CAHOKIA, la ciu­dad per­di­da del mis­sis­sip­pi

Clio Especial (Spain) - - SUMARIO - POR ÓS­CAR FÁBREGA, HIS­TO­RIA­DOR

LOS AN­TE­PA­SA­DOS DE LOS NA­TI­VOS NOR­TE­AME­RI­CA­NOS CONS­TRU­YE­RON EN LAS CER­CA­NÍAS DE LAS CUEN­CAS FLU­VIA­LES DE LOS RÍOS OHIO Y MIS­SIS­SIP­PI UNA ENOR­ME CAN­TI­DAD DE TÚ­MU­LOS RI­TUA­LES A LOS QUE APE­NAS SE LA HA DA­DO IM­POR­TAN­CIA, PO­SI­BLE­MEN­TE POR­QUE PA­RE­CÍAN PO­CA CO­SA COM­PA­RA­DOS CON LAS MO­NU­MEN­TA­LES CONS­TRUC­CIO­NES DE LOS MA­YAS DE CEN­TROA­MÉ­RI­CA. SIN EM­BAR­GO, LOS AR­QUEÓ­LO­GOS EX­PU­SIE­RON HA­CE YA VA­RIAS DÉ­CA­DAS LA EXIS­TEN­CIA DE UNA SEN­SA­CIO­NAL CIU­DAD, CAHOKIA, QUE NA­DA TIE­NE QUE EN­VI­DIAR A OTRAS CIU­DA­DES PER­DI­DAS DE LA AN­TI­GÜE­DAD Y QUE TAM­BIÉN FUE CONS­TRUI­DA POR AQUE­LLAS PO­BLA­CIO­NES.

AFINALES DEL SI­GLO XVIII, DES­PUÉS DE QUE LAS TRE­CE CO­LO­NIAS BRI­TÁ­NI­CAS DE NOR­TEA­MÉ­RI­CA SE INDEPENDIZASEN DEL REINO UNI­DO, co­men­zó una len­ta pe­ro cons­tan­te con­quis­ta de los te­rri­to­rios con­tro­la­dos por los na­ti­vos ame­ri­ca­nos al oes­te y al sur de los Apa­la­ches. La prin­ci­pal con­se­cuen­cia, aparte de la uni­fi­ca­ción de to­do el país (que con­clu­yó en 1848 con la ce­sión del su­roes­te por par­te de Mé­xi­co), fue el ex­ter­mi­nio sis­te­má­ti­co de gran par­te de aque­llas po­bla­cio­nes de au­tóc­to­nos, que re­sul­ta­ron bru­tal­men­te mer­ma­das, y el tras­la­do ma­si­vo de los que so­bre­vi­vie­ron.

Pe­ro aque­llos co­lo­nos se to­pa­ron con al­go que no pu­die­ron com­pren­der en un pri­mer mo­men­to. En el mid­west de Es­ta­dos Uni­dos, en los fér­ti­les va­lles de los ríos Ohio y Mis­sis­sip­pi, y en los ac­tua­les es­ta­dos de Ohio, Illi­nois, In­dia­na, Mi­su­ri, Lui­sia­na y Mis­sis­sip­pi, se en­con­tra­ron con unas asom­bro­sas cons­truc­cio­nes, ca­si to­das con for­ma de pi­rá­mi­de trun­ca­da, que ha­bían si­do

re­cu­bier­tas de tie­rra y so­bre las que ha­bía cre­ci­do abun­dan­te ve­ge­ta­ción. Es­tos tú­mu­los (mounds en in­glés) pa­re­cían te­ner una in­ten­ción ce­re­mo­nial o fu­ne­ra­ria. Además, en nu­me­ro­sas oca­sio­nes, se cons­truían unos en­ci­ma de otros, a mo­do de pi­rá­mi­de es­ca­lo­na­da for­ma­da por pseu­do­mas­ta­bas.

