Ba­ta­lla del Ca­bo Es­par­tel El fi­nal de la Re­pú­bli­ca­na es­pa­ño­la

Clio Historia - - GUERRA CIVIL DERROTA REPUBLICANA - POR IVÁN MOURIN

NA­DIE PO­DÍA PRE­VER, TAN SO­LO DOS ME­SES DES­PUÉS DEL IN­TEN­TO FA­LLI­DO DE GOL­PE DE ES­TA­DO DEL EJÉR­CI­TO CON­TRA LA SE­GUN­DA RE­PÚ­BLI­CA DEL 17 DE JU­LIO DE 1936, QUE DESEMBOCARÍA EN EL INI­CIO DE LA GUE­RRA CI­VIL, QUE UNA DE­CI­SIÓN ERRÓ­NEA PO­DRÍA CON­DU­CIR A QUE LAS TRO­PAS SU­BLE­VA­DAS PRO­VE­NIEN­TES DE ÁFRI­CA Y CA­NA­RIAS PU­DIE­SEN AC­CE­DER CON TO­TAL LI­BER­TAD A LA PE­NÍN­SU­LA, FA­CI­LI­TAN­DO SU FU­TU­RA VIC­TO­RIA.

LA CAM­PA­ÑA DE GUI­PÚZ­COA, DON­DE LAS TRO­PAS SU­BLE­VA­DAS DEL GE­NE­RAL EMI­LIO MOLA (RI­VAL DE FRAN­CIS­CO FRAN­CO) ES­TA­BAN TO­MAN­DO EL NOR­TE DE LA PE­NÍN­SU­LA, ha­bía lo­gra­do el blo­queo por­tua­rio en el Can­tá­bri­co, por lo que el ac­ce­so a su­mi­nis­tros se ha­cía im­po­si­ble pa­ra la po­bla­ción. Tan so­lo dos se­ma­nas más tar­de de que In­da­le­cio Prie­to to­ma­ra po­se­sión del car­go de mi­nis­tro de Ma­ri­na y Ai­re, el 21 de sep­tiem­bre de 1936 de­ci­dió en­viar bue­na par­te de la flo­ta de las fuer­zas na­va­les de la Ma­ri­na de Gue­rra de la Re­pú­bli­ca es­pa­ño­la pa­ra rom­per el blo­queo, ya que los cin­co sub­ma­ri­nos pre­sen­tes, des­de agos­to, en la zo­na no ha­bían lo­gra­do im­pe­dir el asal­to de la Ar­ma­da de su­ble­va­ción.

Fue un error to­mar una de­ci­sión tan apre­su­ra­da. Al ha­cer es­to, el Es­tre­cho de Gi­bral­tar, de­fen­di­do has­ta en­ton­ces pa­ra evi­tar el ac­ce­so de las tro­pas de ocu­pa­ción que pro­ve­nían de Áfri­ca y Ca­na­rias, di­ri­gi­das por Fran­cis­co Fran­co, que­dó in­de­fen­so, de­jan­do tan so­lo co­mo vi­gi­lan­cia a los des­truc­to­res “Al­mi­ran­te Fe­rrán­diz” y “Gra­vi­na”, mien­tras se en­via­ban al nor­te de la Pe­nín­su­la a tres sub­ma­ri­nos Cla­se C, los des­truc­to­res “Al­mi­ran­te An­te­que­ra”, “Al­mi­ran­te Mi­ran­da”, “Al­se­do”, “Jo­sé Luis Díez”, “La­za­ga” y “Le­pan­to”, el aco­ra­za­do “Jai­me I”, y los cru­ce­ros “Le­pan­to” y “La­za­ga”, di­ri­gi­das por el je­fe de la Ar­ma­da, Mi­guel Bui­za Fer­nán­dez-Pa­la­cios.

EL ES­TRE­CHO DE GI­BRAL­TAR, de­fen­di­do has­ta en­ton­ces pa­ra evi­tar el ac­ce­so de las tro­pas de ocu­pa­ción que pro­ve­nían de Áfri­ca y Ca­na­rias, di­ri­gi­das por Fran­cis­co Fran­co, que­dó in­de­fen­so.

