LYONESSE, el ori­gen de la le­yen­da ar­tú­ri­ca

Clio Especial (Spain) - - SUMARIO - POR JOR­GE JI­MÉ­NEZ

Las gran­des le­yen­das de hé­roes sue­len go­zar de cier­ta ve­ro­si­mi­li­tud. Si bien es cier­to que en al­gu­nos de los re­la­tos pue­de iden­ti­fi­car­se la pro­pa­gan­da, en otros, los es­ce­na­rios rea­les y da­tos cier­tos de aque­lla épo­ca, ha­cen a los his­to­ria­do­res plan­tear­se la exis­ten­cia de al­go que a pri­me­ra vis­ta pa­re­cía una me­ra le­yen­da. En la le­yen­da del rey Ar­tu­ro hay mu­chos im­po­si­bles, pa­ra em­pe­zar el de la es­pa­da má­gi­ca, o la “da­ma del la­go”, que se­gún qué ver­sio­nes fue la que le en­tre­gó a Ex­ca­li­bur.

En cual­quier ca­so, las le­yen­das que han lle­ga­do has­ta nues­tros días si­guen in­ci­tan­do a mu­chos ex­per­tos a re­bus­car en la His­to­ria y en los re­la­tos con el fin de en­con­trar al­go que prue­be la exis­ten­cia de los mi­tos. Esto es pre­ci­sa­men­te lo que ocu­rrió con Lyonesse, tie­rra don­de, su­pues­ta­men­te, en el pa­sa­do es­tu­vo la ciu­dad de Ca­me­lot, fun­da­da por el rey Ar­tu­ro. La le­yen­da ar­tú­ri­ca bri­tá­ni­ca ha da­do exis­ten­cia tan­to al ci­ta­do mo­nar­ca co­mo su ciu­dad, y por su­pues­to Lyonesse, tie­rra de don­de sal­dría el héroe Tris­tán, uno de los ca­ba­lle­ros de más va­lor en la Me­sa Re­don­da, y que tie­ne su pro­pia le­yen­da.

PA­RAÍ­SO IS­LE­ÑO

Lyonesse era el país is­le­ño, don­de la le­yen­da situaría la fa­mo­sa ciu­dad de Ca­me­lot. Su em­pla­za­mien­to geo­grá­fi­co está ubi­ca­do en el Océano Atlán­ti­co, fren­te a las cos­tas de Cor­nua­lles y en las Is­las Sor­lin­gas. Pe­ro el he­cho de que se plan­tee la exis­ten­cia o no de Lyonesse no se ba­sa ex­clu­si­va­men­te en la le­yen­da. Las is­las es­con­den un mis­te­rio que has­ta aho­ra no ha po­di­do ser re­suel­to, ni por la cien­cia ni por los his­to­ria­do­res, ocea­nó­gra­fos o ex­per­tos en la ma­te­ria: en el pa­sa­do po­drían ha­ber per­di­do su­per­fi­cie. Es de­cir que, con el pa­so de los años, las is­las ha­brían per­di­do ex­ten­sio­nes de tie­rra, que las han de­ja­do co­mo se ven en la ac­tua­li­dad, muy di­fe­ren­te a co­mo fue­ron en el pa­sa­do. Esto lo ob­ser­vó Wi­lliam Bor­la­se, geó­lo­go y na­tu­ra­lis­ta, ya en el si­glo XVIII, cuan­do ad­vir­tió que unas pie­dras aso­ma­ban a la su­per­fi­cie del océano, de­no­mi­na­das Sam­son Flat. Es­toa ven­drían a ser la prue­ba de que hay una par­te de la is­la su­mer­gi­da que an­tes no lo es­tu­vo. Además, se en­con­tra­ron estructuras de pie­dra que in­di­ca­ban ser una es­pe­cie de pa­re­des que de­li­mi­ta­ban fin­cas. Con lo cual, ha­bría ha­bi­do co­rra­les, par­ce­las que ha­brían que­da­do hun­di­das en el mar.

