BETSAIDA, la ciu­dad de los evan­ge­lios

LOS EVAN­GE­LIOS NOS PO­NEN SO­BRE LA PIS­TA DE UNA CIU­DAD PER­DI­DA, BETSAIDA.

Clio Especial (Spain) - - SUMARIO - POR JOR­GE JI­MÉ­NEZ

LAS CIU­DA­DES PER­DI­DAS SON, SIN DU­DA, UNO DE LOS MA­YO­RES MIS­TE­RIOS QUE SI­GUEN LLA­MAN­DO LA ATEN­CIÓN DE LOS HIS­TO­RIA­DO­RES DE NUES­TRO TIEM­PO. En al­gu­nos ca­sos, es­tas pue­de que nun­ca ha­yan exis­ti­do, que sean, sim­ple­men­te, una in­ven­ción fru­to de le­yen­das, mi­tos o la ima­gi­na­ción. Pe­ro no son, pre­ci­sa­men­te, los lu­ga­res ima­gi­na­rios los que atraen a los his­to­ria­do­res, a los ar­queó­lo­gos y de­más in­ves­ti­ga­do­res. Siem­pre y cuan­do, en al­gún lu­gar del mundo, exis­ta una mí­ni­ma evi­den­cia que sig­ni­fi­que la po­si­ble exis­ten­cia de un lu­gar “per­di­do”, allá se di­ri­gi­rán un sin­fín de in­ves­ti­ga­cio­nes.

Es­te es el ca­so de Betsaida, ubi­ca­do en Is­rael. No en vano, La ciu­dad es men­cio­na­da en la Bi­blia, y por di­ver­sos his­to­ria­do­res ta­les co­mo Fla­vio Jo­se­fo y Pli­nio el Vie­jo.

Y es que de en­con­trar­se Betsaida, y otras mu­chas ciu­da­des per­di­das, se con­fir­ma­rían, en par­te, mu­chas de las le­yen­das, re­la­tos y mi­tos de nues­tra His­to­ria. Aun­que, de po­der com­pro­bar­se la exis­ten­cia fí­si­ca de un lu­gar, no quie­re de­cir que los per­so­na­jes que apa­re­ce­rían en el re­la­to fue­ran tam­bién rea­les. Mu­chas ve­ces las le­yen­das tie­nen co­mo ba­se em­pla­za­mien­tos, si­tua­cio­nes, he­chos his­tó­ri­cos rea­les y con­tras­ta­dos en los que in­clu­yen per­so­na­jes fan­tás­ti­cos, o mag­ni­fi­can lo ocu­rri­do ale­ján­do­lo de la reali­dad.

Pe­ro sí es cier­to que en­con­trar mu­chas de esas ubi­ca­cio­nes que se con­si­de­ran per­di­das o fan­tás­ti­cas se­ría un he­cho, cuan­to me­nos, cu­rio­so e im­por­tan­te pa­ra la ac­tua­li­dad.

PO­SI­BLE UBI­CA­CIÓN

La pri­me­ra fuen­te pa­ra in­ten­tar ha­llar la hue­lla his­tó­ri­ca de Betsaida son los Evan­ge­lios, ya que en ellos es­ta ur­be es men­cio­na­da has­ta en 7 oca­sio­nes men­cio­nan. Así, en el ca­pí­tu­lo 11 del evan­ge­lio de Ma­teo se men­cio­na la ciu­dad, haciendo re­fe­ren­cia a que es­ta se en­cuen­tra en las in­me­dia­cio­nes de Ca­far­naún y Co­ro­zaín. Es­te área que abar­ca la lo­ca­li­za­ción que nos ofre­ce el tex­to evan­gé­li­co, ven­dría a ser la de ma­yor ac­tua­ción de Je­su­cris­to, se­gún se pue­de sa­ber por lo que men­cio­nan otros tex­tos bí­bli­cos de la épo­ca.

