HATTUSA, la to­rre de Ba­bel hi­ti­ta

Clio Especial (Spain) - - SUMARIO - POR JA­VIER RA­MOS

LOS ES­TU­DIO­SOS DE LA BI­BLIA, CO­MO LU­TE­RO, SA­BÍAN QUE LOS HITITAS HA­BÍAN JU­GA­DO UN PA­PEL DES­TA­CA­DO EN LA HIS­TO­RIA DE IS­RAEL. PE­RO, ¿AQUEL PUE­BLO ERA REAL O UNA FIC­CIÓN IDEA­DA POR LOS RE­DAC­TO­RES BÍ­BLI­COS?

EN 1879, EL ES­TU­DIO­SO BRI­TÁ­NI­CO HENRY SAYCE EN­CON­TRÓ EN ES­MIR­NA (TUR­QUÍA) UNAS MIS­TE­RIO­SAS INS­CRIP­CIO­NES SO­BRE UNAS RO­CAS. Unos años des­pués, Sayce afir­mó en una con­fe­ren­cia an­te la So­ciety for Bi­bli­cal Ar­cheo­logy (Sociedad pa­ra la Ar­queo­lo­gía Bí­bli­ca) que to­dos esos res­tos per­te­ne­cían a los hititas que men­cio­na­ba la Bi­blia.

PUZ­LE HIS­TÓ­RI­CO

Su des­cu­bri­mien­to re­sol­vió el fas­ci­nan­te puz­le de la his­to­ria de los hititas. De 1600 a 1200 a.C., Hattusa fue la ca­pi­tal im­pe­rial de es­te pue­blo gue­rre­ro, que do­mi­nó Anatolia (en la ac­tual Tur­quía) y el nor­te de Siria.

Su his­to­ria com­pren­de dos pe­río­dos: el Im­pe­rio an­ti­guo y el más im­por­tan­te, el Im­pe­rio Nue­vo, du­ran­te el cual fue la prin­ci­pal fuer­za po­lí­ti­ca y cul­tu­ral de Orien­te Pró­xi­mo jun­to con Egip­to. Es­ta­ble­ci­dos ori­gi­nal­men­te en Anatolia, su ím­pe­tu gue­rre­ro les lle­vó a ex­pan­dir­se por Siria, cu­yo con­trol dispu­taron al fa­raón Ram­sés II.

El po­der hi­ti­ta tu­vo en Hattusa su ca­pi­tal. La ciu­dad vi­vió su apo­geo des­de el si­glo XVII a.C. has­ta que en 1200 a.C. fue arra­sa­da por los Pue­blos del Mar, de los que po­co se sa­be. La caí­da de la ca­pi­tal mar­có el fin del Im­pe­rio y la for­ma­ción de los reinos neo­hi­ti­tas en el nor­te de Siria, que se­rían ane­xio­na­dos por el Im­pe­rio neo­asi­rio en el si­glo IX a.C. El man­to de la His­to­ria cu­brió de pol­vo y ol­vi­do la ur­be hi­ti­ta. Si hoy co­no­ce­mos es­ta ci­vi­li­za­ción es gra­cias al te­són y la la­bor de­tec­ti­ves­ca de los ar­queó­lo­gos.

CONS­TAN­CIA BÍ­BLI­CA

La Bi­blia, los egip­cios y los asi­rios ha­bían de­ja­do cons­tan­cia de los hititas, pe­ro con nom­bres di­fe­ren­tes. Sin em­bar­go, to­dos ellos los si­tua­ban en la mis­ma re­gión. Fue­ron las pri­me­ras pis­tas que con­du­je­ron has­ta Anatolia a los ar­queó­lo­gos a fi­na­les del si­glo XIX.

Bri­tá­ni­cos y ale­ma­nes ha­lla­ron en las ciu­da­des de Car­que­mish (Tur­quía) y Zin­jir­li (Siria) un nue­vo ti­po de ar­qui­tec­tu­ra en pie­dra, ca­rac­te­ri­za­da por el uso de enor­mes si­lla­res y de pie­dras de di­fe­ren­tes ta­ma­ños de­co­ra­das con re­lie­ves. Se con­fir­ma­ba la exis­ten­cia de los hititas, pe­ro no de los de­ta­lles de su his­to­ria y cul­tu­ra.