Pe­ro la idea de la pér­di­da de te­rreno de las is­las Sor­lin­gas, no se sos­tie­ne so­lo con las ob­ser­va­cio­nes

EL RE­LA­TO DE LA CIU­DAD PER­DI­DA DE LYONESSE EN­CIE­RRA UNA DE LAS MA­YO­RES HIS­TO­RIAS DEL PA­SA­DO MI­TO­LÓ­GI­CO: EL ORI­GEN DEL REY AR­TU­RO. ¿PO­DRÍA SER EL PER­SO­NA­JE DE TRIS­TÁN E ISOL­DA EL VER­DA­DE­RO LAN­CE­LOT?

LAS LE­YEN­DAS que han lle­ga­do has­ta nues­tros días si­guen in­ci­tan­do a mu­chos ex­per­tos a re­bus­car en la His­to­ria y en los re­la­tos del pa­sa­do con el fin de en­con­trar al­gu­na pis­ta que pue­da pro­bar la exis­ten­cia real de los mi­tos.

de Bor­la­se, sino que exis­ten otro ti­po de evi­den­cias que apun­tan a ello. Por ejem­plo, está el ha­llaz­go de ci­mien­tos de cons­truc­cio­nes que ha­bría ha­bi­do allí, además de tum­bas su­mer­gi­das so­lo par­cial­men­te. Esto ha lle­va­do a pen­sar que las Sor­lin­gas fue­ron más gran­des de lo que son ac­tual­men­te.

Al con­tra­rio de lo que se pue­da pen­sar de las is­las del atlán­ti­co, las Sor­lin­gas cuen­tan con un efec­to mo­de­ra­dor del océano, además de la in­fluen­cia de la co­rrien­te del Gol­fo, que, sien­do cá­li­da, im­pi­de que en las is­las ha­ya nie­ve, es­car­cha o frío ex­tre­mo. El cul­ti­vo de flo­res es una de las prin­ci­pa­les ac­ti­vi­da­des del lu­gar jun­to con el tu­ris­mo. De he­cho, gra­cias a es­tas con­di­cio­nes cli­má­ti­cas fa­vo­ra­bles, aquí na­cen an­tes los nar­ci­sos que en Gran Bre­ta­ña. Por lo tan­to, lo que se cuen­ta en la le­yen­da, de gen­tes ro­dea­das de jar­di­nes y de tie­rras fér­ti­les no va na­da des­en­ca­mi­na­do con la reali­dad, dan­do ve­ro­si­mi­li­tud al, qui­zá, re­la­to fan­tás­ti­co. Aun­que ha­ya he­chos que coin­ci­dan, lo cier­to es que, has­ta don­de se sa­be, no se conoce de una subida del ni­vel del mar en el pa­sa­do, ca­paz de se­pul­tar ba­jo las aguas se­me­jan­tes ex­ten­sio­nes de tie­rra. Qui­zá sea al­go que tie­ne que se­guir in­ves­ti­gán­do­se, y que, sin du­da, lle­va­rá mu­chos años sa­car en cla­ro.

EN BUS­CA DE CA­ME­LOT

La su­ge­ren­cia de que de­ba­jo del agua pu­die­ran en­con­trar­se las tie­rras per­di­das, don­de es­ta­ría, en­tre otras co­sas, la ciu­dad de Ca­me­lot, la pu­so por pri­me­ra vez so­bre la me­sa, se­gún sa­be­mos, Ri­chard Ca­rew, his­to­ria­dor bri­tá­ni­co que vi­vió en­tre los años 1555 y 1620. Evi­den­te­men­te, con los avan­ces de su tiem­po, po­de­mos aven­tu­rar­nos a pen­sar que po­co apo­yo en la cien­cia tu­vo el es­tu- dio­so a la ho­ra de afir­mar se­me­jan­te cues­tión. Pe­ro sea co­mo fue­re ello sen­tó pre­ce­den­te pa­ra que has­ta en la ac­tua­li­dad se si­ga in­ves­ti­gan­do, y qui­zá en un fu­tu­ro no muy pró­xi­mo co­noz­ca­mos más da­tos so­bre las tie­rras su­mer­gi­das de las is­las Sor­lin­gas.

