Ho­tel RITZ, el “ca­pri­cho” de AL­FON­SO XIII

Clio Historia - - SUMARIO - POR Mª ÁN­GE­LES LÓ­PEZ DE CELIS

EL REY AL­FON­SO XIII FUE EL MO­TOR QUE PU­SO EN MAR­CHA LA PRO­YEC­CIÓN Y POS­TE­RIOR CONS­TRUC­CIÓN DEL RITZ, UN HO­TEL QUE PU­DIE­RA AL­BER­GAR SIN PRO­BLE­MA A LAS ES­FE­RAS MÁS AL­TAS DE LA NO­BLE­ZA. SU CÓ­DI­GO DE CON­DUC­TA Y VES­TI­MEN­TA ERAN MUY ES­TRIC­TOS. SIN EM­BAR­GO, ESO NO IM­PI­DIÓ QUE DU­RAN­TE LA GUE­RRA CI­VIL ES­PA­ÑO­LA SE CON­VIR­TIE­RA EN UN HOS­PI­TAL DE SAN­GRE.

APRINCIPIOS DEL SI­GLO XX, EL REY DE ES­PA­ÑA, AL­FON­SO XIII, RE­GRE­SA­BA DE SUS VIAJES POR EU­RO­PA FAS­CI­NA­DO POR LAS GRAN­DIO­SAS CIU­DA­DES QUE VI­SI­TA­BA. Por aquel en­ton­ces, Ma­drid se ha­bía con­ver­ti­do en una ur­be de in­ten­sa vi­ta­li­dad, con edi­fi­cios so­ber­bios, am­plias pla­zas y de­li­cio­sos jar­di­nes. Sin em­bar­go, le fal­ta­ba al­go. Y el rey fue el pri­me­ro en ser cons­cien­te de cuán­to ga­na­ría la ciu­dad a par­tir de que pu­die­ra con­tar con un gran ho­tel de lu­jo, a imagen y se­me­jan­za del Ritz de Pa­rís o el Carl­ton de Londres.

Te­nien­do en cuen­ta que su pro­pia bo­da con la rei­na Vic­to­ria Eu­ge­nia de Bat­ten­berg, que se ce­le­bró en ma­yo de 1906, ya ge­ne­ró un au­tén­ti­co pro­ble­ma a la ho­ra de al­ber­gar a los miem­bros de las reale­zas eu­ro­peas in­vi­ta­dos al en­la­ce, de­bi­do a la es­ca­sez de alo­ja­mien­to de lu­jo en Ma­drid, ca­da vez pa­re­cía más im­pe­rio­sa la ne­ce­si­dad de aco­me­ter el pro­yec­to de eri­gir un gran y ex­clu­si­vo ho­tel en la ca­pi­tal de Es­pa­ña. Por tal mo­ti­vo, el rey se vio obli­ga­do a ubi­car a sus in­vi­ta­dos en los pa­la­cios que la no­ble­za pu­so a su dis­po­si­ción. To­do ello coin­ci­día con un mo­men­to en el que los tu­ris­tas adi­ne­ra­dos de Eu­ro­pa del Nor­te y Amé­ri­ca co­men­za­ban a via­jar a los cli­mas más cá­li­dos y cie­los más azu­les de la Eu­ro­pa me­ri­dio­nal. Ma­drid se es­ta­ba con­vir­tien­do en uno de sus des­ti­nos fa­vo­ri­tos con el Mu­seo del Pra­do, el Ba­rrio de los Aus­trias y su cer­ca­nía con otros en­cla­ves de in­te­rés, co­mo To­le­do o El Es­co­rial. Era el mo­men­to de re­me­diar aque­lla sig­ni­fi­ca­ti­va ca­ren­cia ur­ba­nís­ti­ca.

PRO­YEC­TO REAL

En­tu­sias­ma­do con la idea, el mo­nar­ca se pu­so ma­nos a la obra de in­me­dia­to. Ma­drid de­bía ofre­cer a sus vi­si­tan­tes un es­ta­ble­ci­mien­to real­men­te ex­tra­or­di­na­rio. Él mis­mo apor­tó par­te del ca­pi­tal y en­car­gó su cons­truc­ción a la Ritz De­ve­lop­ment Com­pany, sien­do di­se­ña­do y cons­trui­do ba­jo la su­per­vi­sión del fa­mo­so ho­te­le­ro Cé­sar Ritz, de quien to­mó el nom­bre. Es­te, a su vez, con­tra­tó a Char­les Fré­de­ric Me­wes, el bri­llan­te ar­qui­tec­to del Ritz pa­ri­sino, que con­tó con la ines­ti­ma­ble ayu­da de los ar­qui­tec­tos es­pa­ño­les Luis de Lan­de­cho y Lo­ren­zo Gallego.