Tres días des­pués, el 24 de sep­tiem­bre, la Flo­ta Re­pu­bli­ca­na ya ha­bía al­can­za­do tie­rras vas­cas y ro­to el blo­queo de la ar­ma­da su­ble­va­da. Ha­bían via­ja­do con las bo­de­gas pro­vis­tas de ar­ma­men­to y mu­ni­ción pa­ra do­tar de pre­vi­sio­nes al ejér­ci­to re­pu­bli­cano y de bom­bas a la avia­ción del mis­mo ban­do, me­jo­ran­do la de­fen­sa en el pun­to nor­te.

EL "CA­NA­RIAS", EN FUN­CIO­NA­MIEN­TO

Ade­más de por la ame­na­za, Prie­to en­vió a la Flo­ta Re­pu­bli­ca­na a aguas can­tá­bri­cas por­que no es­pe­ra­ba que los su­ble­va­dos con­ta­sen con más bar­cos pe­sa­dos pa­ra com­ba­tir en el Es­tre­cho. Por ejem­plo, el cru­ce­ro “Ca­na­rias” es­ta­ba sien­do re­pa­ra­do en los as­ti­lle­ros de Fe­rrol, tras re­ci­bir el im- pac­to de una bom­ba aé­rea el 22 de agos­to.

O eso fue lo que hi­cie­ron creer a los re­pu­bli­ca­nos. No en vano, la bom­ba real­men­te ha­bía caí­do al mar, sin da­ñar al bar­co que es­ta­ba en cons­truc­ción.

De ahí que, an­te un mo­vi­mien­to es­tra­té­gi­co, cons­cien­tes de que la zo­na del Es­tre­cho de Gi­bral­tar que­da­ría des­cu­bier­ta en bre­ve, tan­to el “Ca­na­rias”, ba­jo el man­do del ca­pi­tán de na­vío, Fran­cis­co Bas­ta­rre­che, co­mo su her­mano me­nor, el cru­ce­ro li­ge­ro “Al­mi­ran­te Cer­ve­ra”, di­ri­gi­do por el ca­pi­tán de fragata, Sal­va­dor Mo­reno Fer­nán­dez, zar­pa­ran el 20 de sep­tiem­bre ha­cia el sur.

El “Ca­na­rias” su­pon­dría un pro­ble­ma, al ser más rá­pi­do que otros bar­cos de la Ma­ri­na Re­pu­bli­ca­na y con un ar­ma­men­to más po­ten­te.

CON LA DE­RRO­TA de los dos des­truc­to­res re­pu­bli­ca­nos, los bar­cos su­ble­va­dos po­dían par­tir ha­cia el sur de Es­pa­ña con to­tal li­ber­tad. En po­cos días, unos ocho mil sol­da­dos, al man­do de Fran­co, en­tra­ban en Es­pa­ña.

EL ATA­QUE DEL 29 DE SEP­TIEM­BRE

Era el 29 de sep­tiem­bre de 1936, a las cin­co y trein­ta de la ma­ña­na, en el Ca­bo Es­par­tel, al nor­te de Ma­rrue­cos. El “Ca­na­rias”, cu­ya cons­truc­ción no ha­bía si­do fi­na­li­za­da, lo­ca­li­zó al des­truc­tor “Al­mi­ran­te Fe­rrán­diz” a unos ki­ló­me­tros de dis­tan­cia. Los ocho ca­ño­nes de 203 mm ya es­ta­ban pre­pa­ra­dos pa­ra el pri­mer dis­pa­ro, sien­do con el se­gun­do, a unos 16 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia en­tre sí, cuan­do el des­truc­tor re­ci­bió los pri­me­ros im­pac­tos.