Lo des­con­cer­tan­te es que aque­llos tú­mu­los, que se en­con­tra­ban por cen­te­na­res, pa­re­cían ser an­ti­quí­si­mos. No es­ta­ban equi­vo­ca­dos. Por ejem­plo, el con­jun­to mo­nu­men­tal de Po­verty Point, en Lui­sia­na, que está com­pues­to por unos cin­co mon­tícu­los y un gru­po de seis te­rra­ple­nes se­mi­cir­cu­la­res y con­cén­tri­cos, di­vi­di­dos por cin­co pa­si­llos que irra­dian des­de el cen­tro (con una for­ma pa­re­ci­da a los an­fi­tea­tros de la an­ti­gua Ro­ma), está da­ta­do en­tre el 1650 y el 700 a. C.

Pe­ro tam­bién se des­cu­brie­ron otro ti­po de estructuras, co­mo el Great Ser­pent Mound, un mon­tícu­lo con for­ma de ser­pien­te de 411 me­tros de lon­gi­tud que se en­cuen­tra en Adams County (Ohio) y que ha si­do da­ta­do en torno al si­glo I.

CAHOKIA

Pe­ro un tiem­po an­tes del co­mien­zo de la con­quis­ta del Oes­te, los ex­plo­ra­do­res fran­ce­ses del si­glo XVII se to­pa­ron con al­go pa­ra lo que no en­con­tra­ron ex­pli­ca­ción. En Co­llins­vi­lle, Illi­nois, en una lla­nu­ra cer­ca­na al río Mis­sis­sip­pi y la ciu­dad de St. Louis, des­cu­brie­ron un enor­me con­jun­to de tú­mu­los y otras cons­truc­cio­nes que abar­ca­ba cen­te­na­res de hec­tá­reas y que for­ma­ba lo que pa­re­cía ser una ciu­dad des­apa­re­ci­da. Le pu­sie­ron de nom­bre Cahokia (sig­ni­fi­ca "gan­sos sal­va­jes"), en ho­nor a la tri­bu in­dia que vi­vía en la zo­na en aque­lla épo­ca.

Lo más sor­pren­den­te era, y es, una gi­gan­tes­ca cons­truc­ción con for­ma pi­ra­midal, de 30 me­tros de al­tu­ra por 316 de lar­go y 241 de an­cho –un área si­mi­lar a la de la Gran Pi­rá­mi­de de Gui­za y más grande que la Pi­rá­mi­de del Sol de Teo­tihua­cán–, for­ma­da por cua­tro te­rra­zas su­per­pues­tas y co­ro­na­das por un edi­fi­cio, hoy des­apa­re­ci­do, de otros 15 me­tros de al­to. Se tra­ta de lo que se conoce co­mo Monks Mound ("Tú­mu­lo de los Mon­jes"), nom­bre que re­ci­bió por una co­mu­ni­dad de mon­jes tra­pen­ses que re­si­dió allí va­rios si­glos des­pués de su aban­dono.

Es­ta cons­truc­ción, que te­nía, sin du­da,al­gu­na un cla­ro ca­rác­ter sa­gra­do, se le­van­tó en el cen­tro de una enor­me

EN LA LLA­NU­RA DEL RÍO MIS­SIS­SIP­PI des­cu­brie­ron un con­jun­to de tú­mu­los y otras cons­truc­cio­nes de una an­ti­gua ciu­dad.

pla­za (The Grand Pla­za), de unas 19 hec­tá­reas, que en otros tiem­pos es­tu­vo ro­dea­da de una em­pa­li­za­da de madera con pe­que­ñas ata­la­yas que le se­pa­ra­ba del res­to de la ciu­dad.

Fue­ra de es­te re­cin­to se lo­ca­li­za­ron otras tres gran­des pla­zas, tam­bién alla­na­das ar­ti­fi­cial­men­te, en cu­yo cen­tro tam­bién ha­bía otros tan­tos tú­mu­los ce­re­mo­nia­les. Al­re­de­dor de to­das es­tas cons­truc­cio­nes se en­con­tra­ban las vi­vien­das de los ha­bi­tan­tes de es­ta mis­te­rio­sa ciu­dad, que en su mo­men­to de má­xi­ma ex­pan­sión lle­gó a te­ner, se­gún han cal­cu­la­do los ar­queó­lo­gos, cer­ca de cua­ren­ta mil ha­bi­tan­tes y un área apro­xi­ma­da de 800 hec­tá­reas, lo que con­vier­te a Cahokia en el com­ple­jo ur­bano his­tó­ri­co más im­por­tan­te al nor­te de Mé­xi­co. Des­de nues­tra pers­pec­ti­va ac­tual pue­de pa­re­cer una ci­fra pe­que­ña, pe­ro has­ta fi­na­les del si­glo XVIII nin­gu­na ciu­dad es­ta­dou­ni­den­se lle­gó a al­can­zar esa po­bla­ción (la pri­me­ra fue Fi­la­del­fia).

