RÁN­KING de ciu­da­des per­di­das

Clio Especial (Spain) - - SUMARIO - POR JO­SÉ MA­NUEL GAR­CÍA BAU­TIS­TA

A VE­CES LA HIS­TO­RIA VA DE LA MANO DE LA LE­YEN­DA. SON MU­CHAS LAS CIU­DA­DES MI­TO­LÓ­GI­CAS QUE SE HAN CON­VER­TI­DO EN UNA REALI­DAD.

DEL ENOR­ME CA­TÁ­LO­GO DE CIU­DA­DES PER­DI­DAS QUE EXIS­TEN, SO­LO UN PE­QUE­ÑO POR­CEN­TA­JE DE ELLAS HA SI­DO EFEC­TI­VA­MEN­TE EN­CON­TRA­DO. Su­ce­de que, en su gran ma­yo­ría, aque­llas que se han bus­ca­do por dé­ca­das, ja­más tu­vie­ron una reali­dad con­cre­ta. Co­mo en el ca­so de los mons­truos de las le­yen­das, es­tas elu­si­vas ur­bes se nie­gan a re­ve­lar fá­cil­men­te sus se­cre­tos; ra­zón por la cual son di­fí­ci­les de ol­vi­dar y fá­ci­les de con­ver­tir­se en ob­se­sión.

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, los lu­ga­res que nun­ca exis­tie­ron han si­do los de­po­si­ta­rios de una in­ver­sión de ca­pi­tal y de sa­cri­fi­cio hu­mano enor­me. Pe­ro el mi­to ra­ra vez des­apa­re­ce y los des­cu­bri­mien­tos que se rea­li­zan no ha­cen otra co­sa que trans­for­mar­los y au­men­tar­los. "Si tal ciu­dad que se creía per­di­da pa­ra siem­pre ha si­do ha­lla­da, ¿por qué no pue­de su­ce­der lo mis­mo con tal otra?". Es­te sen­ci­llo ar­gu­men­to ha si­do en­con­tra­do en bo­ca de gran­des ex­plo­ra­do­res que, con ma­yor o me­nor for­tu­na, se lan­za­ron en la bús­que­da.

AN­TI­GUAS CI­VI­LI­ZA­CIO­NES

En 1839, un jo­ven abo­ga­do nor­te­ame­ri­cano, lla­ma­do John L. Step­hens, in­gre­só en Hon­du­ras con los ma­nus­cri­tos de un cier­to co­ro­nel Gar­lin­do en la mano. El mi­li­tar ha­cía men­ción de ex­tra­ños mo­nu­men­tos per­di­dos en la sel­va de Yu­ca­tán y Amé­ri­ca Cen­tral; y re­fe­ría que, en un do­cu­men­to del año 1700, se ha­bla­ba de an­ti­guas edi­fi­ca­cio­nes a ori­llas del río Co­pán, en Hon­du­ras. Step­hens se en­tu­sias­mó con la idea y, jun­to al mag­ní­fi­co di­bu­jan­te Fre­de­ric Cat­her­wood, de­ci­dió par­tir pa­ra des­cu­brir el mis­te­rio.

