TIKAL, la me­tró­po­lo maya

Clio Especial (Spain) - - SUMARIO - POR JA­VIER RA­MOS

LOS AN­TE­PA­SA­DOS DE LOS MA­YAS FUN­DA­RON VA­RIAS AL­DEAS A LO LAR­GO DEL SI­GLO II A.C., LAS CUA­LES SE TRANS­FOR­MA­RON MÁS TAR­DE EN LAS PRI­ME­RAS CIU­DA­DES DE ES­TA CUL­TU­RA. UNA DE ELLAS FUE TIKAL.

SUS TEMPLOSPIRÁMIDE ASO­MAN POR EN­CI­MA DE LA FRON­DO­SA SEL­VA GUA­TE­MAL­TE­CA, UNA IMA­GEN QUE EVO­CA EL ES­PLEN­DOR Y EL ABAN­DONO DE LA CIU­DAD MÁS EX­TEN­SA DE LA CI­VI­LI­ZA­CIÓN MAYA CLÁSICA. Tikal no so­lo fue una de las ur­bes ma­yas más gran­des y an­ti­guas, sino tam­bién un ejem­plo muy re­pre­sen­ta­ti­vo del au­ge y la enig­má­ti­ca caí­da de es­ta ci­vi­li­za­ción du­ran­te su pe­río­do clá­si­co, en­tre los si­glos III y X.

DE­SA­RRO­LLO MAYA

Pro­ce­den­tes del al­ti­plano de Gua­te­ma­la, los an­te­pa­sa­dos de los ma­yas emi­gra­ron al es­te (Chia­pas y Ta­bas­co, en Mé­xi­co) y oes­te (tie­rras ba­jas de Gua­te­ma­la, Hon­du­ras y Be­li­ce) en el II mi­le­nio an­tes de Cris­to. A su pa­so fun­da­ron al­deas, al­gu­nas de las cua­les se trans­for­ma­rían si­glos más tar­de en las pri­me­ras ciu­da­des de la cul­tu­ra maya. Una de ellas fue Tikal, si­tua­da en el co­ra­zón del bos­que tro­pi­cal del Pe­tén, al no­res­te de Gua­te­ma­la, y ha­bi­ta­da des­de el año 800 an­tes de Cris­to.

El asen­ta­mien­to cre­ció en po­bla­ción y ex­ten­sión y, ha­cia 200 a.C., se cons­tru­yó en una co­li­na ro­dea­da de cié­na­gas una vas­ta pla­ta­for­ma de pie­dra, la Gran Pla­za. So­bre es­ta ba­se se al­za­ría el nú­cleo de la ciu­dad maya, un gran com­ple­jo de acró­po­lis y tem­plos-pi­rá­mi­de.

Tikal fue una ciu­dad-es­ta­do que do­mi­nó los prin­ci­pa­les asen­ta­mien­tos hu­ma­nos en un área de 2.500 ki­ló­me­tros cua­dra­dos. A prin­ci­pios del si­glo I des­pués de Cris­to los pri­me­ros go­ber­nan­tes de Tikal es­ta­ble­cie­ron en las pla­ta­for­mas y pe­que­ños tem­plos pi­ra­mida­les de la acró­po­lis nor­te el cen­tro ce­re­mo­nial de la ciu­dad, es­ce­na­rio de los ri­tos cí­vi­cos y re­li­gio­sos que con­tem­pla­ba el pue­blo des­de la Gran Pla­za, mien­tras que la acró­po­lis cen­tral reunía los palacios de las cla­ses di­ri­gen­tes y los edi­fi­cios ad­mi­nis­tra­ti­vos.

Las seis gran­des pi­rá­mi­des de la ciu­dad, co­ro­na­das por tem­plos, fue­ron cons­trui­das con su as­pec­to ac­tual en los si­glos VII y VIII y al­can­zan una al­tu­ra im­pre­sio­nan­te, de en­tre 43 y 70 me­tros.

Con­ver­ti­da en una de las más de se­sen­ta ciu­da­des-es­ta­do que ca­rac­te­ri­za­ron la organización te­rri­to­rial de los ma­yas, Tikal al­can­zó su apo­geo en­tre los años 550 y 900 des­pués de Cris­to, cuan­do lle­gó a ocu­par un área de 60 ki­ló­me­tros cua­dra­dos y te­ner has­ta 200.000 ha­bi­tan­tes, se­gún al­gu­nos au­to­res.

