MI­GUEL GI­NER O CÓ­MO SAL­VAR A 500 JU­DÍOS DEL HO­LO­CAUS­TO EN ÉPO­CA DE FRAN­CO

Clio Historia - - ACTUALIDAD HISTÓRICA -

Hay en la His­to­ria de Es­pa­ña re­la­tos y anéc­do­tas que no siem­pre tras­cien­den a los li­bros de tex­to ni son es­tu­dia­das; pe­ro, que, sin em­bar­go, me­re­cen ser con­ta­das. Es­ta es una de ellas y tie­ne nom­bre pro­pio Mi­guel Gi­ner.

Mi­guel Gi­ner era el res­pon­sa­ble de la adua­na de Les, en la fron­te­ra con Fran­cia des­de 1940. Lle­gó allí en­via­do por Fran­co, co­mo cas­ti­go por ha­ber tra­ba­ja­do en la adua­na de Bar­ce­lo­na du­ran­te la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la. A tra­vés de es­ta lo­ca­li­dad, la úl­ti­ma de Es­pa­ña an­tes de cru­zar la fron­te­ra con el país ga­lo, per­mi­tió el pa­so a va­rios cen­te­na­res de ju­díos que huían del ho­rror na­zi que aso­la­ba Eu­ro­pa.

De­bi­do a que se en­con­tra­ba vi­gi­la­do por el Ré­gi­men, por su si­tua­ción y por el tra­ba­jo que rea­li­za­ba, Mi­guel cum­plía con su la­bor co­mo el Go­bierno al man­do lo ha­bía es­ta­ble­ci­do. Así, en el ve­rano de 1943, cuan­do Gi­ner en­con­tró en su pues­to de con­trol a un gru­po de ju­díos po­la­cos sin vi­sa­do se vio obli­ga­do a avi­sar a las au­to­ri­da­des. Los sol­da­dos alemanes que re­co­gie­ron a los huí­dos ase­gu­ra­ron al es­pa­ñol que so­lo les lle­va­rían a un cam­po de tra­ba­jo, pe­ro no les ma­ta­rían. Sin em­bar­go, el ofi­cial de la Wehr­macht que vi­gi­la­ba la fron­te­ra des­de el otro la­do le re­ve­ló que po­co des­pués de su en­tre­ga, los ju­díos fue­ron to­dos fu­si­la­dos, ni­ños y adul­tos.

Fue es­te su­ce­so el que de­ci­dió a Gi­ner a ac­tuar. Se pro­me­tió a sí mis­mo no en­tre­gar a nin­gún re­fu­gia­do más a las tro­pas na­zis. Des­de en­ton­ces y en los si­guien­tes dos años, cru- za­rían por su pues­to cer­ca de 500 ju­díos que huían del ho­rror del Ho­lo­caus­to. Pe­ro es­ta ha­za­ña no es co­sa de un so­lo hom­bre.

Los ve­ci­nos del pue­blo de Les aco­gían en su ca­sa a es­tos re­fu­gia­dos, les da­ban ro­pa y ali­men­to, y por las no­ches les ayu­da­ban a cru­zar por el puer­to de la Bo­nai­gua, tras el cual es­tos re­fu­gia­dos en­con­tra­ban ayu­da pa­ra via­jar a Bar­ce­lo­na, Vi­go y Por­tu­gal.

Pe­se a es­ta his­to­ria de so­li­da­ri­dad y hu­ma­ni­dad, Vi­cen­te Gi­ner, hi­jo del ya fa­lle­ci­do Mi­guel, ase­gu­ra que el epi­so­dio ocu­rri­do en 1943 siem­pre es­tu­vo so­bre la con­cien­cia de su pa­dre, que sen­tía ha­ber en­via­do a la muer­te a cer­ca de vein­te per­so­nas, por mie­do a las re­pre­sa­lias del go­bierno de Fran­co en ca­so de desobe­dien­cia.

MI­GUEL GI­NER Y SU MU­JER, DO­LO­RES LLÓPIS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.