La le­gen­da­ria is­la de ÁVALON

Clio Especial (Spain) - - SUMARIO - POR JOR­GE JI­MÉ­NEZ

PE­SE A QUE SU EXIS­TEN­CIA NO HA PO­DI­DO SER PRO­BA­DA, SON MU­CHOS LOS ES­TU­DIO­SOS QUE HAN LLE­GA­DO A UBI­CAR A LA IS­LA PER­DI­DA DE ÁVALON EN LAS IS­LAS BRI­TÁ­NI­CAS. ALLÍ REPOSARÍA EL TAM­BIÉN LE­GEN­DA­RIO REY AR­TU­RO, DEL CUAL TAM­PO­CO HAY CONSTANTACIÓN REAL DE SU HUE­LLA HIS­TÓ­RI­CA.

AMENUDO LAS LE­YEN­DAS DEL PA­SA­DO LLE­GAN HAS­TA NUES­TROS DÍAS CO­MO UNA MEZ­CLA DE REALI­DAD Y DE FAN­TA­SÍA. Y, en oca­sio­nes, a pe­sar de po­der in­tuir que no son más que le­yen­das, que su exis­ten­cia está ata­da, ex­clu­si­va­men­te, a la ima­gi­na­ción, hay quien se em­pe­ña en tra­tar de de­mos­trar que no son so­lo crea­cio­nes má­gi­cas de la men­te hu­ma­na. Y es que cuan­do cien­cia y ra­zón no son ca­pa­ces de ex­pli­car­nos una par­te de la reali­dad, el te­rreno está sem­bra­do pa­ra que to­do ti­po de pen­sa­mien­to má­gi­co crez­ca sin di­fi­cul­tad.

EN­CLA­VES MI­TO­LÓ­GI­COS

Los lu­ga­res que apa­re­cen en las mi­to­lo­gías de las dis­tin­tas cul­tu­ras han si­do ob­je­to de to­do ti­po de es­pe­cu­la­cio­nes. Por su­pues­to es­tos em­pla­za­mien­tos han si­do bus­ca­dos has­ta la sa­cie­dad, bien por me­ro afán ex­plo­ra­dor, o bien con la in­ten­ción de en­con­trar ob­je­tos sa­gra­dos, te­so­ros, o fa­ma. Uno de es­tos lue­ga­res es la is­la de Ávalon, que apa­re­ce en la mi­to­lo­gía celta y que se­ría el úl­ti­mo re­duc­to del tam­bién le­gen­da­rio Ar­tu­ro.

Aun­que no se han en­con­tra­do prue­bas que de­mues­tren la exis­ten­cia real de Ávalon, al­gu­nos es­tu­dio­sos han lle­ga­do a ubi­car­la en las is­las bri­tá­ni­cas. Otros, la han si­tua­do en al­gún lu­gar del Atlán­ti­co o en el mar Me­di­te­rrá­neo. Asi­mis­mo, el he­mis­fe­rio sur tam­bién ha si­do sos­pe­cho­so de al­ber­gar en su seno la fa­mo­sa is­la mi­to­ló­gi­ca celta.

Pe­se a que na­die ha pi­sa­do nun­ca es­ta is­la, hoy en día mu­chos son los que se con­ti­núan pre­gun­tan­do, si en al­gún mo­men­to de la His­to­ria, es­ta go­zó de exis­ten­cia fí­si­ca, fue­ra de la ima­gi­na­ción de to­do aquel que pen­sa­ba en la le­yen­da. Vea­mos qué in­for­ma­ción te­ne­mos so­bre ella.

EL ORI­GEN DE LA LE­YEN­DA

En su ori­gen, Ávalon ha­bría si­do una is­la cu­bier­ta por man­za­nos, los cua­les da­rían su fru­to du­ran­te to­do el año. Tam­bién se en­con­tra­rían en la is­la vi­des, ce­rea­les en abun­dan­cia y to­do ti­po de plan­tas sil­ves­tres. Tal era la ri­que­za na­tu­ral de la mis­ma que, se­gún cuen­ta la le­yen­da, sus ha­bi­tan­tes no te­nían nin­gu­na ne­ce­si­dad de tra­ba­jar la tie­rra pa­ra ga­nar­se el sus­ten­to. Es­ta vi­sión tan pa­ra­di­sia­ca de la is­la, la aso­cian al­gu­nos his­to­ria­do­res y ex­per­tos con la vi­sión de la mi­to­lo­gía celta an­ti­gua, la cual ha­bla­ba de lu­ga­res idí­li­cos que ha­bi­ta­ban los dio­ses.