Pa­ra ello ha­bría que es­pe­rar a la ex­ca­va­ción de las rui­nas de Hattusa, des­cu­bier­tas en 1834. Lo que el ar­queó­lo­go ale­mán Hu­go Winc­kler en­con­tró allí en 1906 fue­ron los ves­ti­gios de la ca­pi­tal del Im­pe­rio hi­ti­ta y un re­ve­la­dor ar­chi­vo con más de diez mil ta­bli­llas.

Ro­dea­da de mon­ta­ñas y mu­ra­llas, Hattusa es una ur­be com­pues­ta du­ran­te el Im­pe­rio An­ti­guo de una acró­po­lis con palacios, edi­fi­cios pú­bli­cos y tem­plos, y una ciu­dad ba­ja con vi­vien­das. En el Im­pe­rio Nue­vo cre­ció, la acró­po­lis pa­só a ser un pa­la­cio real y la ciu­dad ba­ja al­ber­gó un com­ple­jo re­li­gio­so de 20.000 me­tros cua­dra­dos.

A la ca­pi­tal se ac­ce­día a tra­vés de cin­co puer­tas, de­co­ra­das con es­fin­ges, leo­nes o dio­ses gue­rre­ros. La mag­ni­tud de los res­tos de Hattusa evi­den­ció el es­plen­dor que al­can­za­ron los hititas du­ran­te sus dos

DEL AÑO 1600 AL 1200 A.C., la ciu­dad de Hattusa fue la ca­pi­tal im­pe­rial del pue­blo gue­rre­ro hi­ti­ta, que do­mi­nó Anatolia (en la ac­tual Tur­quía) y el nor­te de Siria.

épo­cas im­pe­ria­les. Un tú­nel de dos ki­ló­me­tros con­du­cía des­de el interior de las mu­ra­llas al ex­te­rior.

Tan­to en Hattusa co­mo en otras ur­bes hititas se ha­lló un nue­vo ti­po de ar­qui­tec­tu­ra en pie­dra, ca­rac­te­ri­za­da por el uso de si­lla­res gi­gan­tes­cos y por los or­tos­ta­tos, pie­zas de pie­dra de di­fe­ren­te ta­ma­ño de­co­ra­das con re­lie­ves (más tos­cos que los em­plea­dos por los asi­rios) que se co­lo­ca­ban en las par­tes ba­jas de las pa­re­des de los palacios rea­les hititas.

GA­LI­MA­TÍAS RE­SUEL­TO

De la his­to­ria de es­te pue­blo die­ron cuen­ta las diez mil ta­bli­llas ha­lla­das. Y no fue fá­cil, pues es­ta­ban es­cri­tas en sie­te len­guas, to­das en sis­te­ma cu­nei­for­me. Los tex­tos es­cri­tos en aca­dio, su­me­rio y hu­rri­ta, ya co­no­ci­dos, pu­die­ron tra­du­cir­se, pe­ro el grue­so de la do­cu­men­ta­ción es­ta­ba es­cri­to en cua­tro len­guas des­co­no­ci­das, el hat­ti y lo que pa­re­cían tres dia­lec­tos de un mis­mo idio­ma in­doeu­ro­peo.

Es­te ya ha­bía si­do bau­ti­za­do co­mo len­gua de Ar­za­wa en 1887, cuan­do se des­cu­brie­ron unas car­tas del rey hi­ti­ta Shup­pi­lu­lui­na al fa­raón Amen­ho­tep IV. Se­ría el fi­ló­lo­go che­co Be­drich Hrozny quien lo­gra­ra tra­du­cir en 1914 el idio­ma, que pa­só a de­no­mi­nar­se hi­ti­ta. De es­te mo­do, pu­die­ron in­ter­pre­tar­se to­dos los do­cu­men­tos re­cu­pe­ra­dos de las ex­ca­va­cio­nes, que con­te­nían la his­to­ria de los hititas con­ta­da por ellos mis­mos.

Una de las ta­bli­llas re­fle­ja­ba el tra­ta­do en­tre el so­be­rano hi­ti­ta y el fa­raón egip­cio Ram­sés II. Otras des­ve­la­ron que la ac­tual Bog­haz­koy era la ca­pi­tal hi­ti­ta, cu­yo nom­bre ori­gi­nal era Hattusa. La Bi­blia ha­bía pro­por­cio­na­do la pis­ta de­fi­ni­ti­va pa­ra res­ca­tar del ol­vi­do al pue­blo hi­ti­ta.