Las tie­rras don­de se situaría Lyonesse son la cu­na de Tris­tán, uno de los ca­ba­lle­ros del rey Ar­tu­ro, que la le­yen­da con­vir­tió en héroe, y en ca­ba­lle­ro de la me­sa re­don­da del mo­nar­ca.

Tris­tán tie­ne una his­to­ria pro­pia, que le fue da­da por la mi­to­lo­gía bri­tá­ni­ca. Se tra­ta de la le­yen­da de Tris­tán e Isol­da que pa­sa­re­mos a con­tar a con­ti­nua­ción, don­de ya se men­cio­nan las tie­rras de Lyonesse,.

LA SU­GE­REN­CIA de que de­ba­jo del agua pu­die­ran en­con­trar­se la ciu­dad per­di­da de Ca­me­lot la pu­so por pri­me­ra vez so­bre la me­sa el his­to­ria­dor bri­tá­ni­co Ri­chard Ca­rew, quien vi­vió en­tre los años 1555 y 1620.

Así pues, Tris­tán era hi­jo del rey de Lyonesse y de Blan­ca­flor (Blan­che­fleur, en al­gu­nos re­la­tos). El pa­dre del que se con­ver­ti­rá en héroe más tar­de, mue­re an­tes de que el ni­ño naz­ca, sien­do cria­do por una es­pe­cie de con­se­je­ro lla­ma­do Go­ver­nal o Ku­ver­nal, de­pen­de de la ver­sión de la his­to­ria que con­sul­te­mos. El he­cho de que fue­ra cria­do por es­te úl­ti­mo se de­be a que su ma­dre, al mo­rir su pa­dre, fa­lle­ció de pe­na, que­dan­do el pe­que­ño huér­fano de am­bos. El con­se­je­ro, fiel ami­go de la que fue­ra su ma­dre, le en­se­ñó al jo­ven a ma­ne­jar­se con la es­pa­da, además de lec­cio­nes de jus­ti­cia, so­bre to­do de la de­fen­sa de los más dé­bi­les. Re­ci­bió tam­bién una edu­ca­ción más no­ble, de he­cho, los re­la­tos cuen­tan que ha­bría apren­di­do a to­car el ar­pa con ha­bi­li­dad y a mon­tar a ca­ba­llo. Isol­da, por otro la­do, era hi­ja del rey de Ir­lan­da.