El he­cho de que el rey Ar­tu­ro su­pues­ta­men­te mu­rie­ra y fue­ra en­te­rra­do en un lu­gar tan idí­li­co es lo que ha he­cho a los his­to­ria­do­res re­la­cio­nar es­te mi­to con las vie­jas his­to­rias cel­tas. De cual­quier for­ma, te­ne­mos que men­cio­nar, lle­ga­dos a es­te pun­to, otra ver­sión de la le­yen­da que afir­ma que el rey Ar­tu­ro en reali­dad no mu­rió en Ávalon, sino que allí fue don­de, gra­cias a los cui­da­dos de las gen­tes de aque­lla pa­ra­di­sia­ca is­la, se re­cu­pe­ró de su he­ri­da ca­si mor­tal. No mu­rien­do tras la ba­ta­lla de Cam­lann, se ha­bría

que­da­do en Ávalon has­ta nues­tros días. Es­ta ver­sión, otor­ga al fa­mo­so rey el don de la in­mor­ta­li­dad, con­clu­yen­do que aguar­da­ría pre­so en la is­la, has­ta que In­gla­te­rra se vie­ra ne­ce­si­ta­da de su pre­sen­cia en el fu­tu­ro.

El he­cho de que los mon­jes de Glas­ton­bury (si­tua­da en las lla­nu­ras de So­mer­set), a fi­na­les del si­glo XII, ase­gu­ra­ran ha­ber en­con­tra­do un sar­có­fa­go que co­rres­pon­de­ría con el de Ar­tu­ro, hi­zo a la sociedad de la épo­ca pen­sar, apa­ren­te­men­te de ma­ne­ra erró­nea, a las gen­tes de la épo­ca que allí se­ría don­de en el pa­sa­do es­tu­vo Ávalon.

Re­cor­de­mos que una de las ver­sio­nes de la le­yen­da del rey Ar­tu­ro, ase­gu­ra­ba que mu­rió en la is­la má­gi­ca, fue esto lo que lle­vó a pen­sar que el ha­llaz­go del su­pues­to ataúd, sig­ni­fi­ca­ba que allí ha­bía es­ta­do en el pa­sa­do Ávalon. La ins­crip­ción que los mon­jes en­con­tra­rían gra­ba­da en la madera fue: "Hic ia­cet se­pul­tus rex Art­hu­rurs in in­su­la Ava­lo­nia". Lo que en la­tín sig­ni­fi­ca: “Aquí ya­ce se­pul­ta­do el rey Ar­tu­ro en la is­la de Ávalon". Se­gún ex­per­tos his­to­ria­do­res, el ha­llaz­go del si­glo XII no es más que una men­ti­ra, se­gu­ra­men­te tra­ma­da pa­ra con­se­guir pe­re­gri­nos al mo­nas­te­rio de Glas­ton­bury. Esto lo ba­san en que la es­cri­tu­ra que los re­li­gio­sos di­je­ron ha­ber en­con­tra­do, no co­rres­pon­de­ría con el estilo de es­cri­tu­ra uti­li­za­do en el si­glo VI, año en que, de ha­ber exis­ti­do, ha­bría vi­vi­do el rey in­glés. Por lo tan­to, es­ta prue­ba, di­ga­mos ar­queo­ló­gi­ca, que­da in­va­li­da­da por los his­to­ria­do­res, que más que una evi­den­cia, en­cuen­tran en ella un in­ten­to de fal­si­fi­ca­ción de la His­to­ria.

DES­MON­TAN­DO A GLAS­TON­BURY

Pe­ro hay un da­to que pue­de ha­cer coin­ci­dir el asun­to de Glas­ton­bury con la is­la de Ávalon. En el pa­sa­do, Glas­ton­bury fue un te­rreno ele­va­do, si bien es cier­to que no es­tu­vo ro­dea­do por agua, pro­pia­men­te di­cho, sí lo es­tu­vo por pan­ta­nos, lo que ha­bría da­do a la ciu­dad un as­pec­to de is­la. Es­te da­to, hi­zo te­ner en cuen­ta a mu­chos his­to­ria­do­res que ca­bía la po­si­bi­li­dad, de que ese fue­ra el en­cla­ve de Ávalon. Ello uni­do al su­pues­to se­pul­cro de Ar­tu­ro, hi­zo pen­sar du­ran­te mu­chos años a los es­tu­dio­sos que la le­yen­da era, por lo tan­to, cier­ta.