Ca­da ciu­dad-es­ta­do es­ta­ba go­ber­na­da por su pro­pia no­ble­za di­nás­ti­ca, de li­na­je su­pues­ta­men­te di­vino, y to­das com­par­tían la mis­ma he­ren­cia cul­tu­ral y re­li­gio­sa y una in­ten­sa ac­ti­vi­dad co­mer­cial. Con el tiem­po, la fal­ta de cohe­sión po­lí­ti­ca y la dispu­ta por el con­trol del te­rri­to­rio, de las ma­te­rias pri­mas y de las ru­tas co­mer­cia­les ge­ne­ra­ron con­ti­nuas alian­zas y gue­rras en­tre ellas.

UN AR­TE Y AR­QUI­TEC­TU­RA CO­LO­SA­LES

El ya­ci­mien­to de Tikal, de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad en

TIKAL NO SO­LO FUE UNA DE LAS UR­BES MA­YAS MÁS GRAN­DES Y AN­TI­GUAS, sino tam­bién un ejem­plo del au­ge y la enig­má­ti­ca caí­da de es­ta ci­vi­li­za­ción du­ran­te su pe­río­do clá­si­co, en­tre los si­glos III y X.

1979, es el ma­yor de Amé­ri­ca. Los ma­yas al­can­za­ron las co­tas más al­tas de ci­vi­li­za­ción de to­dos los pue­blos pre­co­lom­bi­nos, y Tikal es una bue­na muestra de ello. La acró­po­lis nor­te ilus­tra la so­fis­ti­ca­ción de la ar­qui­tec­tu­ra y es­cul­tu­ra ma­yas, con­ce­bi­das pa­ra ser­vir y hon­rar a la cla­se go­ber­nan­te.

El com­ple­jo ce­re­mo­nial, que lle­gó a te­ner has­ta cien tem­plos, era tam­bién el mau­so­leo de la no­ble­za di­nás­ti­ca. Sus miem­bros se en­te­rra­ban jun­to a ce­rá­mi­cas y ob­je­tos de ja­de, ob­si­dia­na, con­chas y per­las en cá­ma­ras fu­ne­ra­rias abo­ve­da­das y pin­ta­das.

Pa­ra ex­hi­bir su gran­de­za, los nue­vos go­ber­nan­tes re­cons­truían y am­plia­ban los tem­plos, que ga­na­ron al­tu­ra has­ta do­mi­nar el pai­sa­je de la ciu­dad. Las fa­cha­das se de­co­ra­ban con es­tu­co mo­de­la­do y pin­ta­do, mien­tras que las an­chas es­ca­le­ras, don­de se rea­li­za­ban los ri­tua­les, es­ta­ban flan­quea­das por enor­mes mas­ca­ro­nes de dio­ses.

Ha­cia el año 800, el cen­tro re­li­gio­so de Tikal con­ta­ba con do­ce tem­plos eri­gi­dos so­bre una vas­ta pla­ta­for­ma. En­tre ellos so­bre­sa­lía el Tem­plo I o tem­plo del Gran Ja­guar, así co­mo el Tem­plo IV o de la Ser­pien­te Bi­cé­fa­la, el ma­yor de es­ta re­gión maya.

La his­to­ria de las di­nas­tías de Tikal se ha po­di­do re­cons­truir gra­cias a los tex­tos je­ro­glí­fi­cos y las imágenes de los go­ber­nan­tes cin­ce­la­dos en nu­me­ro­sas es­te­las de pie­dra. Plan­ta­das en hi­le­ras dobles fren­te a los tem­plos y acom­pa­ña­dos de pe­que­ños al­ta­res, las es­te­las, que da­tan de 292 a 869, in­mor­ta­li­za­ban y sa­cra­li­za­ban a los "se­ño­res di­vi­nos" que go­ber­na­ban la ciu­dad. Los tex­tos de fi­na­les del si­glo IV re­ve­lan la fun­da­ción de una di­nas­tía pro­ce­den­te de Teo­tihua­cán, lo que ha

LAS SEIS GRAN­DES PI­RÁ­MI­DES DE LA CIU­DAD, co­ro­na­das por tem­plos, fue­ron cons­trui­das con su as­pec­to ac­tual en los si­glos VII y VIII y al­can­zan un al­tu­ra im­pre­sio­nan­te, de en­tre 43 y 70 me­tros.

con­fir­ma­do la gran in­fluen­cia que ejer­ció la po­de­ro­sa ciu­dad me­xi­ca­na en Tikal.

