TA­NIS, la Te­bas del Nor­te

Clio Especial (Spain) - - SUMARIO - POR JA­VIER RA­MOS

LA CIU­DAD EGIP­CIA DE TA­NIS DE­JÓ DE SER UNA LE­YEN­DA PA­RA CON­VER­TIR­SE EN UNA REALI­DAD. LOS TE­SO­ROS QUE EN­CON­TRA­RON ALLÍ LOS AR­QUEÓ­LO­GOS QUE FUE­RAN EN SU BÚS­QUE­DA ERAN COM­PA­RA­BLES A LOS DE LA TUM­BA DE TUTANKAMÓN.

LA CA­PI­TAL DE EGIP­TO DU­RAN­TE LAS DI­NAS­TÍAS XXI Y XXII SE ERI­GIÓ A IMA­GEN Y SE­ME­JAN­ZA DE TE­BAS. El ha­llaz­go de su ne­cró­po­lis real de tres tum­bas in­tac­tas mar­có uno de los hi­tos de la egip­to­lo­gía. Des­cu­bier­ta en el si­glo XVIII por ex­plo­ra­do­res fran­ce­ses, du­ran­te mu­cho tiem­po Ta­nis (si­tua­da a 125 ki­ló­me­tros de El Cai­ro) no fue vis­ta más que co­mo un gru­po de co­li­nas are­no­sas per­di­das en medio de un pa­ra­je in­hós­pi­to.

Más ade­lan­te, en la se­gun­da mi­tad del si­glo XIX, se em­pren­dió la ex­ca­va­ción del ya­ci­mien­to, pe­ro no fue has­ta 1939 que el ar­queó­lo­go fran­cés Pie­rre Mon­tet des­ve­ló el gran va­lor ar­tís­ti­co de es­ta an­ti­gua ciu­dad egip­cia, si­tua­da en el del­ta orien­tal del Ni­lo.

Mon­tet ha­lló una ne­cró­po­lis real que con­te­nía las tum­bas de va­rios fa­rao­nes de las di­nas­tías XXI y XXII. Tres de ellas, acom­pa­ña­das de fas­tuo­sos ajua­res funerarios y jo­yas, es­ta­ban in­tac­tas.

Mon­tet aca­ba­ba de pro­por­cio­nar a la egip­to­lo­gía uno de sus ma­yo­res lo­gros. Sus mé­to­dos fue­ron muy ru­di­men­ta­rios, las fo­to­gra­fías pé­si­mas y es­ca­sas, y su mal ca­rác­ter le­gen­da­rio; pe­ro con to­do eso no se de­be des­pre­ciar, pa­ra na­da, la la­bor rea­li­za­da.

El ha­llaz­go de Mon­tet su­pe­ra­ba en nú­me­ro de tum­bas in­vio­la­das e igua­la­ba en te­so­ros al de su co­le­ga Ho­ward Car­ter, des­cu­bri­dor del fa­mo­so se­pul­cro de Tutankamón en 1923. Sin em­bar­go, no tu­vo la mis­ma re­per­cu­sión, ya que la in­mi­nen­te Se­gun­da Gue­rra Mun­dial co­pa­ba la aten­ción de Oc­ci­den­te. Ta­nis vol­ve­ría a sor­pren­der a los egip­tó­lo­gos cuan­do, tras el con­flic­to, Fran­cia re­to­ma­se los tra­ba­jos ar­queo­ló­gi­cos en sus rui­nas.

Las nue­vas ex­ca­va­cio­nes cam­bia­ron ra­di­cal­men­te la idea que se te­nía del pa­pel de Ta­nis en la his­to­ria del An­ti­guo Egip­to. Con­fun­di­da con las ciu­da­des de Ava­ris y Pi-Ram­sés, Ta­nis fue en reali­dad una ur­be de nue­va plan­ta, cons­trui­da co­mo ré­pli­ca de Te­bas a me­nor es­ca­la.

LAS NUE­VAS EX­CA­VA­CIO­NES cam­bia­ron ra­di­cal­men­te la idea que se te­nía del pa­pel de Ta­nis en la his­to­ria del An­ti­guo Egip­to. Es­ta ur­be fue cons­trui­da co­mo ré­pli­ca de Te­bas, a me­nor es­ca­la.

LA AS­CEN­SIÓN DEL BA­JO EGIP­TO

Ori­gi­nal­men­te, el puer­to de PiRam­sés y el re­cin­to de Amón pa­ra el Ba­jo Egip­to (nor­te del país), la ciu­dad co­mo tal se fun­dó ha­cia el año 1100 an­tes de Cris­to en las pos­tri­me­rías del Reino Nue­vo. Se es­pe­cia­li­zó en la fa­bri­ca­ción de te­las de lino. Allí na­ció Es­men­des, go­ber­nan­te te­rri­to­rial que asu­mió el trono tras la muer­te de Ram­sés XI y fun­dó la di­nas­tía XXI (1070945 a.C.)

