La bús­que­da de la enig­má­ti­ca TARTESSOS

Clio Especial (Spain) - - SUMARIO - POR JA­VIER MAR­TÍ­NEZ-PINNA

LAS PRIN­CI­PA­LES FUEN­TES PA­RA EL ES­TU­DIO DE LA CI­VI­LI­ZA­CIÓN TARTESIA SON LAS VETEROTESTAMENTARIAS, ES­PE­CIAL­MEN­TE LAS QUE SE RE­FIE­REN A LA DES­CO­NO­CI­DA CIU­DAD DE TARSIS, Y LAS NOS DE­JA­RON LOS AU­TO­RES GRECOLATINOS, AUN­QUE EN­TRE ES­TAS ÚL­TI­MAS DE­BE­MOS DIS­TIN­GUIR LAS QUE TIE­NEN UNA NA­TU­RA­LE­ZA HIS­TÓ­RI­CA Y GEO­GRÁ­FI­CA DE LAS PU­RA­MEN­TE MÍ­TI­CAS Y LE­GEN­DA­RIAS.

LAS RE­FE­REN­CIAS DE LOS ES­CRI­TO­RES GRIE­GOS Y RO­MA­NOS FUE­RON ES­TU­DIA­DAS EN PRO­FUN­DI­DAD POR AU­TO­RES CO­MO SCHULTEN O GAR­CÍA Y BELLIDO, PE­RO EL IN­TEN­TO DE COM­PREN­DER LA REALI­DAD HIS­TÓ­RI­CA DE TARTESSOS SE VIO EN­SOM­BRE­CI­DO POR LA VA­GUE­DAD y la im­pre­ci­sión con la que se re­fe­rían a ella, al con­si­de­rar­la no so­lo co­mo una ciu­dad, sino tam­bién un río, una re­gión e in­clu­so una sim­ple mon­ta­ña.

En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, to­das ellas no pa­re­cían du­dar de la exis­ten­cia de una ciu­dad an­ti­gua con es­te nom­bre, pe­ro en su lo­ca­li­za­ción las fuen­tes di­fe­rían. Por es­te mo­ti­vo, los au­to­res ana­li­za­ron mi­nu­cio­sa­men­te cual­quier da­to que pu­die­se ser­vir­les pa­ra con­fi­gu­rar un pe­cu­liar ma­pa del te­so­ro con el que pu­die­ran ini­ciar una bús­que­da que aún no ha ter­mi­na­do.

AN­TI­GUOS DA­TOS

La fuen­te más im­por­tan­te pa­ra tra­tar de com­pren­der lo que real­men­te fue Tartessos es la Ora Ma­rí­ti­ma de Avieno, un au­tor tar­dío, del si­glo IV des­pués de Cris­to. Pa­ra Avieno, al igual que pa­ra otros mu­chos au­to­res, Tartessos era una ciu­dad si­tua­da en un gol­fo que te­nía el mis­mo nom­bre, y que él con­fun­de con Ga­dir. En Ora Ma­rí­ti­ma 265-295 po­de­mos leer: “Aquí se ex­tien­den en su am­pli­tud las cos­tas del gol­fo de Tartessos; aquí está la ciu­dad de Ga­dir, pues la len­gua fe­ni­cia lla­ma­ba ga­dir a un lu­gar ce­rra­do. Fue lla­ma­da, an­tes, Tartessos, ciu­dad grande y ri­ca en tiem­pos an­ti­guos; pe­ro aho­ra po­bre, pe­que­ña, y aban­do­na­da, aho­ra un mon­tón de rui­nas. No­so­tros en es­tos lu­ga­res no vi­mos na­da digno de ad­mi­rar, ex­cep­to el cul­to a Hér­cu­les... El río Tartessos, des­li­zán­do­se por campos abier­tos des­de el La­go Li­gus­tino, ci­ñe la is­la por am­bos la­dos con su co­rrien­te. Y no co­rre por un so­lo le­cho, ni sur­ca el so­lo la tie­rra sub­ya­cen­te, pues, por el la­do

