ANGAMUCO, la me­gá­po­lis pu­ré­pe­cha pre­co­lom­bi­na

Clio Especial (Spain) - - SUMARIO - TEX­TO: CLAU­DIA M. MOC­TE­ZU­MA FOTOS: CLAU­DIA M. MOC­TE­ZU­MA Y MAU­RI­CIO MOC­TE­ZU­MA ZA­MO­RA

CH­RIS­TOP­HER FIS­HER, PRO­FE­SOR DE AN­TRO­PO­LO­GÍA DE LA UNI­VER­SI­DAD DE CO­LO­RA­DO STA­TE (USA), ANUN­CIA­BA EN FE­BRE­RO DE 2018 EN LA CON­VEN­CIÓN ANUAL DE LA ASOCIACIÓN AME­RI­CA­NA PA­RA EL AVAN­CE DE LA CIEN­CIA, CE­LE­BRA­DA EN AUS­TIN (TE­XAS, EE.UU.), LA PRE­SEN­TA­CIÓN OFI­CIAL DE ANGAMUCO, ur­be per­te­ne­cien­te a la cul­tu­ra pu­ré­pe­cha y que po­dría ser una de las ciu­da­des más im­por­tan­tes de la Amé­ri­ca pre­co­lom­bi­na. La ciu­dad fue cons­trui­da so­bre un flu­jo de la­va y ha es­ta­do es­con­di­da du­ran­te si­glos de­bi­do a la den­sa sel­va y el te­rreno ac­ci­den­ta­do que la ro­dea. De una ex­ten­sión de 26 km2, pu­do al­ber­gar en­tre los años 1000 y 1350 de nues­tra era a cer­ca de 100.000 per­so­nas. Un nú­me­ro de ha­bi­tan­tes más que con­si­de­ra­ble que pu­do ha­ber es­ta­do asen­ta­do en ca­si 40.000 cons­truc­cio­nes (39.000, pa­ra ser exac­tos). Por sus di­men­sio­nes y nú­me­ro de edi­fi­cios ha si­do com­pa­ra­da con la ac­tual Nue­va York. El ha­llaz­go se ha po­di­do lle­var a ca­bo gra­cias a Li­DAR (Light De­tec­tion and Ran­ging), un sis­te­ma de ma­peo lá­ser des­de una ae­ro­na­ve que per­mi­te ob­te­ner una ima­gen muy de­ta­lla­da de las estructuras y es­pa­cios ras­trea­dos. Además, po­si­bi­li­ta la ela­bo­ra­ción de una ima­gen tri­di­men­sio­nal de la zo­na ma­pea­da y el ac­ce­so a lu­ga­res que, de ha­ber­se rea­li­za­do por los mé­to­dos tra­di­cio­na­les ar­queo­ló­gi­cos, ha­brían tar­da­do dé­ca­das en lle­var­se a ca­bo, te­nien­do en cuen­ta que se en­cuen­tra en un te­rreno cu­bier­to por la ve­ge­ta­ción y con un te­rreno de di­fí­cil pros­pec­ción a pie.