RO­DEA­DA DE MON­TA­ÑAS Y MU­RA­LLAS, Hattusa es una ur­be com­pues­ta du­ran­te el Im­pe­rio An­ti­guo de una acró­po­lis con palacios, edi­fi­cios pú­bli­cos y tem­plos, y una ciu­dad ba­ja con vi­vien­das.

GUE­RRE­ROS Y DI­PLO­MÁ­TI­COS-

Las obras ar­tís­ti­cas hititas mues­tran un ni­vel cul­tu­ral muy avan­za­do y una in­fluen­cia me­so­po­tá­mi­ca, de Ba­bi­lo­nia y Asi­ria. Además de por la va­rie­dad de idio­mas que ma­ne­ja­ron, los hititas sor­pren­den por una re­li­gión pan­teís­ta, con dio­ses au­tóc­to­nos, pe­ro tam­bién ba­bi­lo­nios, asi­rios y hu­rri­tas. Su nú­me­ro era tal que su re­li­gión se co­no­ció co­mo la de los mil dio­ses.

A po­ca dis­tan­cia de Hattusa se en­cuen­tra el prin­ci­pal san­tua­rio hi­ti­ta, Ya­zi­li­ka­ya, un lu­gar de cul­to cons­trui­do en­tre ro­cas a fi­na­les del si­glo XIII a.C. Sus pa­re­des es­tán de­co­ra­das con ins­crip­cio­nes je­ro­glí­fi­cas y re­lie­ves de los dio­ses más im­por­tan­tes y de al­gu­nos re­yes.

En­tre los si­glos XIV y XII a.C., el ejér­ci­to hi­ti­ta fue el más te­mi­do de Orien­te Pró­xi­mo por la efi­ca­cia de sus ca­rros de com­ba­te. Su po­de­río y la si­tua­ción de con­flic­to ca­si per­ma­nen­te con los es­ta­dos ve­ci­nos no les im­pi­dió desa­rro­llar una in­ten­sa ac­ti­vi­dad di­plo­má­ti­ca. Ges­ta­ron el pri­mer tra­ta­do de paz co­no­ci­do, fir­ma­do con el Egip­to de Ram­sés II, que pro­pi­ció una tre­gua de ochen­ta años en­tre los dos gran­des im­pe­rios.

Gra­cias al des­ci­fra­mien­to de las ins­crip­cio­nes egip­cias se re­afir­ma la in­for­ma­ción que so­bre los hititas re­co­ge la Bi­blia. El con­tac­to más fa­mo­so en­tre ellos y sus prin­ci­pa­les ri­va­les fue la ba­ta­lla de Qa­desh, el cho­que en­tre los ejér­ci­tos del fa­raón Ram­sés II y los hititas en el año 1300 a.C.

La na­rra­ción de la ba­ta­lla (de la que Ram­sés II se va­na­glo­ria­ba de una gran vic­to­ria, aun­que en reali­dad se sal­dó se­gu­ra­men­te con em­pa­te o una li­ge­ra vic­to­ria hi­ti­ta) se gra­bó en las pa­re­des de los tem­plos.

TRAS SUS HUE­LLAS

Hattusa fue la ca­pi­tal hi­ti­ta y la ciu­dad más des­ta­ca­da de su im­pe­rio. Pe­ro no la úni­ca. Car­que­mish se con­vir­tió en otro asen­ta­mien­to de im­por­tan­cia. Si­tua­do en la fron­te­ra tur­co-siria, en la ac­tual lo­ca­li­dad de Je­ra­blus, los pri­me­ros tra­ba­jos ar­queo­ló­gi­cos se ini­cia­ron en 1876, a car­go del Bri­tish Mu­seum.

En­tre los es­pe­cia­lis­tas que par­ti­ci­pa­ron des­ta­can sir Leo­nard

LAS OBRAS AR­TÍS­TI­CAS HITITAS mues­tran un ni­vel cul­tu­ra muy avan­za­do y una in­fluen­cia me­so­po­tá­mi­ca, de Ba­bi­lo­nia y Asi­ria. Además de por la va­rie­dad de idio­mas que ma­ne­ja­ron, los hititas sor­pren­den por una re­li­gión pan­teís­ta, con dio­ses au­tóc­to­nos, ba­bi­li­lo­nios, si­rios y hu­rri­tas.