Tras in­nu­me­ra­bles con­tra­tiem­pos (en­tre los que en­con­tra­ron la cár­cel mis­ma), el abo­ga­do con­tra­tó al­gu­nos guías na­ti­vos y se in­ter­nó en la sel­va tro­pi­cal. Lue­go de lar­gos días de ca­mi­na­tas, mar­ti­ri­za­dos por los in­sec­tos, la hu­me­dad y las lia­nas, los ex­plo­ra­do­res al­can­za­ron una pe­que­ña al­dea in­dia a ori­llas del tan bus­ca­do río. Na­die co­no­cía na­da so­bre las rui­nas que re­fe­rían los do­cu­men­tos que ha­bían leído los grin­gos. De­sa­len­ta­dos, de­ci­die­ron ha­cer una vi­si­ta final por los al­re­de­do­res y, co­mo en las no­ve­las, a úl­ti­mo mo­men­to, des­pués de des­pe­jar una cor­ti­na de ra­mas, Cat­her­wood se to­pó con una es­te­la de tres me­tros de al­to, cua­dran­gu­lar y com­ple­ta­men­te es­cul­pi­da en sus cua­tro ca­ras. Era una muestra de ar­te com­ple­ta­men­te des­co­no­ci­da. En­tu­sias­ma­dos con el ha­llaz­go si­guie­ron ex­plo­ran­do y sa­ca­ron a la luz otras tre­ce es­te­las; más tar­de es­ca­le­ras, pi­rá­mi­des y palacios. Una nue­va ci­vi­li­za­ción aca­ba­ba de sa­lir del ol­vi­do: la Maya. Step­hens y Cat­her­wood re­gis­tra­ron y di­bu­ja­ron to­do lo que pu­die­ron, y cuan­do la opor­tu­ni­dad se pre­sen­tó (ba­jo la fi­gu­ra de un in­dio lla­ma­do Jo­sé Ma­ría, que po­seía un arru­ga­do tí­tu­lo de pro­pie­dad so­bre los te­rre­nos), com­pra­ron las tie­rras, con rui­nas in­clui­das, al "exor­bi­tan­te" pre­cio de cin­cuen­ta dó­la­res. Ya de re­gre­so a los Es­ta­dos Uni­dos, Step­hens es­cri­bió y pu­bli­có el re­la­to de su via­je, en­ri­que­ci­do con los di­bu­jos de su com­pa­ñe­ro, lo­gran­do un éxi­to enor­me.

Otro afor­tu­na­do ex­plo­ra­dor de fi­nes del si­glo pa­sa­do fue el ar­queó­lo­go ame­ri­cano Ed­ward Her­bert Thom­pson, quien, en las so­le­da­des de la re­tor­ci­da sel­va al nor­te de Yu­ca­tán, des­cu­brió, jun­to con su guía in­dio, las mo­nu­men­ta­les rui­nas de la ciu­dad más fa­mo­sa del nue­vo im­pe­rio maya: Chichén Itzá. Al igual que Step­hens, Thom­pson ha­bía si­do con­du­ci­do por una cró­ni­ca; la del pri­mer obis­po de Yu­ca­tán, Die­go de Lan­da, quien en 1566 es­cri­bie­ra su Re­la­ción de las co­sas de Yu­ca­tán.

Des­de el mí­ti­co El Do­ra­do (nom­bra­do y per­se­gui­do por los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les del si­glo XVI) a la le­gen­da­ria ciu­dad per­di­da de Zinj, que la tra­di­ción ubi­ca en las sel­vas tro­pi­ca­les de Áfri­ca Cen­tral (y que el no­ve­lis­ta Mi­chael Crich­ton res­ca­ta­ra del ol­vi­do pa­ra co­lo­car­la co­mo cen­tro de su no­ve­la Con­go), las ciu­da­des per­di­das han venido en­ri­que­cien­do la li­te­ra­tu­ra y la ex­plo­ra­ción exis­te un in­ven­ta­rio de ciu­da­des en­con­tra­das por ex­plo­ra­do­res co­mo Ge­ne Sa­voy, Johan

Rehin­hard, Pe­ter Frost, Ni­cho­las As­hes­hov y otros. Pa­ra in­for­ma­ción de los lec­to­res, de to­das las ciu­da­des per­di­das o res­tos ar­queo­ló­gi­cos ha­lla­dos en el mundo, se pue­de afir­mar que más del 80 por cien­to de es­tas, han si­do ha­lla­das por aven­tu­re­ros, ex­plo­ra­do­res e in­ves­ti­ga­do­res, sin que los lla­ma­dos a ha­cer es­te ti­po de la­bor (los ar­queó­lo­gos) ha­yan par­ti­ci­pa­do en tal hon­ro­sa aven­tu­ra.

DEL MI­TO A LA REALI­DAD

En la His­to­ria de la Hu­ma­ni­dad hay in­creí­bles des­crip­cio­nes de ciu­da­des que van más allá de la ima­gi­na­ción y que de­jan al lec­tor con las du­das de su exis­ten­cia o no. Es­tas ciu­da­des, con el pa­so de los si­glos, mi­le­nios tal vez, han des­apa­re­ci­do, y de ellas so­lo sa­be­mos hoy de su po­si­ble exis­ten­cia. Sin em­bar­go, otras fue­ron des­cu­bier­tas.