Tras los pri­me­ros aná­li­sis, los ar­queó­lo­gos des­cu­brie­ron que el di­se­ño de Angamuco no era co­mo el del res­to de ciu­da­des pre­co­lom­bi­nas, pues la ma­yo­ría de las pi­rá­mi­des y pla­zas abier­tas ha­lla­das se con­cen­tra­ban a las afue­ras de la ciu­dad, en lu­gar de las zo­nas cen­tra­les, co­mo sue­le ser ha­bi­tual en es­te ti­po de ur­bes. Por otro la­do, des­cu­brie­ron que la ciu­dad es­ta­ba más po­bla­da an­tes de la lle­ga­da de los eu­ro­peos a Amé­ri­ca, pues cuan­do es­tos lle­ga­ron, nue­ve de ca­da diez ha­bi­tan­tes fa­lle­cie­ron, y los que so­bre­vi­vie­ron la aban­do­na­ron. Se tra­ta de un em­pla­za­mien­to co­rres­pon­dien­te al pe­río­do Pos­clá­si­co Tem­prano y Medio. Se cal­cu­la que las cons­truc­cio­nes co­men­za­ron a le­van­tar­se a par­tir del año 900 d.C. y se ocu­pó has­ta 1350 d.C., aun­que hay sec­to­res que pue­den ser más tar­díos. Du­ran­te las ex­ca­va­cio­nes, se han ha­lla­do dis­tin­tos ti­pos de estructuras, co­mo ca­sas, ca­mi­nos y una pla­za prin­ci­pal al pie de una yá­ca­ta, don­de se han en­con­tra­do ce­rá­mi­ca, me­ta­les, en­tie­rros y car­bón aso­cia­dos a es­te pe­río­do, de acuer­do con su da­ta­ción por ra­dio­car­bono. Las yá­ca­tas son edi­fi­ca­cio­nes en for­ma de T y ba­se cir­cu­lar, le­van­ta­das so­bre gran­des pla­ta­for­mas que les con­fie­ren cier­ta mag­ni­fi­cen­cia. Es po­si­ble que du­ran­te su ma­yor es­plen­dor, Angamuco fue­ra la ciu­dad más grande al oes­te de Mé­xi­co y su­pe­ra­se en ta­ma­ño a la ca­pi­tal im­pe­rial pu­ré­pe­cha de Tzin­tzun­tzan, aun­que con me­nor den­si­dad de po­bla­ción. In­clu­so el pro­pio Fis­her ha lle­ga­do a pen­sar que Angamuco era el au­tén­ti­co nú­cleo del im­pe­rio.

CRO­NO­LO­GÍA AR­QUEO­LÓ­GI­CA

Si bien ha si­do has­ta 2018 cuan­do se ha da­do a co­no­cer ofi­cial­men­te, la his­to­ria del des­cu­bri­mien­to

EN FE­BRE­RO DE 2018, ERA NO­TI­CIA LA PRE­SEN­TA­CIÓN OFI­CIAL DE ANGAMUCO, UR­BE LE­VAN­TA­DA POR LA CUL­TU­RA IN­DÍ­GE­NA PU­RÉ­PE­CHA, EN EL ES­TA­DO ME­XI­CANO DE MI­CHOA­CÁN. LOS ME­DIOS DE CO­MU­NI­CA­CIÓN DES­TA­CA­BAN QUE, POR SUS DI­MEN­SIO­NES Y LA CAN­TI­DAD DE EDI­FI­CA­CIO­NES HA­LLA­DAS, ERA EQUI­PA­RA­BLE A LA AC­TUAL CIU­DAD DE NUE­VA YORK, PE­RO ¿QUÉ SA­BEN LOS AR­QUEÓ­LO­GOS DE ES­TA CIU­DAD PER­DI­DA? ¿FUE TAN IM­POR­TAN­TE CO­MO SE ES­TI­MA RES­PEC­TO A OTRAS CIU­DA­DES DE AQUE­LLA ÉPO­CA Y DE LA ZO­NA? ¿POR QUÉ PE­SE A SU MAG­NI­TUD HA PA­SA­DO DES­APER­CI­BI­DA DU­RAN­TE TAN­TO TIEM­PO PA­RA LA AC­TUAL AR­QUEO­LO­GÍA?

de es­ta me­gá­po­lis se re­mon­ta do­ce años atrás. Fue a par­tir de 2006 cuan­do dio co­mien­zo el Pro­yec­to Le­ga­dos de la Re­si­len­cia: la Cuen­ca del La­go de Pátz­cua­ro, li­de­ra­do por Fis­her. Con es­ta ini­cia­ti­va, se em­pren­día el es­tu­dio en la re­gión su­r­es­te del la­go de Pátz­cua­ro, don­de de­tec­ta­ron va­rios en­cla­ves ar­queo­ló­gi­cos. Uno de ellos fue el de Angamuco, en 2007, al es­te de Tzin­tzun­tzan. Em­pla­za­da so­bre un mal­país, zo­na de ro­cas de ori­gen vol­cá­ni­co po­co ero­sio­na­das, Angamuco está en un lu­gar de muy di­fí­cil ac­ce­so de­bi­do a los de­rra­mes ba­sál­ti­cos que la ro­dean. Por ello, fue que, gra­cias a la tec­no­lo­gía lá­ser vía aé­rea, los ar­queó­lo­gos pu­die­ron de­ter­mi­nar en 2011 que en aquel em­pla­za­mien­to hu­bo un asen­ta­mien­to hu­mano. En es­te año se efec­tuó un pri­mer es­tu­dio con Li­DAR, con el que se ob­tu­vo un plano de la su­per­fi­cie, y se com­pro­bó que en un sec­tor ha­bía di­ver­sas estructuras, en­tre las cua­les es­ta­ba una yá­ca­ta si­mi­lar a las que hay en Tzin­tzun­tzan y Ihuat­zio.