Su rei­na­do dio ini­cio al co­no­ci­do co­mo Ter­cer Pe­río­do In­ter­me­dio, una eta­pa mar­ca­da por la di­vi­sión po­lí­ti­ca de Egip­to. Y es que, mien­tras el nor­te es­tu­vo go­ber­na­do por los fa­rao­nes des­de Ta­nis, el sur lo es­ta­ba por los su­mos sa­cer­do­tes de Amón des­de Te­bas, aun­que tan­to unos co­mo otros per­te­ne­cie­sen a la mis­ma fa­mi­lia.

La ciu­dad se con­vir­tió en ca­pi­tal po­lí­ti­ca y re­li­gio­sa de to­do el Egip­to du­ran­te la di­nas­tía XXII (945-712 a.C.), pe­ro lo úni­co es que es­ta vez la frag­men­ta­ción del po­der se pro­du­jo den­tro del pro­pio Ba­jo Egip­to, don­de lle­ga­ron a con­vi­vir dis­tin­tas di­nas­tías ri­va­les.

Per­di­da la ca­pi­ta­li­dad a fa­vor de Sais y Men­fis, la ciu­dad de Ta­nis per­ma­ne­ció co­mo un im­por­tan­te cen­tro de la ru­ta co­mer­cial con Asia gra­cias a su ubi­ca­ción, cer­ca de uno de los bra­zos del Ni­lo. La me­tró­po­lis tam­bién su­frió la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca y so­cial que se dio du­ran­te el Im­pe­rio Medio.

A lo lar­go de las épo­cas ro­ma­na y bi­zan­ti­na, la se­di­men­ta­ción de al­gu­nas zo­nas cer­ca­nas pro­vo­có el au­men­to de la ex­ten­sión del la­go Man­za­la, el avan­ce de las aguas sa­la­das y la pro­gre­si­va inun­da­ción de los campos de cul­ti­vo.

Es­te cam­bio eco­ló­gi­co tam­bién des­vió el co­mer­cio de Ta­nis, que fi­nal­men­te fue aban­do­na­da en el si­glo VI des­pués de una re­be­lión con­tra Ro­ma. Re­sul­tó des­trui­da co­mo cas­ti­go.

EL TE­SO­RO IG­NO­RA­DO

Ta­nis (nom­bre grie­go de Dya­net) es el ya­ci­mien­to ar­queo­ló­gi­co más va­lio­so del del­ta del Ni­lo. La ciu­dad in­cluía un re­cin­to rec­tan­gu­lar de 430 x 370 me­tros, don­de los mu­ros al­can­za­ban los 15 me­tros de es­pe­sor y los 10 de al­tu­ra.

Den­tro del re­cin­to se en­con­tra­ba una mu­ra­lla que con­tu­vo el gran Tem­plo de Amón, orien­ta­do de oes­te a es­te e in­clu­yó res­tos de co­lum­nas, co­lo­sos y obe­lis­cos. Exis­tían, además, tres co­lo­sos de are­nis­ca de Ram­sés II con fi­gu­ras de las rei­nas re­pre­sen­ta­das en las pier­nas.

Es aquí don­de, en el si­glo XIX, apa­re­cie­ron las es­fin­ges que ac­tual­men­te se en­cuen­tran en el Mu­seo de El Cai­ro. El tem­plo su­frió, po­si­ble­men­te, aña­di­dos de Sia­món, Osor­kon III y Shes­honq III a la es­truc­tu­ra ori­gi­nal de Psu­se­nes I.

Den­tro del tem­plo interior exis­tía el Tem­plo del Es­te, en­tre la pri­me­ra y se­gun­da mu­ra­llas, cons­trui­do de gra­ni­to por Osor­kon III. Tam­bién en es­ta zo­na es­ta­ba el Tem­plo de Ho­rus, cons­trui­do por Nec­ta­ne­bo II y Pto­lomeo II Fi­la­del­fo. Tras la mu­ra­lla ha­bía la zo­na en la que se ubi­ca­ba el Tem­plo de Mut y Jon­su, co­no­ci­do co­mo Tem­plo de An­ta, dio­sa ca­na­nea ado­ra­da en la re­gión.

El pa­tri­mo­nio ha­lla­do en Ta­nis es im­pre­sio­nan­te: tres tum­bas rea-

EL LLA­MA­DO "TE­SO­RO DE TA­NIS", los ob­je­tos ri­tua­les, jo­yas, sar­có­fa­gos de pla­ta y más­ca­ras de oro ha­lla­dos en la ne­cró­po­lis real, es el le­ga­do más sin­ce­ro de es­ta ur­be.

les in­tac­tas (de los fa­rao­nes Shes­honq III, Psu­se­nes I y Ame­no­pe), otra de Osor­kon III y dos anó­ni­mas; cua­tro po­zos mo­nu­men­ta­les (un he­cho úni­co en Egip­to), más de vein­te obe­lis­cos o los res­tos de uno de los tem­plos más gran­des ja­más cons­trui­dos en Egip­to.

