Las sie­te ciu­da­des per­di­das de CÍBOLA

Clio Especial (Spain) - - SUMARIO - POR JA­VIER MAR­TÍ­NEZ-PINNA, HIS­TO­RIA­DOR

AUN­QUE LA EM­PRE­SA DI­RI­GI­DA POR VÁZ­QUEZ CO­RO­NA­DO NO TU­VO EL RE­SUL­TA­DO ES­PE­RA­DO, LO CIER­TO ES QUE LA BÚS­QUE­DA DE LA LE­GEN­DA­RIA CIU­DAD DE CÍBOLA AYU­DÓ A CO­NO­CER ME­JOR PAR­TE DEL NUE­VO MUNDO.

EL TRAS­LA­DO DE LOS RE­LA­TOS MÍ­TI­COS HA­CIA EL OES­TE ES UN FE­NÓ­MENO QUE TE­NE­MOS CONS­TA­TA­DO DES­DE, AL ME­NOS, LOS MO­MEN­TOS INI­CIA­LES DEL PRI­MER MI­LE­NIO AN­TES DE CRIS­TO. Du­ran­te es­ta épo­ca los via­jes de ex­plo­ra­ción lle­va­dos a ca­bo por los na­ve­gan­tes fe­ni­cios per­mi­tie­ron des­cu­brir nue­vas tie­rras, en las que se cre­ye­ron de­tec­tar las hue­llas de unos reinos ca­rac­te­ri­za­dos por la opu­len­cia y la ex­qui­si­tez.

El des­co­no­ci­mien­to de es­tas re­gio­nes si­tua­das en lo que pa­re­cía ser el final del mundo co­no­ci­do lle­vó, pues, a ubi­car en el le­jano Oc­ci­den­te unos mi­tos cu­yos orí­ge­nes pa­re­cían per­der­se en­tre las are­nas del pa­sa­do. Al­go si­mi­lar ocu­rrió cuan­do los grie­gos co­men­za­ron a aban­do­nar sus po­lis de­bi­do a la fal­ta de tie­rras y mar­cha­ron ha­cia el oes­te con la in­ten­ción de es­ta­ble­cer­se en el sur de Ita­lia, en el nor­te de Áfri­ca y, co­mo no, en la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca, lu­gar en don­de se desa­rro­lla­ron al­gu­nos de los mi­tos más po­pu­la­res del mundo grie­go (en­tre ellos al­gu­nos de los tra­ba­jos rea­li­za­dos por He­ra­cles).

EL ORI­GEN DEL MI­TO

El tras­pa­so de los mi­tos ha­cia el lu­gar en don­de se po­nía el sol, ha­cia ese le­jano en­cla­ve que ser­vía de fron­te­ra con lo que se con­si­de­ra­ba el fin del mundo con­ti­nuó a par­tir de los si­glos XIV y XV, cuan­do los eu­ro­peos se lan­za­ron al mar pa­ra ter­mi­nar des­cu­brien­do en 1492 el con­ti­nen­te ame­ri­cano. Una de las le­yen­das que se tras­la­da­ron ha­cia es­te Nue­vo Mundo fue la de las Sie­te Ciu­da­des de Cíbola, ori­gi­na­da en la Edad Me­dia y que na­rra­ba la his­to­ria de sie­te obis­pos que se ha­bían visto obli­ga­dos a huir tras la in­va­sión ára­be de la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca ha­cia una tie­rra le­ja­na y des­co­no­ci­da si­tua­da ha­cia el oes­te y a la que lle­ga­ron des­pués de atra­ve­sar el océano.

Una vez allí, los sie­te obis­pos fun­da­ron, ca­da uno de ellos, su pro­pia ciu­dad. Se­gún con­ta­ba la le­yen­da los obis­pos eran lu­si­ta­nos y ha­brían sa­li­do des­de la ciu­dad de Opor­to aun­que, al­go más tar­de los es­pa­ño­les po­pu­la­ri­za­ron la ver­sión que con­ver­tía a los sie­te obis­pos en oriun­dos de Mé­ri­da, lu­gar des­de don­de ha­brían es­ca­pa­do en el año 713.

