El reino le­gen­da­rio de PRESTE JUAN

Clio Especial (Spain) - - SUMARIO - POR JA­VIER MAR­TÍ­NEZ-PINNA, HIS­TO­RIA­DOR

EN OCA­SIO­NES LA LE­YEN­DA SE FUN­DE CON LA REALI­DAD. ES­TE ES EL CA­SO DEL LENGENDARIO REINO CRIS­TIANO EN­CLA­VA­DO EN EL ÁFRI­CA MÁS ORIEN­TAL, GO­BER­NA­DO POR EL PRESTE JUAN, CON­SI­DE­RA­DO DES­CEN­DIEN­TE DE LOS RE­YES MA­GOS.

LAS EX­PLO­RA­CIO­NES GEO­GRÁ­FI­CAS Y LOS CO­RRES­PON­DIEN­TES DES­CU­BRI­MIEN­TOS REA­LI­ZA­DOS DES­DE FI­NA­LES DEL SI­GLO XIV de­be­mos de en­ten­der­los co­mo una au­tén­ti­ca ges­ta, fru­to del es­fuer­zo co­lec­ti­vo, que lle­vó a los eu­ro­peos (prin­ci­pal­men­te es­pa­ño­les y por­tu­gue­ses) a en­con­trar nue­vas tie­rras has­ta ese mo­men­to des­co­no­ci­das.

Es­te afán des­cu­bri­dor que les con­du­jo a to­das las par­tes del mundo so­lo pue­de ex­pli­car­se si te­ne­mos en cuen­ta una se­rie de fac­to­res co­mo la evo­lu­ción y el pro­gre­so de las ideas, la cul­tu­ra y la cien­cia, la me­jo­ra de las téc­ni­cas de na­ve­ga­ción, la nue­va si­tua­ción eco­nó­mi­ca que re­que­ría de nue­vos mer­ca­dos pa­ra fo­men­tar las re­la­cio­nes co­mer­cia­les y la exis­ten­cia de los Es­ta­dos Mo­der­nos, fuer­te­men­te cen­tra­li­za­dos y ca­pa­ces de afron­tar es­te ti­po de em­pre­sas tan com­ple­jas.

Las mo­ti­va­cio­nes fue­ron va­rias, pe­ro se de­ben de des­ta­car las de ti­po ma­te­rial, co­mo la ne­ce­si­dad de im­por­tar es­pe­cias pro­ce­den­tes del Le­jano Orien­te y, có­mo no, la bús­que­da de oro pa­ra po­der ha­cer fren­te a los gas­tos ca­da vez ma­yo­res de los reinos eu­ro­peos.

REINOS LE­GEN­DA­RIOS

An­tes de que los bar­cos es­pa­ño­les y por­tu­gue­ses pu­sie­sen su proa en di­rec­ción al Le­jano Orien­te a me­dia­dos del si­glo XV, los co­mer­cian­tes eu­ro­peos tu­vie­ron que so­bre­po­ner­se a mu­chas di­fi­cul­ta­des. Des­de ha­cía ya más de cien años en Eu­ro­pa pro­li­fe­ra­ba la pes­te y las gue­rras co­mo la de los Cien Años. En Asia la si­tua­ción no pa­re­cía me­jor por­que aquí rei­na­ba la anar­quía: en Per­sia, an­te la fal­ta de es­ta­bi­li­dad, mu­chos co­mer­cian­tes ita­lia­nos fue­ron bru­tal­men­te ase­si­na­dos (Ta­briz en 1338), mien­tras que la In­dia el sul­ta­na­to de Mohammed se des­mem­bró en 1351 y en Chi­na hay un es­ta­do de in­su­rrec­ción per­ma­nen­te has­ta al me­nos 1369. Así, an­te la im­po­si­bi­li­dad de co­mer­ciar con Asia, los eu­ro­peos cen­tra­ron su aten­ción en un con­ti­nen­te, Áfri­ca, muy pró­xi­mo pe­ro to­tal­men­te des­co­no­ci­do. La nue­va orien­ta­ción de las re­la­cio­nes co­mer­cia­les se vie­ron cla­ra­men­te re­fle­ja­das en el de­sa­rro­llo de un an­ti­guo mi­to que ha­bla­ba so­bre un le­gen­da­rio reino cris­tiano en­cla­va­do en el Áfri­ca más Orien­tal y que es­ta­ba go­ber­na­do por el le­gen­da­rio Preste Juan, con quien siem­pre in­tere­só en­trar en con­tac­to pa­ra ce­rrar una alian­za y po­der ata­car al Is­lam des­de la re­ta­guar­dia.