por don­de na­ce la luz de la au­ro­ra, pro­yec­ta tres bra­zos so­bre los campos; dos ve­ces, con dos desem­bo­ca­du­ras, ba­ña tam­bién las zo­nas me­ri­dio­na­les de la ciu­dad. Pe­ro, en­ci­ma de la ma­ris­ma, se pro­yec­ta el mon­te Ar­gen­ta­rio, lla­ma­do así por los an­ti­guos de­bi­do a su as­pec­to, pues re­ful­ge en sus ver­tien­tes por la gran can­ti­dad de es­ta­ño, y des­pi­de más luz to­da­vía ha­cia los ai­res, en la le­ja­nía, cuan­do el sol ha he­ri­do sus ex­cel­sas ci­mas con ra­yos de fue­go. El mis­mo río, a su vez, ha­ce ro­dar, con sus aguas, li­ma­du­ras de pe­sa­do es­ta­ño y arras­tra el va­lio­so me­tal jun­to a sus mu­ra­llas...Co­mo he­mos di­cho más arri­ba, el mar de en medio se­pa­ra la ciu­da­de­la de Ge­ron­te y el ca­bo de un tem­plo, y, en­tre ro­cas es­car­pa­das se for­ma una bahía. Jun­to al se­gun­do ca­bo desem­bo­ca un an­cho río. Al fon­do se pro­yec­ta el mon­te de los tar­te­sios, de som­bríos bos­ca­jes. Aquí se ha­lla la is­la Eri­tía, de ex­ten­sos campos, y, en otro tiem­po ba­jo el do­mi­nio pú­ni­co, pues unos co­lo­nos de Car­ta­go fue­ron los pri­me­ros en ocu­par­la. Y Eri­tía está se­pa­ra­da del con­ti­nen­te por un bra­zo de mar a cin­co es­ta­dios só­lo de la ciu­da­de­la”.

Co­mo po­de­mos ob­ser­var en es­te frag­men­to, Tartessos ya no so­lo pue­de ser in­ter­pre­ta­do co­mo una ciu­dad si­tua­da en el le­jano Oc­ci­den­te, sino tam­bién co­mo un río que trans­por­ta­ba im­por­tan­tes can­ti­da­des de es­ta­ño, pe­ro co­mo un gol­fo si­tua­do, se­gún el pro­pio Avieno, más allá de las Co­lum­nas de Hér­cu­les (Ora Ma­rí­ti­ma, 53-54).

Es más, pa­ra es­te au­tor na­tu­ral de Vol­si­nii, en Etru­ria, la du­ra­ción de los via­jes por mar en­tre la ciu­dad y la desem­bo­ca­du­ra del Due­ro era de apro­xi­ma­da­men­te de unos cin­co días, y has­ta el Gua­dia­na de so­lo uno, mien­tras que el ca­mino por tie­rra has­ta el es­tua­rio del Ta­jo se po­día re­co­rrer en tan so­lo dos días. En cuan­to a los lí­mi-

TARTESSOS YA NO SO­LO PUE­DE SER IN­TER­PRE­TA­DO co­mo una ciu­dad si­tua­da en el le­jano Oc­ci­den­te, sino tam­bién co­mo un río que trans­por­ta­ba im­por­tan­tes can­ti­da­des de es­ta­ño.

tes geo­grá­fi­cos, Avieno los si­túa en la tie­rra de los ma­sie­nos lo­ca­li­za­da cer­ca de Car­ta­ge­na.

UBI­CA­CIÓN CON­FU­SA

Na­tu­ral­men­te, al ser es­ta una de las fuen­tes más an­ti­guas de las que dis­po­ne­mos pa­ra co­no­cer Tartessos, los his­to­ria­do­res han tra­ta­do de uti­li­zar los da­tos trans­mi­ti­dos en ella pa­ra ubi­car en un lu­gar con­cre­to una ciu­dad lar­ga­men­te bus­ca­da en los úl­ti­mos cien años.

La te­sis pro­pues­ta por Avieno que la si­túa en Cá­diz, la ve­mos pre­sen­te en otros au­to­res co­mo Ci­ce­rón, que lla­ma a Cor­ne­lio Bal­bo, na­tu­ral de Cá­diz, tar­tes­sius, mien­tras que Va­le­rio Má­xi­mo, del si­glo I des­pués de Cris­to, con­si­de­ra a Ar­gan­to­nio co­mo un an­ti­guo rey de Cá­diz, lo que de­mues­tra que du­ran­te la épo­ca al­toim­pe­rial se man­te­nía la con­fu­sión en­tre am­bos conceptos.