To­do esto ha lle­va­do a pen­sar que po­día tra­tar­se de la ca­pi­tal de una re­gión, o, lo que pa­re­ce más pro­ba­ble, el cen­tro re­li­gio­so de una se­rie de pue­blos her­ma­nos, un im­por­tan­te lu­gar de pe­re­gri­na­ción al que via­ja­ban mi­les de per­so­nas pro­ce­den­tes de to­da la re­gión. Con el pa­so de los años, mu­chos de es­tos pe­re­gri­nos su fue­ron ins­ta­lan­do en la pe­ri­fe­ria del cen­tro ce­re­mo­nial y la ciu­dad se fue ex­pan­dien­do.

De he­cho, no ha­ce mu­cho se des­cu­brie­ron los res­tos de un an­ti­guo ca­len­da­rio so­lar, lla­ma­do Woodhenge, que es­tu­vo com­pues­to por 48 tron­cos de madera que for­ma­ban un círcu­lo de 125 me­tros de diá­me­tro y un pos­te cen­tral des­de el que se po­dían apre­ciar de­ter­mi­na­dos ali­nea­mien­tos du­ran­te los sols­ti­cios y los equi­noc­cios.

Además, hay un tú­mu­lo, el nú­me­ro 72, que tie­ne una par­ti­cu­la­ri­dad: to­dos los cons­trui­dos du­ran­te la épo­ca de ma­yor es­plen­dor de la ciu­dad (el si­glo XIV de nues­tra era) es­tán orien­ta­dos en di­rec­ción nor­te-sur. Sin em­bar­go, es­te tú­mu­lo tam­bién está ali­nea­do con los sols­ti­cios. Los ar­queó­lo­gos, in­tri­ga­dos an­te es­ta ano­ma­lía, de­ci­die­ron rea­li­zar unas ex­ca­va­cio­nes y en­con­tra­ron un en­te­rra­mien­to con dos per­so­nas ya­cien­tes (un hom­bre y una mu­jer) so­bre un le­cho de ba­ra­ti­jas, con­chas y ar­ti­lu­gios de ca­za que for­ma­ban la ima­gen de un hal­cón. Y no so­lo eso: en otras par­tes del tú­mu­lo en­con­tra­ron un to­tal de 250 es­que­le­tos, además de dos cá­ma­ras fu­ne­ra­rias. En una se ha­lla­ron los res­tos mor­ta­les de unas cin­cuen­ta mu­je­res jó­ve­nes; en la otra, los de unas cua­ren­ta per­so­nas que pa­de­cie­ron una muer­te vio­len­ta. Se tra­ta­ba, sin du­da, la tum­ba de una fa­mi­lia lo­cal im­por­tan­te, aun­que al­gu­nos es­tu­dio­sos han plan­tea­do que era, sim­ple­men­te, de un en­te­rra­mien­to con el que se pre­ten­día pro­pi­ciar la fer­ti­li­dad.

Por su­pues­to, no hay que des­es­ti­mar el va­lor eco­nó­mi­co y es­tra­té­gi­co que pu­do lle­gar a te­ner Cahokia, ya que se en­cuen­tra cer­ca de la con­fluen­cia del Mis­sis­sip­pi con los ríos Ohio e Illi­nois, tres im­por­tan­tí­si­mas ar­te­rías flu­via­les que co­mu­ni­ca­ban enor­mes ex­ten­sio­nes de tie­rra.

