BAALBEK, la ciu­dad de los tem­plos im­po­si­bles

Clio Especial (Spain) - - SUMARIO - TEX­TO Y FOTOS: AN­TO­NIO LUIS MO­YANO

EN EL PA­SA­DO, SUS CO­LUM­NAS AL­ZA­RON LA CIU­DAD MÁS IM­POR­TAN­TE DE ORIEN­TE. HOY, SUS RUI­NAS APE­NAS SON VI­SI­TA­DAS POR UN PU­ÑA­DO DE TU­RIS­TAS. ES LA ACRÓ­PO­LIS DE BAALBEK: CO­LO­SA­LES PIE­DRAS QUE ECLIPSAN A LAS PI­RÁ­MI­DES DE EGIP­TO, TEM­PLOS QUE ABRIGARON MISTERIORES RI­TUA­LES DE INI­CIA­CIÓN Y UN OS­CU­RO ORI­GEN QUE TO­DA­VÍA PLAN­TEA MIL IN­TE­RRO­GAN­TES. ¿NOS ACOM­PA­ÑA A DES­EN­TRA­ÑAR SUS MIS­TE­RIOS?

"LA HIS­TO­RIA DE ES­TAS NO­BLES RUI­NAS ES TO­DA­VÍA UN LI­BRO SE­LLA­DO. Du­ran­te mi­les de años ha per­ma­ne­ci­do ge­ne­ran­do el asom­bro y la ad­mi­ra­ción de los via­je­ros. Cuán­do, y por quié­nes, fue cons­trui­do son pre­gun­tas que ja­más en­con­tra­rán res­pues­ta. So­lo una co­sa es cier­ta: la gran­de­za en la ar­qui­tec­tu­ra y la gracia en el di­se­ño que se con­tem­pla en los tem­plos de Baalbek no ha si­do igua­la­da por nin­gu­na obra hu­ma­na cons­trui­da en los úl­ti­mos vein­te si­glos”. Así des­cri­bió el es­cri­tor Mark Twain (1835-1910) la im­pre­sión que le ge­ne­ró su vi­si­ta a las rui­nas de Baalbek, en su dia­rio de via­je Inocen­tes en el ex­tran­je­ro (1869).

LA CIU­DAD DEL SOL

Pe­se a es­te re­la­to, lo cier­to es que las pri­me­ras cró­ni­cas des­cri­bien­do la ma­jes­tuo­si­dad de Baalbek se las de­be­mos a ex­plo­ra­do­res es­pa­ño­les. Fue el ra­bino Ben­ja­mín de Tudela (1130-1173), hom­bre cul­to del que so­lo se sa­be que ha­bla­ba seis idio­mas y que pu­do ha­ber­se de­di­ca­do al co­mer­cio de pie­dras pre­cio­sas, quien, en tiem­pos de San­cho VI el Sa­bio, par­tió des­de el Reino de Na­va­rra pa­ra em­pren­der un pe­ri­plo por Orien­te Medio. En­ton­ces, Ben­ja­mín de Tudela cre­yó la le­yen­da de que Baalbek fue cons­trui­da por el rey Sa­lo­món, y que la au­sen­cia de mor­te­ro en­tre si­lla­res so­lo po­día ser obra de los Djinns o ge­nios de la mi­to­lo­gía ára­be, que re­ga­la­ron es­tos tem­plos a la mí­ti­ca rei­na de Sa­ba. Aún hoy, nue­ve si­glos des­pués, los os­cu­ros orí­ge­nes de Baalbek se si­túan en las bru­mas del te­rreno es­pe­cu­la­ti­vo.

Co­mo otros tan­tos lu­ga­res de cul­to, Baalbek fue cons­trui­da en un lu­gar ele­va­do. Los vie­jos tem­plos se abri­gan a 1.150 me­tros so­bre el ni­vel del mar, en­tre las ne­va­das mon­ta­ñas del fér­til va­lle de El Be­kaa, que ali­men­tan el cau­ce de los ríos Oron­tes y Li­ta­ni. An­ti­guo cru­ce de ru­tas co­mer­cia­les, el va­lle de la Be­kaa es una es­tre­cha gar­gan­ta, de unos cien ki­ló­me­tros de lon­gi­tud, que se in­te­gra en­tre las cor­di­lle­ras del Lí­bano y el An­ti­lí­bano, y que sir­ve de fron­te­ra na­tu­ral con Siria.