La bús­que­da de reinos le­gen­da­rios y ciu­da­des per­di­das se sue­le re­la­cio­nar con el des­cu­bri­mien­to del con­ti­nen­te ame­ri­cano, al ser con­si­de­ra­do el Nue­vo Mundo co­mo el lu­gar en don­de se po­drían ma­te­ria­li­zar an­ti­guas le­yen­das y con­cep­cio­nes mí­ti­cas del pa­sa­do. Mu­cho tiem­po an­tes, es­pe­cial­men­te a par­tir del si­glo XII, los hom­bres eu­ro­peos ya ha­bían in­ten­ta­do en­trar en con­tac­to con un reino per­di­do, re­ple­to de ma­ra­vi­llas y ri­que­zas, si­tua­do en Orien­te y que se creía po­bla­do por de­vo­tos cris­tia­nos que ha­brían que­da­do ais­la­dos y ro­dea­dos por sa­rra­ce­nos y pa­ga­nos. El reino de Preste Juan es­ta­ba go­ber­na­do por un hom­bre jus­to, sa­bio y ri­co, rey y pres­bí­te­ro al mis­mo tiem­po, y con­si­de­ra­do des­cen­dien­te de los Re­yes Ma­gos, pe­ro es­te ha­bía que­da­do se­pa­ra­do del res­to del mundo cris­tiano y sin nin­gún ti­po de con­tac­to has­ta que en el si­glo XII se pro­du­je­ron las vi­si­tas (no do­cu­men­ta­das his­to­rio-

LAS NUE­VAS RE­LA­CIO­NES CO­MER­CIA­LES se vie­ron re­fle­ja­das en el de­sa­rro­llo de un an­ti­guo mi­to que ha­bla­ba so­bre un le­gen­da­rio reino cris­tiano en­cla­va­do en Áfri­ca y que es­ta­ba go­ber­na­do por el mí­ti­co Preste Juan.

grá­fi­ca­men­te) del Ar­zo­bis­po de la In­dia a Cons­tan­ti­no­pla y la del Pa­triar­ca de la In­dia a Ro­ma en tiem­pos del pa­pa Ca­lix­to II.

PRI­ME­RAS FUEN­TES

La pri­me­ra fuen­te di­rec­ta que men­cio­na al Preste Juan es la Ch­ro­ni­ca si­ve His­to­ria de dua­bus ci­vi­ta­ti­bus, del cro­nis­ta ale­mán Otón de Fri­sin­ga, es­cri­ta en el año 1145. En ella na­rra la en­tre­vis­ta que tu­vo un tal Hu­go, obis­po de Ja­ba­la en Siria, con el pa­pa Eu­ge­nio II en Vi­ter­bo, enviado pa­ra so­li­ci­tar ayu­da tras la cap­tu­ra de Ede­sa por par­te de los mu­sul­ma­nes. En es­ta en­tre­vis­ta, Hu­go ha­bló so­bre el Preste Juan, un cris­tiano nes­to­riano que rei­na­ba más allá de Per­sia, con tan­to po­der que unos años atrás ha­bría si­do ca­paz de con­quis­tar la ciu­dad de Ec­ba­ta­na tras de­rro­tar a los per­sas en su pro­pio te­rri­to­rio.

Lo más cu­rio­so de to­do es que es­ta le­yen­da, co­mo sue­le ocu­rrir en la ma­yor par­te de las oca­sio­nes, es­con­de tras de sí el re­cuer­do de una se­rie de he­chos his­tó­ri­cos, cu­yo re­cuer­do se ha­bría des­di­bu­ja­do co­mo con­se­cuen­cia del pa­so del tiem­pos.