Fue ya en­tre 2014 y 2015 cuan­do los ar­queó­lo­gos ob­ser­va­ron que en la ex­ten­sión es­tu­dia­da ha­bía estructuras de di­ver­sos ti­pos. Fi­nal­men­te, en 2018 Fis­her de­ci­dió pre­sen­tar de for­ma ofi­cial su des­cu­bri­mien­to en la con­ven­ción anual que ce­le­bra la Asociación Ame­ri­ca­na pa­ra el Avan­ce de la Cien­cia, pe­se a que no ha­bía un con­sen­so res­pec­to a al­gu­nas con­si­de­ra­cio­nes so­bre es­ta ur­be.

EN 2018, Fis­her de­ci­dió pre­sen­tar de for­ma ofi­cial su des­cu­bri­mien­to en la con­ven­ción anual que ce­le­bra la Asociación Ame­ri­ca­na pa­ra el Avan­ce de la Cien­cia, pe­se a que no ha­bía un con­sen­so res­pec­to a al­gu­nas con­si­de­ra­cio­nes so­bre es­ta ur­be.

VO­CES CRÍ­TI­CAS

Y es pre­ci­sa­men­te es­ta di­ver­si­dad de estructuras y cons­truc­cio­nes ha­lla­das la que ha mo­ti­va­do a otros in­ves­ti­ga­do­res a ser más pru­den­tes res­pec­to a sus apre­cia­cio­nes so­bre es­te en­cla­ve ar­queo­ló­gi­co, y no dar por he­cho que to­das es­tas cons­truc­cio­nes per­te­ne­cen a una mis­ma ciu­dad. Pa­ra Jo­sé Luis Pun­zo, in­ves­ti­ga­dor de la Sec­ción de Ar­queo­lo­gía del Cen­tro INAH Mi­choa­cán, aún no hay ele­men­tos su­fi­cien­tes pa­ra ase­gu­rar que di­cha su­per­fi­cie sea una so­la ciu­dad que se ocu­pó y se cons­tru­yó al mis­mo tiem­po, pues se tra­ta de un mag­ná­ni­mo asen­ta­mien­to que po­dría te­ner una di­la­ta­da his­to­ria. Por otro la­do, ase­gu­ra que de las 39.000 estructuras que han si­do de­tec­ta­das, Fis­her so­lo ha exa­mi­na­do 7.000, por lo que que­da por de­ter­mi­nar qué ti­po de cons­truc­cio­nes se co­rres­pon­de al res­to de estructuras, ya que pue­den ser des­de pi­rá­mi­des y vi­vien­das has­ta ca­mi­nos, po­zos y otro ti­po de te­rre­nos, que es lo que has­ta aho­ra se ha po­di­do de­tec­tar. Pun­zo tam­po­co está de acuer­do con la ci­fra apor­ta­da so­bre el nú­me­ro de ha­bi­tan­tes en Angamuco, en ba­se al hi­po­té­ti­co nú­me­ro de cons­truc­cio­nes, pues si no se tie­ne cla­ro que de las 39.000 estructuras de­tec­ta­das to­das son vi­vien­das, no le pa­re­ce ló­gi­co de­ter­mi­nar que hu­bie­se po­di­do ha­ber tan­tas per­so­nas en aquel lu­gar.