CONS­TRUC­TO­RES DE MON­TÍCU­LOS

Pe­ro el prin­ci­pal mis­te­rio al que se en­fren­ta­ron los pri­me­ros es­tu­dio­sos es­ta­dou­ni­den­ses y fran­ce­ses era la iden­ti­dad de los cons­truc­to­res de aque­llas an­ti­quí­si­mas estructuras tu­mu­la­res y pi­ra­mida­les. ¿Quién le­van­tó Cahokia? Lo ló­gi­co era pen­sar que se tra­ta­ba de los an­te­pa­sa­dos de los na­ti­vos nor­te­ame­ri­ca­nos. Pe­ro ha­bía un pro­ble­ma: la ma­yor par­te eran nó­ma­das y, eco­nó­mi­ca­men­te ha­blan­do, ca­za­do­res­re­co­lec­to­res, aun­que tam­bién hu­bo al­gu­nas tri­bus en Ari­zo­na y Nue­vo Mé­xi­co que se hi­cie­ron se­den­ta­rias y le­van­ta­ron ciu­da­des.

Sin em­bar­go, cuan­do co­men­za­ron a es­tu­diar­se los tú­mu­los, los his­to­ria­do­res y ar­queó­lo­gos, que no pa­sa­ban de me­ros an­ti­cua­rios, in­ter­pre­ta­ron el re­gis­tro ar­queo­ló­gi­co de for­ma ses­ga­da, in­flui­dos por sus con­cep­cio­nes ra­cis­tas y eu­ro­peo­cen­tris­tas. Ne­ga­ron la crea­ti­vi­dad y las ca­pa­ci­da­des de los pue­blos na­ti­vos e in­ten­ta­ron ex­pli­car to­das aque­llas fas­ci­nan­tes cons­truc­cio­nes me­dian­te teo­rías que de­fen­dían an­ti­guas y des­co­no­ci­das in­va­sio­nes de blan­cos pro­ce­den­tes de Eu­ro­pa u

LOS CO­LO­NOS EU­RO­PEOS hi­cie­ron su­yos aque­llos mo­nu­men­tos, que les otor­ga­ban un pa­sa­do digno y es­plén­di­do. Así fue có­mo sur­gió el mi­to de los Mound Buil­des o Cons­truc­to­res de Mon­tícu­los.

Orien­te Medio. En de­fi­ni­ti­va, se con­si­de­ró que los na­ti­vos nor­te­ame­ri­ca­nos eran sal­va­jes y es­ta­ban cul­tu­ral­men­te es­tan­ca­dos, por lo que era di­fí­cil ex­pli­car que sus an­te­pa­sa­dos hu­bie­sen he­cho aque­llos tú­mu­los. Al fin y al ca­bo, sus com­pa­trio­tas es­ta­ban ex­ter­mi­nan­do a los des­cen­dien­tes de aque­llas gen­tes. El pro­pio Tho­mas Jef­fer­son, uno de los Pa­dres Fun­da­do­res de EE.UU. y ter­cer pre­si­den­te del país, en su li­bro No­tes on the Sta­te of Vir­gi­nia (1781), di­jo: "No co­noz­co tal co­sa co­mo un mo­nu­men­to in­dio".

Los co­lo­nos eu­ro­peos que cons­tru­ye­ron Es­ta­dos Uni­dos an­da­ban bus­can­do una iden­ti­dad na­cio­nal. Así que hi­cie­ron su­yos aque­llos mo­nu­men­tos, que les otor­ga­ban un pa­sa­do digno y es­plén­di­do. Así fue có­mo sur­gió el mi­to de los Mound Buil­ders, los "Cons­truc­to­res de Mon­tícu­los", un pue­blo des­apa­re­ci­do que en un re­mo­to pa­sa­do le­van­tó to­dos aque­llos tú­mu­los y cons­truc­cio­nes; una ra­za que, pe­se a ser mu­cho más evo­lu­cio­na­da que los bár­ba­ros sal­va­jes, aca­bó sien­do ma­sa­cra­da por es­tos. Aque­lla tie­rra, pen­sa­ron, no era de los in­dios, sino de los Mound Buil­ders, que, por su­pues­to, ha­bían si­do blan­cos. De es­te mo­do, la con­quis­ta de aque­llos te­rri­to­rios y el ex­ter­mi­nio de sus ha­bi­tan­tes se con­vir­tie­ron en una es­pe­cie de cruzada que pre­ten­día ven­gar es­te an­ti­guo ex­ter­mi­nio y re­con­quis­tas las tie­rras de aque­llos mis­te­rio­sos pue­blos.