Las ciu­da­des per­di­das, y en­con­tra­das, es­tán re­par­ti­das por to­do el mundo, cu­bren am­plias zo­nas y, en mu­chas oca­sio­nes, es­tán pro­te­gi­das por su pro­pio en­torno na­tu­ral. Pa­ra unos eran ciu­da­des fan­tas­ma has­ta que se des­cu­brie­ron.

1. Ma­chu Pic­chu: Está en Pe­rú y sig­ni­fi­ca, en que­chua, “Mon­ta­ña Vie­ja”. Se tra­ta de un pue­blo cons­trui­do en pie­dra a me­dia­dos del si­glo XV so­bre las mon­ta­ñas de Ma­chu Pic­chu y Huay­na Pic­chu, en el orien­te de los An­des Cen­tra­les. De Ma­chu Pic­chu se di­ce que fue la re­si­den­cia de des­can­so de Pa­cha­cú­tec, el pri­mer em­pe­ra­dor in­ca en­tre 1438 y 1470. No se tra­ta de una for­ta­le­za, sino de un lu­gar de des­can­so tam­bién uti­li­za­do co­mo ob­ser­va­to­rio as­tro­nó­mi­co. Se con­si­de­ra una obra maes­tra de la in­ge­nie­ría, está a gran al­tu­ra y es Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad des­de 1983.

2. Pe­tra: Está en Jor­da­nia y era la ca­pi­tal del an­ti­guo reino de los na­ba­teos. Es una ciu­dad que ha si­do cons­trui­da en la pie­dra, ta­lla­da en ella. Está ubi­ca­da en un es­tre­cho va­lle, al es­te del Ara­vá y que lle­ga has­ta el gol­fo de Aqa­ba des­de el mar Muer­to. De en­tre sus cons­truc­cio­nes des­ta­ca el Deir (mo­nas­te­rio) o la Khaz- neh (te­so­re­ría). Da­ta de fi­na­les del si­glo VII a.C. y es­ta­ba en el ca­mino de una im­por­tan­te ru­ta. Fue des­cu­bier­ta por el ex­plo­ra­dor sui­zo Johann Lud­wig Burck­hardt en 1812.

3. Pom­pe­ya: Jun­to con la ciu­dad de Her­cu­lano des­apa­re­ció de­bi­do a la te­rri­ble erup­ción del Ve­su­bio, en la zo­na de la re­gión de Cam­pa­nia en Nápoles. Los res­tos más an­ti­guos es­tán da­ta­dos ha­cia el si­glo IX a.C. Su tra­ge­dia fue re­co­gi­da por los his­to­ria­do­res de la épo­ca el 24 de agos­to del año 79 d.C.

4. Tro­ya: Es el pa­ra­dig­ma de la ciu­dad per­di­da. De ella te­ne­mos los re­la­tos de La Enei­da, de Vir­gi­lio, y era tan his­tó­ri­ca co­mo le­gen­da­ria. En ella se ha­bría pro­du­ci­do la fa­mo­sa gue­rra de tro­ya­nos y ate­nien­ses. En La Ilía­da, poe­ma épi­co de Ho­me­ro, se des­cri­be la ciu­dad así co­mo en La Odi­sea del mis­mo au­tor. Tro­ya fue des­cu­bier­ta por Hein­rich Schlie­mann en 1871, está si­tua­da en la pro­vin­cia tur­ca de Ça­nak­ka­le, jun­to al es­tre­cho de los Dar­da­ne­los, en­tre los ríos Es­ca­man­dro y Si­mois en una po­si­ción es­tra­té­gi­ca en el ac­ce­so al Mar Ne­gro (Pon­to Eu­xino). Es Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad des­de 1998.

EN LA HIS­TO­RIA hay in­creí­bles des­crip­cio­nes de ciu­da­des que van más allá de la ima­gi­na­ción y que de­jan al lec­tor con las du­das de su exis­ten­cia o no.