Así apa­re­ce en Pli­nio el Vie­jo o en Fla­vio Arriano, cuan­do en el si­glo II afir­ma que los fe­ni­cios ha­brían fun­da­do Tartessos, con­fun­dién­do­la nue­va­men­te con Cá­diz. A pe­sar de to­do, no to­das las re­fe­ren­cias de es­tos au­to­res grecolatinos coin­ci­den en es­ta re­la­ción; así Efo­ro en el si­glo IV an­tes de Cris­to, aun­que ba­sán­do­se en au­to­res an­te­rio­res co­mo Pi­san­dro de Ca­mi­ro, del si­glo VI, o Es­te­sí­co­ro, advierte so­bre la con­fu­sión a la ho­ra de iden­ti­fi­car am­bas lo­ca­li­da­des.

Del mis­mo mo­do, Apo­lo­do­ro ase­gu­ra que es­ta ciu­dad es­ta­ría en el Es­tre­cho de Gi­bral­tar, idea que re­co­gió más tar­de Es­tra­bón en su obra Geo­gra­fía, cuan­do di­ce que al­gu­nos his­to­ria­do­res iden­ti­fi­ca­ban Tartessos con Car­teia.

Pa­ra no­so­tros, el prin­ci­pal in­con­ve­nien­te ra­di­ca en in­ten­tar com­pren­der los mo­ti­vos por los que se pro­du­ce es­ta con­fu­sión, te­nien­do en cuen­ta que los da­tos pro­por­cio­na­dos por Avieno son in­com­pa­ti­bles a la ho­ra de si­tuar en la ciu­dad de Cá­diz la an­ti­gua ca­pi­tal del reino tar­te­sio.

Pa­ra Schulten, la raíz del pro­ble­ma se en­cuen­tra en He­ró­do­to, quien ha­bría uti­li­za­do el epí­te­to tar­te­sio pa­ra re­fe­rir­se no ne­ce­sa­ria­men­te a Ga­des, sino a to­da la re­gión con­tro­la­da por los tar­te­sios. En es­te sen­ti­do, Pli­nio ase­gu­ra que la con­fu­sión en­tre Cá­diz y Tartessos está pre­sen­te úni­ca­men­te en­tre los au­to­res la­ti­nos, mien­tras que los grie­gos y fe­ni­cios no ha­brían caí­do en ese error. La afir­ma­ción de Pli­nio nos re­sul­ta contundente pa­ra re­cha­zar la lo­ca­li­za­ción de la enig­má­ti­ca ur­be en la co­lo­nia fe­ni­cia de Ga­des, por lo que nues­tra aten­ción de­be­ría de orien­tar­se en otra di­rec­ción.

Co­mo di­ji­mos, además de co­mo una ciu­dad, el lu­gar ha si­do iden­ti­fi­ca­do co­mo un río si­tua­do en el sur pe­nin­su­lar. Así lo po­de­mos ver en Avieno, pe­ro es­pe­cial­men­te en Es­te­sí­co­ro de Hi­me­ra, cu­yo tes­ti­mo­nio es re­co­gi­do en Es­tra­bón (III, 148): “…en tiem­pos an­te­rio­res se lla­mó al Be­tis Tar­tes­sós y a Ga­dir y sus is­las ve­ci­nas Eryt­heia. Así se ex­pli­ca que Es­te­sí­co­ro, cuan­do ha­bla del pastor Ge­rión, di­je­se que ha­bía na­ci­do ca­si en­fren­te de la ilus­tre Eryt­heia, jun­to a las fuen­tes in­men­sas del Tartessos, de raí­ces ar­gén­teas, en un es­con­dri­jo de la pe­ña. Y co­mo el río te­nía dos desem­bo­ca­du­ras dí­ce­se tam­bién que la ciu­dad de Tartessos, ho­mó­ni­ma al río, es­tu­vo an­ti­gua­men­te en la tie­rra si­ta en­tre am­bas…”.