Los pri­me­ros asen­ta­mien­tos en Baalbek se re­mon­ta­rían, al me­nos, a unos cua­tro mil años: así lo con­fir­ma el ha­llaz­go de tres es­que­le­tos, en­te­rra­dos en­tre pie­zas de bron­ce y ama­tis­ta, que fue­ron da­ta­dos en­tre los años 1730-1580 a.C. (coin­ci­de es­te pe­río­do con el apo­geo de los hic­sos, pue­blo au­tóc­tono que do­mi­na­ría el An­ti­guo Egip­to). Jun­to a es­tas se­pul­tu­ras, fue deses­com­bra­do una es­pe­cie de al­tar ta­lla­do en pie­dra. Las ex­ca­va­cio­nes su­gie­ren que, ba­jo los ci­mien­tos de las rui­nas hoy vi­si­bles de Baalbek, en al­gún mo­men­to del pri­mer mi­le­nio an­tes de Cris­to se al­za­ra un san­tua­rio pri­mi­ti­vo con el que los ca­na­neos rin­die­ran cul­to a Baal, di­vi­ni­dad su­pre­ma del an­ti­guo Orien­te y que da­ría nom­bre a es­te en­cla­ve.

Si exis­tió o no un tem­plo de­di­ca­do al dios ca­na­neo Baal, cu­yo cul­to fue con­ti­nua­do por los fe­ni­cios, es al­go que no sa­be­mos con cer­te­za. Re­sul­ta pa­ra­dó­ji­co que un lu­gar, cu­ya na­tu­ra­le­za es­tra­té­gi­ca en pleno cru­ce de ru­tas co­mer­cia­les de­bió otor­gar­le cier­ta re­le­van­cia, no apa­rez­ca si­quie­ra men­cio­na­do en fuen­tes egip­cias y asi­rias (e in­clu­so grie­gas). Si hu­bo al­gún ti­po de san­tua­rio fe­ni­cio an­tes de la lle­ga­da de los grie­gos, es pro­ba­ble que es­te o ca­re­cie­ra de im­por­tan­cia o se man­tu­vie­ra en el mis­mo se­cre­to con el que se ce­le­bra­ban sus ri­tos. De ahí que la En­ci­clo­pe­dia Bri­tá­ni­ca sea ta­jan­te al afir­mar que “na­da se sa­be de Baalbek an­tes de la con­quis­ta grie­ga de Siria (332 a. C.)”. En es­te sen­ti­do, la eti­mo­lo­gía de Baalbek no alu­di­ría al dios Baal, sino que de­ri­va­ría del se­mí­ti­co Bal Be­kaa o Va­lle de la Be­kaa.

Así pues, la his­to­ria so­bre la que po­de­mos es­cri­bir con cer­te­za co­men­za­ría al­re­de­dor del año 331 a.C., cuan­do el Im­pe­rio per­sa (cu­yo vas­to do­mi­nio in­te­gra­ba el ac­tual Lí­bano) su­cum­bió an­te un im­pa­ra­ble Ale­jan­dro Magno (356323 a.C.). Se ini­ció así la épo­ca he­le­nís­ti­ca en la que Baalbek es re­bau­ti­za­da co­mo He­lió­po­lis, la Ciu­dad del Sol. Tras la re­pen­ti­na muer­te del jo­ven rey de Ma­ce­do­nia, y la di­so­lu­ción de su im­pe­rio en cua­tro reinos in­de­pen­dien­tes, Baalbek que­da­rá pri­me­ro ba­jo do­mi­na­ción pto­le­mai­ca pa­ra pa­sar lue­go a for­mar par­te de los vas­tos te­rri­to­rios de la di­nas­tía Se­léu­ci­da, que go­ber­na­rá Orien­te Pró­xi­mo. Es pre­ci­sa­men­te es­ta di­nas­tía, he­re­de­ra de Ale­jan­dro Magno, a la que se atri­bu­ye la co­lo­ca­ción de los pri­me­ros ci­mien­tos en el com­ple­jo ar­qui­tec­tó­ni­co de Baalbek. Pe­ro se­rá Ro­ma la que, po­co an­tes del co­mien­zo de nues­tra era, otor­gue el es­plen­dor y la mag­ni­fi­cen­cia que to­da­vía des­ti­lan los aba­ti­dos fri­sos de la Ciu­dad del Sol…