5. Ba­bi­lo­nia: Tu­vo una gran im­por­tan­cia en el go­bierno del rey Ham­mu­ra­bi, en el si­glo XVIII a.C. Era uno de los cen­tros cul­tu­ra­les y eco­nó­mi­cos, así co­mo re­li­gio­so, del mundo. Per­dió pe­so fren­te a Per­sé­po­lis, pe­ro Ale­jan­dro Magno le otor­gó el es­ta­tus de ca­pi­tal. De ella que­dan her­mo­sos res­tos y sus rui­nas han si­do par­cial­men­te re­cons­trui­das, se en­cuen­tra en la pro­vin­cia de Ba­bil, al 100 de Bag­dad, en Irak.

EL NUE­VO MUNDO

De­jan­do es­tas ciu­da­des del mundo an­ti­guo a un la­do, lo cier­to es que la His­to­ria del Mundo ha de­ja­do tras de sí mil una his­to­ria ocul­tas por des­cu­brir, so­bre to­do en lo que se re­fie­re a ciu­da­des per­di­das, a lu­ga­res des­co­no­ci­dos te­nien­do co­mo pun­to im­por­tan­te de par­ti­da el Nue­vo Mundo.

Los Con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les vie­ron en las tie­rras ame­ri­ca­nas una es­pe­cie de “ca­la­de­ro” don­de ha­cer for­tu­na y apro­piar­se de to­do el oro que aque­llas cul­tu­ras prehis­pá­ni­cas po­seían. De­ri­va­do de ello sur­gie­ron re­la­tos de ciu­da­des de oro, don­de el me­tal es­ta­ba por to­dos los lu­ga­res de pla­zas tan le­gen­da­rias co­mo El Do­ra­do, las Sie­te Ciu­da­des de Cíbola, Qui­vi­ra, el reino de Pai­ti­ti o la Ciu­dad Blan­ca.

Una de esas ciu­da­des tie­ne un ori­gen en los pro­pios es­pa­ño­les que arri­ba­ron a tie­rras ame­ri­ca­nas y que se­ría lla­ma­da co­mo Tra­pa­lan­da, la ciu­dad per­di­da. Na­ció en el ex­tre­mo sur del con­ti­nen­te, en la Pa­ta­go­nia, allá don­de el Atlán­ti­co se en­cuen­tra con el Pa­cí­fi­co, en aguas del ca­bo de Hor­nos y el Es­tre­cho de Ma­ga­lla­nes. Fue en 1528 cuan­do la ex­pe­di­ción de Sebastián Ca­bo­to hi­zo es­ca­la en Per­nam­bu­co y ya co­men­za­ron a es­cu­char fan­tá­ti­cas na­rra­cio­nes de una ciu­dad de enor­me ri­que­za, pe­ro de ubi­ca­ción in­de­fi­ni­da. La ex­pe­di­ción de Fran­cis­co César fue au­to­ri­za­da por Ca­bo­to, el cual en­con­tró a náu­fra­gos de la ex­pe­di­ción de Juan Díaz de So­lis, a los que es­cu­chó nue­vos re­la­tos so­bre Tra­pa­lan­da y de­ci­dió su­bir el río de la Pla­ta y fun­dar el fuer­te San­cti Spi­ri­tu. Ja­más en­con­tra­ron aque­lla ciu­dad ya le­gan­da­ri­za­da.

Otros bus­ca­ron es­te mí­ti­co lu­gar co­mo Si­món de Al­ca­za­ba So­to­ma­yor, Gu­tié­rrez de Vargas Car­va­jal –obis­po de Pa­len­cia–, Fran­cis­co de Ri­be­ra… To­dos fra­ca­sa­ron tra­tan­do de bus­car Tra­pa­lan­da. Otros mu­chos le si­guie­ron y to­dos co­nel mis­mo e in­fruc­tuo­so re­sul­ta­do.