Pe­ro, ¿quié­nes eran los Mound Buil­ders? A ello se de­di­ca­ron du­ran­te to­do el si­glo XIX la flor y na­ta y de la primitiva ar­queo­lo­gía nor­te­ame­ri­ca­na. La hi­pó­te­sis pre­fe­ri­da du­ran­te un tiem­po era que se tra­ta­ba de las diez tri­bus per­di­das de Is­rael, pe­ro hu­bo otros mu­chos can­di­da­tos. Por ejem­plo, en 1787, el bo­tá­ni­co neo­yor­quino Ben­ja­min Smith Bar­ton pu­bli­có una obra ti­tu­la­da Ob­ser­va­tions on So­me Parts of Na­tu­ral His­tory, en la que atri­buía los tú­mu­los a los vikingos. John Ran­king, en 1827, pu­bli­có una ex­tra­ña obra (In­ves­ti­ga­cio­nes his­tó­ri­cas so­bre la con­quis­ta de Pe­rú, Mé­xi­co, Bo­go­tá, Naz­chez y Ta­lo­me­co, en el si­glo tre­ce, por los mon­go­les acom­pa­ña­dos por ele­fan­tes) en la que ase­gu­ra­ba que en 1274 los mon­go­les lle­ga­ron en bar­co has­ta las cos­tas de Nor­tea­mé­ri­ca, in­va­die­ron par­te del país a lo­mos de sus ele­fan­tes y cons­tru­ye­ron los di­cho­sos tú­mu­los. Unos años más tar­de, en 1838, Ca­leb At­wa­ter, un po­lí­ti­co y ar­queó­lo­go afi­cio­na­do es­ta­dou­ni­den­se, pro­pu­so, en su obra His­tory of the Sta­te of Ohio, que ha­bían si­do cons­trui­dos por un gru­po de hin­dúes que emi­gra­ron has­ta Amé­ri­ca cru­zan­do el Pa­cí­fi­co.

Des­de en­ton­ces, se han pro­pues­to otros mu­chos can­di­da­tos: ma­yas, grie­gos, ro­ma­nos, per­sas, fe­ni­cios, egip­cios, chi­nos o, co­mo ya he­mos visto, las tri­bus per­di­das de Is­rael, una de las pro­pues­tas más ex­ten­di­das y acep­ta­das du­ran­te el si­glo XIX. Otros, ba­sán­do­se en ru­mo­res y en al­gu­nos fal­sos ha­llaz­gos ar­queo­ló­gi­cos, plan­tea­ron que fue­ron los su­per­vi­vien­tes de al­gún con­ti­nen­te des­apa­re­ci­do, co­mo la Atlán­ti­da o Mu, o que se tra­ta­ba de gigantes.

CON­CLU­SIÓN

Des­de fi­na­les del si­glo XIX, con el avan­ce de la ar­queo­lo­gía cien­tí­fi­ca, co­men­zó a que­dar cla­ro que los tú­mu­los ha­bían si­do le­van­ta­dos de los an­te­pa­sa­dos de los in­dios nor­te­ame­ri­ca­nos. El pri­mer pa­so lo dio John Wes­ley Po­well, un geó­lo­go y bo­tá­ni­co es­ta­dou­ni­den­se que, en 1879, fun­dó la Ofi­ci­na de Et­no­lo­gía Ame­ri­ca­na, afi­lia­da a la Smith­so­nian Ins­ti­tu­tion, de la que tam­bién fue je­fe. Po­well, jun­to al pro­fe­sor de His­to-

ria Na­tu­ral Spen­cer Fu­ller­ton Baird, alen­tó el de­sa­rro­llo de la in­ves­ti­ga­ción ar­queo­ló­gi­ca y an­tro­po­ló­gi­ca se­ria en torno al mis­te­rio de los Mound Buil­ders, de­fen­dien­do en to­do mo­men­to que el mi­to de la ra­za per­di­da era fal­so y que se tra­ta­ba, en reali­dad, de los an­te­pa­sa­dos de los na­ti­vos ame­ri­ca­nos. Pa­ra ello en­con­tró el hom­bre ade­cua­do: Cy­rus Tho­mas, un en­to­mó­lo­go y et­nó­lo­go es­ta­dou­ni­den­se.