Du­ran­te si­glos el re­cuer­do de es­te mí­ti­co lu­gar per­ma­ne­ció vi­vo en­tre los eu­ro­peos, prin­ci­pal­men­te en la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca, aun­que es­te no fue el úni­co reino per­di­do an­he­la­do por unos in­di­vi­duos que ima­gi­na­ron la exis­ten­cia de otros mun­dos, tal vez pa­ra ol­vi­dar lo do­lo­ro­so que era el que les ha­bía to­ca­do vi­vir.

En 1492 Cris­tó­bal Co­lón lle­ga­ba a unas tie­rras que él con­si­de­ró si­tua­das en el con­ti­nen­te asiá­ti­co. No fue has­ta prin­ci­pios del si­glo XVI cuan­do los eu­ro­peos iden­ti­fi­ca­ron es­tos lu­ga­res con un nue­vo con­ti­nen­te, en cu­yo interior flo­re­cie­ron ri­cas y avan­za­das ci­vi­li­za­cio­nes, co­mo la de los az­te­cas y la de los in­cas, lo que ter­mi­nó des­per­tan­do las am­bi­cio­nes de

DES­PUÉS DE LA CON­QUIS­TA DE MÉ­XI­CO POR HER­NÁN COR­TÉS em­pe­za­ron a pro­pa­gar­se los ru­mo­res so­bre la exis­ten­cia de otros reinos, igual de ri­cos y po­de­ro­sos, ubi­ca­dos en zo­nas más sep­ten­trio­na­les.

ex­plo­ra­do­res eu­ro­peos que, des­de bien pron­to, se lan­za­ron a la con­quis­ta de es­plen­do­ro­sas ciu­da­des, al­gu­nas rea­les, otras to­tal­men­te ima­gi­na­rias.

DES­PUÉS DE LA CON­QUIS­TA

Des­pués de la con­quis­ta de Mé­xi­co por Her­nán Cor­tés em­pe­za­ron a pro­pa­gar­se los ru­mo­res so­bre la exis­ten­cia de otros reinos, igual de ri­cos y po­de­ro­sos, ubi­ca­dos en zo­nas más sep­ten­trio­na­les. Cu­rio­sa­men­te, los pro­pios az­te­cas lle­ga­ron a re­co­no­cer que una gran par­te de su oro pro­ce­día del nor­te, de es­ta le­ja­na zo­na en don­de, además, se si­tua­ba el ori­gen de su ci­vi­li­za­ción, la is­la de Aztlán.

La creen­cia en la exis­ten­cia de gran­des ciu­da­des si­tua­das al nor­te del vi­rrei­na­to de Nue­va Es­pa­ña, en­tre ellas la le­gen­da­ria Cíbola, em­pie­za a pro­pa­gar­se des­pués de la ges­ta de cua­tro náu­fra­gos de la fra­ca­sa­da ex­pe­di­ción de Pán­fi­lo de Nar­váez, en­ca­be­za­dos por Ál­var Nú­ñez Ca­be­za de Va­ca, au­tor del li­bro Nau­fra­gios. En él na­rra la inol­vi­da­ble aven­tu­ra pro­ta­go­ni­za­da por es­tos in­di­vi­duos que re­co­rrie­ron a pie una lar­ga tra­ve­sía des­de la Flo­ri­da has­ta Sinaloa, atra­ve­san­do medio con­ti­nen­te.

Las ha­bla­du­rías y los da­tos que ofre­cía es­te ex­plo­ra­dor, oriun­do de Je­rez de la Fron­te­ra, hi­cie­ron des­per­tar la am­bi­ción del vi­rrey de Nue­va Es­pa­ña, que in­me­dia­ta­men­te or­ga­ni­zó una ex­pe­di­ción al fren­te de la cual si­tuó a fray Mar­cos de Ni­za, acom­pa­ña­do por el as­tu­to Es­te­va­ni­co, uno de los su­per­vi­vien­tes de la ex­pe­di­ción de Ca­be­za de Va­ca.

