HU­MOR AU­DAZ

Clio Historia - - GUERRA MUNDIAL CHURCHILL -

WINS­TON CHUR­CHILL DES­TA­CÓ POR SER UN HOM­BRE PO­LI­FA­CÉ­TI­CO, POR SU TRE­MEN­DA ENER­GÍA Y POR SU SEN­TI­DO DEL HU­MOR. El año de 1922, en el que su­frió una ope­ra­ción de apen­di­ci­tis, fue uno de los más du­ros de su ca­rre­ra po­lí­ti­ca, ya que sien­do mi­nis­tro de Ar­ma­men­to en un go­bierno li­be­ral per­dió las elec­cio­nes en el dis­tri­to de Dun­dee. Chur­chill en­ca­jó el gol­pe con de­por­ti­vi­dad y pro­vo­có el re­go­ci­jo en­tre los pe­rio­dis­tas cuan­do de­cla­ró que aca­ba de per­der su asien­to en el par­la­men­to, su pues­to de go­bierno y su apén­di­ce, to­do al mis­mo tiem­po. En otra oca­sión, cuan­do la par­la­men­ta­ria in­gle­sa Lady As­tor de­cla­ró en un de­ba­te que si fue­se mu­jer de Chur­chill le pon­dría ve­neno en el té, es­te le res­pon­dió: "Se­ño­ra, si yo fue­ra su ma­ri­do, me lo be­be­ría".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.