ORI­GEN Y EX­PAN­SIÓN DEL PUE­BLO PU­RÉ­PE­CHA

Exis­ten di­ver­sas teo­rías so­bre el ori­gen de los pu­ré­pe­chas (tam­bién de­no­mi­na­dos ta­ras­cos o mi­choa­ques), al­gu­nas de las cua­les sos­tie­nen que es­tos fue­ron re­sul­ta­do de mi­gra­cio­nes des­de Amé­ri­ca del Sur; otras, en cam­bio, hablan so­bre su lle­ga­da por el nor­te de Amé­ri­ca, atra­ve­san­do el es­tre­cho de Be­ring. Al­gu­nas evi­den­cias ha­cen pen­sar que, efec­ti­va­men­te, los pu­ré­pe­chas pu­die­ron pro­ce­der de Amé­ri­ca del Sur. El ti­po de cons­truc­cio­nes, en­tie­rros, la ce­rá­mi­ca, y el uso del bron­ce ar­se­ni­cal, que so­lo co­no­cían cul­tu­ras ame­rin­dias es­ta­ble­ci­das en Pe­rú, son al­gu­nos de los ele­men­tos que re­fuer­zan es­ta hi­pó­te­sis. Pa­ra los his­to­ria­do­res Fer­nan­do Te­je­da Alvarado y Ed­gar Quis­pe Pas­tra­na, los pu­ré­pe­chas com­par­ten pa­sa­do con la cul­tu­ra in­ca. En 2014 die­ron a co­no­cer los re­sul­ta­dos de más de 20 años de in­ves­ti­ga­ción del Lien­zo de Ju­cu­ta­ca­to, un có­di­ce pu­ré­pe­cha ba­sa­do en ideo­gra­fías que des­cri­be “la mi­gra­ción de la cul­tu­ra pu­ré­pe­cha des­de Pe­rú has­ta Mi­choa­cán”, ase­gu­ra­ron am­bos du­ran­te la pre­sen­ta­ción de sus con­clu­sio­nes. Es­te va­lio­so ob­je­to muestra no so­lo el ori­gen de es­ta cul­tu­ra, sino tam­bién su fun­da­ción, asen­ta­mien­to y el ini­cio de los prin­ci­pa­les ofi­cios de sus po­bla­do­res.

Por otro la­do, las alian­zas de los pu­ré­pe­chas con otros pue­blos que se asen­ta­ron en sus te­rri­to­rios, fue­ron de­ter­mi­nan­tes pa­ra su ex­pan­sión. Se­gún la Re­la­ción de las ce­re­mo­nias y ri­tos y po­bla­ción y go­ber­na­ción de los in­dios de la pro­vin­cia de Me­chua­cán, es­cri­to de Je­ró­ni­mo de Al­ca­lá, un gru­po de chi­chi­me­cas lle­ga­ron a las ori­llas de la cié­na­ga de Za­ca­pu en el si­glo XII. Eran un gru­po de ca­za­do­res re­co­lec­to­res que pac­ta­ron una alian­za con agri­cul­to­res de la zo­na, a tra­vés del ma­tri­mo­nio en­tre Ire­ti­ca­ta­me, di­ri­gen­te chi­chi­me­ca, y una her­ma­na de Zi­ran­zi­ran­ca­ma­ro, se­ñor de Na­ran­xan, se­ño­río pu­ré­pe­cha. Tiem­po des­pués, es­ta alian­za se rom­pió y los chi­chi­me­cas mar­cha­ron has­ta Pátz­cua­ro, asen­tán­do­se en Uaiameo. Más tar­de, es­ta­ble­cie­ron una nue­va alian­za con pes­ca­do­res de la is­la de Xa­rá­cua­ro, me­dian­te el ma­tri­mo­nio en­tre Hua-

EXIS­TEN DI­VER­SAS TEO­RÍAS SO­BRE EL ORI­GEN DE LOS PU­RÉ­PE­CHAS, al­gu­nas de las cua­les sos­tie­nen que es­tos fue­ron re­sul­ta­do de mi­gra­cio­nes des­de Amé­ri­ca del Sur. Otras, en cam­bio, hablan so­bre su lle­ga­da por el nor­te de Amé­ri­ca.