DE­BI­DO A LA ES­CA­SEZ de alo­ja­mien­to de lu­jo en Ma­drid, ca­da vez pa­re­cía más im­pe­rio­sa la ne­ce­si­dad de aco­me­ter el pro­yec­to de eri­gir un gran y ex­clu­si­vo ho­tel en la ca­pi­tal de Es­pa­ña.

obras (1908-1910), cu­ya in­ver­sión as­cen­dió a seis mi­llo­nes de pe­se­tas, con­clu­ye­ron el 14 de ma­yo, tra­tán­do­se de uno de los pri­me­ros edi­fi­cios ma­dri­le­ños en los que se em­plea­ba pa­ra su cons­truc­ción el hor­mi­gón ar­ma­do.

Los pe­rió­di­cos de la épo­ca ca­li­fi­ca­ron el lu­gar ele­gi­do pa­ra su cons­truc­ción co­mo el más sano y tran­qui­lo de Ma­drid. Se tra­ta­ba de unos te­rre­nos bal­díos que ha­bían per­te­ne­ci­do en su día a los jar­di­nes del Buen Re­ti­ro. Sin em­bar­go, y a pe­sar de la im­pli­ca­ción real, al­gu­nos po­lí­ti­cos de la épo­ca mos­tra­ron una fuer­te opo­si­ción al pro­yec­to, en­tre ellos, el con­ce­jal del Ayun­ta- mien­to de Ma­drid Francisco Largo Ca­ba­lle­ro, ale­gan­do que la al­tu­ra del edi­fi­cio so­bre­pa­sa­ba lo per­mi­ti­do por las le­yes de ur­ba­nis­mo es­ti­pu­la­das pa­ra es­ta zo­na. Fi­nal­men­te, su­pe­ra­dos los es­co­llos, el pro­yec­to con­si­guió sa­lir ade­lan­te.

Y, el 2 de oc­tu­bre de 1910, el ho­tel Ritz de Ma­drid abrió sus puer­tas, por vez pri­me­ra, des­lum­bran­do a sus vi­si­tan­tes con sus 137 ha­bi­ta­cio­nes y sus 30 sui­tes, to­das con bal­co­nes a la Pla­za de la Leal­tad. La fies­ta de inau­gu­ra­ción es­tu­vo pre­si­di­da por el mis­mí­si­mo rey Al­fon­so XIII, mien­tras so­na­ba de fon­do la or­ques­ta Cín­ga­ros, ubi­ca­da en el hall.

LA INAU­GU­RA­CIÓN

El día de la inau­gu­ra­ción, pa­sar la no­che en una "ha­bi­ta­ción ilu­mi­na­da, con ba­ño y calefacción" cos­ta­ba 7 pe­se­tas. Y si se op­ta­ba por la pen­sión com­ple­ta, el im­por­te as­cen­día a 20 pe­se­tas, un au­tén­ti­co di­ne­ral pa­ra la épo­ca. Por­que, por aquel en­ton­ces, lo úl­ti­mo en co­mo­di­dad era con­tar con cua­tro o cinco cuar­tos de ba­ño en ca­da plan­ta. Con ins­ta­la­cio­nes co­mo aque­llas, el Ritz se con­vir­tió de in­me­dia­to en uno de los es­ta­ble­ci­mien­tos ho­te­le­ros más lu­jo­sos del mun­do. Otra au­tén­ti­ca no­ve­dad tu­vo que ver con la ins­ta­la­ción de un te­lé­fono por plan­ta, jun­to al as­cen­sor, el cual tam­bién es­ta­ba con­si­de­ra­do co­mo mues­tra del lu­jo más van­guar­dis­ta.

La Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial y la neu­tra­li­dad de Es­pa­ña atra­je­ron a nu­me­ro­sos per­so­na­jes de la aris­to­cra­cia que ne­ce­si­ta­ban de los ser­vi­cios de un es­ta­ble­ci­mien­to ho­te­le­ro y de sus sa­lo­nes, que mu­chos em­plea­ron co­mo ba­se de ope­raLas

PE­SE A LA IMPLATANCIÓN REAL DEL HO­TEL RITZ, al­gu­nos po­lí­ti­cos de la épo­ca mos­tra­ron una fuer­te opo­si­ción al pro­yec­to, ale­gan­do que la al­tu­ra del edi­fi­cio so­bre­pa­sa­ba lo per­mi­ti­do por las le­yes de ur­ba­nis­mo es­ti­pu­la­das pa­ra es­ta zo­na.

cio­nes. En­tre es­tos vi­si­tan­tes, ca­be ci­tar el des­em­bar­co, en oc­tu­bre de 1916, de la es­pía in­ter­na­cio­nal, en ca­li­dad de agen­te do­ble, la ho­lan­de­sa Mar­ga­ret­ha Geer­trui­da Ze­lle, co­no­ci­da co­mo Ma­ta Hari. En su se­gun­do via­je a Ma­drid, se ins­ta­ló en el Ritz ba­jo el nom­bre de Con­de­sa Mass­lov, ope­ran­do des­de el ho­tel has­ta enero de 1917, po­co an­tes de su fa­lle­ci­mien­to.

Por otra par­te, la apa­ri­ción del Ritz trans­for­mó al­gu­nas de las cos­tum­bres po­pu­la­res ha­bi­tua­les en la so­cie­dad ma­dri­le­ña des­de ha­cía si­glos, ins­tau­ran­do nue­vas mo­das. Por ejem­plo, se des­te­rra­ron las me­rien­das con cho­co­la­te, que fue- ron sus­ti­tui­das por la cos­tum­bre de to­mar el té en los sa­lo­nes de té del Ritz. Se hi­cie­ron igual­men­te fa­mo­sas las co­mi­das de los lu­nes, así co­mo las inol­vi­da­bles tar­des del Ritz, en las que se bai­la­ba el rit­mo de mo­da: el fox-trot.

NO TI­PO RITZ

En 1932, una fa­mi­lia bel­ga, los Mar­quet, se hi­zo con la di­rec­ción de la Com­pa­ñía de Desa­rro­llo Ritz, de cu­yo co­mi­té for­ma­ba par­te el pa­triar­ca Geor­ge Mar­quet. Du­ran­te los años en los que per­te­ne­ció a es­ta fa­mi­lia, la di­rec­ción im­pu­so una se­rie de nor­mas ex­tra­or­di­na­ria­men­te es­tric­tas, con

SE PU­SO EN PRÁC­TI­CA UN CÓ­DI­GO IN­TERNO que uti­li­za­ban los em­plea­dos del ho­tel pa­ra se­lec­cio­nar a sus po­ten­cia­les clien­tes y su­ge­rir­les, co­mo al­ter­na­ti­va, su es­tan­cia en el Pa­la­ce, en ca­so de no cum­plir con el per­fil ade­cua­do pa­ra alo­jar­se en el Ritz.

el fin de salvaguardar la in­ti­mi­dad, el con­fort y la tran­qui­li­dad de los dis­tin­gui­dos clien­tes, en la ma­yo­ría de los ca­sos per­te­ne­cien­tes a la más al­ta so­cie­dad de la épo­ca. Por­que, pa­ra los Mar­quet, no to­do el mun­do reunía las con­di­cio­nes pa­ra ser clien­te del Ritz, va­lo­ra­ción que no de­pen­día en su to­ta­li­dad del ni­vel ad­qui­si­ti­vo, sino más bien de otros as­pec­tos que te­nían que ver con el ori­gen fa­mi­liar, la edu­ca­ción, el es­ti­lo y las bue­nas ma­ne­ras. Re­ca­pi­tu­lan­do: ni ar­tis­tas, ni to­re­ros ni mu­je­res en pan­ta­lo­nes. La co­sa lle­gó a tal pun­to que du­ran­te aque­lla eta­pa, se pu­so en prác­ti­ca un có­di­go in­terno que uti­li­za­ban los em­plea­dos del ho­tel pa­ra se­lec­cio­nar a sus po­ten­cia­les clien­tes y su­ge­rir­les, co­mo al­ter­na­ti­va, su es­tan­cia en el Pa­la­ce, en ca­so de no cum­plir con el per­fil ade­cua­do pa­ra alo­jar­se en el Ritz. A ese có­di­go se le de­no­mi­nó con las si­glas: NTR (No Ti­po Ritz), que aca­bó por con­ver­tir­se en au­tén­ti­ca le­yen­da.