Pe­ro es, sin du­da, el lla­ma­do "te­so­ro de Ta­nis", los ob­je­tos ri­tua­les, jo­yas, sar­có­fa­gos de pla­ta y más­ca­ras de oro ha­lla­dos en la ne­cró­po­lis real, su le­ga­do más es­pec­ta­cu­lar. Tan­to co­mo el de la tum­ba de Tutankamón, pe­ro ni mu­cho me­nos igual de fa­mo­so. Si­gue pa­san­do inad­ver­ti­do pa­ra los mi­llo­nes de tu­ris­tas que vi­si­tan el Mu­seo Egip­cio de El Cai­ro.

La tum­ba de Osor­kon III in­clu­ye una crip­ta rea­li­za­da en gra­ni­to y cua­tro sa­las. En sus pa­re­des se muestra a la dio­sa Nut en su re­pre­sen­ta­ción tí­pi­ca ar­quea­da y las bar­cas so­la­res, el ri­to del pe­sa­je de las al­mas, imágenes de Isis y Ori­sis y de la re­ge­ne­ra­ción so­lar, además de imágenes del fa­raón.

En la tum­ba se en­con­tró el sar­có­fa­go de Ta­ke­lot II, que pro­vie­ne del Reino Medio. Tras la sa­la que al­ber­ga el sar­có­fa­go de Osor­kon III apa­re­ció la se­pul­tu­ra de su hi­jo Ho­ranjt, su­mo sa­cer­do­te de Ptah.

Por su par­te, la tum­ba de Psu­sen­nes I in­cluía cua­tro se­pul­tu­ras: la de Psu­sen­nes, la de Shes­honq II, la de Ame­ne­mo­pett y la del ge­ne­ral Un­de­baun­ded. En la crip­ta de Psu­sen­ne se en­con­tra­ba la mo­mia del fa­raón en­ce­rra­da en tres sar­có­fa­gos; el pri­me­ro de gra­ni­to ro­sa, ac­tual­men­te en el Mu­seo de El Cai­ro, el se­gun­do de gra­ni­to ne­gro y el úl­ti­mo de pla­ta. La mo­mia es­ta­ba cu­bier­ta por una más­ca­ra y re­cu­bier­ta de oro.

La le­yen­da de Ta­nis (guar­da­da por sus an­ti­guos mo­ra­do­res, que le­van­ta­ron a unos ki­ló­me­tros de su ubi­ca­ción el pue­blo de Ten­nis) so­bre­vi­vió du­ran­te si­glos y lle­gó in­clu­so al ci­ne.

Un pri­me­ri­zo In­dia­na Jo­nes des­cu­brió en­tre los res­tos de su geo­gra­fía el Ar­ca de la Alian­za, la pre­cia­da ca­ja ne­gra que de­bía al­ber­gar las ta­blas de pie­dra con los Diez Man­da­mien­tos.

SA­QUEOS AN­TI­GUOS

Los ro­bos de tum­bas no fue­ron un in­ven­to mo­derno. Ya en el An­ti­guo Egip­to es­tu­vie­ron al or­den de día. La di­vi­sión po­lí­ti­ca del Ter­cer Pe­rio­do In­ter­me­dio hi­zo de Egip­to un lu­gar muy in­se­gu­ro. La ines­ta­bi­li­dad fue apro­ve­cha­da por mu­chos la­dro­nes, que se de­di­ca­ron a sa­quear las tum­bas. Por la santidad y se­gu­ri­dad que ofre­cían, los re­yes eli­gie­ron pa­ra ser en­te­rra­dos los re­cin­tos amu­ra­lla­dos de los tem­plos. La tum­ba in­di­vi­dual de­jó pa­so a los se­pul­cros fa­mi­lia­res, más fá­ci­les de pro­te­ger, e in­clu­so se re­uti­li­za­ron tum­bas que ya ha­bían si­do ro­ba­das.

ES­TRUC­TU­RA DE LA CIU­DAD EGIP­CIA DE TA­NIS, VIS­TA DES­DE EL AI­RE.

RUI­NAS DE LA CIU­DAD EGIP­CIA DE TA­NIS.

RUI­NAS DE LA CIU­DAD DE TA­NIS.

ES­TA­TUA DEL FA­RAÓN EGIP­CIO RAM­SÉS II, EN­CON­TRA­DA EN LA CIU­DAD DE TA­NIS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.