El pri­mer ma­pa de Tikal, ela­bo­ra­do en 1961, evi­den­ció la di­ver­si­dad de sus cons­truc­cio­nes re­si­den­cia­les, un in­di­ca­ti­vo de la di­fe­ren­cia de cla­ses so­cia­les que exis­tía y de su dis­tri­bu­ción en un es­pa­cio ur­bano-ru­ral in­te­gra­do. Has­ta en­ton­ces, se creía que los gran­des com­ple­jos ma­yas so­lo se ha­bían uti­li­za­do co­mo cen­tros ce­re­mo­nia­les y no co­mo ciu­da­des.

Los con­ti­nuos tra­ba­jos ar­queo­ló­gi­cos han des­ve­la­do có­mo era la vi­da co­ti­dia­na en aque­lla sociedad. Tam­bién han re­ve­la­do que los ma­yas ju­ga­ban a la pe­lo­ta, acu­dían a los baños ter­ma­les, co­mer­cia­ban en los mer­ca­dos, cul­ti­va­ban sus campos e in­ter­cam­bia­ban ob­je­tos y creen­cias de otras cul­tu­ras, en­tre ellas la que pros­pe­ró en Teho­tihua­cán (Mé­xi­co).

UN FINAL INEX­PLI­CA­BLE

Fue el ini­cio de una de­ca­den­cia que cul­mi­na­ría en­te los si­glos IX y X con el co­lap­so de Tikal y de las de­más ciu­da­des-es­ta­do de las tie­rras ba­jas cen­tra­les. Las di­nas­tías go­ber­nan­tes en­tra­ron en cri­sis, los ni­ve­les de po­bla­ción ca­ye­ron brus­ca­men­te y las ciu­da­des se fue­ron aban­do­nan­do.

Aun­que se han apun­ta­do múl­ti­ples cau­sas, co­mo las gue­rras, la su­per­po­bla­ción, los desas­tres na­tu­ra­les, pla­gas e in­clu­so una lu­cha de cla­ses pro­pi­cia­da por la apa­ri­ción de in­fluen­cias fo­rá­neas, el hun­di­mien­to de la ci­vi­li­za­ción maya clásica si­gue sien­do un mis­te­rio.

Las ciu­da­des del Yu­ca­tán no se vie­ron afec­ta­das y so­bre­vi­vie­ron has­ta la con­quis­ta es­pa­ño­la. Pe­ro el pue­blo maya no des­apa­re­ció. Ha lo­gra­do re­sis­tir, prin­ci­pal­men­te en Gua­te­ma­la, si­glos de ma­sa­cres y mar­gi­na­ción.

Tam­po­co se per­dió el co­no­ci­mien­to de las rui­nas de Tikal. Los ma­yas de la re­gión sa­bían de su exis­ten­cia y mi­sio­ne­ros es­pa­ño­les las vi­si­ta­ron a fi­na­les del si­glo XVII, pe­ro de­bi­do a lo re­mo­to del lu­gar, la pri­me­ra ex­pe­di­ción en su bus­ca no se or­ga­ni­zó has­ta 1848. Más de un si­glo des­pués, la uni­ver­si­dad es­ta­dou­ni­den­se de Pennsyl­va­nia di­ri­gió la ex­ca­va­ción, don­de las la­bo­res de res­tau­ra­ción con­ti­núan en la ac­tua­li­dad.

AUN­QUE SE HAN APUN­TA­DO MÚL­TI­PLES CAU­SAS, co­mo las gue­rras, la su­per­po­bla­ción, los desas­tres na­tu­ra­les, las pla­gas e in­clu­so una lu­cha de cla­ses pro­pi­cia­da por la apa­ri­ción de in­fluen­cias fo­rá­neas, el hun­di­mien­to de la ci­vi­li­za­ción maya clásica si­gue sien­do un mis­te­rio.

El des­cu­bri­mien­to de Tikal, en 1848, se atri­bu­ye a Am­bro­sio Tutz y Mo­des­to Mén­dez, cuan­do en­ca­be­za­ban una ex­pe­di­ción ofi­cial. Mén­dez es­cri­bió un in­for­me so­bre la mis­te­rio­sa ciu­dad maya que fue tra­du­ci­do al ale­mán a fi­na­les del si­glo XIX.