En un in­ten­to de re­ti­ra­da, el “Al­mi­ran­te Fe­rrán­diz”, que no ha­bía lo­gra­do con­tra­ata­car, su­frió más im­pac­tos de los ca­ño­nes, aun ha­bien­do ga­na­do 4 ki­ló­me­tros ex­tras (20, en to­tal) de dis­tan­cia. Seis agu­je­ros fue­ron los que hun­die­ron al bar­co, en lla­mas, a 18 mi­llas náu­ti­cas al sur de la Pun­ta de Ca­la­bu­rras.

Mien­tras, el cru­ce­ro “Al­mi­ran­te Cer­ve­ra” ha­bía des­car­ga­do más

EN UN IN­TEN­TO TOR­PE DE REMEDIARLO, In­da­le­cio Prie­to, or­de­nó a la Flo­ta Re­pu­bli­ca­na que re­gre­sa­ra a aguas me­di­te­rrá­neas, de­jan­do en el nor­te al des­truc­tor "Jo­sé Luis Diez", dos sub­ma­ri­nos Cla­se C y un torpe­do.

de tres­cien­tos dis­pa­ros con­tra el otro ri­val, el des­truc­tor “Gra­vi­na”, que pu­do es­ca­par ha­cia el puer­to de Ca­sa­blan­ca con tan so­lo dos im­pac­tos de ca­ñón.

Cin­cuen­ta y seis fue­ron los su­per­vi­vien­tes del “Al­mi­ran­te Fe­rrán­diz”; los otros cien­to cua­tro pe­re­cie­ron en el mar. El “Ca­na­rias” res­ca­tó a trein­ta y uno de ellos, dan­do per­mi­so a un mer­can­te fran­cés que es­ta­ba en la zo­na a que sal­va­ra a otros vein­ti­cin­co, en­con­trán­do­se en­tre el al­fé­rez de na­vío Jo­sé Luis Bar­bas­tro, co­man­dan­te del “Al­mi­ran­te Fe­rrán­diz”.

PA­SO ABIER­TO

Con la de­rro­ta de los dos des­truc­to­res re­pu­bli­ca­nos, los bar­cos su­ble­va­dos po­dían par­tir ha­cia el sur de Es­pa­ña con to­tal li­ber­tad, es­col­ta­dos por el “Ca­na­rias” y el “Al­mi­ran­te Cer­ve­ra”. En po­cos días, unos ocho mil sol­da­dos, al man­do de Fran­co, en­tra­ban en Es­pa­ña.

En un in­ten­to tor­pe de re­me­diar es­ta si­tua­ción, In­da­le­cio Prie­to, or­de­nó a to­da la Flo­ta Re­pu­bli­ca­na que re­gre­sa­ra a aguas me­di­te­rrá­neas, de­jan­do en el nor­te úni­ca­men­te al des­truc­tor “Jo­sé Luis Díez”, dos sub­ma­ri­nos Cla­se C y un tor­pe­de­ro.

Na­da pu­die­ron ha­cer. El Es­tre­cho per­te­ne­cía al ban­do fran­quis­ta, ade­más de con­tar con una ayu­da ex­tra: la de los Sub­ma­ri­nos Le­gio­na­rios ita­lia­nos y la Kriegs­ma­ri­ne ale­ma­na, que for­ma­ría par­te de la Ope­ra­ción Úr­su­la, en los me­ses de no­viem­bre y di­ciem­bre de 1936. El pa­so de las tro­pas su­ble­va­das con­ti­nuó ha­cia la Pe­nín­su­la sin que na­die pu­die­ra de­te­ner­los.

CON LA DE­RRO­TA de los dos des­truc­to­res re­pu­bli­ca­nos, los bar­cos su­ble­va­dos po­dían par­tir ha­cia el sur de Es­pa­ña con to­tal li­ber­tad, es­col­ta­dos por el "Ca­na­rias" y el "Al­mi­ran­te Cer­ve­ra".

EL CRU­CE­RO RÁ­PI­DO AL­MI­RAN­TE CER­VE­RAY D. SAL­VA­DOR MO­RENO FER­NÁN­DEZ.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.