Tan­to fue así que, du­ran­te los años do­ra­dos de Holly­wood, los ac­to­res no es­ta­ban bien vis­tos en el Ritz. A los Mar­quet les ho­rro­ri­za­ban sus es­can­da­lo­sos atuen­dos y huían de los rui­do­sos fans que me­ro­dea­ban cons­tan­te­men­te al­re­de­dor del es­ta­ble­ci­mien­to. Por tal mo­ti­vo, pa­ra al­gu­nos, el ho­tel siem­pre "es­ta­ba com­ple­to". De he­cho, al­gu­nos ar­tis­tas, co­mo Lau­ren­ce Oli­vier, tu­vie­ron que ti­rar de su tí­tu­lo de lord pa­ra alo­jar­se. En el mis­mo ca­so se en­con­tró el ac­tor Ja­mes Ste­wart, quien in­dig­na­do por el re­cha­zo de su alo­ja­mien­to, se fue di­rec­ta­men­te a la Em­ba­ja­da de los Es­ta­dos Uni­dos a po­ner una que­ja. Po­co des­pués, re­gre­só en­fun­da­do en su tra­je mi­li­tar ar­gu­men­tan­do su con­di­ción de hé­roe de gue­rra. Y fue acep­ta­do.

DU­RAN­TE LA GUE­RRA CI­VIL

Pe­ro, a lo largo de su his­to­ria, tam­bién lle­ga­rían días acia­gos pa­ra el es­ta­ble­ci­mien­to. Du­ran­te la Gue­rra Ci­vil, el edi­fi­cio se con­vir­tió en hos­pi­tal de san­gre.

Cuan­do, tras tres años de ase­dio, los re­pu­bli­ca­nos aban­do­na­ron la ciu­dad, el ho­tel era un lu­gar prác­ti­ca­men­te arra­sa­do. Ni ras­tro que­da­ba de sus ele­gan­tes ele­men­tos de de­co­ra­ción, de su lu­jo­so mo­bi­lia­rio o de sus ex­qui­si­tas al­fom­bras. To­do es­ta­ba per­di­do. "Ha­bía ca­mas don­de hoy es­tá el res­tau-

TRAS TRES AÑOS DE ASE­DIO, los re­pu­bli­ca­nos aban­do­na­ron la ciu­dad, el ho­tel Ritz es­ta­ba prác­ti­ca­men­te arra­sa­do. Ni ras­tro que­da­ba de sus ele­gan­tes ele­men­tos de de­co­ra­ción, de su lu­jo­so mo­bi­lia­rio o de sus ex­qui­si­tas al­fom­bras.

ran­te y una sa­la de ope­ra­cio­nes en el Salón Real Aca­de­mia", cuen­ta Jo­sé Cas­tex, uno de los más an­ti­guos con­ser­jes. Aun así, una par­te del ho­tel con­ti­nuó fun­cio­nan­do con la nor­ma­li­dad que per­mi­tían las cir­cuns­tan­cias, has­ta el pun­to de que al me­nos 35 del to­tal de sus ha­bi­ta­cio­nes es­tu­vie­ron per­ma­nen­te­men­te ocu­pa­das du­ran­te la con­tien­da. Po­cos po­dían sos­pe­char que, ape­nas cua­tro años des­pués, el co­man­dan­te en je­fe de las SS, Hein­rich Himm­ler, lle­va­ría las es­vás­ti­cas y las cru­ces ga­ma­das a ese mis­mo es­ce­na­rio.

DE­CLI­VE Y RE­SU­RREC­CIÓN

Has­ta fi­na­les de los 70, el Ritz con­ti­nuó en po­der de los Mar­quet, cu­yos re­pre­sen­tan­tes con­vir­tie­ron el alo­ja­mien­to en uno de los más exclusivos de Eu­ro­pa. Sin em­bar­go, las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de la saga hotelera no mos­tra­ron el mis­mo in­te­rés, por lo que co­men­zó un len­to de­cli­ve que con­clu­yó con la ven­ta del es­ta­ble­ci­mien­to en 1978.