Nue­va­men­te, las fuen­tes gre­co­la­ti­nas lle­ga­das has­ta no­so­tros no pa­re­cen du­dar so­bre la exis­ten­cia de una ri­ca ciu­dad, ya des­apa­re­ci­da, re­la­cio­na­da con un río del mis­mo nom­bre. Del mis­mo mo­do se pro­nun­cia Avieno, cuan­do se re­fie­re a Tartessos co­mo una Urbs y una opu­lens ci­vi­tas, re­ga­da por un río y si­tua­da jun­to a un gran mon­te, un gol­fo y cer­ca de un es­tre­cho. En la Ora Ma­rí­ti­ma (308-9) se ha­ce men­ción a un mon­te que se­gún Schulten de­bía de en­con­trar­se en­tre Cá­diz y San­lú­car.

De igual for­ma, Tro­go Pom­pe­yo (a tra­vés de Jus­tino) ase­gu­ra que la re­gión tartesia es­ta­ba ubi­ca­da en un área de mon­tes, una in­for­ma­ción co­rro­bo­ra­da en la ac­tua­li­dad gra­cias a los es­tu­dios rea­li­za­dos so­bre las ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas de la re­gión a fi­na­les del II mi­le­nio an­tes de Cris­to, y que nos

han per­mi­ti­do com­pro­bar que la zo­na de Huel­va era efec­ti­va­men­te una zo­na mon­ta­ño­sa, re­cu­bier­ta por den­sos bos­ques de ha­yas.

Otro de los au­to­res fun­da­men­ta­les pa­ra com­pren­der la na­tu­ra­le­za de es­te en­cla­ve es He­ró­do­to, con quien vol­ve­mos a en­con­trar dos nue­vas men­cio­nes, pe­ro, en es­ta oca­sión, en re­fe­ren­cia a los con­tac­tos que tu­vie­ron los tar­te­sios con los grie­gos. La pri­me­ra de es­tas no­ti­cias la en­con­tra­mos cuan­do se re­fie­re a la aven­tu­ra de Co­leo de Sa­mos, un na­ve­gan­te jo­nio de me­dia­dos del si­glo VII an­tes de Cris­to, que tras ser arras­tra­do por los vien­tos ter­mi­nó lle­gan­do has­ta el le­jano Oc­ci­den­te, lu­gar en don­de en­tró en con­tac­to con una cul­tu­ra desa­rro­lla­da. Al­go des­pués, He­ró­do­to ha­bla so­bre los via­jes de los fo­cen­ses ha­cia Oc­ci­den­te, y es­ta vez in­tro­du­ce una nue­va alu­sión que pa­ra los his­to­ria­do­res tie­ne una im­por­tan­cia fun­da­men­tal: el rei­na­do de Ar­gan­to­nio.

Se­gún He­ró­do­to, el rey de Tartessos era ex­tre­ma­da­men­te ri­co y hos­pi­ta­la­rio, tan­to que in­vi­tó a los grie­gos a es­ta­ble­cer­se en su pro­pio reino, pe­ro al no po­der con­ven­cer­los de ello, y sien­do cons­cien­te del pe­li­gro al que se en­fren­ta­ban sus ami­gos co­mo con­se­cuen­cia de la ame­na­za de los per­sas, les en­tre­gó una ge­ne­ro­sa can­ti­dad de di­ne­ro pa­ra que pu­die­sen cons­truir una mu­ra­lla al­re­de­dor de su ciu­dad. El pres­ti­gio de Ar­gan­to­nio y su ex­ce­si­va lon­ge­vi­dad fue­ron re­cor­da­dos por otros au­to­res del mundo an­ti­guo, co­mo el poe­ta Ana­creon­te, Es­tra­bón o Pli­nio el Vie­jo, aun­que los his­to­ria­do­res mo­der­nos han in­ter­pre­ta­do los años de su go­bierno, co­mo la du­ra­ción de to­da una di­nas­tía, y no de un rei­na­do con­cre­to.