RO­MA GO­BER­NÓ ORIEN­TE

La épo­ca de ma­yor gran­dio­si­dad de Baalbek se es­cri­be en la­tín a par­tir del año 64 a.C., con la ocu­pa­ción ro­ma­na de es­tos te­rri­to­rios que se in­cor­po­ran a la pro­vin­cia de Siria (que tie­ne por ca­pi­tal la ciu­dad de An­tio­quia). Co­mo es sa­bi­do, la re­li­gión era el ins­tru­men­to uti­li­za­do en la An­ti­gua Ro­ma pa­ra fa­ci­li­tar la in­te­gra­ción de los pue­blos con­quis­ta­dos, ya que per­mi­tía apla­car po­si­bles bro­tes re­bel­des. De ahí que los vie­jos dio­ses de las re­li-

BEN­JA­MÍN DE TUDELA cre­yó la le­yen­da de que Baalbek fue cons­trui­da por el rey Sa­lo­món, y que la au­sen­cia de mor­te­ro en­tre si­lla­res so­lo po­día se obra de los ge­nios de la mi­to­lo­gía ára­be, que re­ga­la­ron es­tos tem­plos a la rei­na de Sa­ba.

gio­nes po­li­teís­tas fue­ran en­tro­ni­za­dos sin di­fi­cul­tad en el pan­teón ro­mano. El ejem­plo más co­no­ci­do de es­te sin­cre­tis­mo lo te­ne­mos en la mi­to­lo­gía gre­co­la­ti­na que iden­ti­fi­ca dei­da­des grie­gas con su ver­sión ro­ma­ni­za­da: He­lios-Jú­pi­ter, Dio­ni­sio-Ba­co, Afro­di­ta-Ve­nus, Her­mes-Mer­cu­rio, etc…

En el ca­so de Orien­te Pró­xi­mo, la tria­da la­ti­na com­pues­ta por Jú­pi­ter He­lio­po­li­tano, Ve­nus y Mer­cu­rio re­ci­cla­rá el an­ti­guo cul­to a los dio­ses de la mi­to­lo­gía se­mí­ti­ca Baal, As­tar­té y Adon. Y, aun­que to­da­vía no está cla­ro si fue una ver­sión (Jú­pi­ter, Ve­nus y Mer­cu­rio) u otra (Baal, As­tar­té y Adón) la que se apo­sen­tó en sus al­ta­res; la ma­jes­tuo­si­dad que im­preg­na la acró­po­lis de Baalbek per­si­gue co­mo ob­je­ti­vo en­gran­de­cer el po­de­río de Ro­ma fren­te al res­to de ci­vi­li­za­cio­nes.

Es du­ran­te los si­glos I al IV d.C. cuan­do, so­bre los ci­mien­tos de los san­tua­rios he­lé­ni­cos, los ro­ma­nos al­zan las ci­cló­peas co­lum­nas so­bre las que se eri­gen los cua­tro tem­plos que in­te­gran el con­jun­to de Baalbek y que es­ta­rán de­di­ca­dos, siem­pre se­gún la in­ter­pre­ta­ción ar­queo­ló­gi­ca, a las dei­da­des de Jú­pi­ter, Ba­co, Ve­nus y Mer­cu­rio. Co­noz­ca­mos qué fue y qué que­da en la ac­tua­li­dad de los san­tua­rios que in­te­gra­ron es­ta acró­po­lis ro­ma­na…