En el ca­pí­tu­lo 6 del evan­ge­lio de Mar­cos se men­cio­na Betsaida co­mo un lu­gar si­tua­do en el mar de Galilea. De he­cho, en es­te pa­sa­je evan­gé­li­co se cuen­ta có­mo se ha­brían des­via­do por cul­pa de los vien­tos con­tra­rios y, los dis­cí­pu­los en com­pa­ñía del me­sías cris­tiano, aca­ba­rían en otro pun­to muy di­fe­ren­te al que que­rían ir. En­ton­ces Je­su­cris­to, se­gún cuen­ta el re­la­to de Mar­cos, man­dó a sus se­gui­do­res en di­rec­ción a Betsaida.

En otro de sus tes­ti­mo­nios del evan­ge­lio, el evan­ge­lis­ta que aca­ba­mos de me­cio­nar, si­túa Betsaida co­mo una ciu­dad en la ori­lla opues­ta a Dal­ma­nu­ta, des­cu­bier­ta en torno al año 2013 por Ken Dark, de la Uni­ver­si­dad de Rea­ding de Reino Uni­do. Se­gún los ar­queó­lo­gos es­ta ciu­dad ha­bría exis­ti­do du­ran­te las épo­cas de los im­pe­rios, He­le­nís­ti­co, Ro­mano y Bi­zan­tino. Además, se en­con­tra­ron en las ex­plo­ra­cio­nes que ayu­da­ron a des­cu­brir Dal­ma­nu­ta, va­si­jas y ele­men­tos co­mo co­lum­nas que con­fir­ma­ban la exis­ten­cia de es­ta ciu­dad men­cio­na­da en el evan­ge­lio. Tam­bién, se ha­lló el cas­co de un bar­co, en el año 1986, co­mo el que usó Je­su­cris­to (evi­den­te­men­te no hay evi­den­cias de que fue­ra el mis­mo, y tam­po­co se ha in­si­nua­do ello nun­ca) pa­ra

cru­zar a la otra ori­lla, son­de es­ta­ría Betsaida. El ha­llaz­go del bar­co se pro­du­jo a fi­na­les del si­glo XX, y en una fe­cha en la que no se te­nía cla­ra aún la lo­ca­li­za­ción exac­ta de Dal­ma­nu­ta, de la que a día de hoy sí se tie­ne co­no­ci­mien­to.

Por su par­te, las men­cio­nes de San Lu­cas en el evan­ge­lio que ha­cen re­fe­ren­cia a la ciu­dad de Betsaida no son pre­ci­sas en cuan­to a la lo­ca­li­za­ción de la mis­ma, además de no apor­tar ape­nas in­for­ma­ción al res­pec­to. Tan so­lo de sus es­cri­tos se pue­de ob­te­ner que Je­sús se en­ca­mi­nó ha­cia la ciu­dad, lue­go con­fir­ma la pre­sen­cia del mis­mo allí, pe­ro co­mo ya se apun­ta­ba no apor­ta na­da que ayu­de a pre­ci­sar la lo­ca­li­za­ción.

CAM­BIO DE NOM­BRE

Gra­cias al his­to­ria­dor ju­dío Fla­vio Jo­se­fo po­de­mos co­no­cer un po­co más de Betsaida, co­mo su cam­bio de nom­bre y su po­si­ble lo­ca­li­za­ción en la desem­bo­ca­du­ra del río Jordán.

Es pre­ci­sa­men­te es­te his­to­ria­dor el que nos da re­fe­ren­cias de dón­de se pu­die­se en­con­trar la ciu­dad de Betsaida. En un pri­mer mo­men­to, nos in­di­ca que so­bre el año de la muer­te de Je­su­cris­to se cam­bió el nom­bre de la ciu­dad, pa­san­do a lla­mar­se Ju­lias, re­ci­bien­do así el nom­bre de la hi­ja del César.

Aun­que es­ta apre­cia­ción no nos sir­ve pa­ra de­ter­mi­nar, en un pri­mer mo­men­to, el dón­de po­de­mos ubi­car la tan dispu­tada ciu­dad, nos ser­vi­rá pa­ra sa­ber que la op­ción de la exis­ten­cia de dos ciu­da­des lla­ma­das Betsaida se­rá qui­zá la más acer­ta­da.

