PÉRGAMO. La ci­ma de la cul­tu­ra he­le­nís­ti­ca

Clio Especial (Spain) - - SUMARIO - POR JA­VIER RA­MOS

LA CIU­DAD DE PÉRGAMO FUE LA GRAN PO­TEN­CIA DE ASIA ME­NOR CON LA DI­NAS­TÍA ATÁLIDA. CU­NA DEL PER­GA­MINO, VOL­VIÓ A RE­LU­CIR EN 1878 GRA­CIAS AL HA­LLAZ­GO DEL AL­TAR DE ZEUS, UNA FOR­MI­DA­BLE OBRA ES­CUL­TÓ­RI­CA. UNA JO­YA DEL AR­TE AN­TI­GUO.

BA­ÑA­DA POR LAS AGUAS DEL EGEO Y UBI­CA­DA EN LA COS­TA NO­ROES­TE DE ANATOLIA (TUR­QUÍA), JUN­TO A LA IS­LA DE LES­BOS, UNA RE­GIÓN DE GRAN AJE­TREO HIS­TÓ­RI­CO Y DEN­SA­MEN­TE PO­BLA­DA, PÉRGAMO NUN­CA LLE­GÓ A SER ABAN­DO­NA­DA DEL TO­DO Y A SUS PIES SE CONS­TRU­YÓ UNA NUE­VA CIU­DAD. Sin em­bar­go, las rui­nas de la an­ti­gua y es­plén­di­da ca­pi­tal he­le­nís­ti­ca tu­vie­ron que es­pe­rar has­ta 1864 pa­ra ser ex­plo­ra­das.

El ho­nor re­ca­yó en Karl Hu­mann, un in­ge­nie­ro de ca­mi­nos ale­mán que ca­tor­ce años más tar­de des­cu­bri­ría una de las jo­yas del ar­te he­le­nís­ti­co, el Al­tar de Zeus. Cual tro­feo, el mo­nu­men­to fue des­mon­ta­do y trans­por­ta­do a Ber­lín, don­de se le de­di­có un mu­seo. De es­te mo­do, Ale­ma­nia, uni­fi­ca­da ha­cía po­co y au­to­pro­cla­ma­da im­pe­rio, con­se­guía igua­lar en ha­llaz­gos ar­queo­ló­gi­cos y pres­ti­gio mu­seís­ti­co a Fran­cia y Gran Bre­ta­ña. En 1906, su campaña de ex­ca­va­cio­nes en Anatolia co­se­cha­ría un nue­vo éxi­to con el des­cu­bri­mien­to de otra ciu­dad per­di­da aún más an­ti­gua, Hattusa.

Ha­bi­ta­da ya en el si­glo VIII an­tes de Cris­to, Pérgamo co­bró im­por­tan­cia cin­co si­glos des­pués, cuan­do una fa­mi­lia gre­co-ma­ce­do­nia, los atá­li­das, es­ta­ble­ció allí la ca­pi­tal de un reino ho­mó­ni­mo. Pa­ra de­fen­der­se de las de­más mo­nar­quías he­le­nís­ti­cas (la ma­ce­do­nia y la se­léu­ci­da de Siria), los re­yes atá­li­das se alia­ron con Ro­ma, una po­lí­ti­ca que les de­pa­ró un gran po­der y pros­pe­ri­dad.

En la se­gun­da mi­tad del si­glo III an­tes de Cris­to, Atalo I se pro­pu­so ha­cer de Pérgamo una de las ca­pi­ta­les más im­por­tan­tes de la ci­vi­li­za­ción he­le­nís­ti­ca, com­pa­ra­ble a Ate­nas, An­tio­quía o Ale­jan­dría, am­bi­ción que su hi­jo Eu­me­nes II com­par­ti­ría. Am­bos em­be­lle­cie­ron la ciu­dad con ex­ce­len­tes mo­nu­men­tos y edi­fi­cios pú­bli­cos, además de una pro­lí­fi­ca bi­blio­te­ca y una es­cue­la de es­cul­tu­ra.

Con es­tos dos re­yes, Pérgamo vi­vió su épo­ca do­ra­da, de la que el Al­tar de Zeus es elo­cuen­te tes­ti­mo­nio, y se con­vir­tió en el fa­ro cul­tu­ral de Asia Me­nor.

El es­plen­dor de la ciu­dad se pro­lon­gó has­ta el úl­ti­mo rei­na­do atálida. Sin he­re­de­ros, el rey Atalo III (138-133 a.C.) le­gó sus do­mi­nios a Ro­ma, y Pérgamo pa­só a ser la ca­pi­tal de la pro­vin­cia ro­ma­na de Asia Me­nor. Aun­que con­ti­nuó sien­do el cen­tro ar­tís­ti­co e in­te­lec­tual de la re­gión, la ciu­dad fue per­dien­do im­por­tan­cia eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca a fa­vor de Éfe­so o Es­mir­na.