Al re­cin­to que ro­dea los tem­plos de Jú­pi­ter y Ba­co se ac­ce­de a tra­vés de una mo­nu­men­tal es­ca­le­ra (des­man­te­la­da por los ára­bes y re­cons­trui­da a prin­ci­pios del si­glo XX) que se ele­va 10 me­tros so­bre el suelo. Flan­quea­ban sus cin­cuen­ta y un pel­da­ños dos to­rres y do­ce pi­las­tras de gra­ni­to, de las que so­lo se con­ser­van cua­tro de ellas, co­no­ci­das co­mo los Pro­pi­leos, y que fue­ron eri­gi­das a prin­ci­pios del si­glo III. Lue­go, tres atrios desem­bo­ca­ban en el Pa­tio He­xa­go­nal: un es­pa­cio por­ti­ca­do de seis la­dos, de unos 60 me­tros de diá­me­tro, an­ta­ño ro­dea­do por una trein­te­na de co­lum­nas y mag­ni­fi­cen­cia hoy mar­chi­ta. Cons­trui­do a me­dia­dos del si­glo III, era es­te una es­pe­cie de an­te­sa­la don­de pe­re­gri­nos y sa­cer­do­tes se en­tre­ga­ban a una pau­sa de meditación an­tes de pe­ne­trar en los tem­plos.

Atra­ve­san­do el Pa­tio He­xa­go­nal, un nue­vo pór­ti­co se abría al Gran Pa­tio de los Sa­cri­fi­cios, cons­trui­do a co­mien­zos del II en épo­ca de Tra­jano. Se tra­ta de una am­plia ex­pla­na­da, que abar­ca un cam­po y medio de fút­bol, don­de las pie­dras de la an­ti­gua acró­po­lis se es­par­cen des­man­te­la­das. Se­gún los cro­nis­tas ro­ma­nos (Ma­cro­bius, si­glo V), aquí se al­zó, en los orí­ge­nes de Baalbek, una es­ta­tua de Jú­pi­ter He­lio­po­li­tano que ser­vía de orácu­lo. Es­cul­pi­da en oro, mos­tra­ba una di­vi­ni­dad jo­ven con bar­ba sos­te­nien­do en sus pu­ños un lá­ti­go de au­ri­ga y un haz de es­pi­gas de tri­go co­mo si fue­ra un ra­yo. Flan­quea­do por dos to­ros (ani­ma­les que tam­bién acom­pa­ña­ban al dios Ha­dad), en su pe­cho se re­pre­sen­ta­ban imágenes del Sol y de la Lu­na. El orácu­lo de Jú­pi­ter He­li­po­li­tano se ex­pre­sa­ba a tra­vés de los mo­vi­mien­tos de su es­ta­tua (se­gu­ra­men­te res­pon­dien­do a per­cep­cio­nes de ilu­sión óp­ti­ca).

Ochen­ta y cua­tro co­lum­nas de gra­ni­to ro­sa, ex­traí­do de las can­te­ras egip­cias de Asuán, cer­ca­ban una pla­ta­for­ma ele­va­da ar­ti­fi­cial­men­te que abri­ga­ba un com­ple­jo de es­cul­tu­ras y atrios ri­ca­men­te or­na­men­ta­dos con re­lie­ves de tri­to­nes y ne­rei­das. En el cen­tro, un al­tar de sa­cri­fi­cios con­cen­tra­ría la pro­ce­sión de fie­les de­vo­tos que, an­tes de par­ti­ci­par en cual­quier ri­to, ha­bría des­fi­la­do fren­te a dos enor­mes pi­las de agua as­per-

ján­do­se co­mo sím­bo­lo de pu­ri­fi­ca­ción. Des­man­te­la­do por Teo­do­sio, so­bre los ci­mien­tos del al­tar se al­za­ría lue­go una ba­sí­li­ca en ho­nor a San Pedro. Tras­pa­sa­do el um­bral de trán­si­to que sig­ni­fi­ca­ba el com­ple­jo de es­tos tres re­cin­tos, se ac­ce­día has­ta los tem­plos de Jú­pi­ter y Ba­co.