En el año 1141 los ki­tai ven­cie­ron a los tur­cos sel­yú­ci­das en Sa­mar­can­da, in­fli­gién­do­les una de­rro­ta tal que ter- mi­nó pro­vo­can­do una pro­fun­da cri­sis en el mundo mu­sul­mán, aun­que evi­den­te­men­te los ki­tai no eran cris­tia­nos ni su lí­der, Ye­lü Das­hi, el le­gen­da­rio Preste Juan al que ha­cían re­fe­ren­cia las tra­di­cio­nes, aun­que es con­ve­nien­te re­co­no­cer que al­guno de sus va­sa­llos eran nes­to­ria­nos, mo­ti­vo es­te que bien po­dría ha­ber con­tri­bui­do a la ge­ne­ra­ción de la le­yen­da. La creen­cia en la pre­sen­cia de es­te reino mí­ti­co con el que con­ve­nía en­trar en con­tac­to pa­ra es­ta­ble­cer una alian­za pue­de ex­pli­car, en par­te, el en­vío de un nú­me­ro ca­da vez ma­yor de mi­sio­ne­ros y em­ba­ja­do­res ha­cia el es­te, y más con­cre­ta­men­te has­ta la tie­rra de los mon­go­les des­de el si­glo XII.

En 1165 la fa­ma del le­gen­da­rio so­be­rano vol­vió a in­cre­men­tar­se, ya que fue a par­tir de es­ta fe­cha cuan­do em­pe­za­ron a cir­cu­lar por me­dia Eu­ro­pa unas co­pias de la fa­mo­sa car­ta que se

LA PRI­ME­RA FUEN­TE QUE MEN­CIO­NA AL PRESTE JUAN es la Ch­ro­ni­ca sir­ve His­to­ria de dua­bus ci­vi­ta­ti­bus, del cro­nis­ta ale­ma­ná Otón de Fri­sin­ga, es­cri­ta en el año 1145.

de­cía es­cri­ta por el Preste Juan, di­ri­gi­da al em­pe­ra­dor bi­zan­tino Ema­nuel Com­neno, con dos pe­ti­cio­nes al Pa­pa, la ce­sión de una igle­sia en Ro­ma y de cier­tos de­re­chos so­bre la igle­sia del San­to Se­pul­cro en Je­ru­sa­lén. En di­cho do­cu­men­to se di­ce que el rey go­ber­na­ba en un ex­ten­so te­rri­to­rio, so­bre 72 reinos, y que cuan­do se mo­vi­li­za­ba pa­ra ir a la gue­rra lo ha­cía al fren­te de un ejér­ci­to com­pues­to por la in­creí­ble can­ti­dad de 10.000 ca­ba­lle­ros y unos 100.000 sol­da­dos de a pie.

La tie­rra en don­de vi­vía era ri­ca en me­ta­les pre­cio­sos, en oro y en pla­ta, mien­tras que sus campos eran fér­ti­les y llenos de vi­da. Allí vi­vían to­do ti­po de cria­tu­ras exó­ti­cas, co­mo uni­cor­nios, bes­tias des­co­no­ci­das y otras po­co habituales en los campos eu­ro­peos, co­mo los ele­fan­tes. Por su­pues­to, to­do pa­re­cía tran­qui­lo en el reino del Preste Juan, ya que no exis­tía la po­bre­za y la de­lin­cuen­cia, aun­que, a pe­sar de to­do, no era in­fre­cuen­te ob­ser­var se­res ex­tra­ños co­mo hom­bres con cuer­nos y tres ojos, otros que vi­vían más de 200 años y unas mu­je­res que lu­cha­ban mon­ta­das a ca­ba­llo, con tan­ta des­tre­za, que pro­vo­ca­ban el te­rror en­tre sus enemi­gos.

Se­gún la car­ta, en su pa­la­cio Preste Juan con­ser­va­ba una jo­ya má­gi­ca, una es­pe­cie de es­pe­jo con el que po­día ob­ser­var to­do lo que ocu­rría en su ex­ten­so reino que, se­gún de­cía, lle­ga­ba has­ta la In­dia y con­ta­ba con lu­ga­res car­ga­dos de mis­te­rio, co­mo las rui­na de Ba­bi­lo­nia, la To­rre de Ba­bel o la Fuen­te de la Eter­na Ju­ven­tud.

