MA­RIE CU­RIE Y LAS PRI­ME­RAS UNI­DA­DES MÓ­VI­LES

Clio Historia - - MUJERES EN LA HISTORIA -

LA BIO­GRA­FÍA DE MA­RIE CU­RIE (18671934) ES­TÁ RE­PLE­TA DE HIS­TO­RIAS DE SO­LI­DA­RI­DAD, EN­TRE­GA Y AYU­DA A LOS DE­MÁS. No so­lo fue una cien­tí­fi­ca ex­cep­cio­nal que pa­só a la His­to­ria por ha­ber si­do la pri­me­ra mu­jer en re­ci­bir un Pre­mio No­bel, sino que siem­pre pen­só en ayu­dar a otros que, co­mo ella, creían en el es­tu­dio y el tra­ba­jo por el bien ge­ne­ral.

Du­ran­te la Gran Gue­rra, Cu­rie uti­li­zó sus co­no­ci­mien­tos so­bre los ra­yos X pa­ra apli­car­los en el cam­po mé­di­co y pen­só en uti­li­zar­los en los hos­pi­ta­les de cam­pa­ña.

Con la ayu­da de la Cruz Ro­ja Fran­ce­sa y de la Unión de Mu­je­res de Fran­cia, Ma­rie equi­pó un ca­mión Re­nault con un apa­ra­to de ra­yos X y mar­chó a los lu­ga­res en con­flic­to don­de con sus ru­di­men­ta­rias pla­cas ayu­da­ba a los ci­ru­ja­nos a diag­nos­ti­car so­bre el te­rreno la mag­ni­tud de las he­ri­das de los sol­da­dos.

Tras el éxi­to del pri­mer pro­to­ti­po de uni­dad mó­vil de ra­yos X, bau­ti­za­da con el nom­bre de Pe­tit Cu­rie, se cons­tru­ye­ron una vein­te­na de ré­pli­cas gra­cias a la ayu­da de do­na­cio­nes anó­ni­mas.

Du­ran­te la gue­rra, Ma­rie y su hi­ja

Ire­ne, que se­gui­ría sus pa­sos en el cam­po de la cien­cia y que en­ton­ces te­nía die­ci­séis años, via­ja­ron por dis­tin­tos pun­tos del fren­te alia­do im­ple­men­tan­do aquel avan­ce mé­di­co que per­mi­tió sal­var mi­les de vi­das en pri­me­ra lí­nea de com­ba­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.