ARKAIM

Hay en­tor­nos y lu­ga­res que por su pe­so o trans­cen­den­cia his­tó­ri­ca han pa­sa­do, en mu­chos ca­sos, a ser una le­yen­da. No hay país que no guar­de ce­lo­sa­men­te al­gu­na de es­tas mí­ti­cas ciu­da­des per­di­das que, con el tiem­po, se di­fu­mi­nan en­tre la le­yen­da y la reali­dad.

Una de esas ciu­da­des mí­ti­cas la en­con­tra­mos en Ru­sia, en medio de los afa­ma­dos Mon­tes Ura­les, a ca­si una de­ce­na de ki­ló­me­tros de la lo­ca­li­dad de Amurs­ki. Allí se en­cuen­tra el ya­ci­mien­to ar­queo­ló­gi­co de Arkaim, que

de­bió su fun­da­ción na­da me­nos que en el si­glo XVII a.C.

Arkaim es una cons­truc­ción cir­cu­lar de do­ble ani­llo que ocu­pa unos 25 km2. Se cree que pu­do al­ber­gar en­tre 1.500 y 2.000 per­so­nas en unas 40 vi­vien­das en el ani­llo ex­te­rior y 27 en el ani­llo interior. El nú­cleo po­bla­cio­nal es­ta­ba ro­dea­do de un fo­so con agua con una pro­fun­di­dad de un par de me­tros con ac­ce­sos en cua­tro pun­tos. La puer­ta prin­ci­pal se abría al oes­te.

Fue des­cu­bier­to en el año 1987 sin que ello des­per­ta­ra el in­te­rés de los cien­tí­fi­cos rusos, pe­ro has­ta épo­cas re­cien­tes en el que sí se va­lo­ró su ver­da­de­ra im­por­tan­cia.

El ar­queó­lo­go Guen­na­di Zda­no­vich ca­li­fi­có de so­cia­bles e in­te­li­gen­tes a sus po­bla­do­res que, a buen se­gu­ro,tu­vie­ron una gran in­fluen­cia cul­tu­ral en la zo­na.

CIU­DA­DES MI­TO­LÓ­GI­CAS

¿Cuán­tos lu­ga­res le­gen­da­rios per­di­dos re­sue­nan con fuer­za en la ima­gi­na­ción

ARKAIM ES UNA CONS­TRUC­CIÓN CIR­CU­LAR DE DO­BLE ANI­LLO que ocu­pa unos 25 ki­ló­me­tros cua­dra­dos. Se cree que pu­do al­ber­gar a en­tre 1.500 y 2.000 per­so­nas, en unas 40 vi­vien­das en el ani­llo ex­te­rior, y 27 en el ani­llo interior.

del ser hu­mano que aún an­he­la des­cu­brir­lo? Se­rían mu­chos y va­ria­dos. Pe­ro ¿Qué hay de real en ellos? Son mun­dos tan inac­ce­si­bles co­mo mí­ti­cos y la reali­dad se fun­de con la fic­ción cuan­do se ha­bla de ellos.

De to­dos esos mun­dos per­di­dos de­be­mos co­no­cer los más sig­ni­fi­ca­ti­vos:

1. Shan­gri-La: No se sa­be su ubi­ca­ción ni si per­te­ne­ce al reino de la fan­ta­sía (lo más pro­ba­ble) pe­ro el es­cri­tor Ja­mes Hil­ton, en ‘Ho­ri­zon­tes le­ja­nos’ (1933), con­ta­ba có­mo un pi­lo­to ami­go tu­vo un ac­ci­den­te en las le­ja­nas tie­rras orien­ta­les y có­mo des­cu­brió Shan­gri-La, un lu­gar bello, con ha­bi­tan­tes siem­pre jó­ve­nes, en paz y ar­mo­nía.

Así en la cul­tu­ra del Tí­bet se re­la­cio­nó pron­to la mí­ti­ca ciu­dad con el reino de Sham­ba­la, tan vin­cu­la­da al bu­dis­mo. Es­ta ciu­dad per­di­da po­dría es­tar ubi­ca­da en el mon­te Mei­li a 6.743 me­tros de al­ti­tud.