LOS TEM­PLOS OL­VI­DA­DOS

Hoy, su si­lue­ta se re­du­ce a la de seis pi­las­tras que, so­por­tan­do una cor­ni­sa a más de 20 me­tros de al­tu­ra, re­sis­ten es­toi­ca­men­te el pa­so del tiem­po. Ayer, sig­ni­fi­có la obra más ex­tra­or­di­na­ria y mo­nu­men­tal al­can­za­da nun­ca por la in­ge­nie­ría en to­do el Im­pe­rio ro­mano.

Cin­cuen­ta y cua­tro co­lum­nas, las más ex­cel­sas del mundo co­no­ci­do, sos­te­nían el Tem­plo de Jú­pi­ter He­lio­po­li­tano y ele­va­ban la mag­ni­fi­cen­cia con la que Ro­ma ex­ten­día to­da su glo­ria y su po­der so­bre los pue­blos con­quis­ta­dos. Es la ins­crip­ción en gra­fi­to ha­lla­da en uno de sus ca­pi­te­les la que su­gie­re que la obra pu­do ha­ber si­do pues­ta en mar­cha o fi­na­li­za­da al­re­de­dor del año 60 d.C., ba­jo el rei­na­do de Ne­rón [54-68]. Es pro­ba­ble que a fi­na­les del si­glo I el tem­plo ya es­tu­vie­ra fun­cio­nan­do, aun­que las obras de de­co­ra­ción se pro­lon­ga­ran en el tiem­po. La mag­ni­fi­cen­cia del Tem­plo de Jú­pi­ter eclip­sa cuan­do los dio­ses de su al­tar son desahu­cia­dos por el em­pe­ra­dor Teo­do­sio, mien­tras en su po­dio ger­mi­na una ba­sí­li­ca cris­tia­na. Has­ta ocho co­lum­nas son arran­ca­das de sus ci­mien­tos por Jus­ti­niano [483-527] y em­be­lle­cen hoy la ba­sí­li­ca de San­ta Sofía en Cons­tan­ti­no­pla.

El Tem­plo de Ba­co es co­no­ci­do tam­bién co­mo el “pe­que­ño tem­plo”, en su con­tras­te an­te la mag­ni­fi­cen­cia del de Jú­pi­ter. A pri­me­ra vis­ta, su es­tam­pa se con­fun­de de ma­ne­ra inevi­ta­ble con la del Par­te­nón de Ate­nas (447-432 a.C.), en el que pa­re­ce ha­ber­se inspirado pa­ra su cons­truc­ción, aun­que am­plian­do sus di­men­sio­nes. El Tem­plo de Ba­co co­men­zó a cons­truir­se en tiem­pos del em­pe­ra­dor An­to­nino Pio [138-161]; y aun­que fi­na­li­za­do a me­dia­dos del si­glo II, las obras de de­co­ra­ción se pro­lon­ga­rían en el tiem­po pa­ra ser drás­ti­ca­men­te in­te­rrum­pi­das cuan­do los cultos pa­ga­nos fue­ron re­em­pla­za­dos por el cristianismo.

Aun­que el de Ba­co es el tem­plo me­jor con­ser­va­do de Baalbek, to­da­vía

no se sa­be a qué di­vi­ni­dad es­ta­ba de­di­ca­do real­men­te. Es la ba­rro­ca de­co­ra­ción de ra­ci­mos de uva y ama­po­las del pór­ti­co, así co­mo los re­lie­ves en­mar­can­do es­ce­nas in­fan­ti­les del dios Ba­co, la que ha­ce pre­su­mir que es­tas co­lum­nas fue­ron eri­gi­das en ho­nor al se­ñor del vino. Sin em­bar­go, en sus din­te­les se apre­cia un águi­la por­tan­do en sus ga­rras el ca­du­ceo ala­do de ser­pien­tes en­ros­ca­das, sím­bo­lo que iden­ti­fi­ca al dios Mer­cu­rio-Her­mes. Otros au­to­res con­si­de­ran que es­te tem­plo es el que pu­do es­tar con­sa­gra­do a Ve­nus, que se iden­ti­fi­ca­ría con As­tar­té, la dio­sa fe­ni­cia-ca­na­nea de la fer­ti­li­dad y los pla­ce­res car­na­les, cu­yos ojos en pie­dra se­rían tes­ti­go de de­sen­fre­na­dos ri­tos or­giás­ti­cos. Aso­mán­do­se en el re­lie­ve de sus si­lla­res, va­rias di­vi­ni­da­des se des­di­bu­jan irre­co­no­ci­bles des­pués de ha­ber si­do mu­ti­la­dos por los ico­no­clas­tas y de­vo­tos cin­ce­les del Is­lam.