De he­cho, las pe­re­gri­na­cio­nes a Glas­ton­bury se si­guen pro­du­cien­do, ha­bien­do bas­tan­te gen­te que man­tie­ne la creen­cia de que tan­to la tum­ba co­mo el lu­gar co­rres­pon­den con lo que cuen­ta la le­yen­da. Pe­ro co­mo ya ade­lan­tá­ba­mos an­te­rior­men­te no son po­cos los his­to­ria­do­res que han ti­ra­do por tie­rra es­ta teo­ría, ta­chan­do de fal­so el he­cho de que esa co­li­na sea el em­pla­za­mien­to de la is­la má­gi­ca.

A to­do ello te­ne­mos que su­mar­le el he­cho de que a día de hoy se conoce con to­tal cer­te­za el nom­bre que re­ci­bía la co­li­na de Glas­ton­bury en el pa­sa­do, y le­jos de ser “Ávalon”, su nom­bre era Ines­wi­trin. Otro ar­gu­men­to más en con­tra que acu­mu­lan tan­to el Ar­tu­ro co­mo la fal­sa ubi­ca­ción de la is­la.

HAY UN DA­TO QUE PUE­DE HA­CER COIN­CI­DIR A GLAS­TON­BURY CON LA IS­LA DE ÁVALON. En el pa­sa­do, es­ta fue un te­rreno ele­va­do, ro­dea­do por pan­ta­nos, que le ha­brían da­do a la ciu­dad de Ca­me­lot un as­pec­to de is­la.

La exis­ten­cia de la is­la de Ávalon está, se­gún al­gu­nas ver­sio­nes, tre­men­da­men­te li­ga­da a la his­to­ria del mo­nar­ca Ar­tu­ro. De he­cho, hay teo­rías que di­cen que la is­la, al­ber­ga­ba en reali­dad a su her­ma­nas­tra Mor­ga­na, he­chi­ce­ra, con quien ya ve­re­mos que el rey ten­drá un hi­jo in­ces­tuo­so, que él mis­mo aca­ba­rá ma­tan­do en la ba­ta­lla de Cam­lann.

PA­SA­DO ARTÚRICO

Ar­tu­ro na­ció fru­to de un ro­man­ce de su pa­dre, Ut­her Pen­dra­gon (Gran Rey de Bri­ta­nia), con la es­po­sa del en­ton­ces du­que de Tin­ta­ge­lo, Lady Igrai­ne. Cuan­do la da­ma lle­gó al cas­ti­llo del rey acom­pa­ña­da de su es­po­so, Ut­her que­dó lo­ca­men­te enamo­ra­do de ella. Se­gún cuen­ta la le­yen­da, su ob­se­sión fue tan grande que el du­que man­dó en­ce­rrar a su es­po­sa en Tin­ta­gel, le­jos de las ga­rras del gran rey. Aquí es don­de en­tra en jue­go el per­so­na­je de Mer­lín, el fa­mo­so ma­go. A él le fue en­car­ga­da la ta­rea de fa­bri­car un elixir má­gi­co que con­vir­tie­ra al rey en el du­que, de es­ta for­ma, po­dría acos­tar­se con Lady Igrai­ne sin que na­die sos­pe­cha­ra na­da. Pe­ro el tra­to no es­tu­vo exen­to de be­ne­fi­cio pa­ra el ma­go. El hi­jo que re­sul­ta­ra, fru­to de la aven­tu­ra del rey y la du­que­sa, le se­ría ce­di­do a Mer­lín pa­ra que es­te se ocu­pa­ra de él. La his­to­ria cuen­ta que, efec­ti­va­men­te, de aque­lla prohi­bi­da re­la­ción na­ció quien se­ría uno de los per­so­na­jes más fa­mo­sos de la li­te­ra­tu­ra in­gle­sa, Ar­tu­ro. Tras na­cer, el ma­go Mer­lín, se­gún lo acor­da­do con el rey Ut­her, re­ci­bió al pe­que­ño, ha­cién­do­se car­go de su edu­ca­ción. Se­gún po­de­mos ver en la le­yen­da, Mer­lín no so­lo se con­vir­tió en la per­so­na que cui­dó de Ar­tu­ro, sino que fue su men­tor, su con­se­je­ro, y la per­so­na gra­cias a la cual se con­ver­ti­ría en el in­men­so per­so­na­je que hoy co­no­ce­mos.