pea­ni, di­ri­gen­te de los chi­chi­me­cas, y la hi­ja de un pes­ca­dor de es­ta is­la. Fue a par­tir de es­ta eta­pa de fu­sión cul­tu­ral, so­cial y eco­nó­mi­ca cuan­do co­men­zó a con­for­mar­se el pue­blo ta­ras­co, así co­mo su pos­te­rior de­sa­rro­llo co­mo ci­vi­li­za­ción, a par­tir del rei­na­do de Ta­riá­cu­ri, fun­da­dor del im­pe­rio pu­ré­pe­cha. Tal vez, Angamuco fue el re­sul­ta­do de es­tas alian­zas y de­seo ex­pan­si­vo. De he­cho, los ar­queó­lo­gos han rea­li­za­do la da­ta­ción por ra­dio­car­bono a ob­je­tos ha­lla­dos en es­ta ur­be y han lle­ga­do a la con­clu­sión de que pu­do ha­ber te­ni­do dos pe­río­dos se­pa­ra­dos de ex­pan­sión an­tes de su co­lap­so final, tras la lle­ga­da de los eu­ro­peos en el si­glo XV.

RE­SIS­TEN­CIA CON­TRA LOS AZ­TE­CAS

La cul­tu­ra pu­ré­pe­cha se de­sa­rro­lló en­tre los año 1200 y 1522 d.C., asen­tán­do­se en el te­rri­to­rio del ac­tual es­ta­do de Mi­choa­cán (su­roes­te de Mé­xi­co). Su for­ma de go­bierno era teo­crá­ti­ca-mi­li­tar, en la cual el sa­cer­do­te era la má­xi­ma au­to­ri­dad. Li­de­ra­ba el cul­to a dio­ses co­mo Cu­ri­ca­ve­ri y Cue­rauá­pe­ri, mien­tras que en la ba­se de la pi­rá­mi­de so­cial, se en­con­tra­ban los pes­ca­do­res, agri­cul­to­res, co­mer­cian­tes, ar­te­sa­nos y ca­za­do­res, cu­ya ac­ti­vi­dad ci­men­ta­ba la eco­no­mía ta­ras­ca. Si bien, la gue­rra tam­bién les re­per­cu­tía eco­nó­mi­ca­men­te, ya que ob­te­nían tri-

LA CUL­TU­RA PU­RÉ­PE­CHA se de­sa­rro­lló en­tre los años 1200 y 1522, asen­tán­do­se en el te­rri­to­rio del ac­tual es­ta­do de Mi­choa­cán (su­roes­te de Mé­xi­co). Su for­ma de go­bierno era teo­crá­ti­ca-mi­li­tar, en la cual el sa­cer­do­te era la má­xi­ma au­to­ri­dad.

bu­to de los ven­ci­dos. Su éxi­to mi­li­tar y eco­nó­mi­co se de­bió, en par­te, a su ca­rác­ter ague­rri­do y a que los pu­ré­pe­chas eran há­bi­les tra­ba­jan­do el oro y el co­bre. Esto pu­do ha­ber po­si­bi­li­ta­do su in­de­pen­den­cia y no so­me­ti­mien­to an­te los az­te­cas, pue­blo gue­rre­ro por ex­ce­len­cia y coe­tá­neo de los pu­ré­pe­chas. El rey Ta­riá­cu­ri, con­si­de­ra­do el fun­da­dor del im­pe­rio, fa­vo­re­ció su con­so­li­da­ción y ex­pan­sión por Mesoamérica.

De acuer­do con la Re­la­ción de Mi­choa­cán, la his­to­ria de los ta­ras­cos co­mien­za con la lle­ga­da, a prin­ci­pios del si­glo XIV, de un cau­di­llo de nom­bre Ire Thi­ca­ta­me, pro­ce­den­te de una re­gión que ocu­pa­ba par­te de los ac­tua­les es­ta­dos de Gua­na­jua­to, Ja­lis­co y Mi­choa­cán, quien pe­ne­tra con su tri­bu en las tie­rras ale­da­ñas a Za­ca­pu, y des­pla­za a los go­ber­nan­tes lo­ca­les me­dian­te ac­cio­nes gue­rre­ras.