Sea cual fue­re la dei­dad que se apo­sen­tó en sus al­ta­res, trein­ta y tres pel­da­ños ba­jo su pór­ti­co prin­ci­pal son los que hoy, co­mo ayer, con­du­cen al interior de un tem­plo que de­bió es­tar tí­mi­da­men­te ilu­mi­na­do por lám­pa­ras de acei­te. Al fon­do de las co­lum­nas es­tria­das, un do­ble tra­mo de es­ca­li­na­tas con­du­ci­ría has­ta el ady­tum o sanc­tum sanc­to­rum, un re­cin­to cu­yo ac­ce­so es­ta­ría re­ser­va­do a una éli­te de ini­cia­dos. Den­tro, una ade­cua­da at­mós­fe­ra de pe­num­bra ta­mi­za­ría los ra­yos de un sol en el ama­ne­cer, in­vi­ta­do a ser tes­ti­go mu­do de os­cu­ros ri­tos de ini­cia­ción en los que, pro­ba­ble­men­te, se con­ju­ga­se el éx­ta­sis in­du­ci­do por sus­tan­cias psi­co­tró­pi­cas.

Fue­ra de la acró­po­lis que vi­si­tan los es­ca­sí­si­mos tu­ris­tas que lle­gan en un par de mi­cro­bu­ses ca­da fin de se­ma­na, pa­sa des­aper­ci­bi­do un com­ple­jo de co­lum­nas des­an­ge­la­das y si­lla­res huér­fa­nos so­bre los que, a me­dia­dos del si­glo III d.C., de­bió al­zar­se un san­tua­rio al­go más mo­des­to: el Tem­plo de Ve­nus, tam­bién co­no­ci­do co­mo “tem­plo redondo” por su ba­se en he­rra­du­ra.

Fue­ron los pri­me­ros ex­plo­ra­do­res quie­nes aso­cia­ron los mo­ti­vos en re­lie­ve de pa­lo­mas y con­chas ma­ri­nas a un hi­po­té­ti­co cul­to a la ver­sión ro­ma­na de la dio­sa Afro­di­ta. Sus pi­las­tras abra­za­rían otro re­cin­to, más pe­que­ño, co­no­ci­do co­mo Tem­plo de las Mu­sas y cu­ya an­ti­güe­dad po­dría re­mon­tar­se a co­mien­zos del si­glo I d.C. Otros au­to­res, sin em­bar­go, su­gie­ren que es­te san­tua­rio ha­bría es­ta­do de­di­ca­do a la dio­sa For­tu­na (Ty­che en la mi­to­lo­gía grie­ga). Sea co­mo fue­re, su al­tar de­bió es­tar pre­si­di­do por una dei­dad fe­me­ni­na, ya que, con la lle­ga­da del cristianismo, sus si­lla­res fue­ron

EL ES­PLEN­DOR DE BAALBEK se in­te­rrum­pe brus­ca­men­te en el si­glo IV, cuan­do el cristianismo es asi­mi­la­do por el Im­pe­rio ro­mano con Cons­tan­tino pa­ra ins­ta­lar­se lue­go co­mo re­li­gión ofi­cial ba­jo el man­da­to de Teo­do­sio.

re­uti­li­za­dos pa­ra eri­gir una ba­sí­li­ca en ho­nor a San­ta Bár­ba­ra. Pos­te­rior­men­te, con la lle­ga­da de los ára­bes, el re­cin­to que­da­ría prác­ti­ca­men­te se­pul­ta­do por nue­vas cons­truc­cio­nes.