Las ma­ra­vi­llas de las que ha­bla­ba es­ta car­ta lo­gra­ron cap­tu­rar la ima­gi­na­ción de los eu­ro­peos, no so­lo de sim­ples so­ña­do­res que an­he­la­ban un mundo me­jor, sino in­clu­so del pa­pa Ale­jan­dro III, que lle­gó a en­viar en 1177 una nue­va car­ta de la que aún se con­ser­va una co­pia, y en don­de se ob­ser­va có­mo ben­di­ce a su ca­ris­si­mo in Ch­ris­to fi­lio Johan­ni, muy pro­ba­ble­men­te (aun­que no po­da­mos ase­gu­rar­lo) el Preste Juan.

FAN­TA­SÍAS REA­LES

Da­mos aho­ra un sal­to tem­po­ral has­ta el año 1221, mo­men­to en el que el obis­po de Acre, Ja­co­bo de Vitry, de­ja atrás Orien­te des­pués de la fa­tí­di­ca Quin­ta Cruzada pa­ra anun­ciar en­tre los cris­tia­nos una no­ti­cia al me­nos es­pe­ran­za­do­ra. Se­gún él, un nie­to del Preste Juan, el rey Da­vid de la In­dia, ha­bía de­ci­di­do mo­vi­li­zar a sus ejér­ci­tos pa­ra mar­char con­tra los sa­rra­ce­nos y ha­bía lo­gra­do una gran vic­to­ria al con­quis­tar Per­sia y se­guir avan­zan­do ha­cia Bag­dad. Nue­va­men­te, la reali­dad pa­re­ce que­rer en­la­zar­se con la fan­ta­sía, por­que si bien es cier­to que por aque­llas fe­chas un gran rey ha­bía cap­tu­ra­do Per­sia, cier­to es re­co­no­cer que es­te na­da te­nía que ver con el mí­ti­co des­cen­dien­te de los Re­yes

EN SU PA­LA­CIO, PRESTE JUAN con­ser­va­ba una jo­ya má­gi­ca, una es­pe­cie de es­pe­jo con el que po­día ob­ser­var to­do lo que ocu­rría en su ex­ten­so reino que, se­gún de­cía, lle­ga­ba has­ta la In­dia y con­ta­ba con lu­ga­res car­ga­dos de mis­te­rio.

Ma­gos, sino que el ver­da­de­ro pro­ta­go­nis­ta de es­ta vic­to­ria era el te­mi­do Gen­gis Kan. Ló­gi­ca­men­te, cuan­do fue­ron cons­cien­tes de su error, los cro­nis­tas cris­tia­nos se vie­ron obli­ga­dos a mo­di­fi­car el re­la­to, por lo que em­pe­za­ron a iden­ti­fi­car al des­cen­dien­te de Preste Juan con Togh­rul, el pa­dre adop­ti­vo del gran con­quis­ta­dor mon­gol.

Togh­rul fue un res­pe­ta­do rey del pue­blo ke­rai­ta y te­ne­mos mo­ti­vos pa­ra su­po­ner que pro­fe­sa­ba la re­li­gión cris­tia­na nes­to­ria­na. Tras la muer­te del pa­dre de Gen­gis Kan, es­te de­ci­dió adop­tar a su so­brino el cual fue un po­de­ro­so alia­do du­ran­te los si­guien­tes años has­ta que am­bos ter­mi­na­ron en­fren­ta­dos en una gue­rra ci­vil que se de­can­tó a fa­vor del Gran Kan. Re­la­tos pos­te­rio­res co­mo los de Mar­co Po­lo o el fran­cis­cano Odo­ri­co de Por­de­no­ne em­pe­za­ron a des­cri­bir a es­te su­pues­to Preste Juan de for­ma más rea­lis­ta, de­jan­do de la­do la vi­sión del gran cau­di­llo in­ven­ci­ble en el cam­po de ba­ta­lla pa­ra con­ver­tir­se en una nue­va víc­ti­ma del ex­pan­sio­nis­mo mon­gol. El mis­mo Odo­ri­co afir­mó ha­ber vi­si­ta­do su reino pa­ra des­pués ase­gu­rar que so­lo una de ca­da cien co­sas de la que se ha­bla­ba re­sul­ta­ba cier­ta.