HI­TOS GEO­GRÁ­FI­COS

Si te­ne­mos en cuen­ta to­das es­tas no­ti­cias trans­mi­ti­das por los his­to­ria­do­res grie­gos y ro­ma­nos, nos ve­mos ca­pa­ci­ta­dos pa­ra iden­ti­fi­car los hi­tos geo­grá­fi­cos pre­ci­sos que se­gún ellos po­drían in­di­car­nos el pa­ra­de­ro úl­ti­mo de la pre­sun­ta ca­pi­tal del reino tar­te­sio: es­ta de­be­ría si­tuar­se cer­ca de un la­go, en la desem­bo­ca­du­ra de un río que arras­tra­ba es­ta­ño y que na­cía le­jos, ha­cia el interior, en una mon­ta­ña ri­ca en pla­ta.

Ob­via­men­te, las pro­pues­tas de los ar­queó­lo­gos e his­to­ria­do­res que se en­fren­ta­ron al enig­ma de Tartessos em­pe­za­ron a mul­ti­pli­car­se co­mo con­se­cuen­cia de la evi­den­te in­de­fi­ni­ción de las fuen­tes clá­si­cas. En­tre to­dos es­tos in­ves­ti­ga­do­res des­ta­có en un pri­mer mo­men­to el ale­mán Adolf Schulten, cu­ya ob­se­sión fue en­con­trar los ves­ti­gios de es­ta mí­ti­ca ciu­dad a par­tir del es­tu­dio de la obra de Avieno.

Des­pués de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, Schulten se des­pla­zó has­ta Es­pa­ña y allí ini­ció una se­rie de ex­ca­va­cio­nes en el Parque Na­cio­nal de Do­ña­na, muy cer­ca de la desem­bo­ca­du­ra del Gua­dal­qui­vir, pe­ro sus in­ten­tos por sa­car a la luz la hui­di­za ciu­dad siem­pre ter­mi­na­ron en el más ab­so­lu­to fra­ca­so. Otros au­to­res co­mo Gar­cía y Bellido, apun­ta­ron ha­cia la zo­na de Huel­va, mien­tras que J. M. Lu­zón plan­teó una nue­va hi­pó­te­sis so­bre la po­si­ble ubi­ca­ción de la mis­ma en las pro­xi­mi­da­des de Rio­tin­to.

Se­gún Lu­zón, y otros au­to­res co­mo Jo­sé Ma­ría Bláz­quez, la im­por­tan­cia de la zo­na co­mo un gran cen­tro mi­ne­ro era evi­den­te des­de prin­ci­pios del I mi­le­nio an­tes de Cris­to. Rio­tin­to se en­con­tra­ba a unos ochen­ta ki­ló­me­tros de la cos­ta y era un lu­gar idó­neo pa­ra trans­por­tar los mi­ne­ra­les ex­traí­dos has­ta los puer­tos del Atlán­ti­co y per­mi­tir su co­mer­cia­li­za­ción con los pue­blos del Me­di­te­rrá­neo Orien­tal. Pa­ra Bláz­quez, la des­crip­ción de Es­te­sí­co­ro so­bre las fuen­tes de Tartessos se ajus­ta­ba a la per­fec­ción a las ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas del río, por ser es­te un pai­sa­je do­mi­na­do por un mon­te, el Ce­rro Sa­lo­món, ri­co en me­ta­les pre­cio­sos. Además, el Rio­tin­to arras­tra una di­so­lu­ción de sul­fa­to fé­rri­co que, sin du­da, lla­mó la aten­ción de es­tos mis­mos au­to­res grecolatinos.

Co­mo di­ji­mos, los in­ten­tos de Schulten por en­con­trar Tartessos no fue­ron fruc­tí­fe­ros, más bien to­do lo con­tra­rio, por lo que a fi­na­les de los años se­sen­ta una nue­va ge­ne­ra­ción de ar­queó­lo­gos abrió una nue­va lí­nea de in­ves­ti­ga­ción.

EL TE­SO­RO DE TARTESSOS ES UNO DE LOS MÁS ES­PEC­TA­CU­LA­RES Y ENIG­MÁ­TI­COS DE LA AR­QUEO­LO­GÍA.

JUN­TO A ES­TAS LÍ­NEAS, ES­TE­LA DEL SI­GLO XI A.C., QUE RE­PRE­SEN­TA AL REY ASIRIO ASURBANIPAL (BRI­TISH MU­SEUM).

JO­YAS PER­TE­NE­CIEN­TES AL TE­SO­RO CARAMBOLO, DE ORI­GEN TARTÉSICO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.