Un cuar­to san­tua­rio, del que so­lo han per­du­ra­do unas cuan­tas es­ca­le­ras que con­du­cen has­ta allí, po­dría ha­ber­se al­za­do en la cer­ca­na co­li­na de Sheikh Ab­da­llah. Los ar­queó­lo­gos con­si­de­ran que po­dría tra­tar­se del Tem­plo de Mer­cu­rio.

VIE­JAS PIE­DRAS... TEM­PLOS NUE­VOS

El es­plen­dor de Baalbek se in­te­rrum­pe brus­ca­men­te en el si­glo IV, cuan­do el cristianismo es asi­mi­la­do por el Im­pe­rio ro­mano con Cons­tan­tino [306-312] pa­ra ins­ta­lar­se lue­go co­mo re­li­gión ofi­cial ba­jo el man­da­to de Teo­do­sio [378-392]. Los gran­des tem­plos se des­po­jan de su fun­ción re­li­gio­sa, los an­ti­guos ído­los son mu­ti­la­dos y las vie­jas pie­dras, can­te­ra pa­ra cons­truir igle­sias. Por si no fue­ra su­fi­cien­te, dos te­rre­mo­tos en la pri­me­ra mi­tad del si­glo VI ter­mi­nan por des­man­te­lar la acró­po­lis ro­ma­na. No obs­tan­te, hay evi­den­cia es­cri­ta de que, a pe­sar de su prohi­bi­ción, los cultos pa­ga­nos per­sis­tie­ron en Baalbek has­ta ca­si medio si­glo an­tes de que lle­ga­ran los ára­bes…

La ocu­pa­ción mu­sul­ma­na a par­tir del año 636 con­ti­nua­rá mo­di­fi­can­do ra­di­cal­men­te el lien­zo mo­nu­men­tal de Baalbek con la cons­truc­ción de una gran mez­qui­ta de estilo ome­ya y una for­ta­le­za que cir­cun­da el com­ple­jo. Tes­ti­go de la pre­sen­cia de los dis­tin­tos ca­li­fa­tos islámicos, la acró­po­lis pre­ser­va­rá sus pie­dras al ser con­si­de­ra­da un ves­ti­gio de los palacios del rey Sa­lo­món. Sin em­bar­go, du­ran­te es­tos si­glos se su­ce­de­rán los pe­río­dos de ines­ta­bi­li­dad y la ciu­da­de­la se­rá ob­je­to de nu­me­ro­sos sa­queos. Sus rui­nas se­rán conquistadas por Sa­la­dino (1175), sul­tán de Egip­to y Siria; y sa­quea­das más tar­de por el Gran Ta­mer­lán (1401), mo­nar­ca de la di­nas­tía ti­mú­ri­da, (con­ti­nua­do­ra del Im­pe­rio mon­gol de Gen­gis Kan) que que­dó so­bre­co­gi­do an­te unas pie­dras que él con­si­de­ró que eran “obra de de­mo­nios”.

A par­tir del año 1516, el va­lle de la Be­kaa, in­te­gra­do en la pro­vin­cia de Da­mas­co, pa­sa­rá a for­mar par­te del ex­ten­so te­rri­to­rio con­quis­ta­do por el Im­pe­rio oto­mano. Y, aun­que hay tes­ti­mo­nio de que Baalbek, ciu­dad de pa­so obli­ga­do pa­ra quie­nes pe­re­gri­na­ban has­ta Je­ru­sa­lén, ha se­du­ci­do a via­je­ros de to­das las épo­cas, lo cier­to es que ha­brá que es­pe­rar pa­ra que su es­plen­dor des­pier­te la cu­rio­si­dad de Oc­ci­den­te…

LAS SEIS CO­LUM­NAS QUE SE MAN­TIE­NEN EN PIE DEL TEM­PLO DE JÚ­PI­TER.

PA­TIO HE­XA­GO­NAL QUE CON­DU­CE HAS­TA LOS TEM­PLOS SA­GRA­DOS.

AC­CE­SO AL COM­PLE­JO MO­NU­MEN­TAL DE BAALBEK.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.