La gran­de­za de Ar­tu­ro co­men­za­ría a fra­guar­se tras la muer­te de su pa­dre. Mu­chos fue­ron, co­mo cuen­ta la le­yen­da, los ca­ba­lle­ros y no­bles que se dispu­taron el as­cen­so al trono de Bri­ta­nia. Al en­con­trar­se en es­ta te­si­tu­ra, Mer­lín re­cu­rrió a la Ex­ca­li­bur, una es­pa­da sa­gra­da cla­va­da en una pie­dra. La tra­di­ción ase­gu­ra­ba que quien lo­gra­ra sa­car­la de la pie­dra se con­ver­ti­ría en el he­re­de­ro del reino de Bri­ta­nia por de­re­cho. Sea co­mo fue­re, lo cier­to es que Ar­tu­ro fue pro­cla­ma­do rey de Bri­ta­nia. Mer­lín, aun­que en un pri­mer mo­men­to te­nía pen­sa­do re­ti­rar­se al co­ra­zón del bos­que don­de vi­vía co­mo he­chi­ce­ro, cam­bió de opinión y se que­dó jun­to a su dis­cí­pu­lo pa­ra acon­se­jar al nue­vo rey en los asun­tos de go­bierno. El mo­nar­ca fun­dó la ciu­dad de Ca­me­lot, fa­mo­sa en la li­te­ra­tu­ra, des­de don­de di­ri­gió su reino con la ines­ti­ma­ble ayu­da de su ma­go de con­fian­za, Mer­lín.

AMOR PROHI­BI­DO

Por otro la­do, Ar­tu­ro te­nía una her­ma­nas­tra, por par­te de pa­dre, cu­yo nom­bre era Mor­ga­na. Al­gu­nas his­to­rias apun­tan a que el rey no sa­bía de la exis­ten­cia de su her­ma­nas­tra. Otras, sin em­bar­go, no se-

ña­lan na­da de la re­la­ción en­tre am­bos, pe­ro cuen­tan có­mo Mor­ga­na se ha­bría he­cho pa­sar por la es­po­sa del mo­nar­ca, me­dian­te al­gu­na cla­se de sor­ti­le­gio pa­ra acos­tar­se con él.

La ver­sión exen­ta de mal­da­des y bru­je­rías, nos cuen­ta que, an­tes de lle­gar al trono de Bri­ta­nia, Ar­tu­ro se enamo­ró per­di­da­men­te de su her­ma­nas­tra, y ella de él. Fru­to de esos amo­res, con­ci­bie­ron un hi­jo. A to­do esto, los aman­tes no ha­bían des­cu­bier­to su pa­ren­tes­co. Con­vie­ne re­cor­dar en es­te pun­to que sien­do un re­cién na­ci­do, el mo­nar­ca ha­bría si­do en­tre­ga­do a Mer­lín, con lo cual no ten­dría co­no­ci­mien­to al­guno de la fa­mi­lia que de­ja­ba atrás al mar­char­se con el he­chi­ce­ro.

La ver­sión don­de la ma­li­cia de Mor­ga­na jue­ga su pa­pel cuen­ta que, la he­chi­ce­ra, se ha­bría he­cho pa­sar por la que era mu­jer de Ar­tu­ro, Gi­ne­bra. La que, por cier­to, se­gún la le­yen­da, en­ga­ña­ba al rey con Lan­ce­lot, un ca­ba­lle­ro al ser­vi­cio del mo­nar­ca. De tal for­ma a Ar­tu­ro se le abrían dos fren­tes, el he­cho de dar con su de­sen­ga­ño sen­ti­men­tal con Gi­ne­bra y el desas­tre de ha­ber con­ce­bi­do un hi­jo con su her­ma­na, ba­jo uno de los he­chi­zos de es­ta. Res­pec­to de los aman­tes, Ar­tu­ro los man­dó apre­sar pa­ra ajus­ti­ciar­los. Y cuan­do se en­te­ró que su her­ma­nas­tra te­nía a su úni­co e in­ces­tuo­so hi­jo en sus ma­nos, or­de­nó to­mar a to­dos los ni­ños que ha­brían na­ci­do por el mis­mo tiem­po y de­jar­los en una bal­sa a la de­ri­va pa­ra que mu­rie­ran, y así bo­rrar la man­cha del in­ces­to de su vi­da.Pe­ro Mor­ga­na ya se ha­bía an­ti­ci­pa­do al rey, y es­ca­pan­do con su re­to­ño a un bos­que se­cre­to, se ha­bía pues­to a sal­vo. Con lo que, por mu­chos es­fuer­zos que hi­cie­ra Ar­tu­ro por per­se­guir a su des­pre­cia­do vás­ta­go, no con­si­guió ab­so­lu­ta­men­te na­da.