El tío de Tris­tán, Mark, go­ber­na­ba en el reino de Cor­nua­lles. De su go­bierno na­da se des­ta­ca en es­pe­cial en la le­yen­da, sal­vo el he­cho de que te­nía una deu­da pen­dien­te con el mo­nar­ca ir­lan­dés, y que to­dos los años de­bía en­viar­le 300 jó­ve­nes de sus te­rri­to­rios. Con el pa­so de los años, es­te abu­si­vo con­tra­to fue po­co a po­co de­ján­do­se de cum­plir por par­te del tío de Tris­tán, has­ta que se ne­gó por com­ple­to a lle­var­lo a ca­bo. Aquí es don­de nos en­con­tra­mos con la par­te épi­ca de la le­yen­da. Y es que, al en­te­rar­se del in­cum­pli­mien­to del pac­to, el rey ir­lan­dés pro­pu­so a su ho­mó­ni­mo de Cor­nua­lles un com­ba­te. Mor­holt, cu­ña­do del mo­nar­ca de Ir­lan­da, se en­fren­ta­ría a un cam­peón que Mark pro­pu­sie­se, si re­sul­ta­ba ven­ce­dor el enviado de Cor­nua­lles, el pac­to se zan­ja­ría de in­me­dia­to en su fa­vor. Pe­ro, por el con­tra­rio, el gi­gan­te, ven­cía, to­do que­da tal y co­mo ha­bría si­do has­ta la fe­cha. Al co­no­cer la pro­po­si­ción del rey de Ir­lan­da, Tris­tán no se lo pen­só dos ve­ces. Gra­cias a los co­no­ci­mien­tos en el com­ba­te que le ha­bría da­do Go­ver­nal, se pro­pu­so co­mo cam­peón de Cor­nua­lles, a fin de ga­nar­se el fa­vor de su tío y mos­trar­se fiel al mis­mo. El com­ba­te no fue fá­cil, co­mo ya po­de­mos ima­gi­nar, Fi­nal­men­te, se­gún cuen­ta la le­yen­da, el héroe triun­fó so­bre Mor­holt, que fue de­rro­ta­do en jus­ta lu­cha. Si bien es cier­to que la vic­to­ria fue fa­vo­ra­ble al de Cor­nua­lles, la ba­ta­lla le pa­só fac­tu­ra, ha­bía si­do al­can­za­do y he­ri­do por una ja­ba­li­na en­ve­ne­na­da de su ad­ver­sa­rio. Tris­tán fue diag­nos­ti­ca­do co­mo in­cu­ra­ble, y se le aban­do­nó a la de­ri­va en una bar­ca. Ca­sual­men­te la em­bar­ca­ción lle­gó a las cos­tas de Ir­lan­da, don­de fue re­co­gi­do en es­ta­do por una rei­na ma­ga, que se su­po­ne que era la ma­dre de Isol­da. El

AUN­QUE LA VIC­TO­RIA LE FUE FA­VO­RA­BLE A TRIS­TÁN, la ba­ta­lla le pa­só fac­tu­ra. Ha­bía si­do al­can­za­do y he­ri­do por una ja­ba­li­na en­ve­ne­na­da de su ad­ver­sa­rio. Tris­tán fue diag­nos­ti­ca­do co­mo in­cu­ra­ble, y se le aban­do­nó a la de­ri­va en una bar­ca.

jo­ven no dio pis­tas en nin­gún mo­men­to de su iden­ti­dad. Con una suer­te de he­chi­zos, la rei­na bruja le con­si­guió cu­rar. En­tre tan­to, Tris­tán le con­fe­sa­ría a Isol­da, apo­da­da “la de ca­be­llos do­ra­dos” quién era y por qué ha­bría aca­ba­do así. Con el pa­so del tiem­po el jo­ven de Lyonesse vio que su es­tan­cia en Ir­lan­da ya se ha­bía pro­lon­ga­do en de­ma­sía.

Cuan­do lle­gó a Cor­nua­lles y se en­con­tró con su tío, es­te es­ta­ba in­mer­so en un mar de pro­ble­mas, cau­sa­dos por las pre­sio­nes de su círcu­lo más cer­cano que le in­ci­ta­ban a ca­sar­se.

Tris­tán, de nue­vo, se ofre­ció pa­ra ayu­dar a su tío. Ca­yó en la cuen­ta de que Isol­da era tan ru­bia co­mo el rey de­man­da­ba, con lo que, pi­dién­do­le per­mi­so, par­tió con una co­mi­ti­va ha­cia Ir­lan­da pa­ra pe­dir la mano de la jo­ven.