Tho­mas, des­pués de es­tu­diar du­ran­te cer­ca de una dé­ca­da el enig­ma de los Mound Buil­ders, y pe­se a su anterior creen­cia en una an­ti­gua co­lo­ni­za­ción europea de Amé­ri­ca, pre­sen­tó un de­mo­le­dor in­for­me en 1894 que su­pu­so el ini­cio del fin del mi­to. Lle­gó a la con­clu­sión de que to­dos los ar­gu­men­tos pre­sen­ta­dos a fa­vor de la teo­ría de la ra­za des­apa­re­ci­da eran desecha­bles y que to­do pa­re­cía in­di­car que Cahokia y los mis­te­rio­sos tú­mu­los ha­bían si­do cons­trui­dos por los an­te­pa­sa­dos de los na­ti­vos de la zo­na.

De he­cho, plan­tea­ba que los in­dios Cherokee ha­bían si­do es­pe­cial­men­te pro­lí­fi­cos en sus cons­truc­cio­nes. Lo cu­rio­so es que pa­ra es­ta­ble­cer esto se de­jó se­du­cir por la lla­ma­da ins­crip­ción de Bat Creek, una pie­dra con unas ex­tra­ñas ins­crip­cio­nes, en­con­tra­da su­pues­ta­men­te en uno de es­tos mon­tícu­los (en Ten­nes­see), que Cy­rus Tho­mas iden­ti­fi­có co­mo per­te­ne­cien­tes al si­la­ba­rio cherokee, in­ven­ta­do a co­mien­zos del si­glo XIX por el in­dio Se­quo­yah (Geor­ge Guess) con el ob­je­ti­vo de po­der trans­cri­bir por es­cri­to los fo­ne­mas che­ro­kees.

Por des­gra­cia, en el año 2004 se de­mos­tró que era un frau­de, cuan­do los in­ves­ti­ga­do­res Ro­bert C. Main­fort Jr. y Mary L. Kwas pu­bli­ca­ron un ar­tícu­lo, en la re­vis­ta Ame­ri­can An­ti­quity, en el que de­mos­tra­ban el tre­men­do pa­re­ci­do en­tre las ins­crip­cio­nes de la pie­dra de Bat Creek y una ilustración ma­só­ni­ca apa­re­ci­da en una obra ti­tu­la­da Ge­ne­ral His­tory, Cy­clo­pe­dia, and Dic­tio­nary of Free­ma­sonry (1870). En 2014 lo ter­mi­nó re­co­no­cien­do el pro­pio De­par­ta­men­to de An­tro­po­lo­gía del Mu­seo Na­cio­nal

de His­to­ria Na­tu­ral, de­pen­dien­te del Ins­ti­tu­to Smith­so­nian, don­de se cus­to­dia­ba la pie­za. Eso sí, en la dé­ca­da de los se­sen­ta se lle­gó a plan­tear que las ins­crip­cio­nes se co­rres­pon­dían con al­gún ti­po de al­fa­be­to pa­leo-he­breo… y en par­te ha­bían acer­ta­do.

Además, Tho­mas, en su obra In­tro­duc­tion to the study of North Ame­ri­ca Ar­chaeo­logy (1898), se atre­vió a plan­tear di­fe­ren­tes usos pa­ra los mounds, que iban des­de sim­ples pla­ta­for­mas so­bre las que cons­tru­ye­ron las ca­sas de los jefes y ca­ci­ques de las tri­bus, a re­cin­tos re­li­gio­sos o sim­ples en­te­rra­mien­tos.

