EL MI­TO DE SAN JOR­GE

Clio Especial (Spain) - - MITOS -

Cuan­do lle­gó al reino de Ir­lan­da, se en­con­tró Tris­tán con que la po­bla­ción del lu­gar es­ta­ba ate­rro­ri­za­da por cul­pa de la pre­sen­cia de un dra­gón. Tan gra­ve era la si­tua­ción que el rey ha­bría pro­pues­to públicamente que entregaría la mano de su hi­ja a aquel que lo­gra­ra de­rro­tar a la de­mo­nia­ca bes­tia y de­vol­ver la paz a Ir­lan­da. El héroe de Cor­nua­lles no du­dó es­ta vez tam­po­co y se lan­zó a la aven­tu­ra. Otro com­ba­te di­fí­cil, igual que el de Mor­holt se le pre­sen­ta­ba. Pe­ro lo afron­tó con ga­llar­día y lo­gró sa­lir de nue­vo vic­to­rio­so. El com­ba­te fue du­ro, y le de­jó a Tris­tán ex­te­nua­do has­ta tal pun­to que per­dió el co­no­ci­mien­to jun­to a un ria­chue­lo. Allí, in­cons­cien­te, qui­so la ca­sua­li­dad que Isol­da die­ra con el de nue­vo. Tras cu­rar­le de las he­ri­das, ca­yó la jo­ven de ca­be­llos do­ra­dos en la cuen­ta de que Tris­tán ha­bía si­do el que ma­tó a su tío. De nue­vo, la ra­bia y el odio se apo­de­ra­ron de la mu­cha­cha que qui­so en­tre­gar al héroe a las au­to­ri­da­des ir­lan­de­sas. Pe­ro Tris­tán lo­gró con­ven­cer­la de que aque­lla lu­cha, con­tra su tío, se dio de jus­ta ma­ne­ra, sien­do un com­ba­te pac­ta­do. Nos cuen­ta la le­yen­da que la jo­ven se con­ven­ció de las pa­la­bras de Tris­tán, y des­de ese día le vio, úni­ca­men­te, co­mo el que ma­tó al dra­gón, ol­vi­dan­do el epi­so­dio anterior.

Una vez re­pues­to com­ple­ta­men­te de sus he­ri­das, el de Cor­nua­lles, lle­vó la len­gua del dra­gón al rey ir­lan­dés co­mo prue­ba de que ha­bía de­rro­ta­do a la te­rri­ble bes­tia. Se­gún lo acor­da­do, el mo­nar­ca le dio en­ton­ces a Tris­tán la po­si­bi­li­dad de to­mar la mano de Isol­da.

Pe­ro es­te, le­jos de que­rer­la pa­ra sí mis­mo, pi­dió la mano de la jo­ven pa­ra su tío Mark. Di­cha pe­ti­ción fue acep­ta­da si­guien­do lo pro­me­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.