Fla­vio Jo­se­fo, además, apun­ta en otro de sus es­cri­tos, es­ta vez sí, dan­do una lo­ca­li­za­ción exac­ta de la ciu­dad, que Betsaida es­ta­ba si­tua­da po­co an-

DE EN­CON­TRAR­SE BETSAIDA, y otras mu­chas ciu­da­des per­di­das, se con­fir­ma­rían, en par­te, mu­chas le­yen­das, re­la­tos y mi­tos de nues­tra his­to­ria, al­gu­nos de ellos re­la­cio­na­dos con la re­li­gión cris­tia­na.

tes de la desem­bo­ca­du­ra del río Jordán en aguas del Mar de Galilea.

Al­gu­nos tes­ti­mo­nios, co­mo el de Teo­do­sio en el si­glo VI, si­túan Betsaida a unas seis mi­llas de Ca­far­naúm. Hay que des­ta­car en es­te pun­to, que, aun­que re­ci­bió el nom­bre de Ju­lias, en oca­sio­nes, se la se­guía men­cio­nan­do en los tex­tos por su pri­mer nom­bre. Tam­bién exis­ten los tes­ti­mo­nios de un obis­po ale­mán que via­jó por to­da la zo­na de Is­rael, y ase­gu­ra­ba ha­ber es­ta­do en una igle­sia si­tua­da en Betsaida y cons­trui­da so­bre la ca­sa de San­tia­go, pe­ro lo cier­to es que no se ha po­di­do en­con­trar en tan­to en cuan­to a in­ves­ti­ga­cio­nes ar­queo­ló­gi­cas se re­fie­re nin­gu­na igle­sia de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas en los lu­ga­res se­ña­la­dos por los ex­per­tos e his­to­ria­do­res.

Otros tes­ti­mo­nios apun­tan a que el río Jordán fluía en­tre Ca­far­naúm y Betsaida, e in­clu­so apa­re­ce así dis­pues­to en ma­pas del si­glo XII, si­tuan­do a la ciu­dad en la cos­ta es­te del Mar de Galilea. La idea más acep­ta­da en ge­ne­ral es la de la exis­ten­cia de dos Bet­sai­das, una lla­ma­da Betsaida de Galilea y la otra, su­pues­ta­men­te si­tua­da en la zo­na de el-Araj.

Las evi­den­cias cien­tí­fi­cas so­bre la exis­ten­cia de la ciu­dad per­di­da son bas­tan­tes, aun­que las con­clu­sio­nes a las que han lle­ga­do los in­ves­ti­ga­do­res di­fie­ren bas­tan­te, en oca­sio­nes, las unas de las otras.

¿BA­JO LAS AGUAS?

Men­del Nun, ar­queó­lo­go pro­po­ne una teo­ría bas­tan­te in­tere­san­te. Al pa­re­cer, se­gún el ex­per­to, el ni­vel de agua del mar de Galilea, don­de se si­túa a Betsaida, ha­bría subido con el pa­so de los años. Las cre­ci­das que ex­pe­ri­men­tó es­te anega­ron du­ran­te ese tiem­po las po­bla­cio­nes cer­ca­nas. El ar­queó­lo­go po­ne co­mo ejem­plos al puer­to de Hip­pos (lo que hoy es Ke­far Akav­ya) y el puer­to de Ga­da­ra. Con lo que, las pe­que­ñas al­deas de pes­ca­do­res que no es­ta­ban bien gua­re­ci­das, aca­ba­ron por anegar­se o ero­sio­nar­se fuer­te­men­te por las múl­ti­ples cre­ci­das del ni­vel de

agua. Es pre­ci­sa­men­te, en la zo­na más des­pro­te­gi­da don­de Men­del Nun si­túa Betsaida, en la zo­na de el-Araj.