Woo­lley (fa­mo­so por sus des­cu­bri­mien­tos en la ciu­dad su­me­ria de Ur) y T. E. Law­ren­ce que pa­só a la le­yen­da pos­te­rior­men­te co­mo Law­ren­ce de Ara­bia.

Si­tua­do a 1,5 ki­ló­me­tros al no­res­te de Hattusa, el asen­ta­mien­to de Ya­zi­li­ka­ya se con­si­de­ra el san­tua­rio prin­ci­pal del pue­blo hi­ti­ta. Apro­ve­chan­do una es­tre­chez ro­co­sa cons­tru­ye­ron un es­pa­cio na­tu­ral pa­ra el cul­to.

De­co­ra­ron las pa­re­des con ins­crip­cio­nes je­ro­glí­fi­cas y re­lie­ves de sus prin­ci­pa­les di­vi­ni­da­des, así co­mo tam­bién la de al­gún rey, co­mo Tud­ha­li­ya IV (12271209 a.C.), a quien se le atri­bu­ye su cons­truc­ción. Es­te san­tua­rio fue des­cu­bier­to por el ex­plo­ra­dor fran­cés Char­les Fleix Ma­rie Tei­xier, el mis­mo que tam­bién avis­tó por pri­me­ra vez las rui­nas de Hattusa.

Sa­ma'l, cer­ca de la fron­te­ra siria, es otra de las an­ti­guas ur­bes hititas. La ac­tual Zin­jir­li con­ser­va los res­tos de una ciu­dad de plan­ta cir­cu­lar, una acró­po­lis en su cen­tro y edi­fi­cios de­co­ra­dos con im­pre­sio­nan­tes re­lie­ves.

Fue ex­ca­va­da ini­cial­men­te por el ale­mán Ro­bert Kol­de­wey, el ar­queó­lo­go de Ba­bi­lo­nia. El es­plen­dor de Ala­ca Hu­yuk se si­túa en­tre los años 2000 y 1200 a.C. Se ro­deó de grue­sos mu­ros y to­rres, con puer­tas de­co­ra­das con es­fin­ges ala­das y re­lie­ves de ca­ce­rías y pro­ce­sio­nes. Re­sul­tó aban­do­na­da du­ran­te la in­va­sión de los Pue­blos del Mar, ha­cia el año 1200 a.C.

En 1812, el viajero sui­zo Johann Lud­wig Burck­hardt, el des­cu­bri­dor de Pe­tra, des­cri­bió que en Ha­ma, in­crus­ta­das en la pa­red del ba­zar, ha­bía unas pie­dras gra­ba­das con unos je­ro­glí­fi­cos que no eran egip­cios. La po­bla­ción lo­cal des­co­no­cía su ori­gen y les atri­buía pro­pie­da­des cu­ra­ti­vas al to­car­las.

Con pos­te­rio­ri­dad, se ha­lla­ron je­ro­glí­fi­cos si­mi­la­res en Ale­po (Siria) e Ivriz (Tur­quía). Pe­se a no ha­ber si­do tra­du­ci­dos, en 1880 el his­to­ria­dor in­glés Ar­chi­bald Henry Sayce atri­bu­yó su au­to­ría a los hititas. En 1947 se com­pro­bó que era cier­to, al ha­llar­se una ins­crip­ción bi­lin­güe en je­ro­glí­fi­cos hi­ti­ta y fe­ni­cio, es­te úl­ti­mo un idio­ma co­no­ci­do. Se des­cu­bría, además, que los hititas uti­li­za­ron tan­to el sis­te­ma jeroglífico co­mo el cu­nei­for­me.

EN­TRE LOS SI­GLOS XIV Y XII A.C., el ejér­ci­to hi­ti­ta fue el más te­mi­do de Orien­te Pró­xi­mo por la efi­ca­cia de sus ca­rros de com­ba­te. Su po­de­río y la si­tua­ción de con­flic­to ca­si per­ma­nen­te con los es­ta­dos ve­ci­nos no les im­pi­dió desa­rro­llar una in­ten­sa ac­ti­vi­dad di­plo­má­ti­ca.

A LA CIU­DAD DE HATTUSA SE AC­CE­DÍA A TRA­VÉS DE CIN­CO PUER­TAS DE­CO­RA­DAS CON ES­FIN­GES, LEO­NES O DIO­SES GUE­RRE­ROS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.