2. El Reino de Ofir: Era un país ri­co, des­de allí se trans­por­ta­ron 120 lin­go­tes de oro, madera de sán­da­lo, per­fu­mes, pie­dras pre­cio­sas. Cuen­ta el Li­bro Pri­me­ro de los Re­yes (An­ti­guo Tes­ta­men­to) que la Rei­na de Sa­ba lle­vó to­do ello a Je­ru­sa­lén pa­ra co­no­cer a Sa­lo­món (con el que aca­ba­ría te­nien­do un hi­jo: Me­le­nik). Se ha ubi­ca­do en Ye­men y re­ci­bió el nom­bre de “´la Ara­bia Fe­liz’.

3. El País de Punt: Era un lu­gar don­de los an­ti­guos egip­cios lo­gra­ron sa­car mil y una ri­que­zas: in­cien­so, oro, pie­dras pre­cio­sas, ma­de­ras no­bles. La rei­na Hats­hep­sut (año 1492 a.C.) en­vío una ex­pe­di­ción a es­te lu­gar y tras ella va­rios fa­rao­nes. Po­dría es­tar ubi­ca­do en el Cuerno de Áfri­ca, en la zo­na de So­ma­lia, una de las más de­pri­mi­das y po­bres en la ac­tua­li­dad.

4. Las Sie­te Ciu­da­des de Cíbola: Jun­to a Qui­vi­ra for­man un gru­po de ciu­da­des de­sa­pa­re­ci­das de le­yen­da don­de abun­da­ba el oro y los dia­man­tes; las ha­brían edi­fi­ca­do sie­te obis­pos hui­dos de Mé­ri­da en el año 1150. Así lo re­la­ta­ron cua­tro hom­bres en 1528 que fue­ron los úni­cos su­per­vi­vien­tes de una ex­pe­di­ción a por Nue­va Es­pa­ña, mar­cha­ron 200 y so­lo re­gre­sa­ron ellos.

En 1540 la co­ro­na es­pa­ño­la en­vió otra ex­pe­di­ción al man­do de Fran­cis­co Váz­quez de Co­ro­na­do, 1.000 hom­bres la for­ma­ban. No las en­con­tra­ron aun­que sí un po­bla­do muy po­bre que lla­ma­ron iró­ni­ca­men­te Gran Qui­vi­ra. Pe­ro des­cu­brie­ron el Gran Ca­ñón del Co­lo­ra­do y el Gol­fo de Ca­li­for­nia. Hoy se la ubi­ca en Nue­vo Mé­xi­co cer­ca de Al­bur­quer­que (EE.UU.).

5. Ávalon: Es uno de esos lu­ga­res que mu­chos in­gle­ses (o bre­to­nes) no quie­ren ol­vi­dar. Es la mí­ti­ca is­la en la que el rey Ar­tu­ro se re­fu­gió he­ri­do pa­ra ser cu­ra­do por Mor­ga­na. Un lu­gar que ha si­do iden­ti­fi­ca­do co­mo el Jar­dín de las Hes­pé­ri­des o la Is­la de las Man­za­nas (pues Aval sig­ni­fi­ca man­za­na). Se­gún la le­yen­da, es­ta ín­su­la está re­la­cio­na­da con Glas­ton­bury Tor, en la ci­ma está la To­rre de San Mi­guel eri­gi­da so­bre suelo pan­ta­no­so y úni­co ves­ti­gio de la igle­sia medieval que allí se en­con­tra­ba. Po­dría es­tar en­tre Bris­tol y Glas­ton­bury, en las cer­ca­nías del Ca­nal de San Jor­ge.

Mis­te­rios por des­cu­brir que vie­nen de un le­jano pa­sa­do con lo evo­ca­dor de las ci­vi­li­za­cio­nes que si­guen guar­dan­do, si­glos des­pués, sus se­cre­tos en vie­jos res­tos des­cu­bier­tos o por des­cu­brir.

RUI­NAS DE LA CIU­DAD DE POM­PE­YA.

RES­TOS DE LA CIU­DAD DE PE­TRA, EN JORDNIA.

RE­CONS­TRUC­CIÓN DE LA ES­TRUC­TU­RA DE ARKAIM (RU­SIA).

TÍ­BET.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.