Pe­ro la teo­ría de Men­del Nun no es acep­ta­da por John Scho­der y Mos­he In­bar (geó­lo­go y geó­gra­fo res­pec­ti­va­men­te). Al pa­re­cer es­tos ex­per­tos su­gie­ren que le­jos de cre­cer, el ni­vel de agua lo que ha­bría he­cho es des­cen­der. Con lo que, se­gún cuen­tan los cien­tí­fi­cos, el mar ha­bría te­ni­do más agua en el pa­sa­do, en la épo­ca de Je­su­cris­to. Esto lo acha­can a mo­vi­mien­tos tec­tó­ni­cos, que ha­brían pro­vo­ca­do un des­pla­za­mien­to de la tie­rra, unas fluc­tua­cio­nes en la zo­na cos­te­ra de­bi­da a la tec­tó­ni­ca. En­ton­ces, apun­tan a que el ni­vel del mar no ha­bría te­ni­do por qué su­bir o ba­jar, sino que fue la tie­rra que ro­dea­ba al agua la que se ale­jó y se ale­jó.

Es­tas dos hi­pó­te­sis que aca­ba­mos de men­cio­nar son bas­tan­te opues­tas en­tre sí. En la ac­tua­li­dad se­rían am­bas igual de vá­li­das, pues­to que, has­ta la fe­cha, no ha­brían si­do fal­sa­das. Haciendo fal­ta es­pe­rar pa­ra que la tecno- lo­gía y los avan­ces en el cam­po de la cien­cia nos per­mi­tan co­no­cer en ma­yor pro­fun­di­dad la geo­lo­gía del lu­gar.

EN LA AC­TUA­LI­DAD...

Tres han si­do los asen­ta­mien­tos que se han re­la­cio­na­do con la ubi­ca­ción de Betsaida: et-Tell, el-Araj y el-Me­sid­yah.

Has­ta el año pa­sa­do el área so­bre la que se ha­bía tra­ba­ja­do con más in­te­rés ha­bía si­do la de et-Tell. Las ex­ca­va­cio­nes que allí se ha­bían rea­li­za­do su­ge­rían que po­dría tra­tar­se de la lo­ca­li­za­ción exac­ta de la ciu­dad bí­bli­ca. El asen­ta­mien­to está si­tua­do al no­roes­te de la desem­bo­ca­du­ra del Jordán. Allí fue don­de el ar­queó­lo­go Ra­mi Arav des­en­te­rró, jun­to con su equi­po, nu­me­ro­sos res­tos del pe­río­do de bron­ce, la Edad de Hie­rro y la épo­ca Gre­co­rro­ma­na. Además, en­con­tra­ron di­ver­sos ob­je­tos que da­tan del tiem­po en el que vi­vió Je­su­cris­to, con­fir­man­do así que ese en­cla­ve es­tu­vo po­bla­do por aque­llos años. Pe­ro es­tos ha­llaz­gos tie­nen un pun­to dé­bil: las cons­truc­cio­nes.

Se­gún lo que nos con­ta­ba Fla­vio Jo­se­fo de Betsaida, la que se con­vir­tió en Ju­lias, es­ta era una gran ciu­dad, re­ple­ta de gran­des edi­fi­ca­cio­nes. Y, en las ex­ca­va­cio­nes, no se han en­con­tra­do las re­fe­ri­das en los tex­tos del his­to­ria­dor ju­dío. La ciu­dad que se ha­bría ha­lla­do en los tra­ba­jos ar­queo­ló­gi­cos ha­bría si­do mu­cho más pe­que­ña de lo que se tie­ne cons­tan­cia que ha­bría si­do Betsaida. Asi­mis­mo, tam­po­co se han des­cu­bier­to ni las mu­ra­llas de­fen­si­vas.