Fue En­ric Ma­só, ex al­cal­de de Bar­ce­lo­na, quien lo ad­qui­rió por un im­por­te de 400 mi­llo­nes de pe­se­tas. Tres años des­pués, el em­pre­sa­rio ca­ta­lán de­ci­dió vender el em­ble­má­ti­co ho­tel al gru­po bri­tá­ni­co Trust­hou­se For­te, por la can­ti­dad de 1.000 mi­llo­nes de pe­se­tas; un ne­go­cio re­don­do. Tras un bre­ve pe­río­do en ma­nos del Gru­po Ho­te­les Me­ri­dian, el Ritz fue ad­qui­ri­do por el Man­da­rin Orien­tal Ho­tel Group, al que per­te­ne­ce en la ac­tua­li­dad.

El cie­rre tem­po­ral, ini­cia­do a prin­ci­pios de 2018, pa­ra aco­me­ter una se­rie de re­for­mas, cu­ya du­ra­ción es­tá pre­vis­ta pa­ra dos años apro­xi­ma­da­men­te, in­tri­ga a los fans de to­da la vi­da, que se acer­can cu­rio­sos a re­ca­bar in­for­ma­ción. "Ca­da día vie­ne gen­te a pre­gun­tar qué se va a ha­cer, si pue­den com­prar un tro­zo de al­fom­bra, un pla­to, una cor­ti­na... In­clu­so, ha­ce unos días, una se­ño­ra de 94 años me mos­tró ape­sa­dum­bra­da una foto de su pri­me­ra co­mu­nión, cu­ya fies­ta pos­te­rior se ce­le­bró aquí", co­men­ta Ja­vier Ca­ba­lle­ro, maî­tre del ho­tel.

Por otra par­te, el ob­je­ti­vo de la re­no­va­ción en curso es res­tau­rar mu­chos de los ele­men­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos del edi­fi­cio, en­mar­ca­dos en el es­ti­lo Be­lle Épo­que y re­ins­ta­lar al­gu­nos ya des­apa­re­ci­dos, co­mo la cu­bier­ta de cris­tal del hall, que per­mi­ti­rá que la luz inun­de el salón de la ma­ne­ra en que lo ha­cía cuan­do se inau­gu­ró.

Igual­men­te, se aco­me­te­rá la in­cor­po­ra­ción de un spa, ade­más de nue­vos es­pa­cios de res­tau­ra­ción y una sen­si­ble me­jo­ra de los ser­vi­cios y la ca­li­dad de las ha­bi­ta­cio­nes y sui­tes. El ar­qui­tec­to es­pa­ñol Ja­vier de la Hoz, y los di­se­ña­do­res fran­ce­ses Gi­lles & Bois­sier son los en­car­ga­dos de la pro­fun­da re­for­ma.

Más de un si­glo des­pués de su aper­tu­ra, el ho­tel Ritz for­ma par­te de la his­to­ria de Ma­drid por de­re­cho pro­pio y la pla­za de La Leal­tad bien pue­de considerarse el epi­cen­tro de la cró­ni­ca so­cial, política y cul­tu­ral de la Es­pa­ña del si­glo XX. Por­que, tal y co­mo can­ta­ba el fa­mo­so cu­plé: "Aun­que cien años lle­ga­se a vi­vir, no po­dría ol­vi­dar las tar­des del Ritz".

FA­CHA­DA DEL HO­TEL RITZ DE MA­DRID.

REY AL­FON­SO XIII.

MA­TA HARI FUE UNA DE LAS HUÉS­PE­DES DEL HO­TEL RITZ PO­CO DES­PUÉS DE SU INAU­GU­RA­CIÓN.

PUER­TA PRIN­CI­PAL DE EN­TRA­DA AL HO­TEL RITZ DE MA­DRID.

EL RITZ, AL IGUAL QUE EL HO­TEL PA­LA­CE, SIR­VIÓ DE HOS­PI­TAL DU­RAN­TE LA GUE­RRA CI­VIL ES­PA­ÑO­LA.

LOBBY DEL HO­TEL RITZ.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.