Los ro­ma­nos rea­li­za­ron al­gu­nas trans­for­ma­cio­nes ur­ba­nís­ti­cas, pe­ro Pérgamo con­ser­vó su pa­sa­do he­le­nís­ti­co, que tam­bién so­bre­vi­vió a los pe­río­dos bi­zan­tino y ára­be has­ta que los oto­ma­nos la de­ja­ron de la­do a par­tir del si­glo XIV.

TRES CIU­DA­DES EN UNA

Cons­trui­da en un pro­mon­to­rio de 335 me­tros, Pérgamo se des­pa­rra­mó co­li­na aba­jo me­dian­te una se­rie de te­rra­zas y es­ca­le­ras que di­vi­die­ron je­rár­qui­ca­men­te la ciu­dad en tres ni­ve­les. Ca­da una de las ciu­da­des re­sul­tan­tes res­pon­día a una fun­ción y una ar­qui­tec­tu­ra di­fe­ren­tes, com­ple­ta­men­te adap­ta­das e in­te­gra­das en el pai­sa­je.

A di­fe­ren­cia de la ate­nien­se, la acró­po­lis, o ciu­dad al­ta, de Pérgamo no es­ta­ba re­ser­va­da en ex­clu­si-

ATALO I se pro­pu­so ha­cer de Pérgamo una de las ca­pi­ta­les más im­por­tan­tes de la ci­vi­li­za­ción he­le­nís­ti­ca, com­pa­ra­ble a Ate­nas, An­tio­quía o Ale­jan­dría, una am­bi­ción que su hi­jo Eu­me­nes II com­par­ti­ría.

va a los tem­plos. Es­tos com­par­tían es­pa­cio con los palacios rea­les, los mo­nu­men­tos y los edi­fi­cios pen­sa­dos pa­ra su uso pú­bli­co y el de­sa­rro­llo de ac­ti­vi­da­des so­cia­les y cul­tu­ra­les, co­mo el teatro, la bi­blio­te­ca o el Al­tar de Zeus.

El ur­ba­nis­mo de Pérgamo no era so­lo fun­cio­nal, sino tam­bién or­na­men­tal. La es­té­ti­ca era muy apre­cia­da, por lo que los edi­fi­cios de la acró­po­lis se di­se­ña­ron pa­ra im­pre­sio­nar a quie­nes con­tem­pla­ban la ciu­dad des­de el va­lle. Por de­ba­jo de la acró­po­lis se en­con­tra­ba la ciu­dad me­dia, con va­rios tem­plos y el gim­na­sio, y se­gui­da­men­te la ciu­dad ba­ja, con el ágo­ra, o cen­tro co­mer­cial, y la zo­na re­si­den­cial.

EL ME­JOR MO­NU­MEN­TO DE LA CIU­DAD

Pérgamo tu­vo su pro­pia es­cue­la y nu­me­ro­sos ta­lle­res de es­cul­tu­ra, de los que sur­gie­ron obras de un gran rea­lis­mo. El me­jor ejem­plo es el fa­mo­so Al­tar de Zeus, cons­trui­do ha­cia el año 170 an­tes de Cris­to por or­den de Eu­me­nes II pa­ra con­me­mo­rar su vic­to­ria fren­te al ejér­ci­to del rey An­tío­co III de Siria.

Sus fri­sos, de más de 113 me­tros de lon­gi­tud, cons­ti­tu­yen la com- po­si­ción es­cul­tó­ri­ca más ex­ten­sa del mundo des­pués de la del Par­te­nón de Ate­nas. Un tra­ta­do en­tre los go­bier­nos oto­mano y ale­mán per­mi­tió el tras­la­do, pie­za a pie­za, de la par­te más im­por­tan­te del al­tar de Zeus y otros ha­llaz­gos a Ber­lín, don­de se creó el Mu­seo de Pérgamo.

Las ra­zo­nes por las que se ini­ció la ex­plo­ra­ción son las pro­pias de la épo­ca co­lo­nial: tras la crea­ción del Im­pe­rio ale­mán, la nue­va ideo­lo­gía na­cio­nal ha­cía in­dis­pen­sa­ble que en la nue­va ca­pi­tal, Ber­lín, los mu­seos tu­vie­ran el mis­mo ni­vel que los del res­to de las gran­des ca­pi­ta­les im­pe­ria­les (co­mo el Bri­tish Mu­seum de Lon­dres y el Lou­vre de Pa­rís).

Tur­quía fue el lu­gar es­co­gi­do por­que, pri­me­ro, las re­la­cio­nes eran cor­dia­les tras el apo­yo ale­mán en la gue­rra tur­co-ru­sa y, se­gun­do, la le­gis­la­ción so­bre an­ti­güe­da­des en es­te país no es­ta­ba de­ma­sia­do de­fi­ni­da.

Des­de 1991, las au­to­ri­da­des tur­cas re­cla­man su de­vo­lu­ción, a lo que Ale­ma­nia se nie­ga ape­lan­do a la le­ga­li­dad del tra­ta­do y a la ne­ce­si­dad de sal­va­guar­dar el al­tar y las de­más obras ar­tís­ti­cas.