En un prin­ci­pio la co­sa no pa­re­ció sa­lir del to­do mal, ya que en­tre los dos lo­gra­ron lle­gar al país de los zu­ñis, en Nue­vo Mé­xi­co, pa­ra en­con­trar un pe­que­ño gru­po de al­deas que pre­ci­pi­ta­da­men­te in­los

LA CREEN­CIA EN LA EXIS­TEN­CIA de gran­des ciu­da­des si­tua­das al nor­te del vi­rrei­na­to de Nue­va Es­pa­ña, en­tre ellas la le­gen­da­ria Cíbola, em­pie­za a pro­pa­gar­se des­pués de la ges­ta de cua­tro náu­gra­gos de la ex­pe­di­ción de Nar­váez.

ter­pre­ta­ron co­mo Cíbola. Pe­ro lo peor pa­ra ellos aún es­ta­ba aún por lle­gar, por­que la pre­sen­cia es­pa­ño­la es­ta­ba a pun­to de ser con­tes­ta­da de for­ma hos­til por al­gu­nos de los pue­blos in­dí­ge­nas que ha­bi­ta­ban la zo­na.

In­me­dia­ta­men­te co­men­za­ron a aco­sar a los cas­te­lla­nos con una se­rie de rá­pi­dos gol­pes de mano que diez­ma­ron a los con­quis­ta­do­res. En uno de es­tos ata­ques, ter­mi­nó ca­yen­do el mo­ro Es­te­va­ni­co, des­pués de que una trai­cio­ne­ra fle­cha le se­ga­se la vi­da.

La muer­te del que siem­pre se con­si­de­ró el al­ma ma­ter de la ex­pe­di­ción, hi­zo hun­dir la mo­ral de los es­pa­ño­les, que fi­nal­men­te hu­ye­ron en des­ban­da­da pa­ra lle­gar con más pe­na que glo­ria a tie­rras de Nue­va Es­pa­ña, en don­de los po­cos su­per­vi­vien­tes que ha­bían lo­gra­do sal­var el pe­lle­jo tra­ta­ron de jus­ti­fi­car su com­por­ta­mien­to, mag­ni­fi­can­do to­do aque­llo que ha­bían visto y re­co­rri­do. Tan con­vin­cen­tes re­sul­ta­ron sus ex­pli­ca­cio­nes que los es­pa­ño­les ter­mi­na­ron or­ga­ni­zan­do una nue­va ex­pe­di­ción, pe­ro es­ta de ma­yo­res pro­por­cio­nes.

UN NUE­VO IN­TEN­TO

El nue­vo in­ten­to se pro­du­jo en 1540 y tu­vo co­mo pro­ta­go­nis­ta a Váz­quez de Co­ro­na­do. Mu­cho más am­bi­cio­so que las an­te­rio­res, lo­gró re­unir pa­ra di­cha em­pre­sa a 350 es­pa­ño­les y a 800 in­dí­ge­nas mexicanos, por lo que los con­quis­ta­do­res se tu­vie­ron que em­plear a fon­do pa­ra re­unir to­do el di­ne­ro po­si­ble pa­ra fi­nan­ciar el via­je. El mis­mo Co­ro­na­do se vio obli­ga­do a hi­po­te­car las po­se­sio­nes de su inocen­te mu­jer, no sin an­tes con­ven­cer­le de to­da la glo­ria que el des­tino le te­nía re­ser­va­do pa­ra él y pa­ra to­dos los su­yos, al es­tar a pun­to de des­cu­brir una ciu­dad inun­da­da de oro e in­des­crip­ti­bles ri­que­zas.

Con gran pom­pa, es­ta enor­me co­mi­ti­va se pu­so en mar­cha ha­cia las tie­rras de ese re­mo­to e inex­plo­ra­do te­rri­to­rio que años atrás ha­bía re­co­rri­do Ca­be­za de Va­ca, pe­ro a los po­cos días de mar­cha los ví­ve­res co­men­za­ron a es­ca­sear.

Afor­tu­na­da­men­te, en es­ta oca­sión los cas­te­lla­nos ha­bían si­do más pre­vi­so­res que sus an­te­ce­so­res y, por eso, se hi­cie­ron acom­pa­ñar de un enor­me re­ba­ño com­pues­to por va­rios cen­te­na­res de bue­yes, ove­jas y cer­dos pa­ra cuan­do apre­ta­se el ham­bre.