Pe­ro la pro­yec­ción de Tikal al res­to del mundo lle­gó con la pu­bli­ca­ción de los ar­tícu­los y fo­to­gra­fías de Teo­bert Ma­les y Al­fred P. Mauds­lay, a prin­ci­pios del si­glo XIX.

Además de las ci­cló­peas pi­rá­mi­des, los ar­queó­lo­gos han en­con­tra­do una gran can­ti­dad de he­rra­mien­tas en el ac­tual Parque Na­cio­nal de Tikal, los más di­ver­sos ob­je­tos de cul­to e in­nu­me­ra­bles ofren­das fu­ne­ra­rias.

Hoy per­du­ra a ojos del viajero un es­pec­ta­cu­lar parque na­tu­ral, cu­yos res­tos de ar­queo­lo­gía con­vi­ven con es­pe­cies ani­ma­les co­mo el mono au­lla­dor, el ara­sa­ri aco­lla­ra­do o el coatí, un pe­que­ño ma­mí­fe­ro que está pre­sen­te en ca­si to­do el con­ti­nen­te, des­de el sur de Mé­xi­co has­ta el no­roes­te de Uru­guay. Tam­bién hay ríos de co­lor tur­que­sa y cas­ca­das que for­man be­llas cor­ti­nas de agua so­bre las ro­cas.

LAS CO­LO­SA­LES PI­RÁ­MI­DES MA­YAS

Las pi­rá­mi­des es­ca­lo­na­das fue­ron la for­ma de ar­qui­tec­tu­ra más mo­nu­men­tal de los ma­yas. Las ini­cia­les, y más pe­que­ñas, so­lo te­nían 5 me­tros de al­tu­ra y una ba­se de 19 por 14 me­tros, y em­plea­ban 1.300 me­tros cú­bi­cos de pie­dras. Pe­ro las úl­ti­mas, de cin­co o seis si­glos más tar­de (co­mo la del Tem­plo IV de Tikal), te­nían una ba­se de 50 por 60 me­tros y una al­tu­ra de 70 me­tros, con 75.000 me­tros cú­bi­cos de ma­te­rial y una in­cli­na­ción de 70 gra­dos.

Es­tas edi­fi­ca­cio­nes fue­ron cre­cien­do pro­gre­si­va­men­te a lo lar­go de los años y cu­rio­sa­men­te, al mis­mo rit­mo que la cri­sis eco­ló­gi­ca que pro­vo­có las gran­des ham­bru­nas que aca­ba­ron con la ci­vi­li­za­ción maya, por lo que fue en la épo­ca de ma­yor cri­sis cuan­do se le­van­ta­ron las más co­lo­sa­les e im­po­nen­tes.

El ob­je­ti­vo era ame­dren­tar psi­co­ló­gi­ca­men­te al ob­ser­va­dor que, des­de aba­jo, le­van­ta­ba la mi­ra­da ha­cia los re­yes-sa­cer­do­tes ca­pa­ces de co­mu­ni­car­se con las di­vi­ni­da­des, tras as­cen­der len­ta­men­te por sus em­pi­na­das es­ca­li­na­tas. Aparte de tem­plos y plas­ma­ción plás­ti­ca del po­der, tam­bién eran re­si­den­cias, pla­ta­for­mas de vi­gi­lan­cia y pun­tos de ob­ser­va­ción as­tro­nó­mi­ca, ne­ce­sa­ria pa­ra la ela­bo­ra­ción del ca­len­da­rio.

EL DES­CU­BRI­MIEN­TO DE TIKAL, en 1848, se atri­bu­ye a Am­bro­sio Tutz y Mo­des­to Mén­dez, cuan­do en­ca­be­za­ban una ex­pe­di­ción ofi­cial. Mén­dez es­cri­bió un in­for­me so­bre la mis­te­rio­sa ciu­dad maya que fue tra­du­ci­do al ale­mán a fi­na­les del si­glo XIX.

LA CIUDADESTADO DE TIKAL DES­TA­CA­BA POR LA CONS­TRUC­CIÓN DE SUS CO­LO­SA­LES PI­RÁ­MI­DES.

GRAN­DES RO­CAS CER­CA DEL TEM­PLO DE LA CIU­DAD-ES­TA­DO DE TIKAL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.