El he­cho im­por­tan­te es que en el mes de agos­to de 2017 se pu­bli­ca­ba una no­ti­cia bas­tan­te sor­pren­den­te res­pec­to a Betsaida. Se po­dría ha­ber des­cu­bier­to la ver­da­de­ra ubi­ca­ción. En efec­to, se tra­ta del asen­ta­mien­to de el-Araj, una de las po­si­bles lo­ca­li­za­cio­nes que ha es­ta­do pre­sen­te des­de siem­pre en la men­te de los ar­queó­lo­gos. Los di­rec­to­res de la ex­ca­va­ción fue­ron, Mor­de­chai Aviam, del Kin­ne­ret Co­lle­ge de Is­rael, y Ste­ven Notley, del Nyack Co­lle­ge de Nue­va York. Aun­que en los úl­ti­mos 30 años se ha­bía pen­sa­do que Be­ta­sai­da es­ta­ba ubi­ca­da en et-Tell, nun­ca se ha­bía en­con­tra­do ras­tro al­guno de la ur­ba­ni­za­ción de la que Fla­vio Jo­se­fo ha­bría ha­bla­do. Pe­ro, ¿en­ton­ces qué han en­con­tra­do Aviam y Notley pa­ra afir­mar que Betsaida es­tu­vo en el-Araj? La res­pues­ta es: unas ter­mas (en­tre otras co­sas). Ha si­do de­ba­jo de un edi­fi­cio de la épo­ca bi­zan­ti­na don­de, se­gún cuen­tan en su co­mu­ni­ca­do los dos cien­tí­fi­cos, han ha­lla­do un evi­den­te es­tra­to ar­queo­ló­gi­co de la épo­ca ro­ma­na. Además, res­tos de ce­rá­mi­ca en­con­tra­dos han si­do da­ta­dos en­tre los si­glos I y III d. C. Se han des­cu­bier­to mo­ne­das, co­mo la que co­rres­pon­de a un de­na­rio del em­pe­ra­dor Ne­rón, da­ta­do en­tre los años 65-66. Pe­ro aun así ha ha­bi­do otro des­cu­bri­mien­to que po­dría su­po­ner al­go im­por­tan­te. En las ex­ca­va­cio­nes se ha ha­lla­do una igle­sia. Se­gún el obis­po Wi­lli­bal­do de Eichs­tätt, que via­jó a Tie­rra San­ta so­bre el año 725, en Betsaida ha­bía una igle­sia, la cual es­ta­ba cons­trui­da so­bre la ca­sa de Pedro y An­drés. El co­mu­ni­ca­do de los di­rec­to­res de la ex­ca­va­ción su­gie­re que, di­cha igle­sia, pue­de ser la que han ha­lla­do en sus tra­ba­jos ar­queo­ló­gi­cos, lo cual po­dría ser de ex­tra­or­di­na­ria im­por­tan­cia, en el ca­so de com­pro­bar­se.

Es pro­ba­ble que nos en­con­tre­mos muy cer­ca de en­con­trar la ver­da­de­ra ubi­ca­ción de Betsaida, pe­ro, co­mo ya apun­tá­ba­mos an­te­rior­men­te, el asun­to de es­ta­ble­cer la lo­ca­li­za­ción exac­ta de don­de pro­ce­den San An­drés, su her­mano San Pedro y San Fe­li­pe, re­sul­ta una ta­rea ar­dua, que la cien­cia y la in­ves­ti­ga­ción ten­drán que des­en­tra­ñar.

ADEMÁS DE LAS TER­MAS, los ar­queó­lo­gos ha­brían en­con­tra­do una igle­sia que con­fir­ma­ría la ubi­ca­ción de la ciu­dad de Betsaida.

SAN AN­DRÉS SE­RÍA ORI­GI­NA­RIO DE LA CIU­DAD BÍ­BLI­CA DE BETSAIDA.

RE­CONS­TRUC­CIÓN DE LA ES­TRUC­TU­RA DE LA CIU­DAD DE BETSAIDA.

LOS EVAN­GE­LIOS MEN­CIO­NAN HAS­TA 7 VE­CES LA EXIS­TEN­CIA DE LA CIU­DAD DE BETSAIDA.

HA­LLAZ­GO AR­QUEO­LÓ­GI­CO QUE CON­FIR­MA­RÍA LA UBI­CA­CIÓN DE BETSAIDA.

ARRI­BA, SU­PUES­TOS RES­TOS DE LA CIU­DAD DE BETSAIDA. ABA­JO, RE­PRE­SEN­TA­CIÓN DE ES­TA UR­BE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.