"Tiem­po des­pués, uno de sus des­cen­dien­tes es­ta­ble­ce una alian­za ma­tri­mo­nial con Ja­rá­cua­rio, uno de los se­ño­ríos de la re­gión, al ca­sar­se con la hi­ja del go­ber­nan­te de ese lu­gar; de es­ta unión na­ció Ta­riá­cu­ri a quien la tra­di­ción con­si­de­ra co­mo el pri­mer go­ber­nan­te pu­ré­pe­cha y fun­da­dor de la ciu­dad de Pátz­cua­ro, al­re­de­dor del año 1370”, na­rra la an­tro­pó­lo­ga so­cial Glo­ria M. Del­ga­do de Can­tú, en His­to­ria de Mé­xi­co. En ella, en­tre otros asun­tos, abor­da el gé­ne­sis de es­te im­por­tan­te y mí­ti­co per­so­na­je pu­ré­pe­cha, quien tras ex­ten­der sus do­mi­nios, los di­vi­dió en tres te­rri­to­rios: Ihuat­zio, Páz­cua­ro y Tzin­tzun­tzan, go­ber­na­dos por fa­mi­lia­res su­yos.

El ca­rác­ter ague­rri­do de los pu­ré­pe­chas mo­ti­vó su en­fren­ta­mien­to en­tre 1479 y 1495, y pos­te­rior vic­to­ria con­tra los az­te­cas, quie­nes nun­ca lo­gra­ron so­me­ter­los. Años des­pués, y tras la lle­ga­da de los es­pa­ño­les, el Im­pe­rio az­te­ca co­men­zó a tam­ba­lear­se, ra­zón por la que Moc­te­zu­ma en­vió a diez de sus emi­sa­rios has­ta el im­pe­rio pu­ré­pe­cha pa­ra pe­dir re­fuer­zos. Así es co­mo se na­rra en La Re­la­ción de Mi­choa­cán, ma­nus­cri­to que re­co­ge la his­to­ria y los mi­tos pu­ré­pe­chas, así co­mo la sú­pli­ca de los me­xi­cas: “En­vió Mon­te­zu­ma diez men­sa­je­ros de Mé­xi­co y lle­ga­ron a Ta­xi­ma­roa (…) Y el se­ñor de Ta­xi­ma­roa, pre­gun­tó­les que qué que­rían (…) Y los mexicanos di­je­ron: ‘el se­ñor lla­ma­do Mon­te­zu­ma nos en­vía, y otros se­ño­res, y di­jé­ro­nos: id a nues­tro her­mano ca­zo­nçi, que no sé qué gen­te es una que ha venido aquí y nos tomaron de re­pen­te, ha­be­mos ha­bi­do ba­ta­lla con ellos y de los que venían en unos venados, ca­ba­lle­ros dos­cien­tos, y de los que no traían venados, otros dos­cien­tos. Y aque­llos venados traen cal­za­dos de hie­rro, y traen una co­sa que sue­na co­mo las nu­bes y da un gran tro­ni­do y to­dos los que to­pa ma­ta, que no que­da nin­guno y nos des­ba­ra­tan”.

Pe­se a las de­man­das de los en­via­dos me­xi­cas, el lí­der de Ta­xi­ma­roa, que des­con­fia­ba de las in­ten­cio­nes de sus in­ter­lo­cu­to­res, se ne­gó a ayu­dar a Moc­te­zu­ma en su gue­rra con­tra los ex­tran­je­ros. Es­te he­cho, fa­vo­re­ció a la lar­ga la vic­to­ria de los es­pa­ño­les, quie­nes con­ta­ban con me­nos sol­da­dos que los az­te­cas, pe­ro po­seían ar­mas de fue­go y el apo­yo de otros pue­blos in­dí­ge­nas, co­mo los tla­xal­te­cas, que es­ta­ban can­sa­dos del so­me­ti­mien­to y abu­sos por par­te de los me­xi­cas.