EL NUE­VO IN­TEN­TO se pro­du­jo en 1540 y tu­vo co­mo pro­ta­go­nis­ta a Váz­quez de Co­ro­na­do. Mu­cho más am­bi­cio­so que los an­te­rio­res, lo­gró re­unir pa­ra di­cha em­pre­sa a 350 es­pa­ño­les y a 800 in­dí­ge­nas mexicanos.

No sin di­fi­cul­ta­des lo­gra­ron lle­gar al fin a Culiacán, Sinaloa, pa­ra des­de allí ini­ciar un épi­co via­je por el que se vie­ron obli­ga­dos a atra­ve­sar el ári­do de­sier­to de Ari­zo­na, se­gui­dos bien de cer­ca por una enor­me pia­ra de ani­ma­les fa­mé­li­cos que no ha­bían lo­gra­do pro­bar bo­ca­do des­de ha­cía ya va­rias jor­na­das.

Pe­ro to­dos es­tos pa­de­ci­mien­tos eran ne­ce­sa­rios pa­ra lle­gar al lu­gar de en­sue­ño del que ha­bían oí­do ha­blar gra­cias al bueno de fray Mar­cos. Por eso de­ci­die­ron se­guir an­dan­do, in­sen­si­bles al ca­lor, a la en­fer­me­dad y a los es­po­rá­di­cos ata­ques de unos na­ti­vos que los mi­ra­ban con des­con­fian­za, y los re­ci­bían a fle­cha­zos.

Y, por fin, le­jos en el ho­ri­zon­te, pu­die­ron vis­lum­brar eso por lo que tan­to ha­bían su­fri­do, las al­deas de los in­dios zu­ñi, el lu­gar en don­de les es­pe­ra­ban las ciu­da­des de Cíbola.

LLE­GA­DA A CÍBOLA

Cuan­do se acer­ca­ron des­cu­brie­ron pa­ra su pe­sar, que allí no ha­bía na­da: nin­gu­na ciu­dad tan be­lla co­mo dos Se­vi­llas jun­tas, ni gran­des ca­te­dra­les to­ca­das con her­mo­sas cú­pu­las do­ra­das y puer­tas de tur­que­sa co­mo que­rían des­cri­bir las fuen­tes a las sie­te le­gen­da­rias ciu­da­des. So­lo ha­bía unas pe­que­ñas ca­su­chas he­chas con ba­rro y cu­bier­tas de pa­ja po­bla­das por unos in­dios con ca­ra de po­cos ami­gos.

No ha­bía du­da, fray Mar­cos de Ni­za y los su­yos les ha­bían to­ma­do el pe­lo. Ya no que­da­ba mu­cho por ha­cer, pe­ro Váz­quez de Co­ro­na­do no se dio por ven­ci­do. No es­ta­ba dis­pues­to a vol­ver con las ma­nos va­cías a Nue­va Es­pa­ña, pa­ra con­ver­tir­se en el haz­me reír de to­dos aque­llos que vie­ron con in­cre­du­li­dad el ini­cio de su via­je. Tam­po­co le ten­ta­ba el re­ci­bi­mien­to de su que­ri­da y arrui­na­da es­po­sa, cuan­do le co­mu­ni­ca­se que ha­bía vuel­to sin en­con­trar ni un so­lo gra­mo de oro. Por eso, de­ci­dió di­vi­dir su con­tin­gen­te pa­ra se­guir ex­plo­ran­do en bus­ca de su qui­me­ra.

Aun­que pue­da pa­re­cer que su aven­tu­ra se ter­mi­nó sal­dan­do con un ab­so­lu­to fra­ca­so, he­mos de re­co­no­cer la im­por­tan­cia que tu­vo el in­sig­ne des­cu­bri­dor sal­man­tino, y su in­ne­ga­ble in­fluen­cia en la ex­plo­ra­ción de bue­na par­te del te­rri­to­rio más me­ri­dio­nal de los ac­tua­les Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca.

MA­PA CON LA SU­PUES­TA UBI­CA­CIÓN DE LA LE­GEN­DA­RIA CIU­DAD DE CÍBOLA.

LU­GAR EN EL QUE SE SITUARÍA LA CIU­DAD DE CÍBOLA.

A LA IZ­QUIER­DA, ES­CUL­TU­RA DEL DES­CU­BRI­DOR VÁZ­QUEZ DE CO­RO­NA­DO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.