Des­de fi­na­les del si­glo XIV, una vez des­apa­re­ci­do el im­pe­rio mon­gol, la ima­gen del Preste Juan vol­vió a cam­biar. De nue­vo, em­pe­za­ron a abun­dar re­fe­ren­cias y no­ti­cias que ha­bla­ban so­bre la ri­que­za de su reino, pe­ro su lo­ca­li­za­ción se des­pla­za­ba des­de tie­rras del Asia Cen­tral has­ta un área in­de­fi­ni­da de la In­dia, e in­clu­so a las in­hós­pi­tas y ca­si inac­ce­si­bles mon­ta­ñas del Cáu­ca­so. En un ma­pa del año 1447 se iden­ti­fi­can unas to­rres a los pies de es­tas mon­ta­ñas y de­ba­jo de ellas las si­guien­tes pa­la­bras: "El Preste, rey Juan, cons­tru­yó es­tas to­rres pa­ra im­pe­dir que los tár­ta­ros le ata­ca­ran".

Po­co a po­co es­ta lo­ca­li­za­ción vol­vió a des­pla­zar­se, ca­da vez más ha­cia el Oes­te, eli­gién­do­se la re­gión etío­pe co­mo la op­ción más pro­ba­ble. Es cier­to que la le­yen­da siem­pre ha­bía de­fen­di­do la ubi­ca­ción in­dia, pe­ro pa­ra los eu­ro­peos del si­glo XV es­te era un con­cep­to muy va­go, tan­to que se lle­gó a ha­blar de tres In­dias dis­tin­tas y, efec­ti­va­men­te, Etio­pía era con­si­de­ra­da una de ellas.

Mar­co Po­lo ya ha­bía de­fi­ni­do a Etio­pía co­mo una re­gión po­bla­da por cris­tia­nos or­to­do­xos pa­ra des­pués ha­cer re­fe­ren­cia a una pro­fe­cía se­gún la cual un día, no se sa­bía bien cuan­do, se le­van­ta­ría pa­ra con­quis­tar Ara­bia. Cu­rio­sa­men­te, y en es­te ca­so nos mo­ve­mos aún más en el cam­po de la le­yen­da, es­tas re­fe­ren­cias han si­do uti­li­za­das re­cien­te­men­te por al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res he­te­ro­do­xos, co­mo Graham Han­cock, pa­ra dar con­sis­ten­cia a la hi­pó­te­sis de que el Ar­ca de la Alian­za po­dría se­guir ocul­ta en Etio­pía.

Al mar­gen de es­tas teo­rías es­pe­cu­la­ti­vas, na­die pa­re­cía ha­ber si­tua­do al Preste Juan en es­ta re­gión afri­ca­na has­ta el año 1306, cuan­do un em­pe­ra­dor etío­pe, We­dem Arad, en­vió una em­ba­ja­da a la Cris­tian­dad pa­ra in­for­mar que es­te le­gen­da­rio rey era el pa­triar­ca de su igle­sia. De igual for­ma, en la Mi­ra­bi­lia Des­crip­ta Jor­da­nus des­cri­be es­ta “ter­ce­ra In­dia” con una se­rie de his­to­rias fan­tás­ti­cas y ase­gu­ra que su so­be­rano es el Preste Juan. Es en es­te mis­mo con­tex­to cuan­do se em­pie­zan a preparar las pri­me­ras ex­pe­di­cio­nes por­tu­gue­sas por las cos­tas afri­ca­nas que se van a ver irre­me­dia­ble­men­te in­fluen­cia­das por es­te ti­po de le­yen­das. Sa­be­mos que cuan­do el ex­plo­ra­dor Vas­co de Ga­ma se hi­zo a la mar lle­va­ba con­si­go unas car­tas de pre­sen­ta­ción pa­ra ga­nar­se la amis­tad de es­te rey cris­tiano de Orien­te, mien­tras que cuan­do se es­ta­ble­cen re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas con el em­pe­ra­dor etío­pe, los por­tu­gue­ses se re­fe­ri­rán a él co­mo Preste Juan.

SU­PUES­TA RE­PRE­SEN­TA­CIÓN DEL PRESTE JUAN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.