc­tor–, co­no­cie­ron a Melchor Ar­tea­ga, un cam­pe­sino que les ha­bló de las rui­nas de una ciu­dad que se co­bi­ja­ban as­cen­dien­do a tra­vés de la mon­ta­ña co­no­ci­da co­mo Ma­chu Pic­chu. Bas­tó so­bor­nar­le con un sol pa­ra que Ar­tea­ga las guia­ra has­ta las pro­xi­mi­da­des de es­ta ciu­dad…

¿CUÁN­DO SE CONS­TRU­YÓ?

Co­mo quie­ra que los In­cas no desa­rro­lla­ron nin­gún ti­po de es­cri­tu­ra –a ex­cep­ción de un sis­te­ma de co­di­fi­ca­ción a tra­vés de nu­dos en cuer­das co­no­ci­do co­mo qui­pus–, no han lle­ga­do has­ta nues­tros días fuen­tes de pri­me­ra mano que per­mi­tan da­tar con exac­ti­tud cuán­do se eri­gió la ciu­dad de Ma­chu Pic­chu. Aun­que hay quie­nes la si­túan co­mo el ves­ti­gio de una ci­vi­li­za­ción re­mo­ta prin­cai­ca, que pu­do ha­ber­se desa­rro­lla­do mil años an­tes del des­em­bar­co de los es­pa­ño­les a Amé­ri­ca. Lo cier­to es que es el pro­pio estilo mo­nu­men­tal de la ciu­da­de­la el que, ini­cial­men­te, per­mi­tió si­tuar­lo den­tro del con­tex­to ar­qui­tec­tó­ni­co de la ci­vi­li­za­ción In­ca.

Co­mo es sa­bi­do, los In­cas fue­ron la úl­ti­ma de las cul­tu­ras que do­mi­nó

el An­ti­guo Pe­rú, du­ran­te el pos­tre­ro si­glo an­tes de la con­quis­ta de­fi­ni­ti­va de los es­pa­ño­les ha­cia 1532. Fue du­ran­te la épo­ca ex­pan­sio­nis­ta de los In­cas (co­no­ci­da co­mo In­ca­na­to his­tó­ri­co) que se ini­cia a par­tir de la se­gun­da mi­tad del si­glo XV, cuan­do pu­do ha­ber­se eri­gi­do el com­ple­jo mo­nu­men­tal Ma­chu Pic­chu.

To­da­vía exis­te cier­ta con­tro­ver­sia en torno al mandatario in­ca que or­de­nó su cons­truc­ción. Al­gu­nas ver­sio­nes, te­ji­das en el mar­co de la le­yen­da, atri­bu­yen la ciu­dad de Ma­chu Pic­chu a Hui­ra­co­cha In­ca (1380-1448), oc­ta­vo go­ber­nan­te del

CO­MO QUIE­RA QUE LOS IN­CAS no desa­rro­lla­ron nin­gún ti­po de es­cri­tu­ra, no han lle­ga­do has­ta nues­tros días fuen­tes de pri­me­ra mano que per­mi­tan da­tar con exac­ti­tud cuán­do se eri­gió la ciu­dad de Ma­chu Pic­chu.

In­ca­na­to. Sin em­bar­go, y aun­que es­ta teo­ría se ci­men­ta en la po­si­bi­li­dad de que al­gu­nos ves­ti­gios sean an­te­rio­res a la épo­ca en la que se ha da­ta­do el mo­nu­men­to, exis­te con­sen­so en­tre los his­to­ria­do­res de que pu­do ha­ber si­do cons­trui­do du­ran­te el go­bierno de su hi­jo, el no­veno In­ca Pa­cha­cu­tec (1438-71), se­gún se des­pren­de de do­cu­men­tos co­lo­nia­les de me­dia­dos del si­glo XVI.

Pos­te­rior­men­te, el aná­li­sis por car­bono 14 de va­rios res­tos de car­bón ha­lla­dos en dis­tin­tos re­cin­tos del com­ple­jo mo­nu­men­tal, han per­mi­ti­do ca­li­brar su da­ta­ción ha­cia el año 1450. Con el In­ca Pa­cha­cu­tec (¿1400?-1471) se ini­cia­ría la tran­si­ción que con­vir­tie­ra el pri­mi­ti­vo rei­na­do o cu­ra­caz­go In­ca en el Tahuan­tin­su­yu: un es­ta­do im­pe­rial que se ex­ten­de­ría fue­ra de los lí­mi­tes geo­grá­fi­cos que hoy de­li­mi­tan Pe­rú.

¿CÓ­MO SE CONS­TRU­YÓ?