De­fen­día, en de­fi­ni­ti­va, que se po­día es­ta­ble­cer una cla­ra con­ti­nui­dad cul­tu­ral en­tre los na­ti­vos ame­ri­ca­nos y los an­ti­guos cons­truc­to­res, ma­ni­fes­ta­da, por ejem­plo, en los ti­pos de for­mas de en­te­rra­mien­to o en los ob­je­tos ma­te­ria­les, que guar­da­ban un gran pa­re­ci­do en­tre sí a pe­sar del tiem­po.

A par­tir de en­ton­ces, la ma­yo­ría de ar­queó­lo­gos e his­to­ria­do­res acep­ta­ron que al­gu­nos de los di­fe­ren­tes gru­pos de na­ti­vos ame­ri­ca­nos ha­bían si­do los Mound Buil­ders.

Hoy en día sa­be­mos que aque­llas cons­truc­cio­nes no fue­ron co­sa de una cul­tu­ra par­ti­cu­lar, sino que, du­ran­te va­rios mi­le­nios (des­de el año 3500 a.C. has­ta el si­glo XVI), va­rios pue­blos di­fe­ren­tes, con in­ten­cio­nes dis­tin­tas, fue­ron cons­tru­yen­do los tú­mu­los (unos eran en­te­rra­mien­tos, otros ri­tua­les, otros ce­re­mo­nia­les).

Los más an­ti­guos, los de Wat­son Bra­ke, en Loui­sia­na del Nor­te, son del año 3500 a.C., pe­ro la ma­yo­ría fue­ron cons­trui­dos por la cul­tu­ra Ade­na (en el va­lle de río Ohio, en­tre los años 1000 y 200 a.C.), la cul­tu­ra Ho­pe­well (su­ce­so­ra di­rec­ta de la anterior, en­tre el 200 a.C. y el 500 d. C) y la más re­cien­te cul­tu­ra Mis­sis­sip­pi (en­tre el 500 y el 1500), a la que per­te­ne­ce Cahokia.

Por úl­ti­mo, los es­tu­dios ge­né­ti­cos que se han rea­li­za­do en las úl­ti­mas dé­ca­das han de­ter­mi­na­do, sin lu­gar a du­das, que los Mound Buil­ders fue­ron los an­te­pa­sa­dos de los in­dios nor­te­ame­ri­ca­nos. Por ejem­plo, en 2003 se efec­tuó un aná­li­sis del ADN ex­traí­do a se­sen­ta y tres in­di­vi­duos en­te­rra­dos en dos ya­ci­mien­tos de la cul­tu­ra Ho­pe­well. Se lle­gó a la con­clu­sión de que la com­po­si­ción ge­né­ti­ca de es­tas po­bla­cio­nes era muy si­mi­lar a otras po­bla­cio­nes na­ti­vas ame­ri­ca­nas an­ti­guas y con­tem­po­rá­neas del es­te de Amé­ri­ca del Nor­te y los asiá­ti­cos del no­res­te de Asia.

LOS ES­TU­DIOS GE­NÉ­TI­COS que se han rea­li­za­do en las úl­ti­mas dé­ca­das de­mues­tran que los Mound Buil­ders fue­ron los an­te­pa­sa­dos de los in­dios nor­te­ame­ri­ca­nos.

ES­TRUC­TU­RA DEL CA­LEN­DA­RIO SO­LAR DE WOODHENGE, DE LA CIU­DAD DE CAHOKIA.

RE­PRE­SEN­TA­CIÓN DE MONKS MOUND.

RE­CONS­TRUC­CIÓN DE LA APA­RIEN­CIA DEL CA­LEN­DA­RIO SO­LAR DE WOODHENGE.

UTEN­SI­LIOS DESA­RRO­LLA­DOS POR LA PO­BLA­CIÓN DE CAHOKIA.

LOS ES­TU­DIOS DE­MOS­TRA­RON QUE LOS MOUND BUIL­DERS FUE­RON LOS AN­TE­PA­SA­DOS DE LOS IN­DIOS NOR­TE­AME­RI­CA­NOS.

BAT CREEK.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.