Mor­ga­na dio a luz a Mor­dred, a quien su pa­dre nun­ca re­co­no­ció. Apro­ve­chan­do que Ar­tu­ro mar­cha­ría al sur, cru­zan­do el Ca­nal de la Man­cha pa­ra ata­car al em­pe­ra­dor Lu­cio Ti­be­rio (que pa­re­ce ser un em­pe­ra­dor ro­mano fic­ti­cio, crea­do por lo que se conoce co­mo

le­yen­das ar­tú­ri­cas), Mo­dred se co­ro­nó a sí mis­mo y además tu­vo la in­ten­ción de ca­sar­se con Gi­ne­bra, que al final no ha­bía si­do eje­cu­ta­da por Ar­tu­ro. La es­po­sa del mo­nar­ca se re­fu­gió en el mo­nas­te­rio de Glas­ton­bury pa­ra evi­tar caer en las ma­nos del que era su hi­jas­tro.

EL FINAL DE AR­TU­RO

A su vuel­ta, Ar­tu­ro com­ba­tió en per­so­na con­tra su pro­pio hi­jo en la ba­ta­lla de Cam­lann. El com­ba­te fi­na­li­zó fa­vo­ra­ble a Ar­tu­ro, aun­que es­te fue he­ri­do gra­ve­men­te. Aquí las his­to­rias que se cuen­tan to­man ca­mi­nos dis­tin­tos. Unos di­cen que en reali­dad no mu­rió, sino que fue aten­di­do por las gen­tes má­gi­cas de Ávalon. Otros, sin em­bar­go que, efec­ti­va­men­te, Mor­dred lo­gró cau­sar­le la muer­te. Am­bos cuer­pos, se­gún la le­yen­da ha­brían si­do re­co­gi­dos por Mor­ga­na, que vi­vi­ría en la is­la de Ávalon, se­pul­tán­do­los en el má­gi­co lu­gar.

En cual­quier ca­so, des­can­sen don­de des­can­sen los res­tos del fa­mo­so mo­nar­ca, nun­ca han si­do en­con­tra­dos, al igual que Ávalon, is­la que apa­re­ce es­tre­cha­men­te li­ga­da a él.

Hay his­to­ria­do­res que pien­san que la is­la no es otra co­sa que la bri­ta­ni­za­ción de la le­yen­da ir­lan­de­sa de Emain Ablach, idí­li­ca igual que Ávalon, re­ple­ta de man­za­nos de im­po­nen­tes fru­tos. Tam­bién hay quien se­ña­la que es una adap­ta­ción al pa­no­ra­ma bri­tá­ni­co del mundo nór­di­co de Hel­heim, el reino de la muer­te de la mi­to­lo­gía nór­di­ca.

Sea co­mo fue­re, al igual que ocu­rre con otros mu­chos lu­ga­res des­apa­re­ci­dos o so­bre los que pe­sa la enor­me som­bra de la du­da so­bre su exis­ten­cia, Ávalon no ha si­do nun­ca ja­más en­con­tra­da. Tam­po­co hay evi­den­cias de nin­gún ti­po que mues­tren que la is­la pu­do exis­tir y des­apa­re­cer en un de­ter­mi­na­do mo­men­to de la His­to­ria. Lo que sí sa­be­mos con cer­te­za es que es una pie­za cla­ve en el de­sa­rro­llo de la le­yen­da del rey Ar­tu­ro, que tan­tas ve­ces ha si­do tra­ta­da por la li­te­ra­tu­ra bri­tá­ni­ca, fran­ce­sa e in­clu­so es­pa­ño­la.

AN­TI­GUA ABA­DÍA DE GLAS­TON­BURY, SU­PUES­TO LU­GAR DE DES­CAN­SO DEL REY AR­TU­RO.

SU­PUES­TA TUM­BA DEL REY AR­TU­RO, UBI­CA­DA EN LA ABA­DÍA DE GLAS­TON­BURY.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.