LYONESSE, EL ORI­GEN DEL HÉROE

Pues­ta en aviso de la di­fe­ren­cia de edad en­tre Isol­da y el rey de Cor­nua­lles, la ma­dre de la jo­ven ela­bo­ró una pó­ci­ma de amor, tan po­ten­te que de­ja­ría enamo­ra­dos a los que la to­ma­ran de por vi­da. Isol­da fue ad­ver­ti­da por su ma­dre del pe­li­gro de se­me­jan­te elixir y lo pu­so a buen re­cau­do. Du­ran­te el via­je, la jo­ven co­me­tió el error de con­fun­dir el elixir con agua. An­tes de en­tre­gar­le la be­bi­da a Tris­tán be­bió

TRIS­TÁN E ISOL­DA con­si­guie­ron re­te­ner su amor has­ta que ella se des­po­só con el rey Mark. En lo pos­te­rior a la bo­da, la reali­dad ha­bría si­do muy di­fe­ren­te. ¿Po­dría ser es­ta la his­to­ria del rey Ar­tu­ro, Gi­ne­bra y Lan­ce­lot?

pri­me­ro ella un pe­que­ño sor­bo. Pos­te­rior­men­te el jo­ven tam­bién dio un tra­go. De es­ta ma­ne­ra tan ac­ci­den­tal que­da­ron los dos pro­fun­da­men­te enamo­ra­dos pa­ra to­da la eter­ni­dad. Se­gún cuen­ta la his­to­ria, el via­je a Cor­nua­lles se con­vir­tió en to­do un su­pli­cio pa­ra los enamo­ra­dos que de­ci­die­ron lu­char con­tra el amor que se pro­fe­sa­ban el uno al otro.

Tris­tán e Isol­da con­si­guie­ron re­te­ner su amor has­ta que ella se des­po­só con el rey Mark. En lo pos­te­rior a la bo­da, la reali­dad ha­bría si­do muy di­fe­ren­te, los aman­tes no se ha­brían po­di­do con­te­ner, te­nien­do en­tre ellos nu­me­ro­sos en­cuen­tros. Además, se­gún cuen­ta la le­yen­da, las mi­ra­das en­tre los enamo­ra­dos, le­van­ta­ron sos­pe­chas en la cor­te del rey Mark. Ta­les eran los ru­mo­res que co­rrían so­bre los dos jó­ve­nes que el rey de Cor­nua­lles de­ci­dió ex­pul­sar a su so­brino del cas­ti­llo de Tin­ta­gel, pa­ra man­te­ner­le ale­ja­do de su es­po­sa.

Des­pués de un tiem­po, el rey de Cor­nua­lles pa­re­ció con­ven­ci­do de que no ha­bía pe­li­gro y per­mi­tió vol­ver a su so­brino. Pe­ro los aman­tes con­ti­nua­ron vién­do­se a es­con­di­das has­ta que fue­ron des­cu­bier­tos por uno de los no­bles que es­ta­ban en la cor­te del rey.

El rey y los no­bles tra­ma­ron un plan pa­ra pi­llar a Tris­tán y a Isol­da en uno de sus en­cuen­tros. La es­tra­te­gia que si­guie­ron fue es­par­cir en los al­re­de­do­res de la ca­ma del dor­mi­to­rio de Isol­da ha­ri­na, pa­ra de­jar cons­tan­cia de las hue­llas del aman­te que de­be­ría lle­gar esa mis­ma no­che.

De nue­vo la as­tu­cia de Tris­tán es­tu­vo por en­ci­ma de la de su tío. Aler­ta­do de la pre­sen­cia de ha­ri­na, sal­tó a la ca­ma don­de tu­vo un en­cuen­tro con su ama­da Isol­da. Pos­te­rior­men­te, del mis­mo mo­do se mar­chó al ad­ver­tir cer­ca­na la pre­sen­cia del so­be­rano. A pe­sar de su in­te­li­gen­cia, Tris­tán co­me­tió un gra­ve error: no se dio cuen­ta de que te­nía una he­ri­da en una pier­na que san­gra­ba, con que, por mu­chos sal­tos que die­ra sin pi­sar la ha­ri­na, es­ta y las sá­ba­nas se en­con­tra­ban man­cha­das de su san­gre. Por lo tan­to, fue des­cu­bier­to co­me­tien­do trai­ción con­tra su tío.

SU­PUES­TA UBI­CA­CIÓN DE LA LE­GEN­DA­RIA CIU­DAD DE LYONESSE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.