CIU­DAD PRE-IM­PE­RIAL

Co­mo lo de­mues­tran el pa­trón de asen­ta­mien­to y los da­tos cro­no­ló­gi­cos de Angamuco, las con­fi­gu­ra­cio­nes ur­ba­nas exis­tían en el co­ra­zón del im­pe­rio Pu­ré­pe­cha an­tes de que es­te se desa­rro­lla­ra. Una bre­ve re­vi­sión de la evi­den­cia de los te­rri­to­rios im­pe­ria­les muestra que los si­tios ur­ba­nos exis­tían an­tes de la for­ma­ción del im­pe­rio. "No en vano, Uri­chu y Eron­ga­rí­cua­ro fue­ron lu­ga­res ur­ba­nos con di­fe­ren­cias so­cia­les y co­mer­cia­les que pu­die­ron ha­ber man­te­ni­do cier­to gra­do de au­to­no­mía an­tes de la con­so­li­da­ción im­pe­rial”, ex­pli­ca An­na Step­ha­nie Cohen, en su te­sis doc­to­ral de ar­queo­lo­gía ti­tu­la­da Crea­ting an Em­pi­re: Lo­cal Po­li­ti­cal Chan­ge at Angamuco, Mi­choa­cán, Me­xi­co, pa­ra quien las ciu­da­des in­de­pen­dien­tes exis­tie­ron en el co­ra­zón del te­rri­to­rio pu­ré­pe­cha an­tes de la for­ma­ción del Im­pe­rio.

Cohen cree que los te­rri­to­rios no es­ta­ban cen­tra­li­za­dos, da­do que ciu­da­des co­mo Angamuco, con un de­sa­rro­llo pleno en to­dos los ám­bi­tos, no de­pen­dían de una ca­pi­tal im­pe­rial. Aun­que re­co­no­ce que “los pu­ré­pe­chas sí co­nec­ta­ron cier­tas tra­di­cio­nes exis­ten­tes, co­mo la re­li­gión, los sím­bo­los, las ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas, o la pro­duc­ción de ce­rá­mi­ca, pe­ro no está cla­ro si ta­les prác­ti­cas in­te­gra­do­ras die­ron lu­gar a la cen­tra­li­za­ción. Angamuco muestra cla­ras evi­den­cias de la in­fluen­cia pu­ré­pe­cha en tér­mi­nos de ri­que­za y prác­ti­cas ce­re­mo­nia­les y do­més­ti­cas, los da­tos de es­ta di­ser­ta­ción mues­tran que es­ta in­fluen­cia re­qui­rió cier­ta ne­go­cia­ción con re­si­den­tes ur­ba­nos exis­ten­tes que ya par­ti­ci­pa­ban de al­gún ti­po de sis­te­ma eco­nó­mi­co de to­da la cuen­ca”.

Por otro la­do, es po­si­ble que es­ta in­de­pen­den­cia de la que ha­bla Cohen, se vea re­fle­ja­da en la di­fe­ren­cia es­truc­tu­ral de la ciu­dad de Angamuco que men­cio­na Fis­her, en la que pla­zas y edi­fi­cios se ubi­can en el ex­tra­rra­dio y no en el cen­tro de las ciu­da­des, co­mo es ha­bi­tual en la ma­yo­ría de ciu­da­des me­soa­me­ri­ca­nas.

Qui­zá, al­gu­nos de los as­pec­tos más po­si­ti­vos del ha­llaz­go ar­queo­ló­gi­co de es­te in­tere­san­te en­cla­ve, es que po­ne de re­lie­ve la im­por­tan­cia que tam­bién tu­vo la ci­vi­li­za­ción pu­ré­pe­cha, pues a ni­vel in­ter­na­cio­nal y me­diá­ti­co sue­len ser más co­no­ci­das las cul­tu­ras maya y az­te­ca en Mé­xi­co. Sea co­mo fue­re, el des­cu­bri­mien­to de es­ta ciu­dad per­di­da po­dría des­ve­lar im­por­tan­tes cla­ves en torno a es­te pue­blo que con­so­li­dó un im­pe­rio ca­paz de desafiar a los te­mi­bles az­te­cas.

IMA­GEN 3D DE TIKAL OB­TE­NI­DA ME­DIAN­TE LI­DAR.

LLE­GA­DA DE LOS ES­PA­ÑO­LES A TZINTZUTZAN (RE­LA­CIÓN DE MI­CHOA­CÁN).

VI­SIÓN AÉ­REA DE TZIN­TZUN­TZAN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.