RI­VAL DE ALE­JAN­DRÍA

Fun­da­da por Atalo I (el ter­cer rey de la di­nas­tía), la bi­blio­te­ca de Pérgamo fue la se­gun­da más im­por­tan­te del mundo tras la de Ale­jan­dría (Egip­to). Lle­gó a al­ma­ce­nar 200.000 vo­lú­me­nes que, se­gún el cro­nis­ta Plu­tar­co, Mar­co An­to­nio re­ga­ló a Cleo­pa­tra. Tam­bién fue se­de de una es­cue­la de gra­má­ti­ca ri­val de la ale­jan­dri­na.

La pro­yec­ción aca­dé­mi­ca y bi­blio­grá­fi­ca de Pérgamo lle­vó al rey To­lomeo V de Egip­to (2013181 a.C.) a prohi­bir la ex­por­ta­ción

FUN­DA­DA POR ATALO I, la bi­blio­te­ca de Pérgamo fue la se­gun­da más im­por­tan­te del mundo tras la de Ale­jan­dría (Egip­to). Lle­gó a al­ma­ce­nar 200.000 vo­lú­me­nes que Mar­co An­to­nio re­ga­ló a Cleo­pa­tra.

de pa­pi­ros. Pérgamo creó en­ton­ces, a par­tir de cue­ro re­fi­na­do, un ma­te­rial pro­pio que se­ría co­no­ci­do co­mo per­ga­mino. Los atá­li­das eran bi­blió­gra­fos y siem­pre ha­bían mos­tra­do una gran preo­cu­pa­ción por la cul­tu­ra. La ma­yo­ría de los tex­tos fue­ron co­pia­dos en per­ga­mi­nos, crean­do así una gran in­dus­tria de ex­por­ta­ción.

LOS SE­CRE­TOS DE PÉRGAMO

Los es­pec­ta­cu­la­res ves­ti­gios de es­ta des­lum­bran­te ci­vi­li­za­ción gre­co­asiá­ti­ca vie­ron la luz en la dé­ca­da de los años se­ten­ta del si­glo XIX por cul­pa de un co­lec­cio­nis­ta de an­ti­güe­da­des ale­mán, Carl Hu­mann, que co­mo tan­tos coe­tá­neos, se su­mer­gió en el mundo de la ar­queo­lo­gía y la ex­plo­ra­ción de rui­nas sin más ba­ga­je que una cu­rio­si­dad in­sa­cia­ble y un inigua­la­ble afán de aven­tu­ra.

En efec­to, Hu­mann, es­tu­dian­te de in­ge­nie­ría, ca­re­cía de cual­quier for­ma­ción en el ám­bi­to de la His­to­ria y la Ar­queo­lo­gía cuan­do se vio obli­ga­do a aban­do­nar Ale­ma­nia con des­tino al mar Me­di­te­rrá­neo, en bus­ca de ai­res más pu­ros que ali­via­sen las do­len­cias de la tu­bercu­losis. Re­co­rrió los do­mi­nios del Im­pe­rio Oto­mano y se es­ta­ble­ció en la ciu­dad de Es­tam­bul, don­de tra­ba­jó en la cons­truc­ción de ca­rre­te­ras y vías fe­rro­via­rias, a la vez que se aden­tra­ba en el fas­ci­nan­te mundo del coleccionismo de an­ti­güe­da­des.

Así, en el año 1878, de­ci­dió se­guir los pa­sos de otros ilus­tres ar­queó­lo­gos afi­cio­na­dos y co­men­zó los tra­ba­jos de ex­ca­va­ción de la ciu­dad de Pérgamo, sa­can­do a la luz, en­tre otras per­las, uno de los gran­des ha­llaz­gos ar­queo­ló­gi­cos de si­glo XX: el Al­tar de Pérgamo.

Fue­ron ocho años de re­des­cu­bri­mien­to de uno de los cen­tros neu­rál­gi­cos del he­le­nis­mo, que sin el te­són de Hu­mann con to­da pro­ba­bi­li­dad se ha­brían per­di­do com­ple­ta­men­te, y, aun­que tam­bién ex­ca­vó ya­ci­mien­tos de la im­por­tan­cia de Éfe­so o Prie­ne, el nom­bre de Hu­mann está in­di­so­lu­ble­men­te li­ga­do al de la di­nas­tía atálida de Pérgamo.

RE­LIE­VES DEL AL­TAR DE ZEUS, EN­CON­TRA­DO EN­TRE LAS RUI­NAS DE LA CIU­DAD DE PÉRGAMO.

FRISO DEL AL­TAR DE ZEUS, DE PÉRGAMO.

SUELO DE MO­SAI­COS, EN­CON­TRA­DO EN LA CIU­DAD DE PÉRGAMO.

PÉRGAMO FUE LA PRI­ME­RA CIU­DAD EN LA AN­TI­GÜE­DAD QUE ADAP­TÓ SU AR­QUI­TEC­TU­RA PA­RA INTEGRARLA AL EN­TORNO.

RUI­NAS DE LA CIU­DAD DE PÉRGAMO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.