La cons­truc­ción de una ciu­dad en­cla­va­da en ple­na ele­va­ción en­tre dos mon­ta­ñas sig­ni­fi­ca un desafío ar­qui­tec­tó­ni­co que al­gu­nos, en un alar­de de fan­ta­sía y sub­es­ti­man­do el in­ge­nio de los an­ti­guos pe­rua­nos, han que­ri­do atri­buir a una des­co­no­ci­da ra­za ex­tin­gui­da de gigantes. La ci­men­ta­ción de la ciu­da­de­la de­bía ha­cer fren­te a dos ame­na­zas cons­tan­tes: los con­ti­nuos tem­blo­res de tie­rra –co­mo re­sul­ta­do de la fric­ción de dos fa­llas geo­ló­gi­cas– y las in­cle­men­tes llu­vias. En evi­tar que las edi­fi­ca­cio­nes ter­mi­na­ran des­mo­ro­nán­do­se co­mo un cas­ti­llo de nai­pes co­mo con­se­cuen­cia de un te­rre­mo­to, o arra­sa­das por un aguacero re­si­de el se­cre­to que ha per­mi­ti­do otor­gar más lon­ge­vi­dad a es­ta ciu­dad per­di­da que mu­chas de las cons­truc­cio­nes que se edi­fi­ca­ron en pleno si­glo XX.

El te­cha­do in­com­ple­to de los re­cin­tos que in­te­gran Ma­chu Pic­chu es lo que per­mi­te sor­tear acu­mu­la­cio­nes de agua en épo­ca de llu­vias. Lue­go, el des­plie­gue de com­ple­jí­si­mo sis­te­ma de ca­na­li­za­ción y dre­na­je en­cau­za las po­si­bles trom­bas de agua has­ta un fo­so que de­li­mi­ta el cas­co ur­bano de las te­rra­zas de­di­ca­das al cul­ti­vo.

El ries­go de un seís­mo es amor­ti­gua­do con el sin­gu­lar en­sam­bla­do de pie­dras tan ca­rac­te­rís­ti­co de la ar­qui­tec­tu­ra in­ca. Blo­ques de gra­ni­to, ex­traí­dos de can­te­ras si­tua­das en los en­tor­nos del ce­rro, fue­ron tras­la­da­dos has­ta la al­ti­pla­ni­cie arras­tra­dos con so­gas y a tra­vés de sen­de­ros ar­ci­llo­sos. Aun­que los in­cas no co­no­cían el hie­rro, pu­die­ron es­cul­pir los si­lla­res de sus edi­fi­ca­cio­nes em­plean­do co­mo per­cu­to­res pie­dras de ma­yor du­re­za, así co­mo mar­ti­llos rea­li­za­dos a par­tir de ro­ca de me­teo­ri­to y alea­cio­nes de bron­ce. Lue­go, su su­per­fi­cie era ali­sa­da me­dian­te una mez­cla abra­si­va com­pues­ta por are­na y gui­ja­rros en abun­dan­te agua. El en­ca­ja­do de pie­dras se hil­va­na en mu­ros que ob­tie­nen ma­yor es­ta­bi­li­dad al es­tar só­li­da­men­te en­rai­za­dos so­bre la su­per­fi­cie y li­ge­ra­men­te in­cli­na­dos en ta­lud.

¿PA­RA QUÉ SE CONS­TRU­YÓ?

Ini­cial­men­te, Hi­ram Bing­ham cre­yó con­tem­plar en Ma­chu Pic­chu las rui­nas de Vil­ca­bam­ba (o Vil­ca­pam­pa), la “sa­gra­da pla­ni­cie” que sir­vie­ra de re­fu­gio a los úl­ti­mos in­cas an­tes de ser do­ble­ga­dos por los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les. Sin em­bar­go, el ex­plo­ra­dor es­ta­dou­ni­den­se no tu­vo en cuen­ta que la ro­co­sa oro­gra­fía que res­guar­da la ciu­dad de Ma­chu Pic­chu po­co o na­da te­nía que ver con la pla­ni­cie o pam­pa des­cri­ta en los tex­tos co­lo­nia­les. Pe­ro un ex­ce­so de en­tu­sias­mo y, muy pro­ba­ble­men­te, la pre­sión de sus pa­tro­ci­na­do­res por al­can­zar el ob­je­ti­vo por el que ha­bía or­ga­ni­za­do la ex­pe­di­ción, em­pu­ja­ron a Bing­ham a iden­ti­fi­car –erró­nea­men­te– la co­lo­sal ciu­da­de­la de Ma­chu Pic­chu con la mí­ti­ca Vil­ca­bam­ba.

Des­de los años no­ven­ta, y aun­que al­gu­nos de sus re­cin­tos pu­die­ron ha­ber te­ni­do una fi­na­li­dad re­li­gio­sa, se acep­ta que Ma­chu Pic­chu, cons­trui­do en épo­ca del In­ca Pa­cha­cu­tec, sir­vió du­ran­te de­ter­mi­na­dos pe­río­dos co­mo un com­ple­jo re­si­den­cial pa­ra el so­be­rano. A ca­si 2500 me­tros en el ho­ri­zon­te, só­lo un en­cla­ve co­mo és­te per­mi­ti­ría al mo­nar­ca y su fa­mi­lia ele­var­se en el plano sim­bó­li­co y dis­fru­tar del her­mo­so pai­sa­je que se des­pa­rra­ma en las fal­das de la in­fran­quea­ble fron­te­ra na­tu­ral que de­li­mi­ta la que­bra­da que in­te­gran las cres­tas del Ma­chu Pic­chu y el Huay­na Pic­chu.

¿POR QUÉ SE ABAN­DO­NÓ?

La re­pen­ti­na irrup­ción de los es­pa­ño­les en 1534, coin­ci­dien­do con en el nue­vo es­ce­na­rio que se des­ple­ga­ba en un In­ca­na­to su­mer­gi­do en ple­na gue­rra ci­vil, pro­ba­ble­men­te con­tri­bu­yó a pre-

HI­RAM BING­HAM cre­yó con­tem­plar en Ma­chu Pic­chu las rui­nas de Vil­ca­bam­ba, la "sa­gra­da pla­ni­cie" que sir­vie­ra de re­fu­gio a los úl­ti­mos in­cas an­tes de ser do­ble­ga­dos por los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les.

ci­pi­tar el éxo­do de los ha­bi­tan­tes de Ma­chu Pic­chu. A la muer­te de Huay­na Ca­pac (¿1467?-1525), la su­ce­sión en el trono desem­bo­có en una con­tien­da que en­fren­tó a sus hi­jos Huás­car (1491-1533) y Atahual­pa (¿1500?-1533). Es­te con­flic­to, há­bil­men­te ma­ne­ja­do por los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les, ter­mi­nó por des­man­te­lar un In­ca­na­to que se fue des­hi­la­chan­do pau­la­ti­na­men­te ba­jo la in­fluen­cia del do­mi­nio co­lo­nial.

Se­gún se des­pren­de de tex­tos frag­men­ta­rios de la épo­ca, es pro­ba­ble que, a par­tir de 1536, la ma­yo­ría de sus ha­bi­tan­tes aban­do­na­ran Ma­chu Pic­chu pa­ra in­te­grar­se en al­guno de los fo­cos de re­sis­ten­cia que se man­tu­vie­ron su­ble­va­dos con­tra los es­pa­ño­les. Des­ma­qui­lla­da del es­plen­dor ur­ba­nís­ti­co que le con­fi­rió ser­vir de mo­ra­da a los so­be­ra­nos In­cas, la ciu­da­de­la de­bió se­guir alum­brán­do­se por mu­chos años, en la pri­vi­le­gia­da be­lle­za na­tu­ral que le con­fie­re una oro­gra­fía que aca­ri­cia las mis­mas nu­bes que abri­gan el vue­lo del cón­dor.

Tex­tos co­lo­nia­les es­cri­tos a par­tir de la se­gun­da mi­tad del pa­sa­do si­glo XVI, cuan­do el In­ca­na­to era ya un ves­ti­gio pre­té­ri­to, pa­re­cen re­fe­rir­se a un lu­gar de­no­mi­na­do in­dis­tin­ta­men­te co­mo Pi­cho o Pic­chu. Pa­re­ce ser que, du­ran­te un tiem­po los en­co­men­de­ros es­pa­ño­les que re­cau­da­ban el tri­bu­to a la Co­ro­na en vir­tud del tra­ba­jo co­se­cha­do por los in­dí­ge­nas, men­cio­nan en sus re­gis­tros a los po­bla­do­res de es­te en­cla­ve. Has­ta el año 1782 se ha­ce men­ción ex­plí­ci­ta a Mac­chu Pic­chu y Huay­na Pic­chu en unas es­cri­tu­ras de ven­ta de te­rre­nos.

Esto sig­ni­fi­ca que, con­tra­ria­men­te a lo que se pien­sa, Ma­chu Pic­chu no ca­yó en el ol­vi­do du­ran­te épo­ca co­lo­nial; y si su nom­bre no al­can­zó el pro­ta­go­nis­mo que hoy ad­quie­re co­mo re­cla­mo tu­rís­ti­co fue sim­ple­men­te por­que na­die –sal­vo los na­ti­vos de la zo­na que lue­go guia­ron a los ex­plo­ra­do­res–, se in­tere­só en as­cen­der por sus ce­rros pa­ra con­tem­plar el sue­ño de sus pie­dras.

RUI­NAS DE MA­CHU PIC­CHU.

RUI­NAS DE MA­CHU PIC­CHU.

HI­RAM BING­HAM.

RUI­NAS DE MA­CHU PIC­CHU.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.